Archivo

Pan de hamburguesa tinta de calamar

Pan de tinta

Este pan de tinta de calamar es justo como lo quería. Suave, esponjoso, vistoso y sobre todo muy rico. Hay quien me dice que se le hace raro comer un pan así, pero entre el toque de color que le da a tu mesa y el sabor que no esperas, tienes el éxito asegurado.

La tinta de calamar no aporta casi sabor, así que decidí añadir pimentón dulce y picante. No verás el color pero al primer bocado te sorprenderá.

  • Ingredientes

    • Prefermento
    • 30 g agua
    • 0,1 g levadura fresca
    • 50 g harina panificable
    • Masa
    • Todo el prefermento
    • 300 g harina panificable
    • 115 g leche entera
    • 1 huevo L
    • 20 g azúcar blanca
    • 8,5 g sal
    • 8 g levadura fresca
    • 6 g tinta de calamar
    • 0,9 g pimentón dulce
    • 0,3 g pimentón picante
    • 25 g aceite suave
  • Raciones: 6

  • Duración: 15 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Suelo empezar los panes la noche anterior con el prefermento, así dejo que se esponje y a la mañana siguiente empiezo mi pan para acabar con el horneado a última hora de la tarde.

Prefermento

Mezcla en un táper pequeño el agua con la levadura y añade la harina. Remueve y amasa hasta que no quede harina seca. Tapa y deja una hora a temperatura ambiente, luego puedes guardarlo en la nevera. Con 10 horas es suficiente. Deberá haberse esponjado.

Amasando el pan de tinta

El proceso de amasado lo he hecho en la panificadora. Se puede hacer igualmente a mano.

Reserva un par de cucharadas de leche para disolver la levadura.

Empezamos rompiendo el prefermento y echándolo en casi toda la leche. Añade la sal y el azúcar. Incorpora también la harina, el huevo y la levadura disuelta en leche.

Amasado de 10 minutos. Reposo de 10 minutos.

Amasado de 10 minutos y otro reposo de 10.

Amasado de 10 minutos y otro reposo de 10. (opcional)

Añade la tinta de calamar y los dos pimentones. Amasa 10 minutos o hasta que la masa sea de color uniforme.

Echa el aceite y amasa hasta que se incorpore.

Pasa a un bol engrasado y tapa. Deja que arranque el levado, unos 30 minutos serán suficientes, pero si hace mucho calor, no esperes tanto antes de meter el bol en la nevera.

La masa deberá doblar su tamaño. A mí me tardó 3 horas. Si quieres que vaya más lento reduce la cantidad de levadura.

Formado

Saca de la nevera, desgasifica y divide en piezas de 100 g. Con ese tamaño te quedarán panes de buen tamaño para una hamburguesa, pero puedes hacerlos del tamaño que quieras.

Bolea. Deja reposar 10 minutos y forma.

Si quieres ponerle sésamo, solo tienes que pasar cada pieza por leche y sésamo. Coloca en la bandeja del horno y deja que casi doble.

Horneado del pan de tinta

Enciende el horno a 200º y cuando esté caliente mete la bandeja, en mi caso a media altura porque en la inferior se hace mucho la base y no me gusta. Con 10 o 12 minutos es suficiente. El pan debe crecer en el horneado pero como no se ve el cambio de color tendrás que darle golpecitos en la base para comprobar que están listos.

Saca y deja enfriar en una rejilla antes de disfrutar.

Pan de tinta

Receta de pan de papas patatas

Pan de papas

El pan de papas es típico en Gran Canaria y aunque he buscado una receta tradicional oficial no he tenido suerte, solo encontré los ingredientes y he adaptado las cantidades a mi criterio.  Estoy muy contenta con haber logrado un pan tan rico y que cumple con lo que recuerdo del tradicional.

Me hace especial ilusión recrear un pan de mi isla poniendo en práctica los conocimientos que he ido adquiriendo, así que doblemente feliz.

  • Ingredientes

    • Prefermento
    • 100 g harina panificable
    • 60 g agua
    • 0,2 g levadura fresca
    • Masa
    • el prefermento
    • 400 g harina panificable
    • 250 g papa cocida
    • 205 g agua
    • 5 g sal
    • 90 g azúcar
    • 5 g levadura fresca
    • 1/2 cucharadita canela
    • 1 cdta. matalahúva
  • Raciones: 2 piezas

  • Duración: 18 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Como suele ser habitual, he usado la panificadora para el amasado. Es cuestión de comodidad.

Pon las papas con piel en un cazo con agua hasta que puedas pincharlas con facilidad.

Escúrrelas y deja que se enfríen un poco para poder manipularlas sin quemarte. Desmenuza las papas y añade el azúcar. Mezcla.

Añade la harina, el prefermento y el agua, pero reserva un poco para añadir la sal y la levadura. Amasa. Haciéndolo a máquina todo se puede añadir mientras sigue trabajando.

Coge un poco del agua reservada y echa la sal. Agita y añade a la masa.

Haz lo mismo con la levadura.

Ahora hacemos dos amasados de 15 minutos y reposos de 10.

