Archivo

Tarta de zanahoria

Mi tarta favorita

La tarta de zanahoria o carrot cake está siempre en lo alto de mis favoritas. Da igual la presentación siempre que sea jugosa, esté bien especiada y lleve al azúcar justo. Adoro la combinación del bizcocho con la crema.

Esta vez la he preparado en su forma más simple para que cualquiera con un poco de mano pueda hacerla.

  • Ingredientes

    • 225 g zanahoria rallada
    • 2 huevos L
    • 125 g azúcar morena
    • 150 g aceite suave
    • 325 g harina
    • 8,5 g impulsor
    • 10 g bicarbonato
    • 3 g canela en polvo
    • 0,5 g clavo molido
    • 6,5 g sal
  • Raciones: 10 - 12

  • Duración: 1,5 h

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer esta tarta de zanahoria necesitas un molde desmoldable de 18 cm de diámetro y al menos 7 de alto.

Ralla las zanahorias y las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

Unta el molde con spray antiadherente o mantequilla y harina, sacudiendo el exceso de harina. Lo que prefieras.

Por una parte tamiza la harina y añade bicarbonato, canela, clavo e impulsor. Reservamos.

Calienta el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Bate los huevos con el azúcar a velocidad media hasta que estén espumosos y hayan blanqueado. Añade entonces el aceite y bate hasta que se integre.

A continuación incorpora la mezcla de harina, luego la sal y la pizca de vainilla. Bate lo justo para hacer una masa homogénea. Por último añade la zanahoria que se mezcla a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Vierte en el molde y hornea durante 30 minutos, aproximadamente. Para comprobar que está hecho pincha en el centro introduciendo hasta 3/4 partes del palillo y si sale limpio puedes sacarlo del horno.

Déjalo 10 minutos y desmolda. Espera que se enfríe antes de decorarlo.

Crema de queso

Para hacer la crema bate la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glas. Cuando la masa sea cremosa y uniforme añade el queso. Mezcla bien, mete en la manga poniendo la boquilla antes de echar la crema y guarda en frío hasta que vayas a usarla.

Una vez que el bizcocho esté frío puedes decorarlo con la crema de queso, bien con la manga o con un cuchillo de forma más rústica. Mi tarta favorita está lista para comer.

 

Cookies

Deliciosas cookies

Como fan de las galletas estas cookies no podían faltar en mi recetario. Hace mucho que las hago pero no las había compartido. Sí tengo publicadas las cookies de chocolate por si quieres que el capricho sea doble de chocolate.

  • Ingredientes

    • 240 g harina simple
    • 2 g impulsor
    • 2 g bicarbonato
    • 1/4 cdta. canela*
    • 115 g mantequilla sin sal
    • 80 g azúcar blanco
    • 80 g azúcar moreno o panela
    • 1 huevo L
    • 100 g pepitas de chocolate
    • 1 cdta. de extracto de vainilla*
    • *opcionales

  • Raciones: 21

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Esta vez he preparado estas cookies a mano, sin usar más que un bol y una espátula de silicona. Una pesa y la placa del horno con un tapete de silicona o un papel de horno y ya está. Muy simple.

Como siempre, haremos una mise en place, pesando y preparando todos los ingredientes que necesitamos. El uso de dos tipos de azúcar es por el sabor y la humedad que aporta el azúcar moreno o la panela en mi caso. Me gusta mucho el toque acaramelado que da.

Tamiza la harina con el impulsor y el bicarbonato. El uso de la canela o la esencia de vainilla es opcional y si decides añadir alguna, es el momento.

La mantequilla necesita al menos media hora fuera de la nevera para que sea más fácil de trabajar. Una vez que esté más blanda vamos a trabajarla un poco en el bol para que vuelva cremosa.

Añadimos el azúcar y mezclamos hasta tener una pasta uniforme.

Incorporamos el huevo y la sal.

Echamos ahora la mezcla de ingredientes secos y mezclamos hasta lograr una masa. Añade las pepitas de chocolate y sigue mezclando hasta repartirlas.

Tapa el bol y guárdalo media hora en la nevera. Así conseguimos que la masa sea menos pegajosa.

Prepara una bandeja del horno con papel sulfurizado o un tapete de silicona sin tienes.

Saca la masa y haz bolas de unos 25 gramos. Yo las peso porque a ojo no logro hacerlas iguales, pero si tienes esa habilidad, perfecto.

Aplasta la bola con la palma de la mano hasta que la galleta sea de medio centímetro de alto y deja espacio entre ellas de unos tres dedos.

El horno debe estar caliente a 180º C, calor arriba y abajo, cuando metamos las bandejas con las cookies. Usa las posiciones más centradas del horno y si es necesario intercambia las bandejas de altura.

Verás que el borde de las cookies empieza a dorarse ligeramente pero están blandas. Ya están hechas, no hace falta más tiempo. Cuando se enfrían endurecen, créeme.

Déjalas unos 10 minutos en la bandeja ya fuera del horno y verás que entonces ya puedes cogerlas con una pala sin que se deformen. Pásalas a una rejilla y que se enfríen por completo. Yo las guardo en una lata y, si no se acaban antes, me duran varios días sin perder esa textura tan característica.

Cookie mordida

Estas cookies son muy fáciles de preparar y ya ves que no hace falta nada que no se use casi en cualquier cocina.

Si te animas a hacerlas, cuéntame qué tal.

 

 

Bollo gomero

Bollo gomero

El bollo gomero es un pan dulce muy aromático que se puede comer solo porque está delicioso así.

Las elaboraciones previas aportan mucho sabor y son muy sencillas. Lo más complicado como siempre, las esperas y dejar a la masa que fermente. Para hacer el corte no tengas miedo y hazlo profundo, verás cómo lo agradece.

 

  • Ingredientes

    • Infusión
    • 250 g leche
    • 1 cda. anís grano
    • ½ palo de canela
    • ralladura de ½ limón
    • Prefermento
    • 40 g agua
    • 65 harina fuerza
    • 0,2 g levadura fresca
    • Masa
    • 125 - 165 leche infusionada
    • Todo el prefermento
    • 50 g huevo*
    • 90 g azúcar blanco
    • 7 g sal
    • 200 g harina fuerza
    • 200 g harina simple
    • 7 g levadura fresca
    • 45 g mantequilla ss
    • 1 cda. anís grano
    • ralladura de ½ limón
    • pincela con huevo*
  • Raciones: 8

  • Duración: 5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

En la lista de ingredientes verás que hay huevo en la masa y para pincelar. Con un huevo tamaño L tienes para las dos cosas.

Para hacer estos bollos gomeros plenos de aromas necesitamos hacer dos cosas la noche anterior.

Por un lado, una infusión. En un cazo echa la leche con los aromas. Cuando la leche rompa a hervir, retira y deja tapada hasta el día siguiente.

Por otro lado, un prefermento. En un táper mezcla el agua con la levadura y luego la harina. Forma una bola y deja tapada a temperatura ambiente. Ideal 25º C. Si hace mucho calor, puedes usar agua fría para ralentizar el proceso.

Al día siguiente cuela la leche, reserva el anís y el limón. Tira la canela.

Hice el amasado a máquina. Eché primero una parte de la leche colada, huevo, azúcar, sal, prefermento, harina y levadura.

Como solo se echa una parte de la leche, la mezcla será arenosa y pedirá más líquido. Añade más leche poco a poco para no pasarte. Una vez que sea una bola no sigas o se te complicará el formado si queda pegajosa. Deja que repose 10 minutos.

Incorpora la mantequilla a temperatura ambiente, el anís en grano y el limón. Amasa hasta que se integre todo.

Fermentación del bollo gomero

Deja que la masa fermente tapada en un bol untado con aceite durante una hora y media o hasta que doble.

Pasa a la mesa de trabajo, desgasifica y divide en piezas. Yo las hice de 105 g y me salieron 8 unidades.

Bolea suave. Deja que reposen 10 minutos y forma dando tensión en el segundo boleado.

Coloca las piezas en la bandeja del horno, pero ojo porque crecen bastante. No pondría más de 5 unidades.

Como mínimo deben doblar. Pincela con huevo y haz un corte profundo de unos 2 cm en el centro justo antes de meter en el horno.

Horneado

Hornea a 190º C,con vapor durante 5 minutos y calor solo abajo.

Luego a 200, calor arriba y abajo, unos 12 minutos.

A partir de ese momento si les falta color deja solo calor arriba y vigila porque van muy rápido.

Deja que se enfríen en una rejilla y, ¡a disfrutar!

Medias noches panecillos hecho en casa pan casero

Medias noches

Los panecillos como estas medias noches se comen a pares; uno mientras decides con qué lo rellenas y otro ya hecho.

Tienden a ser dulces y a mí me chiflan con chocolate, pero también quedan ricas con salado.

Estas medias noches se hacen en apenas 4 horas y puedes optar por hacer panecillos redondos o formarlos como cruasanes. Hice 8 medias noches redondas de 100 g, que es bastante, y 6 de 40 g en forma de cruasán.

  • Ingredientes

    • 500 g harina de fuerza
    • 150 g huevos para la masa
    • 120 g azúcar
    • 150 g papas hervidas
    • 110 g aceite girasol o de oliva suave
    • 5 g sal
    • 14 g levadura fresca
    • huevo pincelar
  • Raciones: 14 a 30

  • Duración: 5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer estas medias noches he amasado en panificadora. Puedes hacerlo en un robot de cocina o amasar a mano. Alterna amasados con reposos y así costará menos.

Echamos huevos, papas cocidas que ya no estén calientes (o puré de papas), sal, azúcar, harina, desmenuza la levadura y por último el aceite.

  1. Deja que se mezcle todo. Reposo de 10 minutos.
  2. Amasado 10 minutos. Reposo de 10 minutos.
  3. Amasado 10 minutos. Reposo de 10 minutos.
  4. Y un último amasado de 10 minutos.

Bolea la masa y pásala a un bol ligeramente engrasado. Tapa y deja que fermente hasta que doble. 1 hora y media a 26º, aproximado.

Desgasifica, corta una pieza de 250 g, espolvorea harina sobre el espacio de trabajo y extiende la masa con un rodillo formando un rectángulo, 25 x 20 cm. No es fácil pero con un poco de paciencia y maña con el rodillo se logra. Si tienes que volver a bolear deja que la masa repose al menos 10 minutos.

Corta triángulos, 6 cm de base, y enrolla empezando por la parte ancha. Coloca las piezas sobre una bandeja y pincela con huevo. Yo me quedé un poco corta y le añadí un poco de leche.

Repite con el resto de la masa y recuerda que siempre puedes formarlos haciendo primero un atillo o una gyoza y luego boleando.

Deberán doblar de tamaño. Vuelve a pincelar antes de meter en el horno.

Horno a 165º entre 20 y 30 minutos hasta que estén dorados.

Deja enfriar sobre una rejilla.

Nota:
  • Se puede hacer un prefermento la noche anterior.  Mezcla 100 g harina de fuerza, 60 de agua y 0,1 de levadura fresca. 10 horas antes a unos 26 grados.
  • El prefermento se incorpora junto a la harina. Si la masa está muy pegajosa añádele una cucharada de harina.
  • Yo hice puré papas con 120 g de agua y 30 g de copos. Es una forma rápida de solucionarlo.
Bizcocho plano almendras

Bizcocho plano de almendras

Hay una serie de recetas que deberíamos tener siempre presentes por su versatilidad y este bizcocho plano de almendras es una de ellas.

Las diferencias entre un genovés, un plancha básico, un gioconda y este, son pequeñas y sus resultados similares pero tienen algunos matices que hacen que gusten unos más que otros. Lo mejor es conocerlos, probarlos y saber qué elaborar.

Esta receta es una adaptación de uno hecho con nueces que aún no he preparado, pero necesitaba que llevara almendras y no fuera muy dulce.

Te cuento cómo se hace, que es muy fácil, y luego en qué lo usé.

  • Ingredientes

    • 18 g harina de trigo simple
    • 4,5 g almidón de maíz
    • 0,5 g impulsor
    • 7,5 g mantequilla
    • 1 huevo L
    • 25 g azúcar blanco
    • 13 g harina almendra
  • Raciones: 8

  • Duración: 30 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Tamiza harina, almidón e impulsor (el impulsor es lo que llaman algunos levadura química, polvos de hornear o levadura royal). Reserva.

Derrite la mantequilla al microondas. Poco tiempo y baja la potencia para que no acabes limpiando todo el microondas. Reserva.

Bate el huevo con el azúcar a velocidad media hasta que doble volumen.

Echa parte de lo tamizado sobre el huevo y mezcla a mano con movimientos envolventes. Añade el resto y la harina de almendras.

Yo hice los círculos directamente pero puedes hacer la plancha con papel de horno controlando el grosor. Prepara las bases de los aros con aluminio y engrásalos para que sea más fácil desmoldar.

Horno a 165º C con calor arriba y abajo. 15 minutos o hasta que se dore. Desmolda y deja que se enfríe sobre una rejilla.

Con las cantidades indicadas podrás hacer entre 6 y 9 piezas en moldes individuales. Si haces una plancha y luego cortar es posible que tengas que unir dos piezas para hacer una.

En cualquier caso debes estar atento al grosor que necesites y más aún porque la cantidad indicada es poca y en la plancha, a menos que adaptes con papel de horno o aluminio improvisando un molde, te puede quedar excesivamente delgada.

¿En qué usé este bizcocho plano de almendras?

Quería hacer unas semiesferas heladas como las del año pasado, así que pensé en probar este bizcocho en ellas. Y ahí está, como base de estas semiesferas heladas de turrón y nata. La combinación es un clásico que no podía dejar pasar.

Helado

Los helados están elaborados según la web de haztuhelado.com. Esta vez hice turrón y nata. Siempre que puedo hago las versiones poco dulceras (POD 15 %). Para el helado de turrón compro tabletas en navidades y las guardo porque no suelo encontrar nada parecido. Es importante que te fijes en el porcentaje de almendra. Otra opción es hacer helado con almendra marcona.

(Reconozco que estos helados no están al alcance de cualquiera por la dificultad de conseguir los ingredientes y tener una heladera con compresor. Pero bueno, es una opción estupenda para hacer tus propios helados equilibrados sin el medio litro de nata como base).

Una vez que manteques un sabor, rellena 3 semiesferas de 7 cm de base de un molde de siliciona. Lo mismo con el otro sabor.

Deja que endurezcan, desmolda y corta a mitad. Combina las mitades y mete en el congelador colocando la base de bizcocho para que se pegue.

Cobertura de chocolate

Antes de empezar hay que tener preparado todo lo que puedas necesitar. Pincho, servilletas (porque te vas a pringar) y espacio de fácil acceso en el congelador. Saca solo una y prueba, así verás si te falta algo más.

He probado a bañar cubriendo y a sumergirlas. Este último me da mejor resultado.

Solo necesitas 200 g chocolate negro, 30 g manteca de cacao y 30 g de almendras (opcional pero recomendable)

Se derrite todo al baño maría. Añade las almendras. Cuando tenga una temperatura de 35º saca la semiesfera, pincha con una brocheta por la base y mete en el chocolate. Saca y dale la vuelta para que no haga picos. Guarda de inmediato en el congelador.

Sin duda da más trabajo que servir dos bolas de helado, pero la satisfacción de presentar algo más elaborado a mí me compensa. Espero que lo disfrutes.

 

 

 

cocadas

Cocadas

La simpleza de las cocadas es un peligro porque son adictivas. Es una elaboración rápida que a los amantes del coco les va a encantar. Solo tres ingredientes y apenas 20 minutos para conseguir un dulce clásico.

Suelo huir de una receta cuando leo lo de fácil y rápido, pero en las cocadas, no hay más que hacer ni más ingredientes necesarios.

  • Ingredientes

    • 75 g claras
    • 75 g azúcar blanco
    • 150 g coco rallado
  • Raciones: 26

  • Duración: 20 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

En un cazo echamos las claras y el azúcar.

A fuego directo con intensidad media baja (4 de 9) remueve con una lengua hasta que se disuelva el azúcar. Debes tener mucho cuidado para que no se cuajen las claras. Siempre puedes retirar del fuego, remover y volver a poner hasta asegurarte que no quedan granitos de azúcar.

Echa el coco en un bol que te permita mezclar cómodamente. Añade las claras al coco y mezcla hasta que sea uniforme. Si está húmedo o muy suelto añade un poco más de coco.

Con una cuchara coge una porción de masa y haz una bolita, aunque las cocadas las conozco con la base plana y cierto aspecto rústico. Coloca sobre papel de horno. Apenas se expanden si la humedad es la correcta, pero deja espacio entre ellas para que el calor circule.

Se hornean a 180º C con calor arriba y abajo durante unos 10 minutos, pero dependerá del tamaño. Fíjate en el color dorado que deben tener por fuera.

cocadas

Nota

Lo importante es la proporción de los ingredientes. Fíjate que es la misma cantidad de azúcar que de claras y el doble de coco. Así que teniendo eso en cuenta puedes adaptar la receta a tu necesidad fácilmente.

Galletas de mantequilla

Galletas de mantequilla

Hay elaboraciones básicas que conviene tener a mano porque te sacan de una merienda inesperada o te dan un capricho. Estas galletas básicas de mantequilla son fáciles, incluso si no tienes un cortapastas o un rodillo.

Como rodillo se me ocurre usar una botella. En lugar del cortapastas puedes usar un vaso o directamente cortar con un cuchillo la masa en piezas del mismo tamaño.

Lee bien la receta antes de meterte a elaborarla para asegurarte que lo tienes todo.

  • Ingredientes

    • 250 g mantequilla sin sal
    • 150 a 200 g azúcar glas
    • 1 huevo L
    • 5 ml esencia de vainilla (opcional)
    • 500 g harina simple
    • pizca de sal
  • Raciones: 50

  • Duración: 45 minutos más el reposo

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer estas galletas básicas de mantequilla necesitarás poca cosa. Prepara todo antes de empezar y pesa los ingredientes. Si la harina o el azúcar están apelmazadas, tamiza antes de incorporar.

En el bol del robot con la pala o en uno apto para la batidora de mano con la varilla, echamos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar glas. Batimos hasta blanquear la mezcla. Verás cómo se vuelve más blanca la mantequilla y queda cremosa. Se puede hacer a mano, nos costará un poco más.

Añade el huevo a temperatura ambiente. (Recuerda que lo ideal es cascarlo y verterlo en un vaso previamente). Bate a velocidad suave hasta que se integre.

Echa la esencia de vainilla ahora si vas a añadirla.

Añade la sal.

Incorpora la harina de tres veces hasta que se haga una masa homogénea. No batas más.

Haz una bola con las manos y envuélvela en film. Guarda en la nevera 1 hora.

Pasado ese tiempo, coge la mitad de la bola y estira con el rodillo entre dos papeles de horno o papel film. Debe quedar con 0,5 mm de grosor. Repite el proceso con la otra mitad. Así conseguimos que no se caliente la masa.

Usé un cortapastas en forma de flor de 6 cm de diámetro y salieron 50 galletas.

Coloca las galletas sobre la bandeja del horno cubierta con papel de horno o silpat. Se hornean a 200º C durante 10 minutos. Deben quedar blanquitas, solo se doran ligeramente los bordes.

Saca y deja que se enfríen antes de manipularlas. Estas galletas de mantequilla se conservan varios días perfectas en una lata o recipiente hermético.

Si te animas a hacerlas cuéntame cómo te fue. Las hice hace tiempo con decoración para Halloween. Son muy versátiles, así que aquí las tienes básicas. La imaginación va de tu parte.

Caja de galletas básicas de mantequilla

Tartaleta de naranja con chocolate

Tartaleta de naranja con chocolate

Esta Tartaleta de naranja con chocolate surge como respuesta a una colaboración en un calendario de adviento con recetas para Navidad.

Para mí la Navidad es familia y tengo la fortuna de poder disfrutar de ella en las fechas señaladas. Llevo muchos años haciendo el postre de nochebuena así que tenía claro que mi aportación para el calendario de adviento sería dulce. Me propuse no seguir una receta completa, así que siguiendo lo aprendido y recopilando información me puse manos a la obra.

Elegí un sabor principal, la naranja, un acompañante ideal como el chocolate y varias texturas.

En total tenemos 4 elaboraciones para esta Tartaleta de naranja con chocolate

    • mousse de naranja
    • mousse de chocolate con leche
    • geleé de naranja
    • sablée de cacao y barquillo

 

La organización es importante, así que atención a los tiempos. Como siempre recomiendo lee la receta completa para que sepas qué vas a necesitar. Primero te daré los ingredientes y elaboraciones. Después te contaré cómo montarla.

  • Elaboraciones

    • mousse de naranja
    • mousse de chocolate con leche
    • geleé de naranja
    • sablée de cacao y barquillo
  • Raciones: 6

  • Dificultad:

Elaboración

Ingredientes mousse de naranja
60 g claras de huevo

80 g azúcar blanco

75 g zumo de naranja

100 g nata 35 % mg fría

Ralladura de 1 naranja

4 g gelatina en polvo

Prepara los aros sobre una bandeja plana que puedas meter en el congelador. Esto es lo más difícil de todo: tener sitio en el congelador. Para que desmoldarlos sea fácil te recomiendo usar acetato o papel de horno en su defecto, controlando que no se arrugue.

Exprime las naranjas y cuela el zumo. Separa 20 g y vierte la gelatina en polvo para que se hidrate. Reserva.

Monta las claras y cuando ya estén montadas comienza a echar poco a poco el azúcar. Es importante que sea así para que mantenga la estructura.

Calienta unos segundos en el microondas la gelatina hidratada en el zumo para que se disuelva. Mezcla con el resto del zumo.

Añade el zumo al merengue, poco a poco con movimientos envolventes.

Monta ligeramente la nata y mézclala también del mismo modo.

Rellena los moldes, alisa y mete en el congelador.

Ingredientes para el sablée
90 g mantequilla

65 g azúcar glas

23 g harina de almendras

38 g huevo

173 g harina de trigo

7 g cacao en polvo

20 g barquillos

ralladura de 1 naranja

Para este sablée vamos a mezclar lo justo, repito, mezclar no amasar y lo haremos a mano o con ayuda de una espátula de silicona.

En un bol mezclamos la mantequilla a punto pomada con el azúcar.

Añadimos y vamos mezclando en el siguiente orden: harina de almendras, huevo a temperatura ambiente, harina y cacao tamizados.

Por último troceamos los barquillos y los añadimos junto con la ralladura. Mezclamos todo.

Hacemos una bola y la colocamos entre dos papeles de horno. Aplanamos con un rodillo controlando que el grosor sea de unos 3 mm. Congela. Si no es posible meterla en el congelador puedes guardarla en la nevera al menos 6 horas. Cuando la saques trabaja rápido.

Pasado ese tiempo, cortamos la base con el aro y cubrimos con una tira asegurándonos que no queden huecos y el borde quede liso.

Se hornea a 155 C unos 15 minutos. No hay que pincharlas ni ponerles peso. Saca, deja enfriar 10 minutos en una rejilla y desmonta con cuidado para que no se rompan.

Cuando estén frías guárdalas en una lata o recipiente hermético.

Gelée de naranja
200 g zumo de naranja

25 g azúcar

2,9 g gelatina en polvo

Hidratamos la gelatina en 20 g de zumo durante 5 minutos. Calentamos en el microondas unos 10 segundos para que se disuelva.

Mezclamos el resto del zumo con el azúcar y la gelatina ya disuelta.

Mousse de chocolate 
100 g chocolate con leche

50 g nata 

100 g nata fría

Calentamos 50 g de nata. Cuando empiece a hervir la echamos sobre el chocolate troceado y mezclamos.

Semimontamos la nata fría. Echamos dos cucharadas en el chocolate y mezclamos. Vertemos la mezcla sobre el resto de la nata y con movimientos envolventes unificamos la mezcla.

Montaje de la tartaleta de naranja con chocolate
Ingrediente

20 g chocolate con leche

Ya sabemos hacer las distintas partes de nuestra tartaleta de chocolate y naranja ahora vamos a ver en qué momento hacerlas para montarla.

La geleé y la mousse de chocolate podemos hacerlas solo un rato antes de montar el postre.

La mousse de naranja tenemos que congelarla y el sablée lleva una mezcla de poco tiempo, reposo en frío varias horas y horneado. Estas dos elaboraciones las haremos el día anterior.

La mousse de naranja estará congelada.

Las tartaletas de sablée ya horneadas y frías.

La gelée de naranja y la mousse de chocolate las elaboramos el día del montaje.

Comenzamos el montaje de nuestras tartaletas de naranja con chocolate

Derrite 20 g de chocolate en el microondas. Potencia baja y 10 segundos. Remueve y repite hasta que esté derretido. Se hace así para que no se nos queme el chocolate. Pincela el interior de las tartaletas para impermeabilizarlas. Es una de las formas más sencilla de hacerlo.

Deja que se seque.

Hacemos la gelée de naranja. Vierte una capita en la tartaleta. Mete en la nevera.

Montamos la mousse de chocolate y rellenamos la tartaleta. Alisa y guarda en la nevera.

Desmolda la mousse de naranja y coloca sobre la tartaleta.

Para acabar con nota puedes decorar con unas gotas de gelée, también queda muy rico echar almendras en cubitos. Lo dejo a tu elección e imaginación.

Se conserva en la nevera hasta 10 minutos antes de comerlo.

Notas

Si prefieres usar la gelatina en hojas, tendrás que usar el mismo peso que indico, hidratarlas en agua fría, escurrirlas y calentarlas en el microondas unos 10 segundos.

Los aros que usé miden 7 cm de diámetro y 2 de alto.

Si quieres más ideas puedes buscar en el blog. La categoría Navidad tiene recetas de polvorones, una Casita de Navidad de bizcocho y una deliciosa bola de Navidad de cava y limón, entre otras cosas.

Lomo de bonito

Lomo de bonito

Este lomo de bonito lo hice en un abrir y cerrar de ojos. No tenía intención de publicarlo pero varias personas me han preguntado cómo lo hice y aquí está. Es de lo más sencillo y queda jugoso.

  • Ingredientes

    • 1 lomo de bonito
    • 1 cebolla
    • sal
    • pimentón
  • Raciones: 4

  • Duración: media hora

  • Dificultad:

Elaboración

En una cazuela pochamos una cebolla con un poco de aceite.

Metemos el lomo de bonito entero y sin piel. Con el fuego vivo lo marcamos por todos los lados.

Baja el fuego medio, 5 de 9 en mi caso.

Salamos al gusto y echamos una cucharadita de pimentón dulce y una pizca de picante. Si te gusta más picante pues adelante, lo dejo a tu mano.

Dale vueltas pasados unos 7 minutos. Según el tamaño y grosor del lomo, tendrás que dejarlo más o menos tiempo. Con 20 para mí fue suficiente.

Saca la pieza y parte por la mitad para que te asegures la cocción. Según lo veas le das más tiempo o retiras del calor.

Servimos el lomo de bonito acompañado con un poco de cebolla.

Bizcochitos de Halloween

Bizcochitos de calabaza

Estos bizcochitos de calabaza especiada son una propuesta fácil para este Halloween. Tenía en mente otra idea pero ante este molde tan simpático no pude más que sucumbir y no dar más vueltas. Prometo investigar y aprender más para hacer lo que ideé.

  • Ingredientes

    • 1 huevo L
    • 30 g panela
    • 37 g aceite suave
    • 32 g miel
    • 185 g puré de calabaza
    • 170 g harina todo uso
    • 5 g cacao en polvo
    • 1,7 g impulsor químico
    • 3 g bicarbonato
    • 1,7 g sal
    • 0,6 g canela en polvo
    • 0,7 g jengibre en polvo
    • 0,1 g clavo molido
  • Raciones: 8

  • Duración: 45 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Elaboración previa para hacer los bizcochitos de calabaza

La calabaza me gusta mucho más si se cocina al horno. Solo hay que colocar el trozo con piel en una bandeja y hornear a 200º C hasta que podamos pincharla completa, unos 45 minutos, pero dependerá del tipo y tamaño de la calabaza.

Usé calabaza cacahuete también llamada butternut. Añado fotos porque es problable que tenga otros nombres. Pesaba 1273 g y saqué 700 g de puré.

Tamiza la harina junto con el cacao, el impulsor, el bicarbonato, la sal y las especias. Reserva.

Engrasa el molde. Yo uso spray antiadherente y extiendo con pincel de silicona.

Comenzamos batiendo el huevo con el azúcar elegido. Me gusta usar panela por su toque de sabor. Puedes usar morena si lo prefieres o blanca, pero su sabor cambiará ligeramente y el color no será tan intenso. Bate hasta que esté espumoso. Empieza con velocidad baja y a medida que vaya creciendo sube a media velocidad.

A velocidad baja añade el aceite en forma de hilo y luego la miel. Integra, costará poco lograrlo.

Añade la calabaza y mezcla.

Integramos los ingredientes secos de tres veces mientras batimos a mano con la varilla.

Vierte la mezcla en los moldes. Recuerda no llenar más de ¾ cada hueco. Puedes añadir unas pepitas de chocolate negro o blanco, como más te guste.

Horno a 175 grados con calor arriba y abajo, 20 minutos. Bandeja centrada. Picha en el centro y si el palillo sale limpio están hechos.

Deja enfriar 10 minutos y desmolda.

Es un bizcochito equilibrado en sabores y estoy segura que con un chocolate calentito debe estar riquísimo.

El molde es lo de menos, así que no te frene eso. Puedes hacer unas magdalenas con pepitas de chocolate estupendas.

Nota

Esta receta se basa en un bundt de Bea Roque sobre la que realicé varias adaptaciones de ingredientes para lograr estos bizcochitos para Halloween.