Archivo

Tiramisú

Tiramisú

El tiramisú, un maravilloso clásico. Llevo muchos recuerdos a la espalda asociados con sabores de siempre. Son sabores que recuerdan momentos únicos, algunos no se repetirán y eso los hace aún más especiales, más dulces. Añadamos nuevos recuerdos a ese gustillo. Revive conmigo la felicidad.

  • Ingredientes

    • 375 g de queso mascarpone
    • 3 huevos L
    • 4 cucharadas de azúcar blanca
    • 40 bizcochos de soletilla
    • 200 ml de café frío
    • 15 ml de licor de almendras
    • Cacao en polvo sin azúcar
  • Raciones: 8

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos haciendo el café para dejarlo que se enfríe un poco mientras hacemos la crema. Reservamos.

Separamos las yemas de las claras. Batimos las yemas con el azúcar hasta obtener una crema espumosa. Por otro lado batimos el mascarpone para que quede también cremoso. A continuación añadimos la mezcla de yema y azúcar y batimos enérgicamente. En este momento echamos la mitad del licor y mezclamos. Metemos ese bol en la nevera.

Ahora debemos montar las claras a punto de nieve, una pizca de sal nos ayudarán a dejarlas bien montada, aunque siempre ayuda una buena batidora.

Sacamos el bol de la nevera y mezclamos suavemente la crema con las claras ya montadas con movimientos envolventes. Es importante no ser bruscos para que se mantenga la cremosidad de la mezcla.

Montaje del tiramisú

Añadimos al café el resto del licor y comenzamos a hacer las capas. He usado un molde desmoldable redondo de 18 cm que he forrado con papel de horno. Mojamos una a una las galletas en el café y cubrimos el fondo. Según sean las galletas se empaparán más o menos en café. Procura que se mojen lo suficiente para que se les note el café pero no tanto como para que se deshagan. Luego las tapamos con crema y repetimos el proceso dos veces más. Metemos en la nevera de inmediato y en el momento de servir espolvoreamos cacao con ayuda de un colador.

tiramisú y en vasitos

Si no tienes un desmoldable puedes usar una fuente de tamaño similar y asegurarte que sean tres capas. Si es mayor lo dejas en dos capas.

Otra opción es preparar vasitos. El proceso es el mismo pero partiendo las galletas. En el momento de servir, cacao por encima y a disfrutar.

Lo ideal es hacerlo el día anterior a su consumo para que esté frío. 

Las 8 raciones reseñadas es con el molde. Si haces vasitos vas a obtener muchas más raciones, calculo entre 15 y 20, pero no lo he hecho.

 

Canelones con migas

Canelones con migas

Este plato de hoy es de esos que compongo estando en el supermercado. En este caso vi unos canelones y tomate deshidratado. Recordé algo que tenía en el congelador y ya me compuse el plato: canelones con migas de bacalao. A eso se unieron unas setas espléndidas y frescas que vimos en el mercado.

Así que toca cocina sin receta. Voy a hacer lo que me apetezca sin estar con la tablet de apuntador. Cómo disfruto así entre fogones. El resultado, platos vacíos al final de la comida y un, ¡qué rico quedó! No puedo pedir más.

  • Ingredientes

    • 24 canelones
    • 500 g migas de bacalao
    • 350 g setas
    • 35 g tomates deshidratados
    • 150 g caldo de verduras
    • salsa de tomate
    • tomillo
    • orégano
    • albahaca
    • aceite
    • vino blanco
    • queso para gratinar
    • Para la bechamel
    • 500 g leche
    • 50 g harina
    • 1 cucharada mantequilla
    • pizca de sal
    • cucharadita de nuez moscada
  • Raciones: 4

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Empezamos a preparar estos canelones que en mi mente se visualizaban más bien cremosos, solo con el tomate intacto. Vete sacando la picadora.

Lo primero que hice fue limpiar las setas y trocearlas para ponerlas a fuego medio en una sartén con un chorro de aceite. Añadí un chorro de vino blanco y dejé que se fueran haciendo. Mientras tanto preparé un caldo con apio y una cebolla tierna. Una vez que las setas ya estaban hechas las pasé a la picadora junto con el caldo para conseguir un puré denso. Reservamos en un bol.

