Archivo

Semiesfera gianduja y fresa

Semiesfera de gianduja y fresa

Ahora que hago también helados caseros, no podía quedarme ahí y en una vuelta de tuerca he hecho estas semiesferas de gianduja y fresa. Han quedado deliciosas y dan mucho juego. Así que este verano será muy semiesférico.

La variedad de helados y sorbetes que nos ofrece haztuhelado.com nos da mucho juego. A ver con qué otra combinación hago. Por lo pronto esta nos ha encantado.

  • Ingredientes

    • helado gianduja
    • helado fresa
    • cobertura
  • Raciones: 7

  • Duración: 3 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Los helados los he hecho siguiendo la web haztuhelado.com. Allí tienes las recetas detalladas, así que aquí dejaré el esquema básico del proceso y explicaré cómo hice las semiesferas.

Las cantidades indicadas son las necesarias para hacer las semiesferas. Salen 6 de 7 cm de diámetro y te sobrará un poco. Rellena 3 de cada sabor en un molde de silicona.

Cuestiones previas a la elaboración del helado en general

Hacer helado en casa no es difícil pero lleva tiempo. Lo habitual es hacer la mezcla de los ingredientes (mix) hoy y mantecar el helado al día siguiente. En algunos casos hay que realizar alguna elaboración el día anterior a la realización del mix. Así que si quieres, por ejemplo, helado de fresas para comer el sábado lo ideal sería empezar el miércoles por la mañana. Son pequeños detalles a tener en cuenta y que a veces olvidamos.

Lo más complicado a veces es disponer de espacio en el congelador. Necesitamos sitio para guardar en plano el molde de las semiesferas. Mi consejo es que uses una tabla de cortar.

Cuando hayamos preparado el mix de helado debemos bajar la temperatura de 85º a 4º lo más rápido posible. Yo meto un bol metálico en el congelador con un poco de agua en la que sumergir parcialmente el recipiente con el mix. También meto el táper en el que guardaré en helado. Todo ello antes de empezar con el proceso o si me acuerdo, una hora antes.

Fase 1: helados
Helado de gianduja

Primero haremos la pasta de avellanas:

    • 35 g avellanas sin piel. Hornea 10 minutos a 180º. Tritura hasta lograr una pasta. Reserva.

 

Ingredientes del helado de gianjuja:

    • 341 g leche entera
    • 15 g leche en polvo
    • 33 g dextrosa
    • 15 g fructosa
    • 0,5 g sal
    • 27 g sacarosa
    • 3,5 g neutro
    • 17,5 g cacao
    • 18 g chocolate negro
    • 30 g pasta avellana

En un cazo echamos la leche entera + leche en polvo + sal + dextrosa + fructosa. Remueve y calienta hasta 40º.

Añade el neutro + sacarosa + cacao. Bate con turmix.

Incorpora 30 g de pasta de avellanas. Bate con turmix hasta los 85º.

Echa el mix en el táper que preparaste, mételo en el bol con el agua fría y añade hielo.

Derrite el chocolate.

Cuando el mix alcance los 15º echa 4 cucharadas en el chocolate. Mezcla con la turmix. Vierte en el mix y emulsiona con la turmix.

A los 4º mete en el táper en la nevera durante entre 12 y 24 horas.

Helado de fresa

El día anterior pica 150 g de fresas y envasa al vacío con 45 g de sacarosa. 24 h en nevera. Tritura y congela.

Ingredientes para el helado de fresas con yogur:

    • 71,5 g leche entera
    • 40 g nata
    • 30 g leche en polvo
    • 33 g glucosa
    • 26 g dextrosa
    • 3,5 g neutro
    • 100 g yogur natural
    • 195 g fresas maceradas

 

Saca las fresas del congelador.

En un cazo: leche + nata + leche en polvo + glucosa. Remueve y calienta hasta 40º.

Añade el neutro + dextrosa. Turmix hasta 85º.

Echa en el táper y cuando haya bajado a 40º añade las fresas trituradas y el yogur. Turmix.

Cuando alcance los 4º mete en la nevera entre 12 y 24 h.

Helados mantecados
Fase 2: semiesferas de gianduja y fresa

Manteca los helados y rellena 3 semiesferas de cada uno. Echa un poco y aplasta para que no queden huecos. Rellena y aplana.

Congela mínimo 6 horas.

