Archivo

Tarta de zanahoria

Mi tarta favorita

La tarta de zanahoria o carrot cake está siempre en lo alto de mis favoritas. Da igual la presentación siempre que sea jugosa, esté bien especiada y lleve al azúcar justo. Adoro la combinación del bizcocho con la crema.

Esta vez la he preparado en su forma más simple para que cualquiera con un poco de mano pueda hacerla.

  • Ingredientes

    • 225 g zanahoria rallada
    • 2 huevos L
    • 125 g azúcar morena
    • 150 g aceite suave
    • 325 g harina
    • 8,5 g impulsor
    • 10 g bicarbonato
    • 3 g canela en polvo
    • 0,5 g clavo molido
    • 6,5 g sal
  • Raciones: 10 - 12

  • Duración: 1,5 h

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer esta tarta de zanahoria necesitas un molde desmoldable de 18 cm de diámetro y al menos 7 de alto.

Ralla las zanahorias y las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

Unta el molde con spray antiadherente o mantequilla y harina, sacudiendo el exceso de harina. Lo que prefieras.

Por una parte tamiza la harina y añade bicarbonato, canela, clavo e impulsor. Reservamos.

Calienta el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Bate los huevos con el azúcar a velocidad media hasta que estén espumosos y hayan blanqueado. Añade entonces el aceite y bate hasta que se integre.

A continuación incorpora la mezcla de harina, luego la sal y la pizca de vainilla. Bate lo justo para hacer una masa homogénea. Por último añade la zanahoria que se mezcla a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Vierte en el molde y hornea durante 30 minutos, aproximadamente. Para comprobar que está hecho pincha en el centro introduciendo hasta 3/4 partes del palillo y si sale limpio puedes sacarlo del horno.

Déjalo 10 minutos y desmolda. Espera que se enfríe antes de decorarlo.

Crema de queso

Para hacer la crema bate la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glas. Cuando la masa sea cremosa y uniforme añade el queso. Mezcla bien, mete en la manga poniendo la boquilla antes de echar la crema y guarda en frío hasta que vayas a usarla.

Una vez que el bizcocho esté frío puedes decorarlo con la crema de queso, bien con la manga o con un cuchillo de forma más rústica. Mi tarta favorita está lista para comer.

 

Cookies

Deliciosas cookies

Como fan de las galletas estas cookies no podían faltar en mi recetario. Hace mucho que las hago pero no las había compartido. Sí tengo publicadas las cookies de chocolate por si quieres que el capricho sea doble de chocolate.

  • Ingredientes

    • 240 g harina simple
    • 2 g impulsor
    • 2 g bicarbonato
    • 1/4 cdta. canela*
    • 115 g mantequilla sin sal
    • 80 g azúcar blanco
    • 80 g azúcar moreno o panela
    • 1 huevo L
    • 100 g pepitas de chocolate
    • 1 cdta. de extracto de vainilla*
    • *opcionales

  • Raciones: 21

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Esta vez he preparado estas cookies a mano, sin usar más que un bol y una espátula de silicona. Una pesa y la placa del horno con un tapete de silicona o un papel de horno y ya está. Muy simple.

Como siempre, haremos una mise en place, pesando y preparando todos los ingredientes que necesitamos. El uso de dos tipos de azúcar es por el sabor y la humedad que aporta el azúcar moreno o la panela en mi caso. Me gusta mucho el toque acaramelado que da.

Tamiza la harina con el impulsor y el bicarbonato. El uso de la canela o la esencia de vainilla es opcional y si decides añadir alguna, es el momento.

La mantequilla necesita al menos media hora fuera de la nevera para que sea más fácil de trabajar. Una vez que esté más blanda vamos a trabajarla un poco en el bol para que vuelva cremosa.

Añadimos el azúcar y mezclamos hasta tener una pasta uniforme.

Incorporamos el huevo y la sal.

Echamos ahora la mezcla de ingredientes secos y mezclamos hasta lograr una masa. Añade las pepitas de chocolate y sigue mezclando hasta repartirlas.

Tapa el bol y guárdalo media hora en la nevera. Así conseguimos que la masa sea menos pegajosa.

Prepara una bandeja del horno con papel sulfurizado o un tapete de silicona sin tienes.

Saca la masa y haz bolas de unos 25 gramos. Yo las peso porque a ojo no logro hacerlas iguales, pero si tienes esa habilidad, perfecto.

Aplasta la bola con la palma de la mano hasta que la galleta sea de medio centímetro de alto y deja espacio entre ellas de unos tres dedos.

El horno debe estar caliente a 180º C, calor arriba y abajo, cuando metamos las bandejas con las cookies. Usa las posiciones más centradas del horno y si es necesario intercambia las bandejas de altura.

Verás que el borde de las cookies empieza a dorarse ligeramente pero están blandas. Ya están hechas, no hace falta más tiempo. Cuando se enfrían endurecen, créeme.

Déjalas unos 10 minutos en la bandeja ya fuera del horno y verás que entonces ya puedes cogerlas con una pala sin que se deformen. Pásalas a una rejilla y que se enfríen por completo. Yo las guardo en una lata y, si no se acaban antes, me duran varios días sin perder esa textura tan característica.

Cookie mordida

Estas cookies son muy fáciles de preparar y ya ves que no hace falta nada que no se use casi en cualquier cocina.

Si te animas a hacerlas, cuéntame qué tal.

 

 

Tarta de cumpleaños de supercoco

Supercoco

¿Es un pájaro, es un avión? ¡No, es Supercoco! Este año quería hacerle la tarta personalizada a mi amiga con algo divertido. Así que aquí tienes la receta de un bizcocho redvelvet, con un buttercream de merengue suizo de chocolate y cobertura de crema de queso.

El relleno ya lo hemos hecho para otras tartas y tengo una publicación específica para él. Te pongo el enlace que se abrirá en otra pestaña para que no te pierdas. Solo debes tener en cuenta que en esta tarta necesitaremos 3 claras M. Las pesas. De azúcar necesitamos el doble de ese peso y de mantequilla 3 veces el peso de las claras. De chocolate serán 210 g.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 300 g harina todo uso
    • 250 g leche entera
    • 2 cdtas. zumo limón
    • 200 g panela
    • 120 g aceite girasol
    • 2 huevos L
    • 1 cdta. vainilla
    • 15 g cacao polvo
    • colorante rojo
    • 1/4 cdta. sal fina
    • 5 ml vinagre manzana
    • 1 cdta. bicarbonato
    • Frosting de queso
    • 160 g mantequilla sin sal
    • 300 g azúcar glas
    • 400 g queso untar
    • colorante negro, azul y rojo
    • BCMS de chocolate
    • 3 claras de huevo M
    • azúcar blanca
    • mantequilla
    • 210 g chocolate 70 % cacao
  • Raciones: 10 - 14

  • Duración: 4 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Bizcocho red velvet para nuestra Tarta Supercoco

En los ingredientes indico leche y limón. Realmente debería ser buttermilk pero como no lo encuentro esta es la alternativa más sencilla. Solo tienes que echar el limón en la leche y dejar que se corte. Se quedará grumosa al cabo del rato y es así como se emplea.

Enciende el horno a 180°C. Prepara el molde o moldes que vayas a usar con spray antiadherente o el clásico de mantequilla y harina para que se desmolde con facilidad. Yo uso mis dos moldes de 18 cm de diámetro.

Vamos a empezar pensando y tamizando la harina junto con el cacao. Pesamos el resto de ingredientes. La he preparado en un robot de cocina, pero con las varillas de repostería del brazo de cocina se puede hacer sin problema. Batimos los huevos para que queden espumosos. Añadimos el azúcar, seguimos batiendo hasta integrarla. Incorporamos el aceite y el extracto de vainilla. Batimos.

Es el momento de añadir los ingredientes secos que alternamos con la buttermilk. Un tercio de los ingredientes secos, ¡ojo!, mezclamos lo justo para que se integre, seguimos con la mitad de nuestra buttermilk casera, otro tercio de harina, el resto de la buttermilk y el resto de lo tamizado.

Te recomiendo no sucumbir a la tentación de echar más cacao porque se oscurecerá demasiado y el rojo no se verá. Añadimos el colorante. No indico cantidad porque realmente la pongo a ojo y depende del que uses, lo siento. Si quieres un referente puedo decirte medio garbanzo. Lo mezclo bien y repito la operación si veo que le falta color. Tampoco queremos que se quede rojo radioactivo, pero bueno, es un color, así que al gusto.

Con el horno ya caliente y todo listo, mezclamos el bicarbonato y el vinagre. Harán espuma y así se añade a la masa. Remueves un poco, vuelcas en el molde y al horno de inmediato.

Baja la temperatura a 170ºC y deja que se hornee. En mi caso, como eran dos moldes los tuve 25 minutos. Si lo haces en uno te llevará un poco más. Probablemente unos 35 minutos. Recuerda no abrir el horno como mínimo hasta pasados 20 minutos. Pincha con un palillo en el centro y tiene que salir limpio. Una vez hechos espera 10 minutos y luego desmolda con cuidado. Pásalos a una rejilla hasta que enfríen por completo.

Una vez fríos, corta la barriguita y divide cada bizcocho en dos.

Relleno para la Tarta Supercoco

La crema de relleno es una buttercream de merengue suizo de chocolate. Es ideal para estas tartas y una vez conoces el proceso es fácil. Hay que controlar bien ciertos momentos para que el resultado sea el deseado. Accede a este enlace donde se explica todo el proceso al detalle.

Recuerda que en esta ocasión será suficiente con 3 claras M y 210 g de chocolate.

Cobertura y decoración con frosting de queso

Bate la mantequilla a temperatura ambiente con una pala k o con el globo de la batidora de mano unos 5 minutos a velocidad media.

Añade el azúcar glas tamizada y mezcla primero a mano para que no salga volando por la cocina. Luego con la batidora unos 5 minutos.

Echa el queso cremoso y bate suave 2 minutos. Hay que tener en cuenta que seguiremos batiendo un poco más para mezclar los colorantes. He usado los colores  progel de Rainbow Dust*.

Separa un par de cucharadas de crema para el color rojo y otro tanto para el negro. Una cuacharada para los ojos y el resto al azul. Mezcla y guarda en mangas.

Para el azul he usado una boquilla que me parece muy divertida y que llevaba tiempo queriendo usar.

Boquilla césped de Wilton*
Montaje de la Tarta Supercoco

Tenemos 4 bizcochos ya cortados así que cubre con la crema de chocolate. Coloca el siguiente piso y repite el proceso. Asegúrate de colocar los bizcochos alineados. Una vez puesto el último bizcocho guarda la tarta en la nevera unos 10 minutos.

Comenzamos a decorar con la manga azul cubriendo toda la superficie. Practica un poco antes en el propio bol para que veas cómo sale la crema y controles el largo que quieras dejarle. Mi consejo es no sobrecargar mucho porque se hará pesado comer mucha crema.

Luego los detalles. Comienza por los ojos, haz luego la parte negra de la boca, las pupilas y acaba con el rojo. Lo ideal es que el labio lo hagas del tirón, así que corta la punta de la manga con el grosor que quieras y asegúrate de coger bien la manga para no tener que parar a mitad. Por último, la nariz. Alisa un poco si es necesario y, ¡listo!

Conserva la tarta en la nevera y sácala 10 minutos antes de comer, o sírvela y espera para comerla pero guarda el resto si hace calor.

Corte Tarta Supercoco
Corte Tarta Supercoco

Yo con tartas así no tengo problema con cumplir años. ¡Felicidades!

Nota*

Ninguna marca patrocina o colabora. Las menciono para darte una referencia concreta de lo que he usado.

 

 

Mini tarta R2D2

R2D2

Ni te imaginas el tiempo que hace que quería hacer un R2D2. Es curioso cómo hay elaboraciones que quedan pendientes hasta encontrar el momento o el empujón necesario.

Tenía que ser pequeño, no me valía una tarta grande y no podía estar cubierta de fondant porque no me gusta. Los detalles azules son de chocolate plástico. Es una mezcla de chocolate blanco con glucosa líquida y colorante. El resultado es una masilla que se trabaja cómodamente y en boca es como una pastilla de goma densa. No lo usaría para cubrir una pieza entera pero para pequeñas cosas no me importa encontrarlo.

Desde aquí agradezco a quien me dio la idea y se ofreció a compartir conocimiento. ¡Gente grande!

  • Ingredientes

    • Chocolate plástico
    • 50 g chocolate blanco
    • 30 g glucosa líquida
    • colorante liposoluble
    • Bizcocho
    • 2 huevos L
    • 215 g azúcar
    • 100 g aceite suave
    • 25 g leche entera
    • ½ cdta. vainilla
    • 160 g harina trigo
    • 40 g cacao polvo
    • 3,5 g impulsor
    • 1/2 g sal
    • 80 g agua o café caliente
    • BCMS
    • 3 claras M
    • azúcar blanca
    • mantequilla sin sal
    • g chocolate 75 % cacao
  • Raciones: 2 - 4

  • Duración: 5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Ya me parecía suficiente dificultad hacer un R2D2 en pequeño formato y opté por usar un bizcocho conocido relleno con buttercream de merengue suizo.

Para el bizcocho recomiendo un molde cuadrado de 20 x 20 y una semiesfera de 7 cm de diámetro. Si no tienes la semiesfera tendrás que tallar bizcocho. No es difícil pero requiere cierta habilidad y ojo.

Mi recomendación para esta o cualquier tarta, es preparar los distintos elementos el día anterior.

Chocolate plástico

Derrite el chocolate blanco al baño maría o al microondas. Añade la glucosa líquida a temperatura ambiente. Remueve bien y añade el colorante liposoluble necesario para lograr el tono deseado.

Extiende entre papel film y guarda bien envuelto hasta el día siguiente.

Bizcocho de chocolate

Pesa todos los ingredientes, tamizando el cacao, el impulsor y la harina, juntos.

Comenzamos por el bizcocho. Engrasa el molde y enciende el horno con calor arriba y abajo a 180º C. Batimos los huevos a velocidad media hasta que estén espumosos y hayan blanqueado. Añadimos el azúcar y batimos un par de minutos.

Con la velocidad al mínimo incorpora el aceite despacio, luego la leche con la vainilla. Bate hasta que esté homogéneo. Agregamos la mezcla tamizada y mezclamos unificando la masa. Añade la pizca de sal.

Por último, incorporamos el agua/café caliente y batimos despacio. Una vez uniforme vertemos en el molde o moldes elegidos. Con el horno ya caliente, hornea durante 25 minutos aproximadamente.

Antes de sacarlos comprueba con un palillo que están hechos; los pinchas en el centro y si el palillo sale limpio puedes sacarlos.

Espera 10 minutos y desmolda. Deja que se enfríe por completo sobre una rejilla.

Buttercream de merengue suizo o crema de mantequilla de merengue suizo (BCMS)

Haremos nuestra buttercream y luego separaremos una parte para añadir el chocolate. Un 30% será suficiente porque con el chocolate tendremos para nuestras capas.

Tienes la receta explicada en el enlace. Aquí te dejo un resumen:

1. Derrite el chocolate al baño maría. Reserva.

2. Corta la mantequilla en cubitos. Reserva.

3. Claras y azúcar al baño maría. Remover hasta que se deshaga el azúcar.

4. Colar la mezcla y batir continuamente en el robot. Velocidad media. 5 - 10 minutos.

5. Subir velocidad hasta lograr picos firmes.

6. Añadir la mantequilla en cubitos a temperatura ambiente poco a poco.

7. Separa un 30 % de la BCMS y añádele el chocolate. Bate hasta unificar.

 

Uso mangas pasteleras para el montaje de la tarta, pero es cuestión de gustos y formas de trabajar. No hace falta aunque para mí es cómodo.

Montaje de R2D2

Utiliza un cortador de 7 cm de diámetro para sacar del bizcocho las tres capas de la tarta.

Recorta los brazos. Te dejo la plantilla que hice. Un centímetro de grosor será suficiente. Tiene 4 cm de ancho en la base, 2 cm a lo largo del brazo y el rectángulo principal unos 7 cm. Te aconsejo que hasta que no tengas la mini tarta montada no lo recortes.

Coloca uno de los pisos y hazle un borde con la BCMS blanca. Rellena el resto de la capa con la de chocolate. Repite el proceso con los restantes pisos. Sé generosa con la crema. Cada vez que coloques una capa de bizcocho asegúrate de alinearlo bien.

Una vez que hayas hecho la mini torre déjala en la nevera unos minutos. Mientras tanto talla la cabeza. Colócala con el mismo proceso de las cremas.

Cubre la tarta con una capa fina para recoger las migas. Haz lo mismo con la cabeza. Guarda en la nevera.

De la BCMS blanca retira un par de cucharadas y añádele un poquito de colorante en gel negro. Mezcla bien. Esto será para la cabeza.

Cuando se enfríe, cubre con una capa generosa de BCMS y alisa. Cubre la cabeza con la crema gris. Alisa con paciencia. Si se te resiste siempre puedes volver a guardar la tarta en la nevera y repetir el proceso. La crema que retiras siempre que no tenga migas puedes volver a usarla para cubrir la tarta.

Cubre también los brazos del mismo modo.

Marca una línea suave con un cuchillo para delimitar hasta dónde debes llegar con la crema gris. Esa unión la cubriremos con chocolate plástico.

Los detalles del R2D2 los tenemos que cortar con una puntilla. Solo necesitamos aplanar bien con el rodillo y un poco de pulso para hacer las piezas que queramos. Corta y deja las piezas listas para colocar.

Decora y ya tendrás tu R2D2 listo para sorprender a su destinatario.

Foto cedida

 

Nota

Cuando puse la cabeza le faltaba un poco de altura y lo arreglé colocando una capa de bizcocho de apenas un centímetro de grosor. De hecho son dos semicírculos, por eso el punto blanco que se ve en medio que puse para pegarlas.

Buttercream de merengue suizo con chocolate

Buttercream de merengue suizo con chocolate

Sigo con las tartas de chocolate, lo sé, pero siempre estoy aprendiendo y descubriendo nuevas formas de hacer las cosas. El bizcocho es el mismo que en la tarta de huesos, pero el relleno es de Buttercream de merengue suizo con chocolate, que es mucho más suave y sedoso que los anteriores publicados. Es un poco más trabajoso pero el resultado bien que lo merece.

Puedes usarlo para una tarta toda de chocolate o jugar con las combinaciones de sabores que prefieras. No te defraudará, eso seguro.

  • Ingredientes

    • 4 claras L (150 g)
    • 300 g azúcar blanco
    • 450 g mantequilla sin sal
    • 320 g chocolate 70% cacao
  • Raciones: 1 tarta 18 cm

  • Duración: 45 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Consejos previos

Este buttercream de merengue suizo con chocolate es para una tarta de 18 cm de diámetro con tres capas de relleno y su cobertura lisa, sin florituras. Si quieres hacer una decoración más laboriosa, añade una clara más al menos.

Recuerda que según los gramos de las claras, se añade dos veces de azúcar y tres de mantequilla. Así que pesa las claras y con eso calcula el resto.

Buttercream de merengue suizo con chocolate

Para esta receta necesitamos hacer dos pasos al baño maría y en ambas el bol no debe tocar el agua: para derretir el chocolate y para disolver el azúcar en las claras.

Primero, para derretirlo si lo tienes en pepitas, estupendo, pero si lo tienes en onzas te recomiendo cortarlo en trozos pequeños. Pasa al bol y remueve hasta que se derrita por completo. Lo reservamos y seguimos.

Continuamos con las claras y el azúcar al baño maría. Remueve continuamente hasta que el azúcar se haya disuelto. Puedes comprobarlo tocando la mezcla entre los dedos y al hacerlo no notes los granos de azúcar, o si usas un termómetro cuando alcance los 63ºC. Retira del fuego y cuela al pasarla al bol del robot de cocina.

Con el globo bate unos 5 minutos a velocidad media, sube a media alta durante al menos 10 minutos más hasta lograr un merengue de picos firmes y brillantes. Cambia el globo por la pala K del robot de cocina si la tienes y si no continua en con el globo, para empezar a añadir la mantequilla cortada en cubitos.

Yo la puse a temperatura ambiente. La corto cuando está fría y la dejo fuera mientras hago todo el proceso hasta aquí. Comienza a echar poco a poco, no tengas prisa. Una vez que esté toda incorporada llega lo que yo llamo momento pánico, porque la mezcla pierde consistencia y parece cortada, pero conserva la calma que remonta.

Bate dos o tres minutos a velocidad media y tendrás una merengue suizo de mantequilla estupenda pero aún puede ser mejor. A mi gusto es muy dulce y lo compenso añadiendo chocolate de repostería al 70%. Incorpora el chocolate, que se habrá enfriado un poco, y bate para que se integre. Ahora sí que tienes una crema maravillosa para tu tarta.

Es suave y sedosa, se trabaja muy bien y te permite emplear la manga pastelera para decoraciones. ¡Todo ventajas!

Puedes guardarla en la nevera tapada teniendo en cuenta que para usarla deberás sacarla al menos unas dos horas para que se ablande y te permita trabajarla bien.

Mona de pascua

Mona de pascua

Si me preguntan por la mona de pascua pienso en un tipo de pan porque fue lo primero que aprendí a hacer. Luego están las figuras de chocolate y ahora sumo a la lista estas tartas tan sencillas. Imagino que habrá mil versiones. Esta es una de ellas.

Me gusta descubrir los dulces típicos de otras zonas y que se compartan sus recetas para poder prepararlos estando lejos del lugar. Ojalá algunas recetas de mi isla se compartieran así.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos L
    • 125 g azúcar blanca
    • 120 g harina simple
    • 5 g maicena
    • ralladura de 1 limón
    • Almíbar
    • 125 g azúcar blanca
    • 100 g agua
    • 25 g licor almendras
    • Mousse dechocolate
    • 4 g hojas de gelatina
    • 100 g leche entera
    • 185 g chocolate con leche
    • 200 g nata 35 % m.g.
    • Capa exterior
    • 100 g chocolate
    • 20 g mantequilla sin sal
    • 30 g almendras en cubitos
  • Raciones: de 8 a 10

  • Duración: 2,5 h

  • Dificultad:

Elaboración

La harina que utilicé es harina de trigo  a la que se añade una cucharada de maicena para que el resultado sea más esponjoso. Las cantidades son las indicadas en la lista de ingredientes.

No, no lleva levadura. Por eso es muy importante que los huevos se batan muy bien.

Antes de empezar cada parte de la receta pesa y prepara los ingredientes.

El bizcocho genovés es una receta básica de la repostería y ya lo he hecho otras veces, como en la tarta Sara, por ejemplo. Así que esta mona de pascua te puede resultar familiar.

Bizcocho genovés

Unta el molde elegido con spray antiadherente. Yo usé uno de 18 cm de diámetro y 9 de alto.

Enciende el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Bate los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y estén esponjosos. Añade la ralladura de limón.

 

Incorpora la harina y la maicena tamizadas poco a poco y mezcla a mano con cuidado usando una espátula. Realiza movimientos envolventes: tres vueltas a la redonda del bol y tres sacando desde la base.

Vierte la mezcla en el molde elegido y hornea. Yo lo tuve unos 25 minutos de horno. Cuando lo veas dorado, pincha el centro hasta abajo y comprueba que sale limpio. Si no es así dale unos 5 minutos más. Si sale limpio, sácalo del horno y deja en una rejilla. Al cabo de 5 minutos, o máximo 10, desmolda. Coloca boca abajo y deja enfriar por completo.

Es probable que al sacarlo del horno esté alto y con el paso de los minutos baje; es normal. De hecho nos interesa que no tenga barriga. Hasta que no esté frío no lo cortes.

Si quieres, puedes hacer el genovés el día anterior y guardarlo cuando esté frío en papel film para que no se reseque.

Almíbar

Este bizcocho es seco y se recomienda empapar con almíbar. No es una idea que me guste porque prefiero los bizcochos húmedos que no necesiten ese baño, pero este lo necesita. Para compensar ese dulzor del almíbar le añadí licor de almendras.

En un cazo echamos el azúcar, el agua y el licor. Dejamos a fuego medio alto hasta que hierva un poco. Baja la intensidad del calor y deja unos 5 minutos. El azúcar tiene que disolverse por completo, coge un ligero todo dorado y si mojas el pincel y lo pasas por una superficie queda una película marcada. Retiramos y dejamos enfriar para poder usarlo.

Mousse de chocolate

Esta receta en concreto la compartió Jordi Cruz en uno de sus directos de Instagram y me gustó.

Hidrata la gelatina en agua fría.

Calienta la leche y échala sobre el chocolate troceado. Remueve hasta que se derrita.

Escurre y seca la gelatina con papel de cocina. Añádela al chocolate y remueve hasta que se disuelva por completo.

Espera que el chocolate esté entre 30 y 35º C.

Monta la nata, vierte sobre chocolate y mezcla a mano con cariño. Tenemos que lograr que se unifique sin que se baje. Tapa y guarda en la nevera.

Ya tenemos nuestras elaboraciones principales hechas. Deja que todo se enfríe antes de empezar a montar la mona de pascua.

Montaje de la mona de pascua

El bizcocho vamos a ponerlo del revés. Así la base, que siempre es lisa, será nuestra capa superior y si tiene barriga podemos cortarle un poco para que apoye en plano. Por eso recomiendo dejarlo enfriar del revés para que lo abultado se aplane por su propio peso.

Cortamos en bizcocho en dos partes iguales. Yo me ayudo con una lira.

Separa las dos mitades. Coloca lo que va a ser la base encima de donde hayas decidido montarla. Pincela generosamente con el almíbar por toda la superficie.

Cubre con la mousse de chocolate. A mí me gusta usar manga pastelera porque me resulta más fácil repartirla. La capa debe ser generosa.

Coloca la otra mitad del bizcocho y emborracha también.

Cubre ligeramente toda la mona con mousse y mete en la nevera unos 20 minutos.

Cobertura que hice para mi mona de pascua

Derrite el chocolate con la mantequilla y vierte sobre la parte superior de la mona. Puedes alisar la superficie o hacer algún tipo de decoración. Eso lo dejo a tu gusto. Si te gotea, extiende con ayuda de una espátula y cubre con las almendras antes de que se seque.

Guarda tapada en la nevera y a disfrutarla en unas horas.

Decoración

Con un molde hice unos huevos de chocolate que luego pinté con el aerógrafo. Es una opción más laboriosa, pero si quieres, en estas fechas se consiguen huevos de chocolate con los que puedes darle el toque decorativo a tu mona de pascua.

El resultado es un postre clásico que equilibra el dulzor del bizcocho con el relleno que no lleva azúcar. Puedes usar el chocolate que prefieras. Yo opté por uno con leche más al gusto de los comensales.

Tarta de cumpleaños. Vueltas al sol

Vueltas al Sol

Este año me hice una tarta para celebrar mis 49 vueltas al sol, combinando dos sabores muy bien avenidos: el chocolate y la naranja. El conjunto es suave en texturas y muy armónico. El toque crujiente lo da la base y unos adornos con cobertura de chocolate.

Me gusta combinar elaboraciones conocidas e incorporar algo nuevo. En este caso volví a preparar un bizcocho gioconda y una namelaka de chocolate, y como novedad una capa de gelatina montada, a la que se llama falso bizcocho de naranja. La verdad es que no entiendo por qué se llama así porque es más una mousse en apariencia, pero no seré yo quien corrija a nadie.

Los ingredientes los indico en cada elaboración para que sea más fácil y no te pierdas.

  • Ingredientes

    • Namelaka de chocolate
    • Bizcocho gioconda
    • Falso bizcocho de naranja
    • Baño de chocolate
  • Raciones: 8

  • Duración: 3 horas*

  • Dificultad:

Elaboración

Namelaka de chocolate
100 g leche entera
10 g glucosa
2,5 g hojas de gelatina
125 g chocolate 70 %
200 g nata fría

Esta receta la aprendí de Ettore Cioccia.

Comenzamos hidratando la gelatina en agua a temperatura ambiente.

Derretimos el chocolate. A mí me gusta hacerlo al baño maría.

En un cazo echamos la leche y la glucosa. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego. Escurrimos la gelatina y la añadimos. Revolvemos para disolverla.

Añadimos un tercio de la leche sobre el chocolate derretido, mezclamos y vertemos el resto. Batimos hasta que la mezcla sea uniforme.

Cuando esa mezcla alcance los 35º C emulsionamos con la túrmix. Si se enfría más dale unos segundos en el microondas. Debemos emulsionar bien para que luego nos quede cremosa.

Incorporamos la nata fría y seguimos con la túrmix hasta que se mezcle todo bien.

Cubrimos con film transparente a piel y metemos en la nevera al menos 6 horas. Lo ideal es dejarla toda la noche.

Namelaka de chocolate

Bizcocho gioconda
3 huevos L
125 g azúcar glas
125 g harina de almendras
2 claras L
pizca de sal
20 g harina
20 g mantequilla derretida

Para este bizcocho uso un molde bajo de silicona de 40 x 30.

Derretimos la mantequilla y reservamos.

Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Con el robot batimos con el globo los huevos, el azúcar y la harina de almendras hasta que doblen su volumen. Reservamos.

En otro bol montamos las claras con la sal a punto de nieve firme.

Tamizamos la harina sobre la mezcla de huevo. Con una espátula de silicona integramos la harina con movimientos suaves y envolventes.

Añadimos ahora las claras montadas del mismo modo, poniendo especial cuidado en que no se baje lo montado. De igual modo incorporamos la mantequilla derretida.

Te recomiendo que cubras el molde con papel de hornear. Vierte la masa repartiéndola con cuidado.

Se hornea entre 10 y 15 minutos.

Saca, desmolda y deja enfriar. Lo más fácil es ponerle la rejilla encima y darle la vuelta. Así retiras el molde y el papel.

Falso bizcocho de naranja
250 g zumo de naranja natural
12 g azúcar
20 g ralladura de naranja
2 hojas de gelatina
4 g azahar

Empezamos esta elaboración hidratando las hojas de gelatina. 2 hojas son unos 4 g, que no todas son iguales.

Calentamos 80 g de zumo con el azúcar hasta 40º.

Escurre bien la gelatina previamente hidratada y remueve para diluirla bien.

Añade la ralladura, el azahar y el resto del zumo. Remueve y guarda en la nevera para que gelifique.

Con unas varillas bate hasta que triplique su volumen. Reserva en la nevera hasta su uso.

Baño de chocolate
100 g chocolate 70 % cacao
1 cdta. de licor de naranja / ron
ralladura de 1 naranja

Derrite el chocolate, añade el licor y la ralladura.

Coge uno de los discos de bizcocho y pincélalo bien con el baño de chocolate. Reserva hasta que se solidifique.

Con el bizcocho sobrante corta un par de círculos, o la forma que quieras, y cúbrelos también de chocolate.

Tarta de cumpleaños. Vueltas al sol

Montaje de la tarta 49 vueltas al Sol

Una vez que tenemos las tres elaboraciones hechas, cortamos los 2 discos del bizcocho gioconda con el molde de 18 cm en el que vamos a montar la tarta.

El disco bañado será la base de nuestra tarta.

Para lograr un desmoldado lo más limpio posible usaremos acetado cubriendo las paredes del molde.

Colocamos el disco bañado en chocolate con esa capa hacia abajo y con ayuda de una manga pastelera echaremos formando un círculo una capa de namelaka. Asegúrate de rellenar bien el borde.

La siguiente capa será del falso bizcocho de naranja y la haremos también con ayuda de una manga pastelera. La cantidad es justa para hacer las dos capas que necesitamos y quedan de menor grosor que la de chocolate. Te aconsejo que la dividas en dos partes iguales para asegurate de tener suficiente cada vez.

Repetimos el proceso: bizcocho, namelaka y naranja. Dejamos en la nevera unas horas para que se asiente todo y ya podemos desmoldar.

Coloca las piezas de decoración y listo, tienes una tarta para celebrar tus vueltas al Sol, las mías son ya 49.

Notas

*Las 3 horas de duración que indico es de trabajo real. Los tiempos de reposo no están incluidos.

Organízate como quieras, pero mi recomendación es hacerlo en el orden indicado. Siempre puedes hacer las distintas elaboraciones un día y montar la tarta Vueltas al Sol el día siguiente.

Este tipo de postres se pueden adaptar a vasitos. Por un lado no tienes el problema de desmoldar pero por otro trabajar en formatos pequeños a veces es más difícil. Sopesa y decide qué te va mejor.

Los círculos que adornan la tarta está pintados con aerógrafo. Tenía que pintar otra elaboración y aproveché para darles unos toques de dorado.

 

 

tarta sara

Tarta Sara

La tarta Sara es de esos sabores antiguos que nunca defraudan. Un bizcocho simple como el genovés con un relleno de crema de mantequilla, dan como resultado una tarta muy rica.

Me preocupaba que fuera demasiado dulce, y aunque a mi gusto lo es nos la comimos en un abrir y cerrar de ojos. Lo mejor es llegar a las almendras laminadas con ese toque crujiente.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos M
    • 125 g azúcar blanca
    • 120 g harina simple
    • 5 g maicena
    • ralladura de 1 limón
    • Crema de mantequilla
    • 75 g agua
    • 300 g azúcar blanca
    • 350 g mantequilla sin sal
    • 3 yemas de huevo
    • 125 g almendras laminadas
    • Almíbar
    • 120 g azúcar blanca
    • 160 g agua
    • 2 cucharaditas de licor
  • Raciones: 8 -12 raciones

  • Duración: 2,5 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Notas previas

La harina que utilicé es harina de trigo  a la que añadí una cucharada de maicena para que el resultado sea más esponjoso.

El bizcocho puedes hacerlo en tres moldes, en planchas, o en un solo molde y luego cortar. El genovés es un bizcocho seco y para mí la mejor opción es hacer una sola pieza y con ayuda de la lira o un cuchillo de sierra, sacar los tres bizcochos para nuestra tarta Sara.

Antes de empezar cada parte de la receta pesa y prepara los ingredientes. Todo debe estar a temperatura ambiente.

Bizcocho genovés

Unta el molde elegido con spray antiadherente. Yo usé uno de 18 cm de diámetro y 9 de alto.

Enciende el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Bate los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y estén esponjosos. Añade la ralladura de limón.

Incorpora la harina tamizada y mezcla con cuidado usando una espátula. Realiza movimientos envolventes: tres vueltas a la redonda del bol y tres sacando desde la base.

Vierte la mezcla en el molde elegido y hornea. En mi caso, como era un solo molde, tuve que darle unos 25 minutos de horno. Cuando lo veas dorado, pincha el centro hasta abajo y comprueba que sale limpio. Si no es así dale unos 5 minutos más. Si sale limpio, sácalo del horno y deja en una rejilla. Al cabo de 5 minutos, o máximo 10, desmolda. Coloca boca abajo y deja enfriar por completo. Hasta que no esté frío no lo cortes.

Es probable que al sacarlo del horno esté alto y con el paso de los minutos baje; es normal. De hecho nos interesa que no tenga barriga.

Si quieres, puedes hacer el genovés el día anterior y guardarlo cuando esté frío en papel film para que no se reseque.

tarta sara

Almendras

Antes de apagar el horno, aprovecha para tostar las almedras laminadas. Extiéndelas en la bandeja del horno y muévelas de vez en cuando. Normalmente tardan menos de 10 minutos así que no te despistes y en cuanto las veas doradas, sácalas. Reserva y deja que se enfríen.

Crema francesa de mantequilla

Esta crema tiene dos momentos críticos. Sigue las instrucciones con detalle y si quieres puedes ver en este vídeo la elaboración de la crema por Ettore Cioccia. Ojo, que la hace con café y chocolate que no es nuestro caso, pero el proceso es el mismo.

Necesitamos la mantequilla a temperatura ambiente pero no muy blanda y cortada en dados.

En un cazo ponemos el azúcar con el agua hasta que alcance 120º C. Mientras tanto vamos batiendo las yemas a velocidad media. Deberán estar cremosas para cuando tengamos el almíbar que estamos preparando.

Atención aquí. El almíbar debe caer por la pared del bol donde estaremos batiendo las yemas y no caer directamente en ellas. Ve poco a poco en un hilo fino hasta añadirlo todo. Seguiremos batiendo hasta que el bol esté frío. No tengas prisa.

La mantequilla debe estar a temperatura ambiente, pero si se reblandece mucho, métela 10 minutos en la nevera antes de añadirla.

Una vez que el bol esté frío, vamos a añadir unos pocos cubos de mantequilla a la vez sin dejar de batir a velocidad baja.

Cuando la hayamos añadido toda tenemos nuestra crema francesa de mantequilla lista. Guarda en la nevera y sácala 15 minutos antes de montar la tarta.

Almíbar

En un cazo echa el agua y el azúcar, el licor es opcional. Usé uno de almendras. Pon al fuego y deja que hierva durante unos 5 minutos. Espera que se enfríe antes de usarlo.

Montaje de la tarta Sara

Como en todas las tartas, marca los bizcochos con un palillo para tener la referencia de cómo montarlos como se muestra en la foto.

bizcocho genovés

Coloca el primer bizcocho que será el superior del revés, es decir, con la parte superior en la base. Pincela con almíbar generosamente porque el bizcocho es seco y necesita de ese almíbar.

Echa una capa de crema. Yo me ayudo de una manga pastelera porque así puedo hacer las capas de relleno del mismo grosor fácilmente. Dibuja una espiral, unifica con una espátula y coloca el siguiente piso de bizcocho. Repite la operación del pincelado con almíbar y la manga.

Finalmente coloca lo que era la base del bizcocho como parte superior. Cubre con una ligera capa de crema toda la superficie y guarda en la nevera 10 minutos.

Echa una capa más generosa de crema, alisa un poco y empieza a echar las almendras poco a poco por los laterales. Cubre la parte superior y decora con crema como te apetezca. Yo usé la boquilla 6 B de Wilton para decorarla.

Conserva la tarta Sara en la nevera, pero te consejo consumirla 10 minutos después de sacarla para que la crema se suavice un poco. Lo mejor al servirla es echar más almendras. ¡Que la disfrutes!

tarta Sara

 

Manzana Sunset de chocolate y relleno de orange curd sin huevo

Manzana Sunset

Esta Manzana Sunset surge por pura inspiración. Es una maravilla tener algo en la cabeza y lanzarte a realizarlo. Sé que no es una mezcla nueva, pero para mí el valor está en idearlo de principio a fin con las cuatro cosas que sé y que el resultado sea algo de lo que sentirme orgullosa y mostrarlo.

Por un lado tenía una nueva crema de naranja que hice siguiendo la lemond curd que tanto gusta. Además quería usar el aerógrafo para pintar chocolate y tenía pendiente volver a usar el molde de manzana. Así que uniendo todo eso he hecho este postre que además está muy rico.

El nombre surgió al ver el corte. Sigue leyendo y lo verás.

Como otras veces, la propuesta se puede adaptar a moldes más sencillos. Cuéntame lo que se te ocurra hacer o consúltame tu idea y le damos una vuelta.

 

 

Elaboración

En la elaboración de este postre he usado tres recetas que ya están publicadas en el blog. Así que en ingredientes te dejo los enlaces directos a las mismas para que puedas leer con detalle el proceso. De todas formas aquí abajo te indico los ingredientes y el proceso muy resumido.

Orange curd o crema de naranja sin huevo

Esta crema de naranja la he hecho con la intención de usarla para el relleno de la manzana Sunset. Necesitaba que tuviera cierta consistencia.

Ingredientes:

    • 165 g zumo de naranja
    • 110 g mantequilla
    • 110 g azúcar blanca
    • 80 g agua
    • 25 g maicena
    • 2 cdtas. ralladura naranja
    • 2,6 g hojas gelatina

 

Proceso resumido:

En un cazo echa el zumo de naranja y la mantequilla. Añade azúcar, ralladura, maicena, gelatina y que espese.

Para hacer las semiesferas del relleno de la Manzana Sunset, he usado dos huecos de un molde de silicona de 7 cm de diámetro. Una vez que se enfrió lo metí en la nevera para que terminara de cuajar bien y poder desmoldarlo sin problema.

Cuando se enfríe puedes guardar la crema en la nevera.

Manzana

La receta del bizcocho es la del bundt de chocolate que tengo publicada y este es el enlace, donde tienes el proceso detallado. Las cantidades para hacer este molde de 8 a 10 raciones son las siguientes:

    • 80 g agua
    • 30 g cacao en polvo
    • 122 g mantequilla sin sal
    • 180 g azúcar
    • 2 huevos M
    • 180 g harina de trigo
    • 8 g bicarbonato
    • 120 g buttermilk
    • 12 g pasta de vainilla
    • 55 g naranja confitada

 

El proceso resumido:

    1. Unta molde.
    2. Tamiza harina con bicarbonato y sal.
    3. Hierve agua y mezcla con el cacao.
    4. Enciente horno a 180º.
    5. Bate la mantequilla hasta blanquear con el azúcar.
    6. Añade los huevos 1 a 1.
    7. Echa harina, buttermilk, harina, buttermilk y harina.
    8. Vierte el cacao, la vainilla y los cubos de naranja confitada.
    9. Hornea a 180º 40 minutos, aproximados.
Crema de cobertura

La cobertura exterior será una buttercream de cacao. Es la que usé para la tarta de huesos.

La cantidad necesaria para este molde:

    • 80 g mantequilla a temperatura ambiente
    • 80 g azúcar glas
    • 15 g cacao en polvo
    • 1/2 cdta. de vainilla
    • 10 g leche

 

El proceso resumido:

    1. Bate la mantequilla unos 5 minutos, bien con tu robot de cocina o con batidora de mano con las varillas.
    2. Añade el azúcar tamizado y sigue batiendo.
    3. Añade el cacao tamizado.
    4. Vierte la leche y la vainilla. Mezcla y listo.
Montaje de la Manzana Sunset

Los bizcochos tenían un poco de barriga y con un cuchilo de sierra le quité lo que sobraba.

Los huecos en el bizcocho se hacen con una puntilla. Haz un corte en forma de cruz en el centro y luego mete la puntilla inclinada al centro para sacar los triángulos que se forman. Con ayuda de una cuchara pequeña redondea el hueco.

Saca la semiesfera de orange curd sin huevo. Tócala primero para ver que está cuajada. Las semiesferas se desmoldan con facilidad en un molde de silicona y si te sobresalen al ponerla en el bizcocho puedes cortar ese poquito.

Echa un poco de crema para que las dos piezas peguen y monta cuidando que encajen bien.

Proceso bundt de chocolate y orange curd sin huevo

 

La cobertura de la manzana la he hecho delgada y con ayuda de una espátula pequeña la he ido repartiendo por toda la superficie. Si ves que se reblandece, mete la pieza en la nevera unos 10 minutos. Con la misma espátula le fui dando pinceladas impresionistas en vertical.

Acabado con aerógrafo de la Manzana Sunset

Finalmente, con ayuda de un aerógrafo y con pintura comestible apta para chocolate cubre la superficie. Le di una capa roja y un sutil salpicado en dorado. Con algunas capas más el color hubiera quedado más intenso pero no quería ese rojo.

Para conservarla recomiendo que esté en la nevera por la mantequilla exterior principalmente y tapada para que no se seque. Antes de su consumo déjala 15 minutos a temperatura ambiente.

Manzana Sunset

No tenía claro el nombre, porque lo de manzana de chocolate rellena de crema de naranja sin huevo, sí es descriptivo, pero aburrido. Así que cuando corté la pieza mi imaginación vio una puesta de sol. ¿La ves tú?

 

Corte bundt de chocolate orange curd sin huevo

Sea como sea, solo he de decir que el bizcocho de chocolate con el corazón de naranja está equilibrado en sabores y dulzor. No basta con que dos sabores vayan bien, sino en encontrar que vayan en armonía.

Truco

Para no estar dando vueltas en el momento de colocar las piezas una encima de otra, se coloca un palillo en ambas partes en el lugar que deben encajar.

tarta de café

Tarta de café y nueces

Cuando pensé en la tarta de mi cumpleaños de este año lo tuve claro: tarta de café y nueces. Barajé varias opciones entre bizcochos y cremas y finalmente ambas llevan café.

Lo más difícil del proceso es elegir la combinación de sabores y texturas para lograr el equilibrio de dulzor, sabor y palatabilidad. Esta combinación es creación propia y espero que si te animas a prepararla, sea de tu agrado.

 

  • Ingredientes

    • Para el bizcocho
    • 4 huevos L
    • 245 g azúcar blanco
    • 230 g aceite de girasol
    • 230 g leche entera
    • 360 g harina de trigo
    • 14 g levadura química
    • 20 g pasta de café
    • 1/2 cdta. sal
    • 40 g nueces
    • Para el relleno
    • 300 g nata 35% mg
    • 150 g mascarpone
    • 90 g azúcar glas
    • 10 g pasta de café
    • Para la cobertura
    • 100 g claras
    • 200 g azúcar blanca
    • 300 g mantequilla sin sal
  • Raciones: 12

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Bizcocho para la tarta de café

Engrasa los moldes con mantequilla y espolvorea harina sacudiendo el exceso, o usa espray. Pesa y prepara todos los ingredientes a temperatura ambiente.

Enciende el horno a 180ºC calor arriba y abajo.

Comenzamos batiendo los huevos a velocidad media hasta que estén espumosos. Son unos 5 minutos de batido aproximados. Añade el azúcar poco a poco y bate un minuto más.

Baja la velocidad al mínimo y añade en un hilo el aceite. Haz lo mismo con la leche y añade la pasta concentrada de café.

A continuación incorpora la mezcla de harina y polvos de hornear tamizada, las nueces molidas y la sal. Bate a velocidad baja hasta que se integre todo. Nos llevará apenas dos minutos.

Vierte la masa en los moldes engrasados, intentando repartirla bien. Mételos en el horno, posición dos (centrada) desde abajo con calor arriba y abajo. Según hayas usado dos, tres o cuatro moldes, el tiempo varía. En mi caso, con dos moldes de 18 cm fueron necesarios 40 minutos.

Recuerda no abrir nunca el horno antes de que haya pasado al menos la mitad del tiempo previsto. Para comprobar que están hechos, pincha con un palillo o una brocheta cada bizcocho. Debe salir limpio.

Sácalos del horno, deja que reposen 10 minutos. Pasado ese tiempo, desmolda y deja que se enfríen por completo en una rejilla.

Crema del relleno de café

Esta crema prefiero prepararla usando la batidora de mano con las varillas.

Es fundamental que tanto la nata como el queso estén muy fríos y el azúcar glas tamizado.

En un bol batimos el queso a velocidad alta hasta que deje de estar apelmazado. Añadimos la nata y batimos hasta que empiece a montarse, momento en el que incorporamos el azúcar tamizada y batimos un minuto suave con cuidado de no terminar cubiertos de azúcar. Añade la crema de café y termina de batir la crema sin excederte.

Una vez lista, la tapamos y a la nevera.

Buttercream de merengue suizo

Esta es la crema más suave que me he encontrado hasta la fecha. La única pega que puedo ponerle es el dulzor, pero bien combinada es una delicia al paladar. Trabajar con ella también es muy agradecido.

Aprendí a hacerla con este video de Quiero Cupcakes! Te recomiendo que le eches un vistazo para ver todo el proceso. Lleva tiempo de batido, así que aquí un robot de cocina es una gran ayuda.

Comenzamos poniendo las claras y el azúcar al baño maría. Remueve continuamente hasta que el azúcar se haya disuelto. Puedes comprobarlo tocando la mezcla o si usas un termómetro cuando alcance los 63ºC. Retira del fuego y cuela al pasarla al bol de la batidora.

Con el globo bate unos 5 minutos a velocidad media, sube a media alta durante 10 minutos más hasta lograr un merengue de picos firmes y brillantes.

merengue BCMS

Cambia el globo por la pala K  para empezar a añadir la mantequilla cortada en cubitos.

Yo la puse a temperatura ambiente. La corto cuando está fría y la dejo fuera mientras hago todo el proceso hasta aquí. Comienza a echar poco a poco. Una vez que esté toda incorporada llega lo que yo llamo momento pánico, porque la mezcla pierde consistencia y parece cortada, pero conserva la calma que remonta.

Bate dos o tres minutos a velocidad media y tendrás una crema de mantequilla de merengue suizo (buttercream de merengue suizo, que también suele aparecer abreviado BCMS).

Montaje de la tarta de café y nueces

De los dos bizcochos, recorté las barrigas y con ayuda de una lira saqué dos discos de cada. Con ayuda de una manga pastelera hice un borde de BCMS. Luego rellené con la crema de café. Repite el proceso con todos los pisos. Es importante que tanto el primero que colocas como el último sean las bases, así que aseguras que sean lo más perfecto posibles.

Comprueba cada vez que coloques un piso que la tarta se mantiene lo más alineada que puedas.

Cuando hayas puesto el último disco mete en la nevera unos 20 minutos para que se afiance.

A partir de ahora nos queda la decoración de la tarta. Puedes dejarla tal cual, lo que se llama 'naked', cubrirla con la BCMS totalmente y luego decorarla al gusto, o teñir con colorante en gel.

En mi caso, como los Reyes Magos me regalaron un aerógrafo y estaba como loca por probarlo, me lancé a ello. No será mi mejor decoración, pero para ser la primera estoy satisfecha. Otras vendrán que la mejoren.

Corte de la tarta de café y nueces

Notas

Si quieres más presencia de las nueces puedes incorporarlas en trocitos en lugar de molidas.