Añadimos la canela y la matalahúva molida (anís verde).

Sigue amasando otros 10 minutos.

Pasa a un bol ligeramente aceitado. Puedes dejarlo a temperatura ambiente hasta que doble o esperar 20 minutos y meter en la nevera un par de horas hasta que doble.

Vuelca la masa sobre una superficie ligeramente enharinada, desgasifica y divide en dos. Bolea y forma. El pan de papas es un pan redondo, sin greña y de tamaño medio.

Deja fermentar en un banettone con harina o un bol con un trapo bien enharinado hasta que se hinche, serán dos horas. Depende de la temperatura que tengas en la cocina.

Vuelca en la bandeja del horno. Se hornea con calor arriba y abajo a 160º, 55 minutos.

Nota

Es posible que el pan de papas que se hace aquí tradicionalmente lleve otro proceso, que no lleve prefermento o incluso otros ingredientes, pero como no encontré una receta he hecho esta invención. Lo comento porque no quiero que nadie se sienta engañado pensando que es la receta tradicional.

Si quisieras dejarlo más tiempo en la nevera tendrías que reducir la cantidad de levadura.

Corazones de arándanos

Corazones de arándanos

Para este San Valentín he preparado algo muy sencillo, con pocos ingredientes y que se elabora en un ratito: "corazones de arándanos". Este postre se disfruta mejor recién hecho, al menos para mí tienen en ese momento la conjunción perfecta de sabores, temperatura y textura.

La apariencia seguramente te recuerde a los típicos pasteles americanos. Lo cierto es que no he seguido receta alguna para hacerlos, simplemente seguí una idea y la ejecuté. No esperes un postre dulce siguiendo las cantidades que indico. Si lo quieres dulce tendrás que incrementar el azúcar y la miel a medida que lo vayas haciendo. Para nosotros así va perfecto.

  • Ingredientes

    • Hojaldre
    • 350 g arándanos
    • 40 g azúcar blanco
    • 1 cda. miel
    • ralladura de naranja
    • 1 huevo
  • Raciones: 2

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos preparando primero el relleno de los corazones de arándanos. Para ello echamos los arándanos en un cazo a fuego medio, yo usé congelados. Cuando se vayan descongelando añadimos el azúcar y removemos de vez en cuando. Añade la ralladura de una naranja. Los dejaremos al fuego hasta que espese. Pruébalo y decide si lo quieres más dulce.

Añadimos ahora la miel, removemos hasta disolverla y retiramos del fuego. Necesitamos que pierda agua, así no humedece en exceso el hojaldre y se mantiene al cortarlo.

En total estará a fuego medio entre 20 y 30 minutos, y solo hay que remover de vez en cuando. Reservamos.

El tamaño de los moldes de corazones es de 10 cm con un alto de 2,5 cm.

Mientras tanto puedes empezar con el hojaldre. Necesitamos una lámina y un par de cortadores metálicos o moldes. Hay que meterlos al horno, así que asegúrate que soporten el calor.

Vamos a cortar el hojaldre con el papel que trae: por una parte, una pieza suficientemente grande para cubrir el fondo y las paredes del molde que vayas a usar, y por otra, varias tiras finas de hojaldre también con su papel para colocarlas más tarde. Guárdalas en la nevera mientras tanto.

¿Por qué con el papel? Porque se deforma con facilidad según lo despegas. Al mantener el papel se manipula mejor y conserva la forma.

Coloca la pieza en el molde que hayas elegido y elimina lo que sobre cortando con cuidado. Yo dejé el papel para asegurame que podría despegarlo bien tras el horneado. Pincela con huevo, pincha con un tenedor toda la superficie para evitar que se hinfle mucho.

Horneamos con calor arriba y abajo a 200º C 10 minutos. Si se ha hinchado pincha con suavidad y echa el relleno. Decora con las tiras de hojaldre retirando ahora el papel con cuidado, pincélalas con huevo y vuelve a meterlo al horno hasta que se doren. Serán otros 10 minutos aproximadamente.

Saca del horno, pasa a una rejilla y desmonta en cuanto puedas manipularlo sin quemarte. Una vez esté templado ya podrás disfrutar de estos corazones de arándanos.

Notas

Cuando saques el hojaldre para rellenarlo no te entretengas. Debes tener todo preparado y hacerlo rápido.

En lugar de corazones puedes utilizar un molde redondo pequeño, 12 cm de diámetro y 4 de alto, para hacer una sola pieza. Te quedaría más rellena que esta que pongo en la foto.

Tarta de arándanos

Además de con arándanos hice otro con manzana por probar qué tal quedaba. Al de manzana tengo que darle una vuelta más.

 

El bosque

El bosque

Este Bosque fue mi idea para endulzar la mesa de Navidad. ¡Dónde quedará ya la Navidad y yo sin publicar mi receta! Lo bueno es que "El bosque" se puede preparar para cualquier ocasión porque todos sus ingredientes se consiguen fácilmente. Lo más complicado quizá son las frambuesas pero se pueden comprar congeladas.

