Archivo

Magdalenas de plátano

Magdalenas de plátano

Los plátanos son una fruta omnipresente en casa, pero a veces el calor los madura demasiado rápido. Es entonces cuando recetas como estas magdalenas de plátano te sacan del apuro. Al comerlas harás como yo y reservarás unos plátanos para repetirlas.

  • Ingredientes

    • 3 plátanos medianos maduros
    • 1 cucharada zumo de limón
    • 2 huevos L
    • 80 g panela
    • 100 g aceite de girasol
    • 1 cucharadita esencia de vainilla
    • Una pizca de sal
    • 200 g harina de trigo
    • 15 g levadura química
    • pepitas de chocolate
  • Raciones: 10

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Como siempre recomiendo, vamos a preparar y pesar todos los ingredientes. Los huevos debemos tenerlos a temperatura ambiente. Los plátanos los necesitamos molidos, tipo papilla para que se incorporen mejor a la mezcla. Les añadimos un chorro de limón. Tamizamos la harina junto con la levadura. El azúcar que uso es panela por su sabor acaramelado. Con esto tenemos ya todo listo.

Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar a velocidad media. Una mezcla bien aireada nos ayudará a obtener un resultado esponjoso, así que no tengas prisa.

Bajamos un punto la velocidad y añadimos despacio el aceite. Seguimos batiendo e incorporamos la vainilla y la sal. A continuación añadimos los plátanos molidos que mezclaremos lo justo para homogeneizar la masa.

Ahora a mano y con movimientos envolventes añadimos la harina con la levadura que tamizamos al inicio. Es importante hacerlo con suavidad para que la masa se mantenga esponjosa. Una vez integrado, tapamos el bol y lo metemos en la nevera media hora.

Magdalenas de plátano

Unos 5 o 10 minutos antes de sacarlo, enciende el horno a 200oC. Saca una bandeja y prepara los moldes para hacer las magdalenas. La masa es espesa, así que con una cuchara vierte masa hasta llenar tres cuartas partes y luego incorpora pepitas de chocolate.

Con el horno ya caliente, mételas y déjalas a 200oC durante 10 minutos y luego baja a 180oC otros 10 minutos. Pincha para probar que están hechas, ya sabes, con un pincho que debe salir limpio y si es así sácalas. Esperamos unos 10 minutos y desmoldamos. Dejaremos que enfríen sobre una rejilla.

Una vez frías disfruta de su sabor y textura.

Nota

Si las quieres con más pepitas prueba a echar solo una cucharada de masa en los moldes, añadir pepitas y seguir el resto del proceso.

salsa de frutos rojos

Salsa de frutos rojos

Vamos a dar hoy un toque de sabor ácido a nuestros postres. Esta salsa de frutos rojos es ideal para ello. Además, no te preocupes porque no sea temporada, podemos comprarlos congelados, que tras probarlos puedo decir que para estos menesteres están bien.

Es fácil y con pocos pasos. Lo mínimo que se despacha después de hervir agua.

  • Ingredientes

    • 500 g frutos rojos
    • 100 g azúcar glas
  • Raciones: 8 - 10

  • Duración: 15 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Los frutos rojos que compré son fresas, frambuesas y arándanos. Dividiendo los 500 g en tres partes iguales. Por supuesto puedes balancearlo o elegir dos de ellos. Eso te lo dejo al gusto, porque en esencia el proceso es el mismo.

En un cazo ponemos a fuego medio los frutos rojos. Tendremos que remover con frecuencia hasta que se vayan deshaciendo por el calor y suelten su jugo. Echamos en el vaso de la batidora y los trituramos. Añadimos el azúcar al gusto y listo.

Aviso a los golosos porque no es especialmente dulce con estas cantidades, así que pruébala porque posiblemente tengas que endulzarla un poco más.

Dejamos enfriar y ya podemos disfrutar de ese toque ácido de estas frutas. Como ves lo usé para adornar este delicioso bundt cake de chocolate en forma de manzana, y al servirlo le añadía un poco más. Otra receta con la que iría estupendamente es el pastel de queso japonés que también tienes ya en el blog.

Con yogur natural también está de vicio. Puedes poner un poco en el fondo en un vasito de cristal, luego el yogur y decorarlo con algunas frambuesas o fresas laminadas. Y tú, ¿cómo vas a disfrutarla?

Muffins con toque de frambuesas

Muffins con toque de frambuesas

Disponía de poco tiempo y quería preparar algo rico para tener un detalle, así que en lo que el almuerzo se hacía al horno me puse manos a la obra con estos muffins con toque de frambuesas. Y sí, digo muffins no magdalenas ni cupcakes porque mientras más leo más creo que no son lo mismo aunque lo parezcan y muchos los igualen.

Estoy contenta porque mis destinatarias quedaron contentas y saborearon cada miga; la mayor satisfacción para alguien que cocine. La receta de la que parto es de Xavier Barriga y que me perdone pero yo le pongo menos azúcar.

  • Ingredientes

    • 380 g harina de trigo
    • 250 g queso mascarpone
    • 160 g leche fría
    • 135 g azúcar
    • 2 huevos L
    • 90 g mantequilla sin sal
    • 75 g frambuesas
    • 10 g levadura química
    • 5 g sal
  • Raciones: 15

  • Duración: 50 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Una vez tengamos pesados todos los ingredientes, podemos encender el horno a 2300. Separamos las claras de las yemas. Tamizamos la harina junto con la levadura química y la sal. Reservamos.

En un bol mezclaremos la mantequilla pomada con el azúcar. Una vez integrados, añadimos las yemas de una en una. Echamos la leche fría, batimos y a continuación el mascarpone. Unificado todo, incorporamos la mezcla de la harina tamizada con la levadura química.

Montamos las claras a punto de nieve y con cuidado volcamos junto a la masa. Debemos hacer movimientos envolventes para que se mezclen.

Conseguido esto, podemos rellenar los moldes bien con manga pastelera o con una cuchara. Suelo usar una cuchara de helado porque es cómodo. No debemos rellenar más de ¾ partes porque la masa en el horno va a subir llenándolos. Finalmente, colocamos las frambuesas troceadas sobre los muffins.

Bajamos la temperatura a 2100 y colocamos en la segunda posición durante 20 – 25 minutos. Deben dorarse pero si tienes dudas pincha una y si sale limpio, listo. Recuerda no abrir el horno mientras están subiendo porque entra aire frío y se fastidia el proceso.

Consejo

Por si tienes la tentación de dejarla entera no te lo recomiendo porque no es igual de placentero en el momento de comer. El toque de varios trozos hace que tengas un golpe ácido de sabor junto con el dulce del muffin. Una frambuesa entera hace que el ácido sea demasiado y solo una vez. Así repartimos la diversión en varios bocados, unos 6 trozos por muffin para mí son suficientes.

Los moldes usados en esta ocasión son de silicona y no es necesaria la mantequilla. Si usas un molde rígido es conveniente engrasarlos si como yo no pones cápsulas de papel.

Son muy sencillos, eso sí, más densos que las magdalenas pero plenos en sabor. Anímate y disfruta.