Archivo

Cumbre Vieja

Soy isleña y por muchos días que pasen no dejo de interesarme por las noticias sobre el volcán de Cumbre Vieja en la isla vecina. Sigo estremeciéndome al oír cómo ruge. Sigo sintiendo pena al ver todo lo que sepultan las coladas de lava y las cenizas.

Por ello, y desde el gran cariño que le tengo a La Palma, he hecho este pequeño homenaje. No quiero que se diluya entre otras noticias. El volcán Cumbre Vieja es mucho más que un titular. Es una realidad, dolor, destrucción. Y el canario resurgirá de entre las cenizas.

He hecho un volcán de chocolate y su lava es de plátano. Plátanos de mis islas. Al Cumbre Vieja lo llevaremos en las retinas, bajo una tirita en el corazón y este en particular, nos lo zamparemos a bocados.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 2 huevos L
    • 200 g azúcar
    • 100 g aceite suave
    • 25 g leche entera
    • 160 g harina todo uso
    • 40 g cacao polvo
    • 3,5 g impulsor
    • 1/2 cdta. sal
    • 80 g café caliente
    • Lava
    • 2 plátanos
    • 10 g ron
    • 1 cdta. Peta Zetas
    • 4 g pasta de vainilla
    • 20 g leche entera
  • Raciones: 6

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos engrasando los moldes en los que hacer los bizcochitos. He usado los de unos muffins grandotes con espray antiadherente.

Tamiza la harina, el cacao y el impulsor. Reserva.

La mezcla de todo la he preparado con el globo del robot de cocina. Batimos los huevos a velocidad media hasta que estén espumosos, añadimos el azúcar y seguimos batiendo un par de minutos.

Prepara el café o calienta el agua, según quieras usar una cosa u otra.

Baja la velocidad al mínimo y echa poco a poco el aceite. Haz lo mismo con la leche. sigue batiendo y añade la vainilla, la sal y la mezcla tamizada.

Por último, añade el agua/café caliente y bate hasta homogeneizar la mezcla. Rellena los moldes hasta las tres cuartas partes como máximo.

Hornea aproximadamente 20 minutos. Comprueba que esté hecho clavando en el centro un palillo. Si sale limpio ya puedes sacarlo del horno, en caso contrario hornea unos pocos minutos más.

El bizcocho es muy frágil. Espera que se enfríe un poco antes de desmoldar porque se rompen con facilidad. Deja enfriar por completo sobre una rejilla.

Cuando ya estén frías, descorazona los muffins sin llegar a la base. El cilindro que sacas se desmiga en el plato donde lo vayas a presentar simulando la ceniza.

Cumbre Vieja
Lava de plátano

El plátano se oxida y oscurece una vez triturado, así que apura al máximo el momento de su elaboración. Así además estará calentito.

Por un lado, tritura los plátanos hasta dejarlos cremosos. Por otro lado, echa en un cazo la leche junto con el ron y calienta un par de mintos. Añade el plátano y la vainilla al cazo. Remueve bien y retira del fuego.

Echa una cucharadita de peta zetas y mezcla.

Para rellenar y decorar el volcán puedes usar una manga o un biberón como hice yo. Dibuja varios ríos de lava y a disfrutar de las explosiones en boca de los peta zetas en una crema templada de plátano con la esponjosidad de chocolate.

 

 

 

Snowie muñeco de nieve

Snowie

Estos son Snowie y sus amigos: unos muñecos de nieve que ideé para el reto #dale1vueltaa que nos proponía hacer un trampantojo. Todo lo que ves se come, es divertido como decoración y, lo más importante, está rico.

La combinación de sabores es un éxito asegurado: cacao, chocolate blanco, cardamomo y cubierta de coco rallado. Antes de regañarte por el dulzor del chocolate blanco, déjame decirte que el cardamomo le aporta mucho frescor y ligereza. Fue un gran descubrimiento que hice a comienzos del verano.

Es una elaboración sencilla y divertida. Puedes decorar los muñecos como quieras. Yo usé unos sprinkles para los ojos, boca y botones. La nariz sale de una onza de chocolate cortada cuchillo.

Participaron en el reto:

    • El zurrón de los postres con un "Estropajo trampantojo"
    • Todo con azúcar,  "Trampantojo de huevos fritos y papas fritas"
    • Mi toque en la cocina, "Galletas lápiz"

 

  • Ingredientes

    • Cuerpo:
    • 80 g agua
    • 30 g cacao en polvo
    • 112 g mantequilla sin sal
    • 190 g azúcar
    • 2 huevos L
    • 180 g harina todo uso
    • 120 g buttermilk
    • 7 g bicarbonato
    • 1 pizca de sal
    • ½ cdta. vainilla en pasta
    • Cabeza y cobertura:
    • 120 g chocolate blanco
    • 30 g nata
    • 20 semillas de cardamomo
    • coco rallado
    • sprinkles
  • Raciones: 6

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer estos muñecos de nieve empieza por el bizcocho del cuerpo. Tienes que esperar que se enfríen para poder manipularlos y cubrirlos.

Cuando prepares la mezcla de la cabeza, tienes que usar una parte templada como cobertura y el resto, cuando se solidifique, para hacer las cabezas.

Cubre todo con coco y decora.

Cuerpo de Snowie

Comenzamos untando el molde, bien con espray antiadherente o con mantequilla y cacao. Yo usé unos moldes esféricos, pero también puedes usar semiesféricos y unirlos con chocolate blanco.

Enciende el horno a 180º C, calor arriba y abajo, sin aire.

Si no tienes buttermilk, echa 2 cucharaditas de zumo de limón a la leche y espera unos minutos.

Tamiza la harina y reserva.

Hierve el agua, añade el cacao y disuelvelo bien. Deja que se enfríe un poco antes de añadirlo a la mezcla.