Así que si te gusta el chocolate y quieres un postre equilibrado, con un toque contrastado y un sabor que no esperas, "El bosque" es tu receta. ¡Descúbrelo!

 

  • Ingredientes

    • Masa quebrada
    • 180 g harina
    • 135 g mantequilla sin sal fría
    • 37 g azúcar glas
    • Pizca de sal
    • Mousse de chocolate
    • 200 g chocolate negro o con leche
    • 160 g leche entera
    • 320 g nata 35 % mg fría
    • Aroma: ¾ cda. Ron o 3 g café pasta
    • Mousse de chocolate blanco
    • 65 g chocolate blanco
    • 45 g nata 35 % mg
    • 105 g nata 35 % mg muy fría
    • 3 vainas de cardamomo
    • Frambuesa
    • 350 g frambuesas
    • 30 g azúcar
    • Capa impermeable
    • 70 g chocolate blanco
  • Raciones: 10

  • Duración: 4 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Este postre lleva varias elaboraciones que recomiendo hacer en un día y montar al siguiente. De esta forma todo tiene su reposo, enfriamiento y textura adecuada. Solo la capa impermeable se puede hacer en el momento ya que solo necesita unos minutos para poder seguir con el proceso de montaje de nuestro bosque.

Este es el dibujo que hice cuando diseñé el postre. Las cantidades que doy son para hacer una base de 23 x 20 cm. De ahí puedes hacer una sola pieza o varias unidades montando con distintos aros. Lo que sí te recomiendo es que la galleta no sea muy fina y que no cambies la frambuesa por otra fruta porque no se logra el mismo efecto.

MASA QUEBRADA. Base

Tamiza la harina y el azúcar, añade la pizca de sal y mezcla todo.

Corta la mantequilla en lascas y desmenuza junto con la mezcla. Primero se formarán pegotes grandes que debes seguir trabajando sin amasar hasta que se convierta en arena. Es cuestión de ir frotando entre las manos hasta que la mantequilla se integre.

Forma una bola, aplánala y deja que se enfríe una hora en la nevera. Debes envolverla con film para que no se reseque.

Con ayuda de un rodillo y entre dos papeles sulfurizados extiende la masa. Debe tener unos 0,7 cm de grosor y una extensión de 23 x 20 aproximados. Lo que debes tener en cuenta es que puedas cortar las piezas que necesites. Yo saqué 4: dos cuadradas de 12 y 8 cm y dos circulares de 12 y 8 cm.

MOUSSE DE CHOCOLATE

Hierve la leche y retírala del fuego. Añade el chocolate en pepitas o troceado. Incorpora lo que hayas elegido para darle un toque de sabor (café o ron). Reservamos.

Mientras se enfría un poco, semimonta la nata, es decir bate con las varillas hasta que empieza a marcarse. No nos interesa que se monte porque entonces quedará duro.

Echa un par de cucharadas de nata semimontada al chocolate y remueve. Añade el resto y mezcla suavemente con movimientos envolventes hasta que sea uniforme.

Guarda en la nevera tapado a piel.

MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO. Árboles

Abre las vainas para sacar las semillas de caradamomo y machácalas en un mortero hasta hacerlas polvo.

Funde el chocolate blanco al baño maría. Puedes hacerlo al microondas pero es delicado y se puede pasar de temperatura con facilidad.

Hierve los 45 g de nata en un cazo. Retira del fuego y vierte de 3 veces sobre el chocolate derretido removiendo a mano hasta unificar. Añade el polvo de cardamomo.

Batimos con la túrmix a velocidad baja, sin mover ni levantar para no meter aire en la mezcla. Emulsionaremos hasta lograr una textura lisa y brillante.

Añadimos 105 g de nata fría y mezclamos a mano un par de minutos para unificar.

Tapamos a piel y guardamos en la nevera 4 horas o mejor hasta el día siguiente.

Si no vas a teñir la mousse monta con cuidado hasta lograr una textura cremosa.

Si vas a teñir la mousse de chocolate blanco, te recomiendo colorante en gel o pasta pero no líquido. Echa color poco a poco en un bol y mezcla hasta lograr el tono deseado. Monta la mezcla.

Para hacer los árboles del bosque necesitamos una manga pastelera. La boquilla es opcional pero quedan más bonitos con una. Yo usé mi adorada estrella abierta, la 4B de Wilton.

FRAMBUESAS

En un cazo ponemos las frambuesas, yo usé congeladas pero pueden ser frescas también. Añade el azúcar y deja al fuego. Tritura cuando estén blandas, deja al fuego unos 10 minutos a fuego medio bajo y cuela. Deja que escurra bien.

CAPA IMPERMEABLE de chocolate blanco

Tan simple como derretir al baño maría el chocolate blanco. Deja que se enfríe un poco y ya está listo para usar.

El bosque

MONTAMOS “El bosque”

Para montar este postre iremos poco a poco, dejando que cada capa coja consistencia en la nevera antes se seguir con la siguiente.

Corta la masa quebrada con el aro, o aros, que hayas elegido.

