Descansa. Por mucho tiempo que pase, siempre seré tu hija y tú siempre serás mi padre. Te quiero papá.

Descansa

Descansará el alma donde no hay dolor.

Descansará sin temor a perder el resuello.

Ya no hay más que esperar, todo está hecho y lo que se dejó por hacer así quedará por la eternidad. Descansa tu mente fatigada por la lucha, descansa lejos ya del cuerpo que tanto dolió. Ese cuerpo dado que durante toda una vida te cobijó, pero que con el tiempo se rompió en tantos pedazos que tu alma solo vivía ya para escapar.

Esperando una guardia baja que por fin llegó y te dejó libre, quedaste libre para siempre. Yace tu cuerpo pero tu alma vuela a ese cielo en el que creías. Uno más que deja un hueco, que deja llenos algunos corazones optimistas empeñados en ver la botella medio llena en lugar de medio vacía.

Descansas ya y van dos años. Los que seguimos sujetos a la gravedad nos acordamos mucho de ti.

Compártelo si te gusta