Archivo

Flores de vino. Roscos de vino

Roscos de vino

Hay sabores grabados a fuego en la memoria, y los de navidad tienen doble puntuación. Siempre que se abría una caja de polvorones yo iba a por dos: los de canela y los roscos de vino. Así que me hacía ilusión hacerlos en casa, y ya puestos usé el cortapastas de flores. 

Vivan los sabores navideños, vivan las flores de vino.

  • Ingredientes

    • 150 g harina de fuerza
    • 150 g harina de trigo
    • 50 g sésamo tostado
    • 85 g azúcar glas
    • 125 g manteca de cerdo
    • 1/3 cucharadita de canela
    • 2 cucharadita de anís en grano
    • 125 g de vino moscatel
    • 10 g de licor de anís
  • Raciones: 18 a 24 flores

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos enciendo el horno a 170ºC.

Pesamos las dos harinas y las mezclamos junto con el sésamo tostado. Extendemos la mezcla sobre un papel sulfurizado en la bandeja de horno. Vamos a tostarlo durante 25 minutos. Debe tomar un ligero tono dorado. Déjala enfriar un poco para poder manipularla.

A continuación echamos en un bol la mezcla ya tostada con el azúcar glas. Añadimos la canela y el anís en grano, removemos e incorporamos la manteca de cerdo. Finalmente echamos el vino y el anís. Tenemos que hacer una bola con la masa. Yo la dejé reposar una hora envuelta en papel film.

Encendemos el horno a 170ºC.

Extendemos la masa sobre un papel de horno con ayuda de un rodillo hasta que tenga 1 centímetro de grosor. Con el cortapastas iremos haciendo las piezas y colocándolas sobre la lámina de silicona en la bandeja del horno. Un par de centímetros entre ellas será suficiente porque no crecen mucho. Repetimos el proceso hasta acabar la masa.

Horneamos durante 20 o 25 minutos, hasta que los bordes se vean dorados. Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla. Los roscos de vino mientras están calientes son frágiles. Una vez fríos estarán duros.

Notas
  • Si como yo, no tienes sésamo tostado, pásalo un par de minutos por la sartén a fuego alto y removiendo para que no se quemen. 
  • El cortapastas para hacer roscos de vino clásicos es redondo y luego con un descorazonador de manzanas se le hace el agujero central. Es estética, así que todo depende de ti. Yo opté por estas flores de vino.
  • Los tradicionales van cubiertos en azúcar glas, pero yo siempre he pensado que le sobraba, así que para mí están completos así. Sin embargo, si quieres dejarlos blancos, tamiza el azúcar glas y pasa los roscos por ella.
  • La receta base que seguí la vi en el blog de María Lunarillos, pero luego modifiqué algunos ingredientes para hacerlos más a mi gusto.
turrón de chocolate

Turrón de chocolate

La llegada de diciembre nos mete de cabeza en las fiestas y los dulces típicos de la época. Lo bueno de esta pasión por la cocina en general y la repostería en particular, es que puedes personalizar eso que gusta tanto en casa. Este turrón de chocolate de hoy es un claro ejemplo.

Con la idea fija de reducir el azúcar y disfrutar más de los sabores de lo que comemos, traigo este magnífico turrón. Se elabora en 15 minutos, así que corre a por tu chocolate de postre favorito para prepararlo.

  • Ingredientes

    • 170 g chocolate con leche de postre
    • 150 g chocolate 55% cacao de postre
    • 70 g manteca de cerdo
    • 80 g arroz inflado de chocolate
  • Raciones: 8

  • Duración: 15 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

En un cazo al baño maría derretimos el chocolate con la manteca. Recuerda que el chocolate no debe mojarse ni con el vapor del agua, así que procura mantener el fuego bajo. De hecho según empiece a derretirse puedes retirarlo del fuego. Una vez derretido lo  mezclamos con el arroz inflado.

Solo nos queda echarlo en el molde y dejar enfriar. Suelo hacerlo por la tarde y que se enfríe por la noche en la nevera porque en casa gusta frío, pero no es necesario. Por la mañana se desmolda y a comer.

Notas

He probado varios chocolates y proporciones para saber cuál es la versión ideal y ya lo tengo claro. Aunque cuando como chocolate me gusta que sea con un 70% de cacao, para esta receta prefiero algo más suave y cremoso. Así conseguimos un turrón de chocolate perfecto.

Respecto al molde, si no dispones de uno de silicona específico para estos menesteres, puedes usar uno de plum cake rectangular y forrarlo con papel de horno, con los menos pliegues posibles, para poder desmoldarlo sin problema.

Galletas de jengibre

Galletas de jengibre

Estas galletas de jengibre son todo un clásico. Lo maravilloso de esta receta además de su sabor y textura es el recuerdo. Ese olor que nos embriaga con solo abrir la lata.

Son muy sencillas de elaborar, pero ten cuidado no excederte con las especias. Saca tus cortadores de galletas y que disfrutes.

  • Ingredientes

    • 400 g harina de trigo
    • 65 g panela
    • 85 g miel
    • 1 huevo L
    • 115 mantequilla
    • 1 y ½ cucharadita de jengibre
    • ¾ cdta. canela polvo
    • media cdta. clavo polvo
    • ¼ cdta. bicarbonato
    • pizca de sal
  • Raciones: 50 galletas

  • Duración: 3 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos tamizando la harina y las especias. Batimos la mantequilla con la panela o azúcar morena hasta lograr un masa esponjosa. A continuación añadimos el huevo batido y batimos suavemente hasta que se integre. Incorporamos la miel logrando ya una crema y a mano mezclamos con lo tamizado. Lograremos así una bola uniforme que no amasaremos más. Recomiendo dividir la masa en 6 partes, aplanarlas y meterlas en la nevera envueltas en film transparente.

Enciende el horno a 1800C.

Es importante que la masa esté fría para que al cortarla no se desmigaje, así que espera por lo menos una hora antes de sacar uno de los paquetes. Lo mejor es que la extiendas sobre un papel de horno y la cubras con papel film para que no se pegue y poder levantar bien las galletas. Extiende masa, corta con el molde de la galleta y colócala sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno o lámina de silicona.

Con estas galletas estrené mi rodillo con anillos de grosor y usé el de 3,2 mm, una maravilla, la verdad. Intenta que la masa tenga un grosor uniforme para que todas las galletas se hagan por igual.

Cuando el horno ya esté a 1800C, mete la primera bandeja de galletas con calor arriba y abajo durante 10 minutos. Sácalas y colócalas sobre una rejilla para que se enfríen. Repite el proceso con el resto de la masa. Con las cantidades de la receta salen un montón de galletas, unas 50 calculo. El tamaño de mi cortador es de 9 cm.

volcanes de crema

Volcanes de crema

Hace ya unos años que soy la encargada del postre de nochebuena, un placer y un honor sin duda. Cada año uno diferente. Así que en esta ocasión quise hacer un guiño a un sabor de mi infancia, la zanahoria. Mi madre hacía uno con coco que me volvía loca. Tras dar varias vueltas y ver muchas recetas, elegí un bundt cake de zanahoria para empezar con mi idea. Un poco de chocolate, algo de crema y ganas de presentarlo de forma original y vistosa... Voilá. Bueno, no tan inmediato. Fueron necesarias tres versiones ajustando ingredientes hasta dar con el sabor global que quería. Así que aquí tienes el resultado: volcanes de crema.

En la foto superior, el de la izquierda tiene 15 gr de chocolate en polvo tipo Valor y el de la derecha el doble. Es la única diferencia entre ambos y yo personalmente prefiero el primero porque noto más la zanahoria, pero es al gusto.

  • Ingredientes

    • Masa bundt cake
    • 450 g zanahoria
    • 5 huevos
    • 250 g azúcar
    • 300 g aceite
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 310 g harina
    • 8,5 g levadura
    • 10 bicarbonato
    • 3 g canela
    • 0,5 g clavo molido
    • 15 g chocolate en polvo
    • 6,5 g sal
    • Crema
    • 80 g mantequilla sin sal
    • 150 g azúcar glass
    • 200 g queso de untar
  • Raciones: 15

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Rallamos las zanahorias y las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

Encendemos el horno a 180º con calor arriba y abajo.

En un bol tamizamos la harina y añadimos, bicarbonato, canela, clavo y levadura. Por otra parte batimos los huevos con el azúcar a media velocidad hasta que estén espumosos y hayan blanqueado.

Añadimos entonces el aceite y batimos. A continuación echamos la mezcla de harina y luego la sal con el chocolate y la vainilla. Batimos lo justo para hacer una masa homogénea. Por último la zanahoria que mezclaremos a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Bundt cake de zanahoria

Ahora tenemos dos opciones. La sencilla sería volcar la masa en un molde untado para hacer el bundt y 50 minutos al horno*. La otra un poco más laboriosa sería echar la masa en moldes pequeños de muffin o similares, no más de ¾ del mismo y hornear unos 20 minutos.

Bundt cake de zanahoria y chocolate

Cuando estén fríos, los sacamos, cortamos un poco lo que haya crecido y ponemos boca abajo. Con un vaciador de magdalenas o un descorazonador de manzanas hacemos un hueco sin llegar abajo. El trozo que sacamos lo conservamos.

Para la crema

Para hacer la crema batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glass. Cuando tengamos una masa cremosa y uniforme añadimos el queso. Mezclamos y a la nevera. Es un frosting habitual de magdalenas que gusta tanto que no dudé en usarlo para esta ocasión. Si tienes una manga pastelera puedes usarla para rellenar luego los volcanes, o si tienes buen pulso puedes hacerlo con una cuchara pequeña. Alisa con cuidado y listo.

Hagas los volcanes o no, te recomiendo hacer la crema para acompañar al bundt porque gana muchísimo.

Que lo disfrutes, a los míos les encantó.