Las migas de bacalao por su parte también las pasé por la picadora porque no quería trozos de pescado sino que quedara molido. Pasamos al bol del puré de setas, en el que también echamos el tomate deshidratado troceado.

Vamos ahora por la bechamel

Calentamos leche y cuando empiece a hervir, retiramos.

Echamos la mantequilla en un cazo. Cuando se derrita añadimos la harina. Mezclamos hasta que se haga bola. El fuego no debe ser alto, 6 de 10.

Incorporamos un cucharón de leche y removemos para integrarla. Repetimos este proceso hasta agotar la leche. Es importante remover de forma continuada para que no se formen grumos. Añadimos la nuez moscada y la sal y terminamos de mezclar.

Conseguida la bechamel, mezclamos un 80% de la misma con el resto de ingredientes del bol. Así que ya tenemos nuestro relleno listo.

Montamos los canelones 

Necesitamos una fuente grande apta para horno para colocar en una sola capa los canelones. Si quieres hacer dos capas, echa entre ambas salsa de tomate y bechamel. Ahora lo más engorroso, rellenarlos. Mi consejo es que uses una manga pastelera. En la fuente ponemos salsa de tomate en la base y encima los canelones rellenos. Tomate nuevamente, la bechamel que habíamos reservado, el queso rallado, orégano, tomillo y albahaca.

Finalmente, al horno caliente a 2000 durante 35 minutos en la segunda posición desde abajo. Si ves que se doran mucho antes, tápalos con papel de aluminio o papel de horno.

Conseguí realizar lo que ideé y el resultado me ha gustado mucho. Si es que con unos canelones así soy feliz.

 

Lasaña con pasta fresca

Lasaña con pasta fresca

La cocina italiana, más o menos versioneada, ha estado en nuestras cocinas desde siempre. Desde los sencillos espaguetis o macarrones hasta la lasaña o mis adorados ñoquis. Quizá estos últimos no sean tan habituales pero a mí me chiflan. Hoy preparamos una lasaña con pasta fresca que hasta mi suegra me pidió la receta.

Desde aquí hago un llamamiento para que podamos comprar pasta fresca con más facilidad y variedad. La receta de hoy está preparada con láminas frescas para lasaña y te aseguro que se nota la diferencia. De hecho me estoy planteando aprender a hacerla.

  • Ingredientes

    • 5 láminas de pasta
    • 1 pimiento verde
    • 2 calabacines
    • 300 g de carne ternera picada
    • 400 ml salsa de tomate
    • pimienta blanca
    • queso gouda en lonchas
    • 200 g queso gratinar
    • albahaca
    • orégano
    • aceite de oliva
  • Raciones: 4

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Por si estás echando en falta algunos ingredientes para la bechamel, te aviso que no la he hecho así sino con queso.

Comenzamos por picar pequeño tanto el pimiento como calabacín. Los ponemos en una sartén grande con un chorrito de aceite y los dejamos pochar a fuego 6 de 10. Removemos de vez en cuando. Una vez hechos los mezclamos con la carne picada y pimienta blanca. Reservamos.

Enciende el horno a 1800.

En una fuente apta para horno echamos salsa de tomate y colocamos una lámina de pasta. Las que conseguí eran del tamaño de la fuente por eso uso solo 5. Ahora toca un poco de mezcla, capa de queso, tomate y lámina. Repetimos este proceso 3 veces más.

Hechas las 4 capas, cubrimos con el queso para gratinar, albahaca y orégano. Metemos en el horno en la posición 2 desde abajo durante 15 minutos. Si ves que queda poco tiempo y no coge mucho color puedes colocarla en una posición más alta y listo. Rica lasaña para comer.

Nota: No tiene sal, lo sé, pero para mí no le hacía falta porque el queso ya le da el toque salado que necesito. Si te gusta con un poco más se lo puedes añadir a las verduras al fuego.