Prepara todo lo que vayas a necesitar: un cuchillo largo, guantes y una pala o similar para levantar las piezas.

Usa guantes para sacar las semiesferas de gianduja y fresa. Corta por la mitad y vuelve a meter en el molde para que las piezas se unan. Congela dos horas.

Fase 3: cobertura magnum

Derretimos en un cazo al baño maría para chocolate (el bol donde pones el chocolate no debe tocar el agua), echamos 250 g de chocolate y 25 g manteca de cacao. Retira del calor y espera que baje a 31º C.

Pica 30 g de avellanas y añádelas al chocolate derretido.

Este proceso tiene que ser rápido, así que organiza todo antes de empezar. Necesitas una rejilla, una pala o algo similar para girar y sacar las semiesferas, y una bandeja/tabla/plato para meter en el congelador. Usa guantes. Cuando alcance esa temperatura, desmolda las semiesferas y mételas en el chocolate. Dales la vuelta, escurre y deja sobre una rejilla. Hazlas todas y pasa de inmediato a la base para meter al congelador.

Deja una hora y a refrescarse con estas deliciosas semiesferas de gianduja y fresa. La cobertura estará dura pero el helado estará perfecto para comer. Hasta ahora esta es mi mejor elaboración helada. ¡Siempre aprendiendo!

Corte semiesfera de helado

 

Mona de pascua

Mona de pascua

Si me preguntan por la mona de pascua pienso en un tipo de pan porque fue lo primero que aprendí a hacer. Luego están las figuras de chocolate y ahora sumo a la lista estas tartas tan sencillas. Imagino que habrá mil versiones. Esta es una de ellas.

Me gusta descubrir los dulces típicos de otras zonas y que se compartan sus recetas para poder prepararlos estando lejos del lugar. Ojalá algunas recetas de mi isla se compartieran así.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos L
    • 125 g azúcar blanca
    • 120 g harina simple
    • 5 g maicena
    • ralladura de 1 limón
    • Almíbar
    • 125 g azúcar blanca
    • 100 g agua
    • 25 g licor almendras
    • Mousse dechocolate
    • 4 g hojas de gelatina
    • 100 g leche entera
    • 185 g chocolate con leche
    • 200 g nata 35 % m.g.
    • Capa exterior
    • 100 g chocolate
    • 20 g mantequilla sin sal
    • 30 g almendras en cubitos
  • Raciones: de 8 a 10

  • Duración: 2,5 h

  • Dificultad:

Elaboración

La harina que utilicé es harina de trigo  a la que se añade una cucharada de maicena para que el resultado sea más esponjoso. Las cantidades son las indicadas en la lista de ingredientes.

No, no lleva levadura. Por eso es muy importante que los huevos se batan muy bien.

Antes de empezar cada parte de la receta pesa y prepara los ingredientes.

El bizcocho genovés es una receta básica de la repostería y ya lo he hecho otras veces, como en la tarta Sara, por ejemplo. Así que esta mona de pascua te puede resultar familiar.

Bizcocho genovés

Unta el molde elegido con spray antiadherente. Yo usé uno de 18 cm de diámetro y 9 de alto.

Enciende el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Bate los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y estén esponjosos. Añade la ralladura de limón.

 

Incorpora la harina y la maicena tamizadas poco a poco y mezcla a mano con cuidado usando una espátula. Realiza movimientos envolventes: tres vueltas a la redonda del bol y tres sacando desde la base.

Vierte la mezcla en el molde elegido y hornea. Yo lo tuve unos 25 minutos de horno. Cuando lo veas dorado, pincha el centro hasta abajo y comprueba que sale limpio. Si no es así dale unos 5 minutos más. Si sale limpio, sácalo del horno y deja en una rejilla. Al cabo de 5 minutos, o máximo 10, desmolda. Coloca boca abajo y deja enfriar por completo.

Es probable que al sacarlo del horno esté alto y con el paso de los minutos baje; es normal. De hecho nos interesa que no tenga barriga. Hasta que no esté frío no lo cortes.

Si quieres, puedes hacer el genovés el día anterior y guardarlo cuando esté frío en papel film para que no se reseque.

Almíbar

Este bizcocho es seco y se recomienda empapar con almíbar. No es una idea que me guste porque prefiero los bizcochos húmedos que no necesiten ese baño, pero este lo necesita. Para compensar ese dulzor del almíbar le añadí licor de almendras.

