Archivo

Manzana Sunset de chocolate y relleno de orange curd sin huevo

Manzana Sunset

Esta Manzana Sunset surge por pura inspiración. Es una maravilla tener algo en la cabeza y lanzarte a realizarlo. Sé que no es una mezcla nueva, pero para mí el valor está en idearlo de principio a fin con las cuatro cosas que sé y que el resultado sea algo de lo que sentirme orgullosa y mostrarlo.

Por un lado tenía una nueva crema de naranja que hice siguiendo la lemond curd que tanto gusta. Además quería usar el aerógrafo para pintar chocolate y tenía pendiente volver a usar el molde de manzana. Así que uniendo todo eso he hecho este postre que además está muy rico.

El nombre surgió al ver el corte. Sigue leyendo y lo verás.

Como otras veces, la propuesta se puede adaptar a moldes más sencillos. Cuéntame lo que se te ocurra hacer o consúltame tu idea y le damos una vuelta.

 

 

Elaboración

En la elaboración de este postre he usado tres recetas que ya están publicadas en el blog. Así que en ingredientes te dejo los enlaces directos a las mismas para que puedas leer con detalle el proceso. De todas formas aquí abajo te indico los ingredientes y el proceso muy resumido.

Orange curd o crema de naranja sin huevo

Esta crema de naranja la he hecho con la intención de usarla para el relleno de la manzana Sunset. Necesitaba que tuviera cierta consistencia.

Ingredientes:

    • 165 g zumo de naranja
    • 110 g mantequilla
    • 110 g azúcar blanca
    • 80 g agua
    • 25 g maicena
    • 2 cdtas. ralladura naranja
    • 2,6 g hojas gelatina

 

Proceso resumido:

En un cazo echa el zumo de naranja y la mantequilla. Añade azúcar, ralladura, maicena, gelatina y que espese.

Para hacer las semiesferas del relleno de la Manzana Sunset, he usado dos huecos de un molde de silicona de 7 cm de diámetro. Una vez que se enfrió lo metí en la nevera para que terminara de cuajar bien y poder desmoldarlo sin problema.

Cuando se enfríe puedes guardar la crema en la nevera.

Manzana

La receta del bizcocho es la del bundt de chocolate que tengo publicada y este es el enlace, donde tienes el proceso detallado. Las cantidades para hacer este molde de 8 a 10 raciones son las siguientes:

    • 80 g agua
    • 30 g cacao en polvo
    • 122 g mantequilla sin sal
    • 180 g azúcar
    • 2 huevos M
    • 180 g harina de trigo
    • 8 g bicarbonato
    • 120 g buttermilk
    • 12 g pasta de vainilla
    • 55 g naranja confitada

 

El proceso resumido:

    1. Unta molde.
    2. Tamiza harina con bicarbonato y sal.
    3. Hierve agua y mezcla con el cacao.
    4. Enciente horno a 180º.
    5. Bate la mantequilla hasta blanquear con el azúcar.
    6. Añade los huevos 1 a 1.
    7. Echa harina, buttermilk, harina, buttermilk y harina.
    8. Vierte el cacao, la vainilla y los cubos de naranja confitada.
    9. Hornea a 180º 40 minutos, aproximados.
Crema de cobertura

La cobertura exterior será una buttercream de cacao. Es la que usé para la tarta de huesos.

La cantidad necesaria para este molde:

    • 80 g mantequilla a temperatura ambiente
    • 80 g azúcar glas
    • 15 g cacao en polvo
    • 1/2 cdta. de vainilla
    • 10 g leche

 

El proceso resumido:

    1. Bate la mantequilla unos 5 minutos, bien con Kitchen Aid o con batidora de mano con las varillas.
    2. Añade el azúcar tamizado y sigue batiendo.
    3. Añade el cacao tamizado.
    4. Vierte la leche y la vainilla. Mezcla y listo.
Montaje de la Manzana Sunset

Los bizcochos tenían un poco de barriga y con un cuchilo de sierra le quité lo que sobraba.

Los huecos en el bizcocho se hacen con una puntilla. Haz un corte en forma de cruz en el centro y luego mete la puntilla inclinada al centro para sacar los triángulos que se forman. Con ayuda de una cuchara pequeña redondea el hueco.

Saca la semiesfera de orange curd sin huevo. Tócala primero para ver que está cuajada. Las semiesferas se desmoldan con facilidad en un molde de silicona y si te sobresalen al ponerla en el bizcocho puedes cortar ese poquito.

Echa un poco de crema para que las dos piezas peguen y monta cuidando que encajen bien.

Proceso bundt de chocolate y orange curd sin huevo

 

La cobertura de la manzana la he hecho delgada y con ayuda de una espátula pequeña la he ido repartiendo por toda la superficie. Si ves que se reblandece, mete la pieza en la nevera unos 10 minutos. Con la misma espátula le fui dando pinceladas impresionistas en vertical.

Acabado con aerógrafo de la Manzana Sunset

Finalmente, con ayuda de un aerógrafo y con pintura comestible apta para chocolate cubre la superficie. Le di una capa roja y un sutil salpicado en dorado. Con algunas capas más el color hubiera quedado más intenso pero no quería ese rojo.

Para conservarla recomiendo que esté en la nevera por la mantequilla exterior principalmente y tapada para que no se seque. Antes de su consumo déjala 15 minutos a temperatura ambiente.

Manzana Sunset

No tenía claro el nombre, porque lo de manzana de chocolate rellena de crema de naranja sin huevo, sí es descriptivo, pero aburrido. Así que cuando corté la pieza mi imaginación vio una puesta de sol. ¿La ves tú?

 

Corte bundt de chocolate orange curd sin huevo

Sea como sea, solo he de decir que el bizcocho de chocolate con el corazón de naranja está equilibrado en sabores y dulzor. No basta con que dos sabores vayan bien, sino en encontrar que vayan en armonía.

Truco

Para no estar dando vueltas en el momento de colocar las piezas una encima de otra, se coloca un palillo en ambas partes en el lugar que deben encajar.

Bundt cake de calabaza especiado

Bundt cake de calabaza especiado

Sin duda este bundt cake de calabaza especiado es un delicioso bizcocho que no pasará desapercibido a tu paladar. Es jugoso, esponjoso y con muchos matices. Que no te asuste la variedad de especias pero controla bien las cantidades para que quede equilibrado.

La receta seguida es de Claudia&Julia, en una estupenda recopilación de 14 bundt cakes.

  • Ingredientes

    • Puré de calabaza
    • 500 g calabaza
    • 240 g agua
    • Para el bizcocho
    • 225 g mantequilla sin sal
    • 260 g azúcar blanco
    • 3 huevos L
    • 2 ctas. extracto vainilla
    • 350 g harina de trigo floja
    • 6,2 g levadura química
    • 3,5 g bicarbonato sódico
    • 2,5 g sal
    • 2 cdtas. de canela molida
    • ¼ cdta. de nuez moscada molida
    • ¼ cdta. de pimienta molida
    • ⅛ cdta. clavo molido
    • ⅛ cdta. jengibre molido
    • 225 g yogur natural sin azúcar
    • 245 g puré de calabaza
  • Raciones: 16

  • Duración: 4 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Puré

Comenzamos preparando el puré de calabaza. Para ello vamos a cocer la calabaza al horno en lugar de sancocharla. De esta forma coge menos agua y la textura es mejor para nuestro propósito. Enciende el horno a 200ºC.

Quitamos las pipas y las hebras, cortamos en trozos medianos similares pero dejando la cáscara. En una fuente apta para el horno echamos unos 250 g de agua y colocamos los trozos de calabaza con la cáscara hacia arriba sin amontonar.

Horneamos entre 35 y 45 minutos, hasta que al pinchar la pulpa esté tierna. Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo en un colador.

Una vez fría, retiramos la cáscara y trituramos la pulpa con la batidora hasta obtener una crema fina. Pasamos a un chino o un colador muy fino con un filtro de café y dejamos un par de horas para que elimine solo el agua. No te saltes este paso porque el exceso de agua podría chafar la receta.

Bundt cake

Precalentamos el horno a 180ºC sin aire. Untamos el molde con spray desmoldante y con ayuda de un pincel de silicona nos aseguramos de cubrir todos los rincones.

Tamizamos la harina con las especias, la levadura química, el bicarbonato y la sal. Reservamos.

Comenzamos a batir la mantequilla hasta que quede cremosa, un par de minutos a velocidad media serán suficientes. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo. La mezcla debe clarear y quedar esponjosa.

Añadimos ahora los huevos de uno en uno y ligeramente batidos. Ahora llega el momento pánico porque la mezcla parecerá cortada, pero no te preocupes y continua, volverá a tener aspecto cremoso.

Continuamos incorporando la vainilla y batimos bien todo, asegurándonos que no quede mezcla en el fondo o las paredes del bol.

