Archivo

Tarta de queso para San Valentín. Me ha robado el corazón

Tarta de queso en San Valentín

Son muchas las formas de decir que quieres a alguien en San Valentín. Este año he creado este postre al que he titulado: "Me ha robado el corazón". La idea se basa en preparar la clásica tarta de queso en un formato diferente y decorarlo para la ocasión.

Con los ingredientes indicados puedes preparar 4 semiesferas.

El acabado de la foto que ilustra la entrada está pintado con aerógrafo, pero te propongo otras opciones más sencillas e incluso otro sabor.

  • Ingredientes

    • 100 ml nata líquida
    • 100 g queso de untar
    • 50 g agua
    • 21 g gelatina de limón
    • galletas Graham
    • mermelada de arándanos
  • Raciones: 4

  • Duración: 10 minutos

  • Dificultad:

 

Elaboración

La presentación de "Me ha robado el corazón" precisa de un molde de silicona semiesférico.

Necesitas tener unas galletas para la base. Mi sugerencia es que prepares las galletas Graham y que algunas sean en forma de corazón. Así podrás elegir la presentación, bien con corazones o con ayuda de un mortero las puedes machacar y ponerlas de base.

Preparamos el relleno

En un bol y con ayuda de un brazo con varillas, semimonta la nata que debe estar fría y añade el queso de untar. Mezcla bien y reserva.

Calienta el agua y cuando hierva, retira el cazo del fuego y vierte la gelatina de limón. Remueve bien y añade al bol de la nata y el queso. Unifica la mezcla y vierte en los huecos de los moldes sin llenarlos por completo. Pon una cucharada de mermelada de arándanos y termina de rellenar. Alisa y guarda en la nevera unas 6 horas. Cuando ya haya cuajado, mete entre 45 minutos y una hora en el congelador. ¡OJO! No se puede congelar del todo porque el queso de untar se desliga y queda mal, así que activa una alarma.

Desmolda con cuidado porque es blanda.

Me ha robado el corazón_San Valentín

Montaje de "Me ha robado el corazón"

Yo las he pintado con el aerógrafo. Como opciones de presentación te sugiero que pinceles el molde con mermelada licuada y dejes que se congele antes de rellenarlo. Al desmoldar, pincela nuevamente la mermelada. Echa en el plato las galletas molidas, coloca las semiesfereas y añade unas galletas de corazón bañadas en chocolate blanco coloreado y ya tienes el toque. Quedaría algo así.

Otra presentación del postre para San Valentín

Las preparé con gelatina de fresa y quedan con un ligero tono rosado propio de San Valentín. Luego sencillamente puse unas galletas en forma de corazón sin más.

San Valentín

Por último, y entendiendo que no tienes el molde de semiesferas, te propongo que lo hagas en unas copas o vasitos echando las galletas trituradas en la base, la mezcla y mermelada una vez haya cuajado.

Opciones muchas, y todas hechas con cariño para esta tarta de queso para San Valentín.

Nota

Si quieres hacer una cantidad diferente te recomiendo la calculadora de Su para prorratear los ingredientes.

 

tarta de café

Tarta de café y nueces

Cuando pensé en la tarta de mi cumpleaños de este año lo tuve claro: tarta de café y nueces. Barajé varias opciones entre bizcochos y cremas y finalmente ambas llevan café.

Lo más difícil del proceso es elegir la combinación de sabores y texturas para lograr el equilibrio de dulzor, sabor y palatabilidad. Esta combinación es creación propia y espero que si te animas a prepararla, sea de tu agrado.

 

  • Ingredientes

    • Para el bizcocho
    • 4 huevos L
    • 245 g azúcar blanco
    • 230 g aceite de girasol
    • 230 g leche entera
    • 360 g harina de trigo
    • 14 g levadura química
    • 20 g pasta de café
    • 1/2 cdta. sal
    • 40 g nueces
    • Para el relleno
    • 300 g nata 35% mg
    • 150 g mascarpone
    • 90 g azúcar glas
    • 10 g pasta de café
    • Para la cobertura
    • 100 g claras
    • 200 g azúcar blanca
    • 300 g mantequilla sin sal
  • Raciones: 12

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Bizcocho para la tarta de café

Engrasa los moldes con mantequilla y espolvorea harina sacudiendo el exceso, o usa espray. Pesa y prepara todos los ingredientes a temperatura ambiente.

Enciende el horno a 180ºC calor arriba y abajo.

Comenzamos batiendo los huevos a velocidad media hasta que estén espumosos. Son unos 5 minutos de batido aproximados. Añade el azúcar poco a poco y bate un minuto más.

Baja la velocidad al mínimo y añade en un hilo el aceite. Haz lo mismo con la leche y añade la pasta concentrada de café.