En un cazo echamos el azúcar, el agua y el licor. Dejamos a fuego medio alto hasta que hierva un poco. Baja la intensidad del calor y deja unos 5 minutos. El azúcar tiene que disolverse por completo, coge un ligero todo dorado y si mojas el pincel y lo pasas por una superficie queda una película marcada. Retiramos y dejamos enfriar para poder usarlo.

Mousse de chocolate

Esta receta en concreto la compartió Jordi Cruz en uno de sus directos de Instagram y me gustó.

Hidrata la gelatina en agua fría.

Calienta la leche y échala sobre el chocolate troceado. Remueve hasta que se derrita.

Escurre y seca la gelatina con papel de cocina. Añádela al chocolate y remueve hasta que se disuelva por completo.

Espera que el chocolate esté entre 30 y 35º C.

Monta la nata, vierte sobre chocolate y mezcla a mano con cariño. Tenemos que lograr que se unifique sin que se baje. Tapa y guarda en la nevera.

Ya tenemos nuestras elaboraciones principales hechas. Deja que todo se enfríe antes de empezar a montar la mona de pascua.

Montaje de la mona de pascua

El bizcocho vamos a ponerlo del revés. Así la base, que siempre es lisa, será nuestra capa superior y si tiene barriga podemos cortarle un poco para que apoye en plano. Por eso recomiendo dejarlo enfriar del revés para que lo abultado se aplane por su propio peso.

Cortamos en bizcocho en dos partes iguales. Yo me ayudo con una lira.

Separa las dos mitades. Coloca lo que va a ser la base encima de donde hayas decidido montarla. Pincela generosamente con el almíbar por toda la superficie.

Cubre con la mousse de chocolate. A mí me gusta usar manga pastelera porque me resulta más fácil repartirla. La capa debe ser generosa.

Coloca la otra mitad del bizcocho y emborracha también.

Cubre ligeramente toda la mona con mousse y mete en la nevera unos 20 minutos.

Cobertura que hice para mi mona de pascua

Derrite el chocolate con la mantequilla y vierte sobre la parte superior de la mona. Puedes alisar la superficie o hacer algún tipo de decoración. Eso lo dejo a tu gusto. Si te gotea, extiende con ayuda de una espátula y cubre con las almendras antes de que se seque.

Guarda tapada en la nevera y a disfrutarla en unas horas.

Decoración

Con un molde hice unos huevos de chocolate que luego pinté con el aerógrafo. Es una opción más laboriosa, pero si quieres, en estas fechas se consiguen huevos de chocolate con los que puedes darle el toque decorativo a tu mona de pascua.

El resultado es un postre clásico que equilibra el dulzor del bizcocho con el relleno que no lleva azúcar. Puedes usar el chocolate que prefieras. Yo opté por uno con leche más al gusto de los comensales.

Tarta de cumpleaños. Vueltas al sol

Vueltas al Sol

Este año me hice una tarta para celebrar mis 49 vueltas al sol, combinando dos sabores muy bien avenidos: el chocolate y la naranja. El conjunto es suave en texturas y muy armónico. El toque crujiente lo da la base y unos adornos con cobertura de chocolate.

Me gusta combinar elaboraciones conocidas e incorporar algo nuevo. En este caso volví a preparar un bizcocho gioconda y una namelaka de chocolate, y como novedad una capa de gelatina montada, a la que se llama falso bizcocho de naranja. La verdad es que no entiendo por qué se llama así porque es más una mousse en apariencia, pero no seré yo quien corrija a nadie.

Los ingredientes los indico en cada elaboración para que sea más fácil y no te pierdas.

  • Ingredientes

    • Namelaka de chocolate
    • Bizcocho gioconda
    • Falso bizcocho de naranja
    • Baño de chocolate
  • Raciones: 8

  • Duración: 3 horas*

  • Dificultad:

Elaboración

Namelaka de chocolate
100 g leche entera
10 g glucosa
2,5 g hojas de gelatina
125 g chocolate 70 %
200 g nata fría

Esta receta la aprendí de Ettore Cioccia.

Comenzamos hidratando la gelatina en agua a temperatura ambiente.

Derretimos el chocolate. A mí me gusta hacerlo al baño maría.

En un cazo echamos la leche y la glucosa. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego. Escurrimos la gelatina y la añadimos. