Archivo

turrón de chocolate

Turrón de chocolate

La llegada de diciembre nos mete de cabeza en las fiestas y los dulces típicos de la época. Lo bueno de esta pasión por la cocina en general y la repostería en particular, es que puedes personalizar eso que gusta tanto en casa. Este turrón de chocolate de hoy es un claro ejemplo.

Con la idea fija de reducir el azúcar y disfrutar más de los sabores de lo que comemos, traigo este magnífico turrón. Se elabora en 15 minutos, así que corre a por tu chocolate de postre favorito para prepararlo.

  • Ingredientes

    • 170 g chocolate con leche de postre
    • 150 g chocolate 55% cacao de postre
    • 70 g manteca de cerdo
    • 80 g arroz inflado de chocolate
  • Raciones: 8

  • Duración: 15 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

En un cazo al baño maría derretimos el chocolate con la manteca. Recuerda que el chocolate no debe mojarse ni con el vapor del agua, así que procura mantener el fuego bajo. De hecho según empiece a derretirse puedes retirarlo del fuego. Una vez derretido lo  mezclamos con el arroz inflado.

Solo nos queda echarlo en el molde y dejar enfriar. Suelo hacerlo por la tarde y que se enfríe por la noche en la nevera porque en casa gusta frío, pero no es necesario. Por la mañana se desmolda y a comer.

Notas

He probado varios chocolates y proporciones para saber cuál es la versión ideal y ya lo tengo claro. Aunque cuando como chocolate me gusta que sea con un 70% de cacao, para esta receta prefiero algo más suave y cremoso. Así conseguimos un turrón de chocolate perfecto.

Respecto al molde, si no dispones de uno de silicona específico para estos menesteres, puedes usar uno de plum cake rectangular y forrarlo con papel de horno, con los menos pliegues posibles, para poder desmoldarlo sin problema.

cookies de chocolate

Cookies de chocolate

Si las cookies son una perdición, estas de chocolate forman parte del paraíso. La receta base es de La cocina de Tesa, y la modifiqué para hacerla de chocolate y darle el punto dulce que me gusta, cada vez menor, por cierto.

Son muy fáciles de preparar y quedan deliciosas. ¡Compruébalo!

  • Ingredientes

    • 210 g harina de trigo
    • 115 g mantequilla
    • 75 g azúcar blanco
    • 75 g azúcar moreno
    • 25 g miel
    • 30 g cacao en polvo
    • 2 g sal fina
    • 1 huevo L
    • 2 g levadura química
    • 2 g bicarbonato
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 90 g nueces
    • 90 g pepitas de chocolate
  • Raciones: 20

  • Duración: 45 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos tamizando en un bol harina, cacao, sal, levadura y bicarbonato. Mezclamos y reservamos.

Batimos la mantequilla con todo el azúcar y la miel hasta que sea una pasta homogénea. Añadimos el huevo y la vainilla. A continuación echamos la mezcla tamizada. Una vez tengamos una masa uniforme, incorporamos las nueces y las pepitas de chocolate. Mezclamos con una espátula para repartir por la masa.

Encendemos el horno a 1800 C.

Cubrimos la bandeja de horno con papel sulfurizado o lámina de silicona para ir colocando las cookies. Con una cuchara cogemos masa, la echamos en la bandeja y la aplastamos con los dedos dando forma a la galleta con un grosor de medio centímetro. Deja espacio entre las galletas para que no se peguen con el calor. Yo puse 10 en cada bandeja.

Mételas en el horno durante 12 - 15 minutos. No te preocupes si pasado ese tiempo están blandas porque las galletas se endurecen cuando se enfrían. Sácalas y deja que reposen 10 minutos antes de moverlas. Luego puedes pasarlas a una rejilla para que se enfríen por completo.

Para conservar estas deliciosas cookies de chocolate guárdalas en una lata o recipiente hermético.

Si quieres la galleta con un aspecto más liso, coge la cucharada de masa y haz una bola entre las manos. Luego la aplastas y colocas en la bandeja. Yo las prefiero toscas, pero hazlas como más te gusten.

La distribución de las nueces quedó bastante irregular. La próxima vez voy a colocar las nueces ya con las cookies formadas y así repartirlas mejor. 

¡Estoy deseando repetirlas!

 

Brazo de gitano

Brazo de gitano con chocolate

Un dulce sencillo sin duda. Admite muchos rellenos y modificaciones incluso en el bizcocho. Por supuesto también opciones saladas, pero hoy para hacer este brazo de gitano me fui a por una apuesta segura en casa: el chocolate.

Sobró un poco de crema y ya al final hice prácticas con la manga pastelera, pero aún me falta maña para que la decoración sea elegante. Todo llegará.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos L
    • 75 g azúcar
    • 100 g harina de trigo
    • 1 g sal
    • Relleno
    • lata de nata Ermol
    • 125 g chocolate para postre
    • 50 g de azúcar glas
    • 50 g pepitas de chocolate
    • Almíbar
    • 150 g de agua
    • 120 g de azúcar
    • 50 g licor naranja
  • Raciones: 8

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Primero hacemos el bizcocho. Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo. Echa los huevos, que deben estar a temperatura ambiente, en un bol y bate hasta que doblen su volumen. Yo para batir usé una batidora de mano con las varillas de repostería. Añadimos ahora el azúcar, la sal y volvemos a batir. Echamos la harina tamizada e integramos con cuidado para que no baje la mezcla previa.

Necesitamos un bizcocho rectangular y no muy grueso por lo que lo hornearemos directamente en una de las bandejas de horno, sobre papel de hornear. Volcamos la masa y la repartimos por toda la bandeja intentando hacerlo rectangular. Horneamos unos 12 minutos o hasta que esté dorado.

Dejamos enfriar un poco para poder manipularlo porque tenemos que enrollar el bizcocho aún con el papel y dejarlo así unos minutos.

Relleno

Un inciso sobre la nata usada. Ello Ermol es una nata con grasa vegetal bastante consistente que debes enfriar mínimo 3 horas antes de montarla. Una vez hecho aguanta muy bien.

El chocolate usado es un 70% de cacao. Para derretir el chocolate prefiero ponerlo al baño maría, aunque hay quien usa el microondas, pero ojo no se queme. Partimos el chocolate y dejamos que se derrita, removiendo un poco para ayudarle y retiramos del fuego. Dejamos enfriar unos minutos. Mientras tanto montamos la nata hasta que esté bien firme, unos 5 minutos. Unimos nata y chocolate. Añadimos el azúcar, batimos bien y probamos por si lo queremos más dulce. Una vez a nuestro gusto lo tapamos y metemos en la nevera.

Emborrachado

Para preparar el almíbar echamos en un cazo el agua, el azúcar y el licor de naranja porque quise darle un ligero toque al bizcocho. Se puede sustituir por ron. Lo dejamos a fuego vivo, removemos hasta que el azúcar desaparezca y espese ligeramente. Abrimos entonces el bizcocho y con cuidado lo separamos del papel. Con una brocha vamos echando almíbar para humedecer bien el bizcocho. Es importante que no quede seco, pero ojo tampoco queremos anegarlo y que se nos deshaga. Yo lo pincelo por ambas caras.

Cuando la crema lleve al menos media hora enfriando, la sacamos y untamos uniformemente encima del bizcocho, teniendo en cuenta que debemos dejar libre unos tres dedos en el extremo del final que se rellenarán al doblarlo. Repartimos las pepitas de chocolate sobre la crema, enrollamos y dejamos tapado en la nevera hasta el día siguiente. Sácalo unos veinte minutos antes de consumirlo y a disfrutar de este brazo de gitano con chocolate. Versiones, mil, por supuesto, pero eso para otro día.

Brownie. Adoro los clásicos

Brownie

El brownie es todo un clásico. Es de esas recetas que salen siempre bien y se hacen en un momento. Fácil y con ingredientes al alcance de todos. Ahora que se acerca el verano es un acompañamiento fantástico al helado.

Como suele ser habitual, los ingredientes fríos mejor sácalos de la nevera un rato antes.

  • Ingredientes

    • 2 huevos
    • 120 g chocolate 70% cacao
    • 130 g azúcar
    • 90 g harina
    • 90 g mantequilla
    • 50 g avellanas
    • 50 g nueces de macadamia
    • cacao en polvo
  • Raciones: 12

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos fundiendo la mantequilla y el chocolate negro. Yo lo hago al baño maría. Solo debemos cuidar que no le caiga agua. Si lo prefieres puedes derretirlo en el microondas en intervalos cortos, como 30 segundos y mejor reduciendo la potencia para que no se queme. Lo remueves y vuelta al microondas hasta que esté todo derretido. Dejamos que se enfríe un poco.

