Archivo

Solomillo enrollado

Solomillo enrollado

Si el Wellington te gustó, este solomillo enrollado es una versión que permite servir raciones más fáciles de adaptar a tus comensales. Es sencillo y puedes cambiar ingredientes a tu gusto para variar el plato a tu medida.  Poco más se puede pedir.

  • Ingredientes

    • 2 solomillos de cerdo
    • 2 láminas de hojaldre
    • 1 pimiento rojo
    • 1 pimiento verde
    • especias
    • 1 cucharada de miel
    • 1 huevo
  • Raciones: 4

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Necesitamos el solomillo abierto en tres partes. Pídeselo a tu carniceno si no tienes mucha maña con el cuchillo. Los pimientos los cortaremos en tiras. Las especias me las trajeron de la isla de enfrente. Son los regalos que más disfruto: los consumibles. Es una mezcla llamada 'mojo canario suave', pero puedes mezclar pimentón dulce y picante, comino, orégano y sal.

Extendemos el hojaldre y colocamos uno de los solomillos abiertos. Espolvoreamos las especias, la miel y encima ponemos tiras de pimiento. Ahora con cuidado vamos a enrollarlo como si fuera un brazo de gitano. A continuación cortamos rodajas con el grosor de dos dedos y las colocamos en una bandeja de horno.

 

Enciende el horno a 180ªC.

Repetimos el proceso con la otra pieza. Si quieres haz esta sin miel y así tienes unos con toque dulce y otros no. Bate un huevo y pincela el hojaldre con él.

 

A mí no me cabía todo en una sola bandeja y puse dos en el horno con el ventilador durante casi 20 minutos. No necesita mucho tiempo porque al estar abierto se hace pronto.

Esto es lo que llamo cocina sin receta; es pensar cómo hacerlo diferente y ponerme a hacer. Espero que te guste.

cinta de lomo

Cinta de lomo

Si hay un electrodoméstico fantástico a la hora de cocinar, es el horno. Así que suele ser mi primera elección cuando busco cocinar alimentos como el de esta ocasión: cinta de lomo. El horno es limpio, sencillo y trabaja por mi. Hay que conocer el que tenemos en cuestión de temperaturas y altura en el momento de colocar los alimentos. No difieren mucho, pero por ejemplo en el pan sí he notado que no puedo seguir las indicaciones a pie juntillas, a menos que quiera pan quemado que no es el caso.

La receta de hoy la preparé con miel de naranja. La había comprado porque quería probarla y para este plato me apetecía. Nuevo punto para la naranja; al final será mi sabor fetiche, quién sabe.

  • Ingredientes

    • 1 pieza de cinta de lomo
    • miel de naranja
    • pimentón de la vera
    • agua
    • sal
  • Raciones: 4

  • Duración: 1 hora y 1/4

  • Dificultad:

Elaboración

Calentamos el horno a 200oC con calor arriba y abajo.

En un cuenco echamos una cucharada generosa de miel de naranja, una cucharadita de pimentón de la vera, dos cucharadas de agua y una pizca de sal. Lo mezclamos bien y lo untamos sobre toda la superficie de la cinta de lomo.

En una fuente apta para horno, colocamos la cinta y la metemos de 45 a 55 minutos. Si pinchas la carne y sale líquido aún rojo, déjalo un poco más. Si es transparente, puedes sacarla ya para que no quede seca.

Puedes aprovechar y preparar también unos pimientos para acompañar la carne y que el plato sea perfecto.

 

solomillo wellington

Solomillo Wellington

Este Solomillo Wellington, además de ser fácil, nos permite preparar algo para quedar muy bien. Siempre que lo preparo quien lo ve me pide la receta por su vistosidad y su sabor. Cuando les cuento lo sencillo que es de preparar al poco me dicen que lo han hecho y lo bien que les ha ido; ellos contentos y yo más aún por ayudarles. 

Otra punto a favor de esta receta son todas las modificaciones que permite, pero eso será otro día. Hoy nos quedamos con la receta en su forma más convencional.

Un acompañamiento, si quieres hacer algo, pueden ser unos pimientos italianos rojos y verdes para darle un poco de contraste y color al plato.

  • Ingredientes

    • 2 Solomillos de cerdo
    • 2 Hojaldres
    • 125 g de paté
    • 1 Huevo tamaño L
  • Raciones: 4

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

El paté a la pimienta o finas hierbas va muy bien

Elaboración

Comenzamos limpiando del posible exceso de grasa cada solomillo para continuar cortándolos longitudinalmente y así obtener dos piezas más finas. Luego, cada una a la mitad, así sacaremos 4 trozos de cada solomillo.

A continuación, preparamos el hojaldre extendiéndolo con cuidado de no romperlo sobre el mismo papel que viene. Cortamos uno de los hojaldres mediante dos cortes en cruz consiguiendo así trozos rectangulares. Cogemos una pieza del solomillo y lo untamos con paté. No es necesario ponerles gran cantidad porque de hacerlo quedarían muy pesados. Colocamos la pieza encima del hojaldre y lo envolvemos con él, plegando con cuidado de no romperlo y de que cierre bien montando un lado sobre el otro. El lado del cierre lo ponemos hacia abajo. Los extremos podemos cerrarlos plegando y apretando con los dedos, o con un tenedor como se hace con las truchas.

Si nos sobra más de un dedo de hojaldre es recomendable recortar ese exceso que lo podemos usar como decoración haciendo, por ejemplo bolitas a modo de botones o tiras que simplemente colocamos encima.

Una vez hechos todos los trozos, batimos solo la yema y untamos con una brocha por todos los lados cada pieza. En una bandeja de horno, colocamos papel de horno que puede ser el mismo que trae el hojaldre, y sobre este pondremos las 8 piezas separadas. Ya por último y con el horno caliente, metemos la bandeja a media altura con calor arriba y abajo, durante unos 25 minutos a 190ºC. El tiempo es aproximado porque tenemos que ver el hojaldre dorado con ese color tan característico. Es entonces cuando ya podemos salcarlo.

Si quieres otra forma de prepararlo, mira este 'Solomillo enrollado'.