Pincela, para hacer la capa impermeable, con el chocolate blanco sobre la masa quebrada. De esta forma no se humedece y se mantiene crujiente. Deja que se seque el chocolate.

Extiende la capa de frambuesa.

Bate a mano mínimamente la mousse de chocolate hasta tener una textura cremosa. Échalo sobre la masa quebrada rellenando bien el borde y alisa. A mí me fue bien hacerlo con manga pastelera para reducir la manipulación. Guarda en la nevera un rato antes de hacer los árboles.

Para los árboles solo necesitas un poco de mano con la manga. Los repartí sin seguir ningún patrón y haciendo distintos tamaños e intercalando blancos con verdes. ¡Es lo más divertido!

El postre se conserva en la nevera hasta el momento de disfrutarlo. Al comerlo encontrarás chocolate blanco con cardamomo, acompañado de una suave mousse de chocolate, seguida del toque ácido de la frambuesa para acabar con una delicada y crujiente masa que se deshace dulcemente.

Casita de Navidad

Casita de Navidad

Esta Casita de Navidad es mi versión de la clásica "gingerbread" para el reto #daleunavueltaa que nos propone hacer algo navideño. Además me incliné por usar los sabores clásicos de estas fechas: jengibre, almendra y canela no podían faltar.

Son varias elaboraciones, pero sencillas. Lo más complicado es cortar el tejado y la chimenea. Te contaré cómo lo hice yo, pero si se te ocurre algo mejor, soy toda oídos.

Las otras propuestas son:

      • Galletas de jengibre, de Teresa
      • Tarta de Navidad, de Déborah
      • Y un tronco semifrío de namelaka de naranja y chocolate, de Irmina

Todo un despliegue navideño lleno de sabor. Vamos ya con la elaboración de la Casita de Navidad.

  • Ingredientes

      • Bizcocho de jengibre
      • 3 huevos L
      • 125 g azúcar moreno
      • 120 g harina trigo
      • 5 g maicena
      • ralladura 1 naranja
      • 1,5 cdta. jengibre en polvo
      • ¼ cdta. clavo
      • ¾ cdta. canela
      • ½ cdta. pimienta rosa
      • Bizcocho de almendra
      • 3 huevos L
      • 125 g azúcar glas
      • 2 claras L
      • 20 g harina trigo
      • 125 g harina de almendra
      • 20 g mantequilla sin sal
      • pizca de sal
      • Crema de trufa
      • 200 g nata vegetal (o 35%mg)
      • 85 a 95 g chocolate
      • BCMS
      • 2 claras
      • azúcar blanca
      • mantequilla sin sal

    Raciones: 8 a 10

  • Duración: 3 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer los bizcochos de la Casita de Navidad he usado un molde extensible de 20 x 23 cm forrado con papel de horno.

El horno debe ir a 180º C con calor arriba y abajo.

Bizcocho de jengibre

Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen con unas varillas eléctricas o en el robot de cocina.

Mientras tamiza todos los ingredientes secos: harina, maicena y especias.

Añade la naranja rallada y para la máquina. Los ingredientes tamizados se añaden poco a poco y se mezclan a mano con movimientos envolventes para no bajar la elaboración.

Vierte la masa en el molde bien repartida. Te aconsejo que la eches repartida porque no se extiende con facilidad y hay que evitar aplastarla.

Hornea a 180º durante unos 15 minutos, hasta que al pincharlo salga limpio.

Deja que se enfríe en una rejilla retirando el molde y el papel.

 

Muñeco de nieve en casita de Navidad
Lateral Casita de Navidad
Bizcocho de almendra

Derrite la mantequilla y tamiza la harina de trigo, reserva.

En el bol de la batidora echamos los 3 huevos a temperatura ambiente. Añadimos el azúcar y la harina de almendra. Batiremos hasta que esté espumoso y haya doblado de volumen.

En otro bol, montamos las 2 claras a punto de nieve con una pizca de sal.

Echamos la harina sobre el bol de las yemas espumosas y mezclamos a mano con suavidad. Realiza movimientos envolventes a la redonda del bol y desde abajo, alternando los movimientos siempre suaves.

Luego añadimos las claras montadas del mismo modo, con movimientos envolventes.

Por último, vertemos la mantequilla derretida y mezclamos suavemente.

Al igual que hicimos con el otro bizcocho, vertemos a lo largo del molde de 20 x 23 cm forrado en papel de horno.

Hornea a 180º unos 15 minutos, hasta que al pincharlo salga limpio.

Deja que se enfríe en una rejilla retirando el molde y el papel.

Arbol en casita de Navidad
Lateral izquiero de la Casita
Trufa de chocolate 55 % cacao

Para la crema que usaremos entre bizcochos y en el exterior de la casita he optado por una trufa con chocolate al 55 % buscando un equilibrio en sabores y dulzor. Usé nata vegetal porque se deja maltratar.

Derrite el chocolate como prefieras: microondas o baño maría, sin que el bol toque el agua, no lo olvides. Deja que se enfríe un poco antes de añadirlo a la nata.

Monta la nata y añade el chocolate derretido. Bate hasta que la mezcla esté homogénea.