A continuación incorpora la mezcla de harina y polvos de hornear tamizada, las nueces molidas y la sal. Bate a velocidad baja hasta que se integre todo. Nos llevará apenas dos minutos.

Vierte la masa en los moldes engrasados, intentando repartirla bien. Mételos en el horno, posición dos (centrada) desde abajo con calor arriba y abajo. Según hayas usado dos, tres o cuatro moldes, el tiempo varía. En mi caso, con dos moldes de 18 cm fueron necesarios 40 minutos.

Recuerda no abrir nunca el horno antes de que haya pasado al menos la mitad del tiempo previsto. Para comprobar que están hechos, pincha con un palillo o una brocheta cada bizcocho. Debe salir limpio.

Sácalos del horno, deja que reposen 10 minutos. Pasado ese tiempo, desmolda y deja que se enfríen por completo en una rejilla.

Crema del relleno de café

Esta crema prefiero prepararla usando la batidora de mano con las varillas.

Es fundamental que tanto la nata como el queso estén muy fríos y el azúcar glas tamizado.

En un bol batimos el queso a velocidad alta hasta que deje de estar apelmazado. Añadimos la nata y batimos hasta que empiece a montarse, momento en el que incorporamos el azúcar tamizada y batimos un minuto suave con cuidado de no terminar cubiertos de azúcar. Añade la crema de café y termina de batir la crema sin excederte.

Una vez lista, la tapamos y a la nevera.

Buttercream de merengue suizo

Esta es la crema más suave que me he encontrado hasta la fecha. La única pega que puedo ponerle es el dulzor, pero bien combinada es una delicia al paladar. Trabajar con ella también es muy agradecido.

Aprendí a hacerla con este video de Quiero Cupcakes! Te recomiendo que le eches un vistazo para ver todo el proceso. Lleva tiempo de batido, así que aquí la Kitchen Aid es una gran ayuda.

Comenzamos poniendo las claras y el azúcar al baño maría. Remueve continuamente hasta que el azúcar se haya disuelto. Puedes comprobarlo tocando la mezcla o si usas un termómetro cuando alcance los 63ºC. Retira del fuego y cuela al pasarla al bol de la batidora.

Con el globo bate unos 5 minutos a velocidad media, sube a media alta durante 10 minutos más hasta lograr un merengue de picos firmes y brillantes.

merengue BCMS

Cambia el globo por la pala K  para empezar a añadir la mantequilla cortada en cubitos.

Yo la puse a temperatura ambiente. La corto cuando está fría y la dejo fuera mientras hago todo el proceso hasta aquí. Comienza a echar poco a poco. Una vez que esté toda incorporada llega lo que yo llamo momento pánico, porque la mezcla pierde consistencia y parece cortada, pero conserva la calma que remonta.

Bate dos o tres minutos a velocidad media y tendrás una crema de mantequilla de merengue suizo (buttercream de merengue suizo, que también suele aparecer abreviado BCMS).

Montaje de la tarta de café y nueces

De los dos bizcochos, recorté las barrigas y con ayuda de una lira saqué dos discos de cada. Con ayuda de una manga pastelera hice un borde de BCMS. Luego rellené con la crema de café. Repite el proceso con todos los pisos. Es importante que tanto el primero que colocas como el último sean las bases, así que aseguras que sean lo más perfecto posibles.

Comprueba cada vez que coloques un piso que la tarta se mantiene lo más alineada que puedas.

Cuando hayas puesto el último disco mete en la nevera unos 20 minutos para que se afiance.

A partir de ahora nos queda la decoración de la tarta. Puedes dejarla tal cual, lo que se llama 'naked', cubrirla con la BCMS totalmente y luego decorarla al gusto, o teñir con colorante en gel.

En mi caso, como los Reyes Magos me regalaron un aerógrafo y estaba como loca por probarlo, me lancé a ello. No será mi mejor decoración, pero para ser la primera estoy satisfecha. Otras vendrán que la mejoren.

Corte de la tarta de café y nueces

Notas

Si quieres más presencia de las nueces puedes incorporarlas en trocitos en lugar de molidas.

volcanes de crema

Volcanes de crema

Hace ya unos años que soy la encargada del postre de nochebuena, un placer y un honor sin duda. Cada año uno diferente. Así que en esta ocasión quise hacer un guiño a un sabor de mi infancia, la zanahoria. Mi madre hacía uno con coco que me volvía loca. Tras dar varias vueltas y ver muchas recetas, elegí un bundt cake de zanahoria para empezar con mi idea. Un poco de chocolate, algo de crema y ganas de presentarlo de forma original y vistosa... Voilá. Bueno, no tan inmediato. Fueron necesarias tres versiones ajustando ingredientes hasta dar con el sabor global que quería. Así que aquí tienes el resultado: volcanes de crema.