Batimos la mantequilla con el azúcar, a velocidad media, unos minutos hasta que sea una mezcla uniforme y ligera. Incorpora los huevos, uno a uno, dejando que se integre antes de añadir el siguiente.

Baja la velocidad y echa un tercio de la harina, luego la mitad del buttermilk, otro tercio de harina, el resto de la buttermilk y acaba con la harina. Echa también la sal y el bicarbonato.

Añade el cacao y la vainilla. Deja que se integre todo bien y ya tendrás tu elaboración del cuerpo de Snowie lista para hornear. Solo tienes que rellenar el molde elegido teniendo en cuenta que la masa crece, así que bastará con echar ¾ partes.

Hornea 15 minutos y comprueba si está hecho. Pincha la masa con una brocheta y si sale limpia ya está cocinado. De no ser así, deja unos minutos más según salga la brocheta. Desmolda con cuidado porque el bizcocho queda muy esponjoso y se puede romper. Yo tuve que esperar casi media hora para poder sacarlos del molde.

snowie snowman

Cabeza de Snowie

Como cabezas hice unas sencillas trufas de chocolate blanco.

Machaca las semillas en un mortero y reserva. Ojo, las semillas son las bolitas negras que vienen dentro de las vainas. Primero escacha un poco la vaina y saca las semillas que son lo que tienes que machacar.

Por un lado, hierve la leche y deja que se enfríe un poco antes de echarla en el chocolate derretido.

Por otro lado, derrite el chocolate blanco en el microondas en tandas de 15 segundos. Remueve bien el chocolate cada vez para repartir el calor y que no se queme. El chocolate blanco se derrite con facilidad.

Echa la leche en el chocolate, unifica y añade el cardamomo.

Con esta mezcla, antes de que se espese, debes cubrir las piezas de bizcocho de los cuerpos.

El resto de la mezcla se guarda tapada hasta que espese y puedas formar las cabezas. Una vez tengas las bolas hechas, cúbrelas con coco y decora. Guárdalas en lugar fresco.

Ya solo tienes que decorar como quieras y colocar la cabeza en su sitio. Si no se van a mover bastará con que las coloques encima. Si las vas a mover puedes clavarles un palillo para que se sujete la cabeza al cuerpo, pero por favor, ¡quítalo si alguien va a comerlo!

Nota

Cuando se hornean bizcochos es importante no abrir el horno hasta que al menos lleve cerca de las tres cuartas partes del tiempo indicado. Mi recomendación es no abrirlo sino lo imprescindible cuando ya lo vemos y huele a hecho. Controla que no haya corriente de aire.

Las bufandas que lucen Snowie y sus amigos son un velo de gelatina experimental, pero tengo que trabajarlo más para poder darte una receta que funcione con seguridad.

Brioche Calabaza de zanahoria

Calabaza de zanahoria

Llevaba tiempo queriendo hacer estos brioches de calabaza de zanahoria y me parece que estas fechas son un buen momento. Puedes usarlas para decorar la mesa y darle un toque simpático.

Si quieres el puré de zanahoria se puede sustituir por uno de calabaza, lo dejo a tu elección.

 

  • Ingredientes

    • Prefermento
    • 65 g harina panificable
    • 40 g agua
    • 0,03 g levadura fresca
    • Masa
    • Todo el prefermento
    • 250 g harina de fuerza
    • 50 g panela
    • 5 g sal
    • 2 huevos M
    • 90 g mantequilla sin sal
    • 110 g puré de zanahoria
    • 12 g levadura fresca
    • 1 piel de naranja rallada
    • 2 g canela molida
    • 1,5 g comino
    • 4 semillas de anís estrellado
  • Raciones: 3 piezas

  • Duración: 18 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer este pan de zanahoria he ajustado una receta de brioche, así que el proceso es el mismo.

Prefermento

La noche previa mezclamos la levadura con el agua y luego la harina. Tapamos y dejamos hasta la mañana para usarla. La temperatura ideal ronda los 24º. Si no vas a preparar el pan hasta por la tarde, guarda el prefermento en la nevera toda la noche y sácalo por la mañana.

Brioche Calabaza de zanahoria
Brioche Calabaza de zanahoria
Puré de zanahoria

Pela y corta una zanahoria que pese unos 150 g. Ponla en un cazo con agua hasta que se ablande. Luego tritura y deja en un colador para que escurra algo de agua.

Amasado del pan de zanahoria

He hecho el amasado en panificadora.

Mezcla la harina con el prefermento, el huevo y 60 g de puré de zanahoria.

Añade sal y azúcar.

Echa la levadura desmenuzada en el resto del puré e incorpóralo a la masa.

Deja que repose y comprueba que el gluten se ha desarrollado con la prueba de la membrana.

Si no aún le falta, alterna un par amasados con reposos y repite la comprobación.

Cuando ya esté listo, añade la mantequilla cortada en dados y fría poco a poco.

Añade las especias y la ralladura de naranja. Amasa y pasa a un bol tapado hasta que doble su tamaño.

Desgasifica con suavidad.

Divide la masa en las piezas que quieras hacer. Yo opté por tres calabacitas. Bolea, deja que reposen 10 minutos y forma.

Para darle la apariencia a nuestra calabaza de zanahoria usa hilo de cocina. Necesitamos 4 trozos. En las fotos puedes ver cómo colocarlos. Es importante que no los aprietes ahora porque la masa va a doblar y se marcan demasiado.

Deja que las piezas doblen de tamaño y pincela con leche.

Se hornean a 170º. El tiempo dependerá del tamaño de las piezas, en mi caso 20 minutos fueron suficientes.

salmón en costra

Salmón en costra

El salmón es uno de mis pescados favoritos. En esta receta de salmón en costra además va envuelto en hojaldre, así que nada más ver la receta quise hacerla.