BCMS: buttercream de merengue suizo

También llamado crema de mantequilla y merengue suizo, pero para abreviar opto por lo de BCMS, que también podrás verlo escrito como SMBC. Es lo mismo, un merengue hecho calentando las claras para luego añadir la mantequilla.

Pesa las claras. Necesitas el doble de su peso en azúcar. La cantidad de mantequilla será tres veces el peso de las claras.

Ejemplo:

      • si las claras pesan 100 g
      • serán 200 de azúcar
      • 300 g de mantequilla

 

Ponemos las claras y el azúcar al baño maría, sin que el bol toque el agua. Remueve continuamente hasta que el azúcar se haya disuelto. Puedes comprobarlo tocando la mezcla o si usas un termómetro cuando alcance los 63º C. Retira del fuego y cuela al pasarla al bol de la batidora.

Con el globo bate unos 5 minutos a velocidad media, sube a media alta durante 10 minutos,  aproximadamente, hasta lograr un merengue de picos firmes y brillantes. Cambia el globo por la pala K para empezar a añadir la mantequilla cortada en cubitos. Si no tienes esa pala puedes seguir con el globo.

La mantequilla la puse a temperatura ambiente. La corto cuando está fría y la dejo fuera mientras hago todo el proceso hasta aquí. Comienza a echar poco a poco, no tengas prisa. Una vez que esté toda incorporada llega lo que yo llamo momento pánico, porque la mezcla pierde consistencia y parece cortada, pero conserva la calma que remonta.

Bate dos o tres minutos a velocidad media y tendrás un BCMS estupendo.

BCMS para los detalles

La mayor parte vamos a usarlo sin colorante y teniendo en cuenta las pequeñas decoraciones que teñiremos nos hace falta muy poco para cada color. Siéntete libre de decorar la casita de Navidad a tu gusto. Por un lado puse una galleta en forma de muñeco de nieve que tenía hecha y la decoré. Por el otro, hice un árbol. Para todo ello necesitas mangas pasteleras y algunas boquillas:

      • boquilla 234 para la nieve
      • 68 para las hojas del árbol
      • 4 B para el tejado
      • los puntos de colores son sin boquilla

Corte de tarta casita de Navidad

Montaje de la Casita de Navidad

Alinea los bordes de los bizcochos y divide cada plancha en 3 piezas iguales.

Coloca una pieza de jengibre, unta con trufa y coloca una de almendras. Repite el proceso y comprueba que va quedando recto. Los tres últimos pisos tendrás que cortarlos en triángulo. Te recomiendo que los apiles con su crema y con un cuchillo de sierra recorta el sobrante. Luego coloca el triángulo sobre la casa.

Cubre con una capa de trufa y deja en la nevera.

De los trozos de bizcocho podrás sacar la chimenea. Corta la base en forma de cuña como te muestro en la imagen.

Chimenea

Repasa con más crema y alisa. En el tejado dibujé unas líneas.

El resto es decoración con la ‘buttercream de merengue suizo’. Yo tenía unas galletas en forma de muñeco de nieve y la puse en un lateral. Siénte libre de decorar como te apetezca y disfruta.

Cumbre Vieja

Soy isleña y por muchos días que pasen no dejo de interesarme por las noticias sobre el volcán de Cumbre Vieja en la isla vecina. Sigo estremeciéndome al oír cómo ruge. Sigo sintiendo pena al ver todo lo que sepultan las coladas de lava y las cenizas.

Por ello, y desde el gran cariño que le tengo a La Palma, he hecho este pequeño homenaje. No quiero que se diluya entre otras noticias. El volcán Cumbre Vieja es mucho más que un titular. Es una realidad, dolor, destrucción. Y el canario resurgirá de entre las cenizas.

He hecho un volcán de chocolate y su lava es de plátano. Plátanos de mis islas. Al Cumbre Vieja lo llevaremos en las retinas, bajo una tirita en el corazón y este en particular, nos lo zamparemos a bocados.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 2 huevos L
    • 200 g azúcar
    • 100 g aceite suave
    • 25 g leche entera
    • 160 g harina todo uso
    • 40 g cacao polvo
    • 3,5 g impulsor
    • 1/2 cdta. sal
    • 80 g café caliente
    • Lava
    • 2 plátanos
    • 10 g ron
    • 1 cdta. Peta Zetas
    • 4 g pasta de vainilla
    • 20 g leche entera
  • Raciones: 6

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos engrasando los moldes en los que hacer los bizcochitos. He usado los de unos muffins grandotes con espray antiadherente.

Tamiza la harina, el cacao y el impulsor. Reserva.

La mezcla de todo la he preparado con el globo del robot de cocina. Batimos los huevos a velocidad media hasta que estén espumosos, añadimos el azúcar y seguimos batiendo un par de minutos.

Prepara el café o calienta el agua, según quieras usar una cosa u otra.

Enciende el horno a 180º C para que esté caliente cuando acabes la mezcla.

Baja la velocidad al mínimo y echa poco a poco el aceite. Haz lo mismo con la leche. sigue batiendo y añade la vainilla, la sal y la mezcla tamizada.