A continuación partimos los frutos secos por la mitad. Me gusta que los trozos no queden pequeños. Como no encontré nueces de macadamia le puse 100 g de avellanas.

Ya podemos encender el horno con calor arriba y abajo a 1800C.

Ahora batimos los huevos y los mezclamos junto al chocolate que hemos dejado enfriar un poco. Echamos el azúcar y batimos. Por último la harina tamizada. Cuando se haya mezclado todo añadimos los frutos secos y removemos con una espátula o lengua de gato.

Finalmente, untamos un molde rectangular, 17cm x 26cm mide el que usé, con mantequilla y espolvoreamos cacao. Vertemos la masa y horneamos unos 30 minutos a 1800C. Pasado ese tiempo pinchamos en el centro para comprobar que el pincho sale limpio. Si es así podemos sacar del horno. El exterior debe quedar crujiente y el interior denso. Déjalo enfriar, desmolda y a disfrutar de un maravilloso postre.

El brownie se suele partir en cuadrados. Yo saqué doce piezas, que solas están muy buenas; pero con helado o incluso natillas ya se vuelve irresistible.

Y llegaron las fresas

Y llegaron las fresas

Estamos en la temporada por excelencia de las fresas, aunque aquí, en Gran Canaria, llevan meses en el mercado. Aún así, le doy la bienvenida a estas fresas primaverales y me sumo a presentar un postre con esta magnífica fruta.

He seguido una receta publicada por Lecuine con motivo del 70 aniversario de Nordic Ware, esos magníficos y vistosos moldes. He modificado la receta, como siempre, quitando azúcar. En la original indican 350 g, pero es mucha para mi paladar; eso va al gusto.

  • Ingredientes

    • 450 g puré de fresas
    • 400 g harina de trigo
    • 280 g azúcar
    • 200 ml aceite suave
    • 4 huevos L
    • 16 g levadura química
    • Cobertura
    • 200 g chocolate de cobertura
    • 50 g de mantequilla
    • 75 g mantequilla
  • Raciones: 16

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Y llegaron las fresas, así que vamos a por ellas con el molde Heritage; queda bastante lleno, así que sale alto y vistoso. 

Comenzamos encendiendo el horno a 170º y untando el molde con spray o con mantequilla y harina. Pesamos todos los ingredientes y tamizamos la harina. Para el puré de fresas, basta con limpiarlas y triturarlas en la batidora. 

En un bol batimos a media velocidad, los huevos con el azúcar hasta que quede una masa espumosa. Luego añadimos poco a poco el aceite hasta que se integre. Bajamos un poco la velocidad y añadimos el puré de fresas, que batiremos hasta conseguir una masa homogénea.

Bajamos la velocidad e incorporamos la harina con la levadura tamizada.  Recuerda que batimos lo justo para mezclarla.

Finalmente, vertemos la masa en el molde por un solo punto y golpeamos suavemente el mismo contra la mesa para eliminar burbujas. Introducimos sobre la rejilla del horno en la segunda posición por abajo y dejamos 45 minutos. Pasado ese tiempo lo podemos pinchar por el centro y si sale limpio lo sacamos.

Una vez fuera del horno, dejamos 10 minutos sobre una rejilla, tras los que sacudiremos con cuidado el molde para que se despegue y poder dar la vuelta. Dejamos enfriar.

Seguro que así está rico, pero no me pude resistir al chocolate.

Derretimos el chocolate al baño maría con la mantequilla. Luego lo aligeramos con la nata líquida, dependerá de cuán líquido lo quieras. Yo lo dejé más bien denso y lo extendí.

Sabor pleno a fresas garantizado. 

 

 

 

 

 

flores de hojaldre con chocolate

Flores de hojaldre con chocolate

Una merienda o postre tan fácil como resultón. No solo es bonito sino rico y fresco. La última vez que lo hice tuve unos pinches muy aplicados que se lo pasaron pipa y quieren repetir la experiencia con otra receta. Me encanta meter el gusanillo de la cocina en las nuevas generaciones con algo tan sencillo como estas flores de hojaldre con chocolate.

La única dificultad de esta receta está en disponer de cortadores para hacerlos bonitos. Los que utilicé miden unos 5 cm de diámetro para que tengas un referente.

  • Ingredientes

    • 2 láminas de hojaldre
    • 200 ml nata para montar
    • 2 cucharadas azúcar glass
    • 2 cucharadas cacao en polvo
  • Raciones: 10

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Para empezar necesitamos un cortador para galletas. Extendemos el hojaldre frío y cortamos haciendo piezas en número par. Así los bocaditos se podrán comer mejor que si lo hacemos de más pisos. Probé alguno con 3 y no lo recomiendo; no hay forma de echárselo a la boca dignamente.

Las colocamos en una bandeja de horno con lámina de silicona o el papel de horno. Las cubrimos y ponemos otra bandeja que las presionen para que no se hinchen. Horneamos durante 14 minutos a 1800. Deben quedar doradas, pero ojo con pasarse de tiempo que si se queman, amargan.

Mientras se hornean preparamos la crema de relleno. Es importante que la nata esté bien fría pero no congelada. Comenzamos a batir la nata, añadimos el azúcar glass, seguimos batiendo y añadimos el cacao en polvo. Aviso, solo mezclamos hasta uniformar la mezcla, no más. Metemos la crema en una manga pastelera y a la nevera hasta que el hojaldre se enfríe.

Sobre una pieza de hojaldre echamos crema y tapamos con otra pieza. Espolvoreamos cacao o azúcar glass con ayuda de un colador para que no caigan grumos y ponemos una frambuesa encima que pegamos con una gota de crema. Lo ideal es comerlas pronto para que el hojaldre siga crujiente o no rellenarlas hasta un rato antes.

Y así de fácil tenemos un postre vistoso que es éxito seguro.

 

tronco de navidad

Tronco de navidad

Hace ya unos cuantos años que soy la encargada de hacer el postre para las fiestas. El tronco de navidad es un clásico para estas celebraciones pero hasta el año pasado no me había animado a prepararlo. No es difícil pero hay que tener cierta maña para doblar el bizcocho y decorarlo.

Al final terminé haciendo varios para las fiestas y amigos. También preparé una versión en vaso, que es una opción que me gusta mucho.

Estás a tiempo de hacer esta receta tan cremosa y poner un toque dulce y vistoso en tu mesa.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos L
    • 75 g de azúcar
    • 100 g de harina
    • 20 g de cacao puro en polvo
    • 1 g de sal
    • Relleno
    • 400 g de nata para montar 35% mg*
    • 200 g de chocolate para postre
    • Almíbar
    • 100 g de agua
    • 80 g de azúcar
    • 30 g de ron
    • Cobertura
    • 300 g de chocolate para postre
    • 75 g de mantequilla sin sal
    • 5 g de licor de naranja
  • Raciones: 10

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

*mg materia grasa

Elaboración

Primero hacemos el bizcocho. Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo. Con los huevos a temperatura ambiente los echamos en un bol y batimos hasta que doblen su volumen. Yo para batir usé una batidora de mano con las varillas de repostería. Añadimos ahora el azúcar y la sal. Volvemos a batir.

La harina y el cacao, tamizadas para deshacer grumos, las echamos a continuación y removemos lo justo para que se integren a velocidad suave. En nuestro caso necesitamos un bizcocho rectangular y no muy grueso por lo que lo hornearemos directamente en una de las bandejas de horno, sobre papel de hornear. Volcamos la masa y la repartimos por toda la bandeja intentando hacerlo rectangular. Horneamos unos 12 minutos.

Dejamos enfriar un poco para poder manipularlo. Tenemos que enrollar el bizcocho aún con el papel y dejarlo así.

La siguiente fase será la crema del relleno. Soy partidaria del baño maría para este paso aunque hay quien usa el microondas, pero ojo no se queme. Partimos el chocolate y dejamos que se derrita, removiendo un poco para ayudarle y retiramos del fuego.

Por otra parte, montamos la nata hasta que esté bien firme. Unimos nata y chocolate removiendo con una espátula con movimientos envolventes para que se integren bien. Tapamos y a la nevera.

Volvemos al bizcocho. Fase de emborrachado. Para preparar el almíbar echamos en un cazo el agua, el azúcar y el ron. Removemos hasta que el azúcar desaparezca. Abrimos entonces el bizcocho y con cuidado lo separamos del papel. Con una brocha vamos echando almíbar para humedecer bien el bizcocho. Si ves que no es suficiente el almíbar, repite el proceso. Es importante que no quede seco, pero ojo tampoco queremos anegarlo y que se nos deshaga. Yo lo pincelo por ambas caras.

Cuando la crema lleve al menos media hora enfriando, la sacamos y vertemos uniformemente encima del bizcocho, teniendo en cuenta que debemos dejar libre unos tres dedos en el extremo del final que se rellenarán al doblarlo. Enrollamos y dejamos envuelto con el papel en la nevera.

Ya queda poco, vamos a por la cobertura. Nuevamente al baño maría, echamos el chocolate con la mantequilla y el chorro de licor de naranja. Me gusta más el toque de la naranja que el del ron, pero es cuestión de gustos, así como no poner licor alguno. Una vez derretido esperamos unos 5 minutos en los que preparamos el tronco para cubrirlo.

tronco de navidad

Solo hay que realizar un corte en diagonal en uno de los extremos que colocaremos encima o al lado, como más te guste. La diagonal va en contacto con el tronco. Te aconsejo bañarlo en la fuente que lo vayas a presentar porque moverlo después es misión imposible sin estropear la cobertura. Para que no se quede manchada la fuente, ponemos tiras anchas de papel de aluminio entre el tronco y la base, que retiraremos al terminar antes de que el chocolate se enfríe y solidifique.

Con una cuchara o brocha vamos cubriendo el tronco. Hecho esto sólo nos queda con un tenedor hacer el dibujo de la corteza y a la nevera. Como ves en las fotos lo adorné con figuras de hojaldre porque tenía esos moldes de animales. La hierba la pinté con colorante verde alimenticio. Si no tienes moldes puedes buscar mariposas, flores, mariquitas... lo que te apetezca ponerle.

Como alternativa de presentación, hice todas las partes pero la presenté en copa. En el fondo bizcocho que cortas con la propia copa o medida similar, lo emborrachas ya en la copa, crema y cobertura. Ahí lo dejo por si te ves con mucho lío o no eres muy mañoso.

Feliz tronco de navidad.

 

piedras blancas

Piedras blancas

Estas piedras blancas son receta mía. Por si te preguntas por qué las llamo piedras blancas, es simplemente por hacer notar que no son bombones suaves y un guiño al coco, que no se ve pero ahí está.

Vienen de una receta de varias capas que salió mal, así que me quedé ante estos ingredientes y me lancé al experimento. El resultado fue bastante bueno y mis comensales quedaron satisfechos. Por suerte a todos les gustaba el coco, cosa que no siempre sucede, así que si no sabes si es del agrado de tus invitados prepara algunas sin él. Un chorrito de licor de naranja sería una alternativa, y entonces serían piedras naranjas.

  • Ingredientes

    • 200 g chocolate negro 70%
    • 1/2 paquete de galletas maría
    • 100 g almendras en dados
    • 100 g coco rallado
    • 200 g mantequilla con sal
    • 100 g azúcar
    • 3 cucharadas de cacao
  • Raciones: 12

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

En un bol al baño maría añadimos el chocolate en trozos y la mantequilla. Vamos removiendo hasta que se derrita bien. Incorporamos el azúcar y mezclamos. Cuando se haya disuelto el azúcar añadimos el cacao, las almendras en dados, el coco rallado y removemos bien.

Las galletas las partimos en trozos con las manos. Nos interesa que queden trozos y no polvo de galletas, ojo. Añadimos las galletas y con cuidado mezclamos hasta integrarlas bien. Cuando ya tengamos una mezcla uniforme la retiramos del fuego y del agua para dejarla enfriar un poco. Hay que esperar que el chocolate empiece a querer espesarse.

Ahora preparamos una fuente grande con papel de horno para que no se nos peguen y una cuchara de sacar bolas de helado. Una vez que la mezcla haya enfriado sin que se endurezca, llenamos la cuchara apretando un poco y la volcamos sobre el papel, con lo que nos queda una bola. Así con toda la masa. Es importante que no se toquen entre sí al colocarlas en la fuente.

Cuando estén todas, podemos meterlas en la nevera y sacarlas un rato antes de comer para que estén plenas de sabor.

 

bundt cake de chocolate

Bundt cake de chocolate

Al bundt cake le pasa lo mismo que a Súper Coco; ¿es un queque?, ¿es una tarta? No es un bundt cake. ¿Y eso qué es? Pues es un bizcocho muy húmedo con unas formas espectaculares debido a los moldes con los que se preparan y que le dan su nombre. Así de simple y así de hermosos. Para empezar el clásico bundt cake de chocolate porque el chocolate es el rey lo pongas como lo pongas.

Y para los que se preguntan qué es un queque, decirles que es como llamamos al bizcocho en Las Palmas entre otras partes del mundo. Peculiaridades del lenguaje.

  • Ingredientes

    • 160 ml de agua
    • 65 g de cacao en polvo*
    • 360 g de harina de trigo
    • 15 g de bicarbonato sódico
    • 1 pizca de sal
    • 380 g de azúcar
    • 4 huevos L
    • 240 ml de buttermilk**
    • 7 ml de extracto de vainilla
  • Raciones: 12

  • Duración: 1 hora y media

  • Dificultad:

* Tipo Valor
** Si no lo encuentras puedes mezclar 240 ml de leche con una cucharada de limón

Elaboración

Comenzamos por lo último que vamos a utilizar, el molde y el horno. El molde usado es el Nordic Ware Anniversary grande, que impregnaremos con el spray anti adherente que repartiremos bien con una brocha por todos los rincones del molde en sentido ascendente. En caso de no tener el spray podemos untarlo con mantequilla blandita y chocolate en polvo. ¿Chocolate y no harina? Sí, porque como es de chocolate así queda de ese color y no con restos blancos. El horno, 180ºC con calor arriba y abajo, con la rejilla y no la bandeja, en la segunda posición desde abajo.

Como norma general, los ingredientes deben estar a temperatura ambiente y la harina tamizada. Recomiendo pesar todos los ingredientes para poder ir incorporando sin pausas. Si vas a usar la alternativa del buttermilk, hazlo ya porque tarda unos 10 minutos en estar listo adquiriendo el aspecto de la leche cortada.

Dicho esto, tamizamos la harina que reservaremos junto a la sal y el bicarbonato. Ponemos el agua al fuego y cuando hierva añadimos el chocolate que removeremos hasta lograr una pasta homogénea. Quitamos del fuego y reservamos.

A continuación, en un bol echaremos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Lo de la temperatura ambiente no es que si hay 30 grados tenga que estar así, basta con que haya perdido el punto frío. Aclarado esto, batiremos hasta que tengamos una pasta blanquecina y esponjosa. Yo bato con una batidora de varillas de repostería para poder darle aire a la masa.

Conseguido ese punto, iremos añadiendo y batiendo los huevos uno a uno cuando el anterior ya esté ligado. Luego iremos alternando con la batidora a baja velocidad la harina con el buttermilk del siguiente modo: un tercio a ojo de harina, la mitad del buttermilk, otro tercio de harina, el resto del buttermilk y la harina restante.

Añadimos ahora el chocolate que habíamos preparado y la vainilla. Batimos hasta que esté mezclado, no más. Es posible que en el fondo nos quede masa sin mezclar pero eso lo arreglamos cuando al verter en el molde lo mezclemos con la espátula de silicona. Se recomienda verter la masa por un único punto, para que la masa vaya sola. Volcada toda, alisaremos con la espátula. Finalmente, daremos ligeros golpes secos al molde sobre un paño para disminuir las bolsas de aire de la masa, y al horno.

El tiempo que lo tendremos dentro depende mucho del horno y de la masa. Algunos en 45 minutos están listos y otros llevan una hora. Este estuvo 50 minutos. Para comprobarlo, lo pinchamos con un palillo largo. Tiene que salir limpio de masa. Si es así lo sacamos dejándolo reposar 10 minutos sobre una rejilla.

El bundt cake habrá empezado a despegarse solo, pero le daremos unas leves sacudidas para que se despegue del todo y le damos la vuelta sobre la rejilla para que enfríe y poder saborear este delicioso bundt de chocolate. 

Esta maravilla la aprendí a hacer con mi amiga Teresa y su blog,  La cocina de Tesa. Gracias.