En teoría se hace con los dos lomos del salmón colocando el relleno en medio, pero era mucho para mí y opté por cortar uno de los lomos longitudinalmente. Para que tengas una referencia clara, el salmón pesaba 3,6 kg y el lomo no cabía entero en la diagonal de la bandeja del horno, así que tuve que cortar unos 12 cm. Salen 5 raciones como plato único.

  • Ingredientes

    • 1 lomo de salmón
    • 200 g champiñones
    • 2 chalotas
    • 100 g espinacas
    • 7 langostinos
    • 2 láminas de hojaldre
    • AOVE
    • sal
    • pimienta
  • Raciones: 5

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos preparando el relleno del samón en costra. Para ello limpiamos los langostinos y los cortamos.

Picamos los champiñones, las chalotas y el perejil. Todo debe ir pequeño.

Calentamos un chorro de AOVE en una sartén y pochamos todo. Añadimos las espinacas cortadas en juliana y el estragón.

Añadimos los langostinos y dejamos hasta que se cocinen. Reservamos.

Enciende el horno a 200º C con calor arriba y abajo.

Repasa el lomo de salmón por si tiene espinas o alguna escama que se haya colado. Córtalo longitudinalmente y separa las dos piezas.

Montaje del salmón en costra

Extiende una lámina de hojaldre y estírala suavemente con ayuda de un rodillo. Te recomiendo que lo hagas sobre el papel de horno que vayas a usar porque se volverá fina y costará moverla.

Coloca en diagonal el lomo, poniendo la cara que llevaba la piel hacia abajo. Echa el relleno y cubre con la otra parte del lomo.

 

Cubre con otra lámina de hojaldre. Recorta dejando un par de centímetros y pliega sellando los bordes.

Decora como quieras. Puedes hacer todo un pez si te apetece y te cabe en la bandeja. Yo solo pude marcar las escamas porque la pieza era muy grande. Usé una cuchara de servir helado para las marcas.

Pincela con huevo y hornea a 200º C hasta que el hojaldre esté dorado. Yo le di 30 minutos con calor arriba y abajo del siguiente modo: 15 colocando la bandeja centrada en el horno. 10 bajando la bandeja para asegurarme que la base se cocinaba bien y 5 más otra vez centrada para que terminara de coger color.

La combinación de sabores es muy buena, aunque personalmente creo que cambiaré el estragón por eneldo cuando lo repita.

Espero que si te animas a prepararlo me cuentes qué te parece.

Notas

Esta receta es una versión de la Lubina en costra de Paul Bocuse.

En teoría, según lo hicieron en MasterChef recientemente, el relleno va con mantequilla y crema fresca pero opté por omitir la crema y usar AOVE.

 

 

Postre helado al whisky

Postre helado al whisky

El reto #dale1vueltaa nos propone recrear un postre de verano y a mí se me ocurrió este postre helado de whisky basándome en la conocida tarta. Hacía tiempo que tenía ganas de preparar esta receta y por fin he encontrado la excusa. He de reconocer que es laboriosa porque lleva varias elaboraciones pero no son complicadas y queda sencillamente deliciosa.

Los blogs participantes son:

  • Ingredientes

    • Bizcocho genovés
    • 2 huevos L
    • 50 g azúcar
    • 50 g harina de repostería
    • 10 g maicena
    • pizca de sal
    • Yema pastelera
    • 2 huevos (105 g)
    • 85 g azúcar blanco
    • 60 g agua
    • 10 g maicena
    • Relleno
    • Crema al whisky
    • 2 yemas L
    • 20 g azúcar blanco
    • 40 g leche entera
    • 6 g gelatina
    • 1 cucharada de whisky
    • Nata
    • 175 g nata 35 % m.g.
    • 25 g azúcar glas
    • Merengue
    • 2 claras L
    • 30 g azúcar blanco
    • Almíbar
    • 85 g agua
    • 85 g azúcar
    • 1 cucharada de whisky
  • Raciones: 6

  • Duración: 3 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer este postre helado al whisky y no perderte en el proceso vamos a dividirlo del siguiente modo:

- Yema pastelera

- Relleno: nata montada + crema al whisky + merengue

- Bizcocho genovés

Pondré en cada elaboración los ingredientes de la misma para que sea más fácil seguir los pasos.

Necesitamos un termómetro digital, un molde de semiesferas o similar y un cortador para las bases.

Como hay que hacer varias elaboraciones y esperar que se enfríen te recomiendo hacer primero la yema pastelera, luego el bizcocho genovés, el almíbar y por úlltimo el relleno.

Comenzamos con la yema pastelera

2 huevos L
85 g azúcar blanco
60 g agua
10 g maicena

En un bol echamos los huevos con el agua y batimos. Los colamos echándolos en un cazo, añadimos el azúcar, la maicena y calentamos a fuego bajo. Removemos continuamente hasta que la mezcla espese, entre 93 y 96º C. Retiramos del calor y pasamos a una fuente. Tapamos a piel y dejamos enfriar por completo a temperatura ambiente. Mientras más extendemos la yema pastelera, más rápido se enfriará.

Una vez esté fría, cubrimos la semiesfera por completo. Podemos ayudarnos con una cuchara. La mezcla se deja untar fácilmente. Guarda en la nevera.

Bizcocho genovés
2 huevos L
50 g harina de repostería
50 g azúcar
10 g maicena
pizca de sal

Tamiza la harina. Añade la maicena y sal. Reservamos.

En un bol echamos las yemas y la mitad del azúcar. Batimos con unas varillas eléctricas hasta que blanqueen.

Por otro lado montamos las claras. Cuando empiecen a espumar añade la otra mitad de azúcar. Sigue batiendo hasta lograr un merengue firme y brillante.

Añade las yemas al merengue y mezcla con movimientos envolventes suaves.