A continuación, iremos echando y batiendo cada vez, 1/3 de la mezcla que tamizamos, la mitad del yogur, otro tercio, el resto del yogur y el último tercio de ingredientes tamizados.

Por último añadimos el puré de calabaza, mezclamos a mano lo justo para dejar la mezcla homogénea.

Vertemos la mezcla en el molde y sobre un paño doblado, damos unos golpecitos para eliminar las burbujas de aire y nivelar la masa. Metemos al horno ya caliente y lo dejaremos unos 50 - 60 minutos. Ya sabes, pincha con una brocheta y si sale limpia ya lo puedes sacar.

Déjalo sobre una rejilla y espera 10 minutos. Sacude ligeramente el molde para que se despegue y desmolda sobre la rejilla hasta que se enfríe por completo.

Ya solo queda disfrutar de su jugosidad y matices que tiene un montón.

Notas
  • La receta original es con 300 g de azúcar blanca.
  • El proceso completo de elaboración es aproximado de 4 horas, pero de trabajo es apenas 45 minutos.
Bundt de speculoos

Bundt de speculoos

Hace ya un tiempo hicimos una deliciosa crema de speculoos y hoy la recuperamos para poder preparar este bundt. Así que si te apetece dar un buen bocado con ese sabor tan peculiar aquí tienes la receta.

Para prepararlo usé un molde Nordic Ware con forma de manzana que tiene capacidad para 5 tazas, aproximadamente 1,2 litros. Lo importante es la capacidad y no el molde en sí, pero puse el enlace para los curiosos.

  • Ingredientes

    • 120 g mantequilla
    • 230 g panela
    • 120 g crema de speculoos
    • 2 huevos M
    • 250 g harina de trigo
    • 0,6 g levadura química
    • 0,3 g bicarbonato
    • 0,6 g sal
    • 72 g leche entera
  • Raciones: 10

  • Duración: 1 hora y 1/4

  • Dificultad:

Elaboración

Para esta receta necesitamos que la mantequilla, la leche y los huevos estén a temperatura ambiente.

Pesamos y preparamos todos los ingredientes, tamizando el harina junto con la levadura y el bicarbonato. Engrasamos el molde con mantequilla y enharinamos, o usamos un spray antiadherente. Una vez todo listo, encendemos el horno a 180ºC.

En un bol batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esponje y se aclare. En ese momento añadimos la pasta de speculoos y mezclamos. Batimos ligeramente los huevos y los agregamos de uno en uno hasta homogeneizar antes de añadir el siguiente.

Añadimos la mezcla de harina alternando con la leche. Un tercio de harina, la mitad de la leche, otro tercio, el resto de la leche y la harina restante. Integramos suavemente, con el robot o con espátula, como quieras. Echamos la sal. No hay que pasarse de batido porque de lo contrario quedaría más prieto.

Finalmente vertemos la mezcla en el molde y lo golpeamos sobre un paño para eliminar burbujas. Horneamos durante 40-45 minutos en la bandeja central. Ojo, en otro molde más largo o con hueco central es probable que el tiempo cambie. Mientras no abras el horno durante la primera media hora estamos salvados. Eso se aplica a este y en general a cualquier bizcocho horneado. Pasado ese tiempo lo podemos pinchar por el centro y si sale limpio lo sacamos.

Una vez fuera del horno, dejamos 10 minutos sobre una rejilla, tras los que sacudiremos ligeramente el molde para que termine de despegarse y poder dar la vuelta. Dejamos enfriar, y en mi caso montamos y decoramos con unas hojas y unos gusanitos de fondant.

Básicamente el proceso en este tipo de bunt cake es similar, solo tienes que ajustar lo que le vayas a añadir para no perder el equilibrio en la mezcla.

Si la crema de speculoos que vas a usar es muy dulce te recomiendo reducir el azúcar que añadas en el momento de hacer este bundt de speculoos. Del resto solo queda disfrutar.

salsa de frutos rojos

Salsa de frutos rojos

Vamos a dar hoy un toque de sabor ácido a nuestros postres. Esta salsa de frutos rojos es ideal para ello. Además, no te preocupes porque no sea temporada, podemos comprarlos congelados, que tras probarlos puedo decir que para estos menesteres están bien.

Es fácil y con pocos pasos. Lo mínimo que se despacha después de hervir agua.