Por último, añade el agua/café caliente y bate hasta homogeneizar la mezcla. Rellena los moldes hasta las tres cuartas partes como máximo.

Hornea aproximadamente 20 minutos a 180º C. Comprueba que esté hecho clavando en el centro un palillo. Si sale limpio ya puedes sacarlo del horno, en caso contrario hornea unos pocos minutos más.

El bizcocho es muy frágil. Espera que se enfríe un poco antes de desmoldar porque se rompen con facilidad. Deja enfriar por completo sobre una rejilla.

Cuando ya estén frías, descorazona los muffins sin llegar a la base. El cilindro que sacas se desmiga en el plato donde lo vayas a presentar simulando la ceniza.

Cumbre Vieja
Lava de plátano

El plátano se oxida y oscurece una vez triturado, así que apura al máximo el momento de su elaboración. Así además estará calentito.

Por un lado, tritura los plátanos hasta dejarlos cremosos. Por otro lado, echa en un cazo la leche junto con el ron y calienta un par de mintos. Añade el plátano y la vainilla al cazo. Remueve bien y retira del fuego.

Echa una cucharadita de peta zetas y mezcla.

Para rellenar y decorar el volcán puedes usar una manga o un biberón como hice yo. Dibuja varios ríos de lava y a disfrutar de las explosiones en boca de los peta zetas en una crema templada de plátano con la esponjosidad de chocolate.

 

 

 

Brioche Calabaza de zanahoria

Calabaza de zanahoria

Llevaba tiempo queriendo hacer estos brioches de calabaza de zanahoria y me parece que estas fechas son un buen momento. Puedes usarlas para decorar la mesa y darle un toque simpático.

Si quieres el puré de zanahoria se puede sustituir por uno de calabaza, lo dejo a tu elección.

 

  • Ingredientes

    • Prefermento
    • 65 g harina panificable
    • 40 g agua
    • 0,03 g levadura fresca
    • Masa
    • Todo el prefermento
    • 250 g harina de fuerza
    • 50 g panela
    • 5 g sal
    • 2 huevos M
    • 90 g mantequilla sin sal
    • 110 g puré de zanahoria
    • 12 g levadura fresca
    • 1 piel de naranja rallada
    • 2 g canela molida
    • 1,5 g comino
    • 4 semillas de anís estrellado
  • Raciones: 3 piezas

  • Duración: 18 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer este pan de zanahoria he ajustado una receta de brioche, así que el proceso es el mismo.

Prefermento

La noche previa mezclamos la levadura con el agua y luego la harina. Tapamos y dejamos hasta la mañana para usarla. La temperatura ideal ronda los 24º. Si no vas a preparar el pan hasta por la tarde, guarda el prefermento en la nevera toda la noche y sácalo por la mañana.

Brioche Calabaza de zanahoria
Brioche Calabaza de zanahoria
Puré de zanahoria

Pela y corta una zanahoria que pese unos 150 g. Ponla en un cazo con agua hasta que se ablande. Luego tritura y deja en un colador para que escurra algo de agua.

Amasado del pan de zanahoria

He hecho el amasado en panificadora.

Mezcla la harina con el prefermento, el huevo y 60 g de puré de zanahoria.

Añade sal y azúcar.

Echa la levadura desmenuzada en el resto del puré e incorpóralo a la masa.

Deja que repose y comprueba que el gluten se ha desarrollado con la prueba de la membrana.

Si no aún le falta, alterna un par amasados con reposos y repite la comprobación.

Cuando ya esté listo, añade la mantequilla cortada en dados y fría poco a poco.

Añade las especias y la ralladura de naranja. Amasa y pasa a un bol tapado hasta que doble su tamaño.

Desgasifica con suavidad.

Divide la masa en las piezas que quieras hacer. Yo opté por tres calabacitas. Bolea, deja que reposen 10 minutos y forma.

Para darle la apariencia a nuestra calabaza de zanahoria usa hilo de cocina. Necesitamos 4 trozos. En las fotos puedes ver cómo colocarlos. Es importante que no los aprietes ahora porque la masa va a doblar y se marcan demasiado.

Deja que las piezas doblen de tamaño y pincela con leche.

Se hornean a 170º. El tiempo dependerá del tamaño de las piezas, en mi caso 20 minutos fueron suficientes.

foskitos de chocolate

Foskitos de chocolate

El reto #dale1vueltaa nos proponía hacer algo con tres elaboraciones de chocolate y yo rescaté de mi lista de creaciones pendientes estos foskitos de chocolate 100%.