Por último añade poco a poco la harina que reservamos. Es importante que ahora solo envuelvas la mezcla con la espátula y no batir o remover porque echaríamos a perder lo montado.

Necesitamos una masa regular y para mi lo más fácil es pasarla a una manga pastelera y así echarla en un papel de horno sobre la propia bandeja del horno.

Asegúrate que la extensión permita sacar las bases necesarias de tus postres individuales.

Se hornea a 180º C a calor arriba y abajo durante unos 12 minutos, hasta que esté dorado.

Saca del horno, separa papel de horno y deja que se enfríe sobre una rejilla.

Almíbar
85 g agua
85 g azúcar
1 cucharada de whisky

En un cazo echamos agua, azúcar y whisky. Ponemos a fuego medio, dejamos que rompa a hervir y hasta que el azúcar se disuelva. Pasamos a un bol y para que se enfríe.

Relleno

Nata

175 g nata 35 % m.g.
25 g azúcar glas

La nata debe ser al menos del 35% de materia grasa y tiene que estar fría. Lo ideal es tenerla un día entero en la nevera antes de usarla. Empieza a montarla y mando vaya cogiendo cuerpo añade el azúcar poco a poco. Sube la velocidad pero sin llegar a la máxima. Necesitamos que la nata forma picos suaves. Reservamos en la nevera.

Crema al whisky

2 yemas L
20 g azúcar blanco
40 g leche entera
6 g gelatina
1 cucharada de whisky

Hidrata la gelatina en agua fría.

En un cazo ponemos las yemas, el azúcar y la leche. Calentamos mientras removemos a unas varillas. Cuando alcance los 75º retiramos y seguimos removiendo hasta bajar a los 50º. Añadimos la gelatina escurrida y el whisky.

Mezclamos hasta integrarlo todo. Reservamos.

Merengue

2 claras L
30 g azúcar blanco

Con ayuda de unas varillas eléctricas comenzaran a matar las damas a velocidad baja. Cuando empiece a espumar echa un la mitad del azúcar y subimos un poco la velocidad. Añadimos el resto del azúcar y seguimos batiendo hasta obtener un merengue brillante sin llegar a endurecer. No nos interesa un merengue duro.

Estos son el molde y el cortador utilizados. Son 7 cm de diámetro.

Integramos ahora las tres elaboraciones del relleno

A la crema de whisky le echamos dos cucharadas de merengue y mezclamos.

Luego echamos esa mezcla al merengue y las integramos con movimientos envolventes.

Igualmente añadimos la nata, siempre con movimientos envolventes. Con esto ya tenemos el relleno del postre helado al whisky, solo tenemos que rellenar las semiesferas en las que ya hemos puesto la yema. Alisa el relleno.

Cortamos el bizcocho genovés para hacer las bases, pincelamos con el almíbar y colocamos encima de cada pieza. Mete el molde en el congelador asegurándote que está recto.

Al día siguiente desmolda y decora. Echa en un plato almendras en cubos y haz rodar por la zona de la unión entre el relleno y la base. Luego echa un poco de azúcar por encima y quémala con un soplete de cocina.

Se conserva en el congelador. Para consumirlo deja unos 10 minutos fuera para que se ablande ligeramente.

Notas

La receta en la que me basé es de Baker Street. He hecho algunas variaciones en cantidad de azúcar y en procesos.

Jugué con la colocación de la yema e hice varias combinaciones. Lo que más rico queda es poner la yema como expliqué, tostarla ligeramente con un poco de azúcar y poner almendra solo en la circunferencia de la base.

Postre helado al whisky

 

La yema como en la primera y la almendra como en la central.

 

 

 

En resumen, necesitamos para 6 unidades:

  • 6 huevos L
  • 270 g azúcar blanca
  • 25 g azúcar glas
  • 50 g harina de repostería
  • 20 g de maicena
  • 145 g agua
  • pizca de sal
  • 6 g gelatina (pueden ser láminas o en polvo)
  • 40 g leche entera
  • 175 g nata 35 % m.g.
  • 2 cucharadas de whisky (30 g)

Es laborioso pero no difícil. Para poder disfrutarlo en su plenitud deja unos minutos para que se ablande. Espero que lo disfrutes tanto como yo, porque me ha encantado.

Tartaletas de chocolate al café de Torreblanca

Tartaletas de chocolate al café

Estas tartaletas de chocolate al café las hice para regalar y tuvieron muy buena acogida. La masa quebrada es ya una conocida y la mousse es de Paco Torreblanca. Son dos apuestas seguras que había que combinar.

Además, hay una capa de chocolate blanco escondida y una cúpula de chocolate que corona la tartaleta. El chocolate atemperado con el calor no es tarea fácil, pero poco a poco voy consiguiendo hacerme con él.

Como suelo decir, esta es mi propuesta y puedes hacer, poner o quitar lo que quieras. Para eso estamos, para experimentar y aprender.

  • Ingredientes

    • Masa quebrada
    • 240 g harina de trigo
    • 180 g mantequilla fría sin sal
    • 50 g azúcar glas
    • pizca de sal
    • Mousse chocolate al café
    • 100 g chocolate 70 %
    • 100 g chocolate 55 %
    • 160 g leche entera
    • 320 g nata fría 35 % mg
    • 5,5 g café soluble*
    • Montaje
    • 75 g chocolate blanco
    • 125 g chocolate negro
  • Raciones: 8

  • Duración: 2 horas más enfriamientos

  • Dificultad:

 

Elaboración

Lee toda la receta antes. Lo ideal es preparar las elaboraciones un día y montarlas al siguiente.
Masa quebrada

En un bol mezclamos a mano todos los ingredientes de la masa quebrada. Pasaremos de una mezcla harinosa a formar una bola. En ningún caso hay que amasar. Debemos frotar la mantequilla con la harina, vigilando que no se ablande en exceso. Si esto ocurre metemos el bol en la nevera unos 15 minutos. Según obtengamos una bola la aplanamos y envolvemos en film transparente. Se guarda una hora en la nevera.