  • Ingredientes

    • 500 g frutos rojos
    • 100 g azúcar glas
  • Raciones: 8 - 10

  • Duración: 15 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Los frutos rojos que compré son fresas, frambuesas y arándanos. Dividiendo los 500 g en tres partes iguales. Por supuesto puedes balancearlo o elegir dos de ellos. Eso te lo dejo al gusto, porque en esencia el proceso es el mismo.

En un cazo ponemos a fuego medio los frutos rojos. Tendremos que remover con frecuencia hasta que se vayan deshaciendo por el calor y suelten su jugo. Echamos en el vaso de la batidora y los trituramos. Añadimos el azúcar al gusto y listo.

Aviso a los golosos porque no es especialmente dulce con estas cantidades, así que pruébala porque posiblemente tengas que endulzarla un poco más.

Dejamos enfriar y ya podemos disfrutar de ese toque ácido de estas frutas. Como ves lo usé para adornar este delicioso bundt cake de chocolate en forma de manzana, y al servirlo le añadía un poco más. Otra receta con la que iría estupendamente es el pastel de queso japonés que también tienes ya en el blog.

Con yogur natural también está de vicio. Puedes poner un poco en el fondo en un vasito de cristal, luego el yogur y decorarlo con algunas frambuesas o fresas laminadas. Y tú, ¿cómo vas a disfrutarla?

Llegaron las fresas

Llegaron las fresas

Estamos en la temporada por excelencia de las fresas, aunque aquí, en Gran Canaria, llevan meses en el mercado. Aún así, le doy la bienvenida a estas fresas primaverales y me sumo a presentar un postre con esta magnífica fruta.

He seguido una receta publicada por Lecuine con motivo del 70 aniversario de Nordic Ware, esos magníficos y vistosos moldes. He modificado la receta, como siempre, quitando azúcar. En la original indican 350 g, pero es mucha para mi paladar; eso va al gusto.

  • Ingredientes

    • 450 g puré de fresas
    • 400 g harina de trigo
    • 280 g azúcar
    • 200 ml aceite suave
    • 4 huevos L
    • 16 g levadura química
    • Cobertura
    • 200 g chocolate de cobertura
    • 50 g mantequilla
    • 75 g nata líquida
  • Raciones: 16

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Y llegaron las fresas, así que vamos a por ellas con el molde Heritage; queda bastante lleno, así que sale alto y vistoso. 

Comenzamos encendiendo el horno a 170º y untando el molde con spray o con mantequilla y harina. Pesamos todos los ingredientes y tamizamos la harina. Para el puré de fresas, basta con limpiarlas y triturarlas en la batidora. 

En un bol batimos a media velocidad, los huevos con el azúcar hasta que quede una masa espumosa. Luego añadimos poco a poco el aceite hasta que se integre. Bajamos un poco la velocidad y añadimos el puré de fresas, que batiremos hasta conseguir una masa homogénea.

Bajamos la velocidad e incorporamos la harina con la levadura tamizada.  Recuerda que batimos lo justo para mezclarla.

Finalmente, vertemos la masa en el molde por un solo punto y golpeamos suavemente el mismo contra la mesa para eliminar burbujas. Introducimos sobre la rejilla del horno en la segunda posición por abajo y dejamos 45 minutos. Pasado ese tiempo lo podemos pinchar por el centro y si sale limpio lo sacamos.

Una vez fuera del horno, dejamos 10 minutos sobre una rejilla, tras los que sacudiremos con cuidado el molde para que se despegue y poder dar la vuelta. Dejamos enfriar.

Seguro que así está rico, pero no me pude resistir al chocolate.

Derretimos el chocolate al baño maría con la mantequilla. Luego lo aligeramos con la nata líquida, dependerá de cuán líquido lo quieras. Yo lo dejé más bien denso y lo extendí.

Sabor pleno a fresas garantizado. 

 

 

 

 

 

volcanes de crema

Volcanes de crema

Hace ya unos años que soy la encargada del postre de nochebuena, un placer y un honor sin duda. Cada año uno diferente. Así que en esta ocasión quise hacer un guiño a un sabor de mi infancia, la zanahoria. Mi madre hacía uno con coco que me volvía loca. Tras dar varias vueltas y ver muchas recetas, elegí un bundt cake de zanahoria para empezar con mi idea. Un poco de chocolate, algo de crema y ganas de presentarlo de forma original y vistosa... Voilá. Bueno, no tan inmediato. Fueron necesarias tres versiones ajustando ingredientes hasta dar con el sabor global que quería. Así que aquí tienes el resultado: volcanes de crema.