*La capacidad del molde es de 12 tazas. Recuerda que se debe volcar la masa en un solo punto y dar golpecitos al molde para quitar burbujas. Al sacarlo del horno, deja que repose 10 minutos y desmolda sobre una rejilla.   

tronco de navidad

Tronco de navidad

Hace ya unos cuantos años que soy la encargada de hacer el postre para las fiestas. El tronco de navidad es un clásico para estas celebraciones pero hasta el año pasado no me había animado a prepararlo. No es difícil pero hay que tener cierta maña para doblar el bizcocho y decorarlo.

Al final terminé haciendo varios para las fiestas y amigos. También preparé una versión en vaso, que es una opción que me gusta mucho.

Estás a tiempo de hacer esta receta tan cremosa y poner un toque dulce y vistoso en tu mesa.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos L
    • 75 g de azúcar
    • 100 g de harina
    • 20 g de cacao puro en polvo
    • 1 g de sal
    • Relleno
    • 400 g de nata para montar 35% mg*
    • 200 g de chocolate para postre
    • Almíbar
    • 100 g de agua
    • 80 g de azúcar
    • 30 g de ron
    • Cobertura
    • 300 g de chocolate para postre
    • 75 g de mantequilla sin sal
    • 5 g de licor de naranja
  • Raciones: 10

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

*mg materia grasa

Elaboración

Primero hacemos el bizcocho. Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo. Con los huevos a temperatura ambiente los echamos en un bol y batimos hasta que doblen su volumen. Yo para batir usé una batidora de mano con las varillas de repostería. Añadimos ahora el azúcar y la sal. Volvemos a batir.

La harina y el cacao, tamizadas para deshacer grumos, las echamos a continuación y removemos lo justo para que se integren a velocidad suave. En nuestro caso necesitamos un bizcocho rectangular y no muy grueso por lo que lo hornearemos directamente en una de las bandejas de horno, sobre papel de hornear. Volcamos la masa y la repartimos por toda la bandeja intentando hacerlo rectangular. Horneamos unos 12 minutos.

Dejamos enfriar un poco para poder manipularlo. Tenemos que enrollar el bizcocho aún con el papel y dejarlo así.

La siguiente fase será la crema del relleno. Soy partidaria del baño maría para este paso aunque hay quien usa el microondas, pero ojo no se queme. Partimos el chocolate y dejamos que se derrita, removiendo un poco para ayudarle y retiramos del fuego.

Por otra parte, montamos la nata hasta que esté bien firme. Unimos nata y chocolate removiendo con una espátula con movimientos envolventes para que se integren bien. Tapamos y a la nevera.

Volvemos al bizcocho. Fase de emborrachado. Para preparar el almíbar echamos en un cazo el agua, el azúcar y el ron. Removemos hasta que el azúcar desaparezca. Abrimos entonces el bizcocho y con cuidado lo separamos del papel. Con una brocha vamos echando almíbar para humedecer bien el bizcocho. Si ves que no es suficiente el almíbar, repite el proceso. Es importante que no quede seco, pero ojo tampoco queremos anegarlo y que se nos deshaga. Yo lo pincelo por ambas caras.

Cuando la crema lleve al menos media hora enfriando, la sacamos y vertemos uniformemente encima del bizcocho, teniendo en cuenta que debemos dejar libre unos tres dedos en el extremo del final que se rellenarán al doblarlo. Enrollamos y dejamos envuelto con el papel en la nevera.

Ya queda poco, vamos a por la cobertura. Nuevamente al baño maría, echamos el chocolate con la mantequilla y el chorro de licor de naranja. Me gusta más el toque de la naranja que el del ron, pero es cuestión de gustos, así como no poner licor alguno. Una vez derretido esperamos unos 5 minutos en los que preparamos el tronco para cubrirlo.

tronco de navidad

Solo hay que realizar un corte en diagonal en uno de los extremos que colocaremos encima o al lado, como más te guste. La diagonal va en contacto con el tronco. Te aconsejo bañarlo en la fuente que lo vayas a presentar porque moverlo después es misión imposible sin estropear la cobertura. Para que no se quede manchada la fuente, ponemos tiras anchas de papel de aluminio entre el tronco y la base, que retiraremos al terminar antes de que el chocolate se enfríe y solidifique.

Con una cuchara o brocha vamos cubriendo el tronco. Hecho esto sólo nos queda con un tenedor hacer el dibujo de la corteza y a la nevera. Como ves en las fotos lo adorné con figuras de hojaldre porque tenía esos moldes de animales. La hierba la pinté con colorante verde alimenticio. Si no tienes moldes puedes buscar mariposas, flores, mariquitas... lo que te apetezca ponerle.

Como alternativa de presentación, hice todas las partes pero la presenté en copa. En el fondo bizcocho que cortas con la propia copa o medida similar, lo emborrachas ya en la copa, crema y cobertura. Ahí lo dejo por si te ves con mucho lío o no eres muy mañoso.

Feliz tronco de navidad.