Una vez que se ha enfriado estará algo más dura y ya podremos extenderla entre dos papeles sulfurizados. Aplanamos con ayuda de un rodillo dejando un grosor regular. Aconsejo que la partas en dos y guardes un trozo en la nevera para que se mantenga fría porque formarlas puede llevar un ratito según la habilidad de cada uno.

Formación de la base de las tartaletas

Si el molde que vas a usar es de aluminio usa espray antiadherente o mantequilla y harina. Si es de silicona no es necesario.

Cubre el fondo de la tartaleta y los laterales con unos 2 cm de alto, aproximados. Puedes usar un cortapastas circular para la base. Para el lateral hice una tira para cubrirlo y con los dedos y alguna herramienta de corte o modelado la dejé uniforme.

Es importante que no aplastes los bordes más que el resto porque en ese caso se te van a quemar. Mientras más uniforme sea mejor quedará. Reserva en la nevera media hora.

Horneado

Comenzamos esta fase encendiendo el horno a 160ºC. Pincha la base de la tartaleta con un tenedor para evitar que suba. Hornea durante unos 30 - 45 minutos hasta que queden doradas. Otra opción es cubrirlas con papel de horno y colocar garbanzos encima para que aplaste la masa. En este caso se hornea la mitad de tiempo así cubiertas y el resto descubiertas.

Sacamos y esperamos un par de minutos antes de desmoldar. Cuidado que son frágiles. Dejamos encima de una rejilla hasta que estén completamente frías.

Mousse de chocolate al café

tartaletas

Necesitamos que el chocolate esté en trozos pequeños, así que a menos que los uses en pepitas, córtalo con un cuchillo en trozos de menos de 1 cm.

Calienta la leche en un cazo hasta que comience a hervir. Retira del fuego y añade el chocolate. Lo ideal es usar una pala de silicona para poder recoger todo bien. Mezcla hasta lograr una crema uniforme. Si usas café en pasta, échalo aquí y remueve bien.

Por otro lado, vamos a semi montar la nata. Te recuerdo que debe estar muy fría. Comenzamos a batir y vamos añadiendo el café soluble si es la opción elegida. No nos interesa que quede dura, así que cuando empieza a coger cuerpo paramos.

Ahora vamos a echar dos cucharadas de nata semi montada al chocolate. Removemos con suavidad y movimientos envolventes de abajo arriba, no en círculos. Una vez se haya mezclado, añadimos el resto de la nata y repetimos con suavidad para que no se baje la nata. Metemos este bol en la nevera.

Cúpula de chocolate

Tartaletas de chocolate al café de Torreblanca

Para poder hacerlas necesitas atemperar el chocolate. Con esto tengo aún cierta pelea y prefiero dejarte este enlace para que sepas cómo se hace. Hasta ahora la técnica que más me gusta es la que se hace en baño maría, baño invertido y baño maría nuevamente. De esta forma el chocolate siempre está en el bol.

Una vez está atemperado debes echarlo en los moldes y cubrir el hueco. Puedes ayudarte de una cuchara para repartirlo y luego darle la vuelta para que escurra el exceso. Cuando se endurezca desmolda con cuidado y listo.

Montaje de las tartaletas de chocolate al café

Cuando las tartaletas estén frías, vamos a derretir el chocolate blanco. Una vez lo hayas derretido al baño maría echa un poco en la base y extiende. Necesitamos una capa fina que además nos dará un punto dulce tras el chocolate negro.

Deja que se enfríe antes de continuar.

Si la mousse se ha endurecido puedes darle unas vueltas con las varillas antes de pasarla la manga. Yo usé mi boquilla favorita de Wilton en dos tamaños, la 6B y 2B, puedes usar la que quieras, o poner unas cucharadas y hacer un remolino como alternativa a la manga.

Truco

Si vas a prepararlas con manga pastelera, echa primero una capa no muy gruesa de la mousse y luego haz los picos. De esta forma se consigue, por un lado, que quede más rellena, y por otro, que luzca más bonita.

Como llevan nata debes guardarlas en la nevera hasta el momento de consumirlas.

Notas

En función del chocolate que uses puedes reducir o aumentar ligeramente la cantidad de azúcar glas de la mousse.

*El toque de café es sutil. Puedes usar tanto soluble o en pasta e incluso suprimirlo. Yo usé pasta de café y puse 2,5 g en lugar del café soluble.

 

Milhojas de limón

Milhojas de limón

Con estas milhojas de limón participo en el reto #daleunavueltaa. Me tocaba ser la anfitriona y propuse el limón como sabor. Así de simple. Quería ver postres versionados con limón.

Hace unos meses hice la ‘Tarta Napoleón’ y no he podido olvidar sus crujientes capas. Así que partiendo de ella he hecho estas deliciosas milhojas de limón. Crujientes y ácidas en su justa medida para los que adoramos su sabor.

Tarta Napoleón

Los participantes y sus recetas son las siguientes:

  • Ingredientes

    • Crema de limón
    • 165 g zumo de limón colado
    • 125 g azúcar blanca
    • 110 g mantequilla sin sal
    • 80 g agua
    • 25 g maicena
    • 2 cucharaditas de ralladura de limón
    • 1 hoja de gelatina (2 g aprox)
    • 40 g leche condensada
    • Crujiente
    • 140 g mantequilla sin sal congelada
    • 100 g yogur natural
    • 1 huevo M
    • 225 g harina
    • 1 pizca de sal
  • Raciones: 6

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

 

Elaboración

Este postre lleva solo dos preparaciones. Las capas crujientes y el lemon curd. Aunque la crema de limón ya está en el blog te dejo aquí la receta para que no tengas que ir dando saltos.

