Archivo

Solomillo enrollado

Solomillo enrollado

Si el Wellington te gustó, este solomillo enrollado es una versión que permite servir raciones más fáciles de adaptar a tus comensales. Es sencillo y puedes cambiar ingredientes a tu gusto para variar el plato a tu medida.  Poco más se puede pedir.

  • Ingredientes

    • 2 solomillos de cerdo
    • 2 láminas de hojaldre
    • 1 pimiento rojo
    • 1 pimiento verde
    • especias
    • 1 cucharada de miel
    • 1 huevo
  • Raciones: 4

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Necesitamos el solomillo abierto en tres partes. Pídeselo a tu carniceno si no tienes mucha maña con el cuchillo. Los pimientos los cortaremos en tiras. Las especias me las trajeron de la isla de enfrente. Son los regalos que más disfruto: los consumibles. Es una mezcla llamada 'mojo canario suave', pero puedes mezclar pimentón dulce y picante, comino, orégano y sal.

Extendemos el hojaldre y colocamos uno de los solomillos abiertos. Espolvoreamos las especias, la miel y encima ponemos tiras de pimiento. Ahora con cuidado vamos a enrollarlo como si fuera un brazo de gitano. A continuación cortamos rodajas con el grosor de dos dedos y las colocamos en una bandeja de horno.

 

Enciende el horno a 180ªC.

Repetimos el proceso con la otra pieza. Si quieres haz esta sin miel y así tienes unos con toque dulce y otros no. Bate un huevo y pincela el hojaldre con él.

 

A mí no me cabía todo en una sola bandeja y puse dos en el horno con el ventilador durante casi 20 minutos. No necesita mucho tiempo porque al estar abierto se hace pronto.

Esto es lo que llamo cocina sin receta; es pensar cómo hacerlo diferente y ponerme a hacer. Espero que te guste.

Musaca de arroz

Musaca de arroz

La musaca es un plato delicioso atribuido a Grecia, pero lo que traigo no es una musaca formal. De hecho pensé en inventar un nombre aunque finalmente desistí. Digamos que es una musaca que versioné como tanto me gusta hacer y así los puristas no se pueden enfadar.

En lugar de la berenjena pondremos calabacín, la carne será de ternera, añadimos arroz y queso. Sí, la vida con queso es una vida mejor. Por eso no es muy ortodoxa que digamos, pero rica es un montón. Y el segundo día está aún más deliciosa.

  • Ingredientes

    • 250 g arroz
    • puerro o caldo de verduras
    • sal
    • 400 g carne de ternera picada
    • 400 g salsa de tomate
    • vino blanco
    • 1 calabacín grande
    • ras el hanut
    • 15 lonchas queso gouda
    • queso rallado
  • Raciones: 4

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Necesitamos una fuente de horno de tamaño medio. Usé mi fuente básica para este tipo de platos, mide 30 x 20 cm, porque así ya tengo la medida y logro no hacer comida para el edificio.

Comenzamos haciendo el arroz, ya sabes doble de agua que de arroz, a menos que utilices alguno que necesite más. Si tienes caldo de verduras guardado mejor, más sabor le dará. Esta vez le añadí al agua una rodaja de puerro de unos 3 dedos y sal. Lo dejé al fuego unos minutos antes de echar el arroz para que cogiera más sabor. Reservamos.

A continuación, mezclamos la carne picada con el vino en una sartén, luego añadimos el tomate. Dejamos al fuego unos 10 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando. Reservamos.

Encendemos el horno a 1800C.

Pelamos y cortamos el calabacín en rodajas no muy finas para que tengan consistencia. No lo voy a cocinar previamente.

Capa de calabacín
Capa de calabacín

En la fuente para horno colocamos una capa de arroz, una de carne, la siguiente de calabacín, espolvoreamos el ras el hanout y capa de queso. Repetimos dos veces más y finalizamos con queso rallado para gratinar.

Metemos al horno ya caliente en la segunda posición desde abajo y dejamos unos 20 minutos. Subimos de posición y los dejamos 5 minutos más para que coja más color si es necesario. Sacamos, dejamos reposar y a disfrutar.

Secreto ras el hanut

Secreto ras el hanut

A estas alturas, el ras el hanut debería estar en tu alacena. Es una mezcla de especias de origen árabe. Si no la usas te animo a que empieces a ello; notarás la diferencia. Si quieres una receta para probar, compra secreto ibérico, algo de verdura, un poco de arroz y tendrás un plato completo: secreto ras el hanut.

  • Ingredientes

    • 800 g secreto ibérico
    • espárragos trigueros
    • pimiento naranja
    • 1 y ½ taza de arroz Basmati
    • 2 cucharaditas de ras el hanut
    • 4 tazas de caldo de verduras
    • aceite de oliva
    • sal
    • pimienta negra
  • Raciones: 4

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos cortando la carne en trozos pequeños que se puedan comer de un bocado sin necesidad de partirlos más. Luego los salpimentamos y marcamos en un poco de aceite con fuego alto y moviendo hasta que cojan color. No hay que hacerla del todo porque se termina de cocinar junto con el arroz y así queda en su punto. Reservamos.

Lo siguiente es trocear el pimiento que hacemos en la misma cacerola baja que la carne. A continuación echamos un poco de aceite nuevamente y hacemos los trigueros. Reservamos.

Ahora en la cacerola echamos el arroz y el ras el hanut. Mezclamos bien y añadimos el secreto, el pimiento y los trigueros. Echamos el caldo y dejamos a fuego 7 de 10 para que se haga el arroz. Por último, retiramos del calor, tapamos, dejamos reposar y a disfrutar de este delicioso secreto ras el hanut.