En la foto superior, el de la izquierda tiene 15 g de chocolate en polvo tipo Valor y el de la derecha el doble. Es la única diferencia entre ambos y yo personalmente prefiero el primero porque noto más la zanahoria, pero es al gusto.

Si quieres hacer el bundt cake de zanahoria sin más, aquí tienes la receta.

  • Ingredientes

    • Masa bundt cake
    • 450 g zanahoria
    • 5 huevos L
    • 250 g azúcar morena
    • 300 g aceite suave
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 310 g harina
    • 8,5 g levadura química
    • 10 bicarbonato
    • 3 g canela
    • 0,5 g clavo molido
    • 15 g cacao en polvo
    • 6,5 g sal
    • Crema
    • 80 g mantequilla sin sal
    • 150 g azúcar glass
    • 200 g queso de untar
  • Raciones: 15

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Rallamos las zanahorias y las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

Encendemos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

En un bol tamizamos la harina y añadimos, bicarbonato, canela, clavo y levadura. Por otra parte batimos los huevos con el azúcar a media velocidad hasta que estén espumosos y hayan blanqueado.

Añadimos entonces el aceite y batimos. A continuación echamos la mezcla de harina y luego la sal con el cacao y la vainilla. Batimos lo justo para hacer una masa homogénea.

Por último la zanahoria que mezclaremos a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Reparte la masa en moldes pequeños de muffin o similares, no más de ¾ del mismo y hornea unos 20 minutos.

Bundt cake de zanahoria y chocolate

Deja enfriar 10 minutos y desmolda. Cuando estén fríos corta un poco lo que tenga de barriga y ponlos boca abajo. Con un vaciador de magdalenas o un descorazonador de manzanas hacemos un hueco sin llegar abajo. El trozo que sacamos lo conservamos.

Para la crema

Para hacer la crema batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glass. Cuando tengamos una masa cremosa y uniforme añadimos el queso. Mezclamos y a la nevera. Es un frosting habitual de magdalenas que gusta tanto que no dudé en usarlo para esta ocasión. Si tienes una manga pastelera puedes usarla para rellenar luego los volcanes, o si tienes buen pulso puedes hacerlo con una cuchara pequeña. Alisa con cuidado y listo.

Hagas los volcanes o no, te recomiendo hacer la crema para acompañar porque gana muchísimo.

Que lo disfrutes, a los míos les encantó.

bundt cake de zanahoria

Bundt cake de zanahoria

El bundt cake de zanahoria es mi favorito sin duda. Queda jugoso, suave y el sabor es magnífico. Lleva un poquito de canela y una pizca de clavo que redondean su sabor.  El cacao es solo por capricho y darle otro toque más de sabor.

A mí, solo el bizcocho me encanta, pero con él puedes hacer otras presentaciones como son los volcanes de chocolate que hice para una Nochebuena, o si quieres dar un  paso más, puedes usarlo para una tarta con crema de queso. Eso ya no tiene rival.

 

  • Ingredientes

    • 450 g zanahoria
    • 5 huevos L
    • 250 g azúcar morena
    • 300 g aceite suave
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 310 g harina
    • 8,5 g levadura química
    • 10 bicarbonato
    • 3 g canela
    • 0,5 g clavo molido
    • 15 g cacao en polvo
    • 6,5 g sal
  • Raciones: 15

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Para hacer este delicioso bundt cake de zanahoria, vamos a empezar rallando las zanahorias. (Yo las peso antes, así que los 450 g son antes del rallado). Luego las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

En un bol tamizamos la harina y añadimos, bicarbonato, canela, clavo y levadura.

Encendemos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Prepara el molde. Yo uso spray desmoldante y un pincel de silicona para repartirlo bien por todos los huecos. Si usas mantequilla será un poco más complicado de extender, pero tómate tu tiempo para que luego desmolde bien. Espolvorea cacao o harina.

Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar a media velocidad hasta que estén espumosos. Te llevará unos cuantos minutos, no desesperes porque es importante que se aireen bien.

Añadimos entonces el aceite y batimos. A continuación echamos la mezcla de harina y luego la sal con el cacao y la vainilla. Batimos lo justo para hacer una masa homogénea.

Por último la zanahoria que mezclaremos a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Horneado del bundt cake de zanahoria

Vuelca la masa en el molde para bundt cake. Coloca un paño debajo del molde y golpea para eliminar las burbujas que hayan quedado en la masa. Se hornea unos  50 minutos. Pincha con una brocheta para ver si sale limpia y así comprobamos que está hecho.

Al sacarlo del horno, deja que repose 10 minutos y desmolda sobre una rejilla. Deja que se enfríe antes de partirlo.

bundt cake de zanahoria mordisco corte