Lo más complicado son las capas crujientes porque son delicadas de trabajar antes del horneado, y más aún con el calor, por lo que las formas pueden ser un tanto caprichosas. Así que paciencia y trabaja bien con el rodillo.

Comenzamos preparando el lemon curd

Pesa todos los ingredientes del lemon curd. Para el zumo necesitarás unos 5 limones. Exprímelos y luego cuela el zumo. Ese zumo es el que debe pesar lo indicado.

Disuelve la maicena en el agua y reserva.

Ponemos la mantequilla a fuego medio y esperamos que se derrita. Añadimos entonces el zumo de limón poco a poco sin dejar de remover. Incorporamos el azúcar del mismo modo. Mantenemos al fuego unos minutos para que se disuelva bien.

A continuación echamos la ralladura de limón.

La maicena que reservamos la removemos antes de incorporarla a la mezcla porque se habrá ido al fondo. Sube un poco el fuego. Mezclamos todo bien y retiramos del calor cuando espese.

Solo nos queda añadir la leche condensada. Recomiendo ir probando hasta darle el punto deseado, para mí con 40 g estaba perfecta, todo depende de los comensales. Deja en el cazo.

Echa la gelatina neutra en agua fría unos minutos. Escurre y echa en un bol grande. Añade poco a poco la crema de limón y remueve bien para que no queden trozos. Continua así hasta verter toda la crema. Reservamos.

La gelatina ayuda a que la crema tenga consistencia para no desmoronarse.

Capas crujientes

El frío es un ingrediente más de esta receta. Aquí ahora estamos en verano y me costó bastante más hacerlo que hace unos meses cuando hice la tarta Napoleón, así que recomiendo trabajar rápido y con el mayor frío que puedas lograr en la cocina.

En un bol amplio echamos la harina y la sal.

Rallamos la mantequilla que al estar congelada facilitará la labor. Usé una mandolina. Es importante que cada lámina de mantequilla quede cubierta de harina. No hay que amasar, solo enharinar la mantequilla.

Mezcla el huevo con el yogur. Haz un hueco y añádelos. Mezcla todo hasta lograr una bola sin amasar. Divide en 6 bolas y guarda en un táper cerrado en la nevera durante 1 hora.

Calienta el horno a 220º con calor arriba y abajo.

Espolvorea con harina la zona de trabajo y con ayuda de un rodillo aplana lo más fino que puedas la bola.

Hornea la masa hasta que esté dorada, unos 10 minutos. Según sale del horno cortamos las piezas. Usé un cortador cuadrado de 12 cm y cada cuadrado lo corté por la mitad.

De cada bola saqué las 4 capas para una milhoja.

crujiente tarta Napoleón

 

Montaje de las milhojas de limón

Una vez que los crujientes estén fríos puedes montar las milhojas con el limón.

Pasa la crema a una manga pastelera de boquilla redonda y monta las capas. La última puedes ponerla del revés para que el lado liso quede visible.

Milhojas de limón

 

Nota

Recomiendo que retrases el montaje de las milhojas hasta el momento de comerlas para que se mantengan bien crujientes. Mientras tanto guarda la crema de limón en la nevera y los crujientes en una lata o táper.

foskitos de chocolate

Foskitos de chocolate

El reto #dale1vueltaa nos proponía hacer algo con tres elaboraciones de chocolate y yo rescaté de mi lista de creaciones pendientes estos foskitos de chocolate 100%.

La propuesta del reto es de Teresa de La cocina de Tesa quien hizo Muerte por chocolate y los participantes:

Mi toque en la cocina, Triple tarta de chocolate

El zurrón de los postres, Blondie cremoso de Moras y Chocolate al Caramelo

Repostería con emoción, Brownie flan de chocolate rubí

De flores comestibles, Tarta de chocolate con chocolate

Para hacer estos foskitos de chocolate 100% y lograr un bizcocho flexible tuve que modificar varias recetas hasta dar con el equilibrio adecuado.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 55 g leche entera
    • 55 g aceite suave
    • 4 yemas
    • Pizca de sal
    • 77 g harina
    • 80 g azúcar blanca
    • 11 g cacao
    • 4 claras
    • Mantequilla
    • Relleno
    • 100 g chocolate 70% cacao
    • 200 g nata 35% mg
    • 17 g miel
    • 1/2 cdta ron
    • Cobertura
    • 200 g de chocolate 70 %
    • 45 g de nata líquida 35% grasa
    • 30 g de mantequilla sin sal
  • Raciones: 8 - 10

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Bizcocho

El molde que vamos a usar debe ser como máximo de 30 x 40 cm para que la plancha de bizcocho no quede muy delgada, ni menos de 25 x 35 cm.

Cubre la base del molde con papel de hornear y úntalo con mantequilla.

Enciende el horno con calor arriba y abajo, 170º sin aire.

Comenzamos con la mezcla de la leche con el aceite. Usé la batidora de mano con las varillas. Añadimos las yemas mientras continuamos batiendo. Seguimos con la harina, 25 g del azúcar y la sal. Batimos hasta lograr una textura cremosa homogénea. Reservamos.

Para montar las claras usé el robot de cocina. Cuando empezaban a espumar fui añadiendo los 55 g de azúcar restantes. Montaremos hasta lograr picos suaves. No nos interesa que quede un merengue duro.

Sobre el bol del merengue echamos la crema que reservamos y mezclamos con una espátula. Debemos hacer movimientos suaves y envolventes hasta que quede uniforme.

Vierte la mezcla en el molde, extiende uniformemente y alisa la superficie.

Hornea unos 15 minutos, hasta que al pincharlo el palillo salga limpio.

Saca del horno y voltea en otro papel de horno. Despega el de la base y haz un rollo. Déjalo envuelto con su papel hasta que se enfríe sobre una rejilla.

Bizcocho

Relleno

Como nuestros foskitos son 100% chocolate el relleno será con chocolate, nata, miel y ron. Hay que tener en cuenta que en función del porcentaje de cacao necesitaremos más o menos miel. El ron en cualquier caso será opcional.

Comenzamos derritiendo el chocolate. Yo prefiero siempre hacerlo al baño maría. Una vez empiece a derretirse lo retiro del fuego y remuevo para que se derrita por completo. Añade la miel y el ron al gusto. Mezcla bien. Reservamos y esperamos que se enfríe antes de añadirlo a la nata.

Por otro lado comenzamos a montar la nata. Recuerda que debe estar muy fría para que monte bien. Cuando ya tenga cuerpo añadimos el chocolate y acabamos de montar. No le quites la vista de encima que se corta con facilidad.

Si te llegara a pasar, ponla al baño maría y añade un par de cucharadas de nata. Remueve hasta que se vuelva uniforme. Deja enfriar y guarda en la nevera. Una vez esté fría podrás volver a montarla.

Montaje

Cuando el bizcocho está frío lo extendemos y cubrimos con la crema todo salvo un par de dedos en el extremo final. Yo lo enrollo por el lado de 30 cm, el corto.

Guarda en la nevera al menos 30 minutos para que al cortarlo la crema se mantenga en su sitio. Si ya está frío, corta los extremos para que queden rectos. Luego corta los foskitos del grosor que prefieras, dos dedos me pareció una buena medida.

Cobertura de los foskitos de chocolate 100%

Interior del foskito de chocolate

Un buen foskito necesita una cobertura de chocolate adecuada. He probado varias y sin duda esta es la mejor para mí.

Derrite el chocolate de cobertura 70% cacao al baño maría. Añade luego la nata y la mantequilla. Mezcla bien y procede al baño de los foskitos.

Coloca en una rejilla para bañarlos, aunque también puedes pincelarlos o meterlos en el chocolate, como prefieras.

Una vez estén bien cubiertos mételos en la nevera hasta su consumo. Para manipularlos con comodidad los puse sobre papeles de magdalenas.

Así tenemos ya nuestros foskitos de chocolate 100%, una merienda sencilla pero deliciosa que disfrutamos mucho los amantes del chocolate.

Nota

Si van a estar fuera de la nevera puedes hacerlo con la llamada 'nata vegetal' tal y como explico en esta receta pero reduciendo a la mitad porque los foskitos no llevan mucho relleno.

La elección del chocolate en mi caso es del 70% de cacao, pero si te gusta más suave puedes usar el que quieras, solo debes tener en cuenta que quizá lleve menos miel para el relleno. Aquí no hay reglas fijas, todo es personalizable, ¡no lo olvides!

Brioche de AOVE

Brioche de AOVE

Es una receta de Daniel Jordá que compartió con la #familiaalbarro y tenía que hacerlo. Los brioches son una debilidad y este de aceite ha entrado por la puerta grande en mi lista de panes.

Lleva un prefermento que se prepara la noche anterior, ¡no lo olvides!

 

  • Ingredientes

    • Prefermento
    • 60 g harina fuerza
    • 40 g agua
    • 0,2 g levadura fresca
    • Masa
    • Prefermento
    • 500 g harina de fuerza
    • 200 g agua
    • 75 g yema
    • 100 g azúcar
    • 10 g sal
    • 20 g levadura fresca
    • 75 a 150 g AOVE*
  • Raciones: 4 panes

  • Duración: 6 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Notas antes de empezar este brioche de AOVE

AOVE es aceite de oliva virgen extra. Usa un aceite cuyo sabor te guste en una ensalada o en algo en que la tomes tal cual porque tiene mucha presencia.

Yo hice el proceso en panificadora, pero si lo quieres hacer a mano, los pasos son los mismos, solo que los tiempos de amasado se verán afectados por tu habilidad.

Amasado

Comenzamos la noche anterior haciendo el prefermento. Disuelve la levadura en el agua y añade la harina. Mezcla bien y deja toda la noche a temperatura ambiente.

Por la mañana, mezcla azúcar y casi toda el agua agua. Reservamos dos cucharadas.

Añadimos la harina, las yemas y el aceite. Yo le puse 150 g. En la receta se da una horquilla amplia para que pongas la que quieras según tu valentía porque el proceso de amasado será más engorroso. En la panificadora no tengo ese problema y me fui a la máxima.

Mezclamos bien y dejamos que la masa repose tapada.

Tras el reposo, añade la sal y una cucharada del agua reservada. Amasa 5 minutos y deja que repose 10.

Incorpora la levadura con el resto del agua reservada y deja que repose otros 10.

Volveremos a amasar hasta desarrollar bien el gluten, esto es que tras un reposo podamos estirar la masa y ver como una red. Si se rompe en forma de círculo, está ya lista. En caso contrario debes seguir amasando.

Fermentación

En la primera parte de la fermetación, dejamos la masa en un bol ligeramente aceitado hasta que doble su tamaño. Será una hora aproximadamente, a una temperatura alrededor de 23º.

Dividimos en 4 piezas iguales. Para ello pesa la masa y corta las 4 piezas repartiendo el peso entre ellas.

Para la segunda fase de la fermentación, bolea cada pieza y cháfalas un poco. (Puedes ver el proceso de boleado en el vídeo que he hecho para esta masa)

Deja que doblen en la bandeja del horno resguardadas de corrientes. Pincela ligeramente con aceite.

Cuando les falte poco para doblar, enciende el horno a 170º C.

Horneado

Justo antes de meterlos al horno les hacemos cortes con unas tijeras. Cuatro cortes grandes y otros cuatro pequeños.

Cortes brioche AOVE

Hornea a 170º de 12 a 18 minutos. Yo tuve que darles 18 con calor arriba y abajo. Van sin vapor.

Saca y deja en una rejilla hasta que se enfríen.

Espero que disfrutes este brioche de AOVE tanto como nosotros.

tarta sara

Tarta Sara

La tarta Sara es de esos sabores antiguos que nunca defraudan. Un bizcocho simple como el genovés con un relleno de crema de mantequilla, dan como resultado una tarta muy rica.

Me preocupaba que fuera demasiado dulce, y aunque a mi gusto lo es nos la comimos en un abrir y cerrar de ojos. Lo mejor es llegar a las almendras laminadas con ese toque crujiente.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos M
    • 125 g azúcar blanca
    • 120 g harina simple
    • 5 g maicena
    • ralladura de 1 limón
    • Crema de mantequilla
    • 75 g agua
    • 300 g azúcar blanca
    • 350 g mantequilla sin sal
    • 3 yemas de huevo
    • 125 g almendras laminadas
    • Almíbar
    • 120 g azúcar blanca
    • 160 g agua
    • 2 cucharaditas de licor
  • Raciones: 8 -12 raciones

  • Duración: 2,5 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Notas previas

La harina que utilicé es harina de trigo  a la que añadí una cucharada de maicena para que el resultado sea más esponjoso.

El bizcocho puedes hacerlo en tres moldes, en planchas, o en un solo molde y luego cortar. El genovés es un bizcocho seco y para mí la mejor opción es hacer una sola pieza y con ayuda de la lira o un cuchillo de sierra, sacar los tres bizcochos para nuestra tarta Sara.

Antes de empezar cada parte de la receta pesa y prepara los ingredientes. Todo debe estar a temperatura ambiente.

Bizcocho genovés

Unta el molde elegido con spray antiadherente. Yo usé uno de 18 cm de diámetro y 9 de alto.

Enciende el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Bate los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y estén esponjosos. Añade la ralladura de limón.

Incorpora la harina tamizada y mezcla con cuidado usando una espátula. Realiza movimientos envolventes: tres vueltas a la redonda del bol y tres sacando desde la base.

Vierte la mezcla en el molde elegido y hornea. En mi caso, como era un solo molde, tuve que darle unos 25 minutos de horno. Cuando lo veas dorado, pincha el centro hasta abajo y comprueba que sale limpio. Si no es así dale unos 5 minutos más. Si sale limpio, sácalo del horno y deja en una rejilla. Al cabo de 5 minutos, o máximo 10, desmolda. Coloca boca abajo y deja enfriar por completo. Hasta que no esté frío no lo cortes.

Es probable que al sacarlo del horno esté alto y con el paso de los minutos baje; es normal. De hecho nos interesa que no tenga barriga.

Si quieres, puedes hacer el genovés el día anterior y guardarlo cuando esté frío en papel film para que no se reseque.

tarta sara

Almendras

Antes de apagar el horno, aprovecha para tostar las almedras laminadas. Extiéndelas en la bandeja del horno y muévelas de vez en cuando. Normalmente tardan menos de 10 minutos así que no te despistes y en cuanto las veas doradas, sácalas. Reserva y deja que se enfríen.

Crema francesa de mantequilla

Esta crema tiene dos momentos críticos. Sigue las instrucciones con detalle y si quieres puedes ver en este vídeo la elaboración de la crema por Ettore Cioccia. Ojo, que la hace con café y chocolate que no es nuestro caso, pero el proceso es el mismo.

Necesitamos la mantequilla a temperatura ambiente pero no muy blanda y cortada en dados.

En un cazo ponemos el azúcar con el agua hasta que alcance 120º C. Mientras tanto vamos batiendo las yemas a velocidad media. Deberán estar cremosas para cuando tengamos el almíbar que estamos preparando.

Atención aquí. El almíbar debe caer por la pared del bol donde estaremos batiendo las yemas y no caer directamente en ellas. Ve poco a poco en un hilo fino hasta añadirlo todo. Seguiremos batiendo hasta que el bol esté frío. No tengas prisa.

La mantequilla debe estar a temperatura ambiente, pero si se reblandece mucho, métela 10 minutos en la nevera antes de añadirla.

Una vez que el bol esté frío, vamos a añadir unos pocos cubos de mantequilla a la vez sin dejar de batir a velocidad baja.

Cuando la hayamos añadido toda tenemos nuestra crema francesa de mantequilla lista. Guarda en la nevera y sácala 15 minutos antes de montar la tarta.

Almíbar

En un cazo echa el agua y el azúcar, el licor es opcional. Usé uno de almendras. Pon al fuego y deja que hierva durante unos 5 minutos. Espera que se enfríe antes de usarlo.

Montaje de la tarta Sara

Como en todas las tartas, marca los bizcochos con un palillo para tener la referencia de cómo montarlos como se muestra en la foto.

bizcocho genovés

Coloca el primer bizcocho que será el superior del revés, es decir, con la parte superior en la base. Pincela con almíbar generosamente porque el bizcocho es seco y necesita de ese almíbar.

Echa una capa de crema. Yo me ayudo de una manga pastelera porque así puedo hacer las capas de relleno del mismo grosor fácilmente. Dibuja una espiral, unifica con una espátula y coloca el siguiente piso de bizcocho. Repite la operación del pincelado con almíbar y la manga.

Finalmente coloca lo que era la base del bizcocho como parte superior. Cubre con una ligera capa de crema toda la superficie y guarda en la nevera 10 minutos.

Echa una capa más generosa de crema, alisa un poco y empieza a echar las almendras poco a poco por los laterales. Cubre la parte superior y decora con crema como te apetezca. Yo usé la boquilla 6 B de Wilton para decorarla.

Conserva la tarta Sara en la nevera, pero te consejo consumirla 10 minutos después de sacarla para que la crema se suavice un poco. Lo mejor al servirla es echar más almendras. ¡Que la disfrutes!

tarta Sara