En la foto superior, el de la izquierda tiene 15 g de chocolate en polvo tipo Valor y el de la derecha el doble. Es la única diferencia entre ambos y yo personalmente prefiero el primero porque noto más la zanahoria, pero es al gusto.

Si quieres hacer el bundt cake de zanahoria sin más, aquí tienes la receta.

  • Ingredientes

    • Masa bundt cake
    • 450 g zanahoria
    • 5 huevos L
    • 250 g azúcar morena
    • 300 g aceite suave
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 310 g harina
    • 8,5 g levadura química
    • 10 bicarbonato
    • 3 g canela
    • 0,5 g clavo molido
    • 15 g cacao en polvo
    • 6,5 g sal
    • Crema
    • 80 g mantequilla sin sal
    • 150 g azúcar glass
    • 200 g queso de untar
  • Raciones: 15

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Rallamos las zanahorias y las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

Encendemos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

En un bol tamizamos la harina y añadimos, bicarbonato, canela, clavo y levadura. Por otra parte batimos los huevos con el azúcar a media velocidad hasta que estén espumosos y hayan blanqueado.

Añadimos entonces el aceite y batimos. A continuación echamos la mezcla de harina y luego la sal con el cacao y la vainilla. Batimos lo justo para hacer una masa homogénea.

Por último la zanahoria que mezclaremos a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Reparte la masa en moldes pequeños de muffin o similares, no más de ¾ del mismo y hornea unos 20 minutos.

Bundt cake de zanahoria y chocolate

Deja enfriar 10 minutos y desmolda. Cuando estén fríos corta un poco lo que tenga de barriga y ponlos boca abajo. Con un vaciador de magdalenas o un descorazonador de manzanas hacemos un hueco sin llegar abajo. El trozo que sacamos lo conservamos.

Para la crema

Para hacer la crema batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glass. Cuando tengamos una masa cremosa y uniforme añadimos el queso. Mezclamos y a la nevera. Es un frosting habitual de magdalenas que gusta tanto que no dudé en usarlo para esta ocasión. Si tienes una manga pastelera puedes usarla para rellenar luego los volcanes, o si tienes buen pulso puedes hacerlo con una cuchara pequeña. Alisa con cuidado y listo.

Hagas los volcanes o no, te recomiendo hacer la crema para acompañar porque gana muchísimo.

Que lo disfrutes, a los míos les encantó.

bundt cake de zanahoria

Bundt cake de zanahoria

El bundt cake de zanahoria es mi favorito sin duda. Queda jugoso, suave y el sabor es magnífico. Lleva un poquito de canela y una pizca de clavo que redondean su sabor.  El cacao es solo por capricho y darle otro toque más de sabor.

A mí, solo el bizcocho me encanta, pero con él puedes hacer otras presentaciones como son los volcanes de chocolate que hice para una Nochebuena, o si quieres dar un  paso más, puedes usarlo para una tarta con crema de queso. Eso ya no tiene rival.

 

  • Ingredientes

    • 450 g zanahoria
    • 5 huevos L
    • 250 g azúcar morena
    • 300 g aceite suave
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 310 g harina
    • 8,5 g levadura química
    • 10 bicarbonato
    • 3 g canela
    • 0,5 g clavo molido
    • 15 g cacao en polvo
    • 6,5 g sal
  • Raciones: 15

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Para hacer este delicioso bundt cake de zanahoria, vamos a empezar rallando las zanahorias. (Yo las peso antes, así que los 450 g son antes del rallado). Luego las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

En un bol tamizamos la harina y añadimos, bicarbonato, canela, clavo y levadura.

Encendemos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Prepara el molde. Yo uso spray desmoldante y un pincel de silicona para repartirlo bien por todos los huecos. Si usas mantequilla será un poco más complicado de extender, pero tómate tu tiempo para que luego desmolde bien. Espolvorea cacao o harina.

Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar a media velocidad hasta que estén espumosos. Te llevará unos cuantos minutos, no desesperes porque es importante que se aireen bien.

Añadimos entonces el aceite y batimos. A continuación echamos la mezcla de harina y luego la sal con el cacao y la vainilla. Batimos lo justo para hacer una masa homogénea.

Por último la zanahoria que mezclaremos a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Horneado del bundt cake de zanahoria

Vuelca la masa en el molde para bundt cake. Coloca un paño debajo del molde y golpea para eliminar las burbujas que hayan quedado en la masa. Se hornea unos  50 minutos. Pincha con una brocheta para ver si sale limpia y así comprobamos que está hecho.