La propuesta del reto es de Teresa de La cocina de Tesa quien hizo Muerte por chocolate y los participantes:

Mi toque en la cocina, Triple tarta de chocolate

El zurrón de los postres, Blondie cremoso de Moras y Chocolate al Caramelo

Repostería con emoción, Brownie flan de chocolate rubí

De flores comestibles, Tarta de chocolate con chocolate

Para hacer estos foskitos de chocolate 100% y lograr un bizcocho flexible tuve que modificar varias recetas hasta dar con el equilibrio adecuado.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 55 g leche entera
    • 55 g aceite suave
    • 4 yemas
    • Pizca de sal
    • 77 g harina
    • 80 g azúcar blanca
    • 11 g cacao
    • 4 claras
    • Mantequilla
    • Relleno
    • 100 g chocolate 70% cacao
    • 200 g nata 35% mg
    • 17 g miel
    • 1/2 cdta ron
    • Cobertura
    • 200 g de chocolate 70 %
    • 45 g de nata líquida 35% grasa
    • 30 g de mantequilla sin sal
  • Raciones: 8 - 10

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Bizcocho

El molde que vamos a usar debe ser como máximo de 30 x 40 cm para que la plancha de bizcocho no quede muy delgada, ni menos de 25 x 35 cm.

Cubre la base del molde con papel de hornear y úntalo con mantequilla.

Enciende el horno con calor arriba y abajo, 170º sin aire.

Comenzamos con la mezcla de la leche con el aceite. Usé la batidora de mano con las varillas. Añadimos las yemas mientras continuamos batiendo. Seguimos con la harina, 25 g del azúcar y la sal. Batimos hasta lograr una textura cremosa homogénea. Reservamos.

Para montar las claras usé el robot de cocina. Cuando empezaban a espumar fui añadiendo los 55 g de azúcar restantes. Montaremos hasta lograr picos suaves. No nos interesa que quede un merengue duro.

Sobre el bol del merengue echamos la crema que reservamos y mezclamos con una espátula. Debemos hacer movimientos suaves y envolventes hasta que quede uniforme.

Vierte la mezcla en el molde, extiende uniformemente y alisa la superficie.

Hornea unos 15 minutos, hasta que al pincharlo el palillo salga limpio.

Saca del horno y voltea en otro papel de horno. Despega el de la base y haz un rollo. Déjalo envuelto con su papel hasta que se enfríe sobre una rejilla.

Bizcocho

Relleno

Como nuestros foskitos son 100% chocolate el relleno será con chocolate, nata, miel y ron. Hay que tener en cuenta que en función del porcentaje de cacao necesitaremos más o menos miel. El ron en cualquier caso será opcional.

Comenzamos derritiendo el chocolate. Yo prefiero siempre hacerlo al baño maría. Una vez empiece a derretirse lo retiro del fuego y remuevo para que se derrita por completo. Añade la miel y el ron al gusto. Mezcla bien. Reservamos y esperamos que se enfríe antes de añadirlo a la nata.

Por otro lado comenzamos a montar la nata. Recuerda que debe estar muy fría para que monte bien. Cuando ya tenga cuerpo añadimos el chocolate y acabamos de montar. No le quites la vista de encima que se corta con facilidad.

Si te llegara a pasar, ponla al baño maría y añade un par de cucharadas de nata. Remueve hasta que se vuelva uniforme. Deja enfriar y guarda en la nevera. Una vez esté fría podrás volver a montarla.

Montaje

Cuando el bizcocho está frío lo extendemos y cubrimos con la crema todo salvo un par de dedos en el extremo final. Yo lo enrollo por el lado de 30 cm, el corto.

Guarda en la nevera al menos 30 minutos para que al cortarlo la crema se mantenga en su sitio. Si ya está frío, corta los extremos para que queden rectos. Luego corta los foskitos del grosor que prefieras, dos dedos me pareció una buena medida.

Cobertura de los foskitos de chocolate 100%

Interior del foskito de chocolate

Un buen foskito necesita una cobertura de chocolate adecuada. He probado varias y sin duda esta es la mejor para mí.

Derrite el chocolate de cobertura 70% cacao al baño maría. Añade luego la nata y la mantequilla. Mezcla bien y procede al baño de los foskitos.

Coloca en una rejilla para bañarlos, aunque también puedes pincelarlos o meterlos en el chocolate, como prefieras.

Una vez estén bien cubiertos mételos en la nevera hasta su consumo. Para manipularlos con comodidad los puse sobre papeles de magdalenas.

Así tenemos ya nuestros foskitos de chocolate 100%, una merienda sencilla pero deliciosa que disfrutamos mucho los amantes del chocolate.

Nota

Si van a estar fuera de la nevera puedes hacerlo con la llamada 'nata vegetal' tal y como explico en esta receta pero reduciendo a la mitad porque los foskitos no llevan mucho relleno.

La elección del chocolate en mi caso es del 70% de cacao, pero si te gusta más suave puedes usar el que quieras, solo debes tener en cuenta que quizá lleve menos miel para el relleno. Aquí no hay reglas fijas, todo es personalizable, ¡no lo olvides!

Brioche de AOVE

Brioche de AOVE

Es una receta de Daniel Jordá que compartió con la #familiaalbarro y tenía que hacerlo. Los brioches son una debilidad y este de aceite ha entrado por la puerta grande en mi lista de panes.

Lleva un prefermento que se prepara la noche anterior, ¡no lo olvides!

 

  • Ingredientes

    • Prefermento
    • 60 g harina fuerza
    • 40 g agua
    • 0,2 g levadura fresca
    • Masa
    • Prefermento
    • 500 g harina de fuerza
    • 200 g agua
    • 75 g yema
    • 100 g azúcar
    • 10 g sal
    • 20 g levadura fresca
    • 75 a 150 g AOVE*
  • Raciones: 4 panes

  • Duración: 6 horas

  • Dificultad:

 

Elaboración

Notas antes de empezar este brioche de AOVE

AOVE es aceite de oliva virgen extra. Usa un aceite cuyo sabor te guste en una ensalada o en algo en que la tomes tal cual porque tiene mucha presencia.

Yo hice el proceso en panificadora, pero si lo quieres hacer a mano, los pasos son los mismos, solo que los tiempos de amasado se verán afectados por tu habilidad.

Amasado

Comenzamos la noche anterior haciendo el prefermento. Disuelve la levadura en el agua y añade la harina. Mezcla bien y deja toda la noche a temperatura ambiente.

Por la mañana, mezcla azúcar y casi toda el agua agua. Reservamos dos cucharadas.

Añadimos la harina, las yemas y el aceite. Yo le puse 150 g. En la receta se da una horquilla amplia para que pongas la que quieras según tu valentía porque el proceso de amasado será más engorroso. En la panificadora no tengo ese problema y me fui a la máxima.

Mezclamos bien y dejamos que la masa repose tapada.

Tras el reposo, añade la sal y una cucharada del agua reservada. Amasa 5 minutos y deja que repose 10.

Incorpora la levadura con el resto del agua reservada y deja que repose otros 10.

Volveremos a amasar hasta desarrollar bien el gluten, esto es que tras un reposo podamos estirar la masa y ver como una red. Si se rompe en forma de círculo, está ya lista. En caso contrario debes seguir amasando.

Fermentación

En la primera parte de la fermetación, dejamos la masa en un bol ligeramente aceitado hasta que doble su tamaño. Será una hora aproximadamente, a una temperatura alrededor de 23º.

Dividimos en 4 piezas iguales. Para ello pesa la masa y corta las 4 piezas repartiendo el peso entre ellas.

Para la segunda fase de la fermentación, bolea cada pieza y cháfalas un poco. (Puedes ver el proceso de boleado en el vídeo que he hecho para esta masa)

Deja que doblen en la bandeja del horno resguardadas de corrientes. Pincela ligeramente con aceite.

Cuando les falte poco para doblar, enciende el horno a 170º C.

Horneado

Justo antes de meterlos al horno les hacemos cortes con unas tijeras. Cuatro cortes grandes y otros cuatro pequeños.

Cortes brioche AOVE

Hornea a 170º de 12 a 18 minutos. Yo tuve que darles 18 con calor arriba y abajo. Van sin vapor.

Saca y deja en una rejilla hasta que se enfríen.

Espero que disfrutes este brioche de AOVE tanto como nosotros.

Hojaldres de Astorga

Hojaldres de Astorga

Si no conoces los hojaldres de Astorga no sabes lo que es chuparse los dedos, literalmente, porque son unos dulces pringosos que cuando acabas no puedes evitarlo.

La propuesta del reto #dalelavueltaa nos han dado carta blanca para que podamos replicar esa elaboración que nos lleva a nuestra infancia. Ya tengo varias publicadas en el blog, como son el flan de huevo, las natillas o la tarta de manzana, por ejemplo. Así que más que dar la vuelta he buscado cómo hacer esos deliciosos dulces porque el hojaldre me chifla en todas sus versiones.

En el reto participaron con dulces de su infancia:

  • Ingredientes

    • Hojaldre cuadrado
    • 1 huevo M
    • 150 g agua
    • 50 g miel
    • chorro de limón
  • Raciones: 12 unidades

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

 

Elaboración

Estira la lámina de hojaldre. La que usé mide 30 x 30 cm. Divide la masa en cuadrados de unos 6 cm.

Enciende el horno a 200º C.

Coloca los cuadrados dejando espacio entre ellos en una bandeja de horno. Con una boquilla de manga pastelera o algo de no más de 2 cm de diámetro corta un círculo en el centro y retira. Hazle el agujero solo a la mitad de los cuadrados y colócalo encima del cuadrado entero.

Hojaldres de Astorga
 

Bate un huevo y pincela los pasteles antes de meterlos al horno.

Hornea hasta que estén dorados, en mi caso 12 minutos a 200º.

Mientras tanto prepara el almíbar para el baño. Hierve en un cazo el agua con la miel y el chorro de limón. Deja al fuego unos minutos. Retira del fuego y una vez que esté tibio baña los pastelitos sumergiéndolos unos segundos para que se impregnen bien.

De esta forma quedan unos hojaldres de Astorga gorditos que dan para varios bocados.

Notas

La versión mini sería hacer solo un cuadrado de 5 x 5 cm que agujereamos, pincelamos y horneamos.

Hojaldres de Astorga
Versión mini 5 x 5

Por supuesto, también los bañé de chocolate. Solo lo derretí y metí la parte superior del hojaldre.

Hojaldres de Astorga con chocolate
Hojaldres de Astorga con chocolate