Al sacarlo del horno, deja que repose 10 minutos y desmolda sobre una rejilla. Deja que se enfríe antes de partirlo.

bundt cake de zanahoria mordisco corte

bundt cake de chocolate

Bundt cake de chocolate

Al bundt cake le pasa lo mismo que a Súper Coco; ¿es un queque?, ¿es una tarta? No es un bundt cake. ¿Y eso qué es? Pues es un bizcocho muy húmedo con unas formas espectaculares debido a los moldes con los que se preparan y que le dan su nombre. Así de simple y así de hermosos. Para empezar el clásico bundt cake de chocolate porque el chocolate es el rey lo pongas como lo pongas.

Y para los que se preguntan qué es un queque, decirles que es como llamamos al bizcocho en Las Palmas entre otras partes del mundo. Peculiaridades del lenguaje.

  • Ingredientes

    • 160 ml de agua
    • 224 g mantequilla sin sal
    • 65 g de cacao en polvo*
    • 360 g de harina de trigo
    • 15 g de bicarbonato sódico
    • 1 pizca de sal
    • 380 g de azúcar
    • 4 huevos L
    • 240 ml de buttermilk**
    • 7 ml de extracto de vainilla
  • Raciones: 12

  • Duración: 1 hora y media

  • Dificultad:

* Tipo Valor
** Si no lo encuentras puedes mezclar 240 ml de leche con una cucharada de limón

Elaboración

Comenzamos por lo último que vamos a utilizar, el molde y el horno. El molde usado es el Nordic Ware Anniversary grande, que impregnaremos con el spray anti adherente que repartiremos bien con una brocha por todos los rincones del molde en sentido ascendente. En caso de no tener el spray podemos untarlo con mantequilla blandita y chocolate en polvo. ¿Chocolate y no harina? Sí, porque como es de chocolate así queda de ese color y no con restos blancos. El horno, 180ºC con calor arriba y abajo, con la rejilla y no la bandeja, en la segunda posición desde abajo.

Como norma general, los ingredientes deben estar a temperatura ambiente y la harina tamizada. Recomiendo pesar todos los ingredientes para poder ir incorporando sin pausas. Si vas a usar la alternativa del buttermilk, hazlo ya porque tarda unos 10 minutos en estar listo adquiriendo el aspecto de la leche cortada.

Dicho esto, tamizamos la harina que reservaremos junto a la sal y el bicarbonato. Ponemos el agua al fuego y cuando hierva añadimos el chocolate que removeremos hasta lograr una pasta homogénea. Quitamos del fuego y reservamos.

A continuación, en un bol echaremos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Lo de la temperatura ambiente no es que si hay 30 grados tenga que estar así, basta con que haya perdido el punto frío. Aclarado esto, batiremos hasta que tengamos una pasta blanquecina y esponjosa. Yo bato con una batidora de varillas de repostería para poder darle aire a la masa.

Conseguido ese punto, iremos añadiendo y batiendo los huevos uno a uno cuando el anterior ya esté ligado. Luego iremos alternando con la batidora a baja velocidad la harina con el buttermilk del siguiente modo: un tercio a ojo de harina, la mitad del buttermilk, otro tercio de harina, el resto del buttermilk y la harina restante.

Añadimos ahora el chocolate que habíamos preparado y la vainilla. Batimos hasta que esté mezclado, no más. Es posible que en el fondo nos quede masa sin mezclar pero eso lo arreglamos cuando al verter en el molde lo mezclemos con la espátula de silicona. Se recomienda verter la masa por un único punto, para que la masa vaya sola. Volcada toda, alisaremos con la espátula. Finalmente, daremos ligeros golpes secos al molde sobre un paño para disminuir las bolsas de aire de la masa, y al horno.

El tiempo que lo tendremos dentro depende mucho del horno y de la masa. Algunos en 45 minutos están listos y otros llevan una hora. Este estuvo 50 minutos. Para comprobarlo, lo pinchamos con un palillo largo. Tiene que salir limpio de masa. Si es así lo sacamos dejándolo reposar 10 minutos sobre una rejilla.

El bundt cake habrá empezado a despegarse solo, pero le daremos unas leves sacudidas para que se despegue del todo y le damos la vuelta sobre la rejilla para que enfríe y poder saborear este delicioso bundt de chocolate. 

Esta maravilla la aprendí a hacer con mi amiga Teresa y su blog,  La cocina de Tesa. Gracias.

Nota

El molde utilizado es de modelo 'Anniversary' de Nordic Ware. Capacidad de 10 a 15 tazas.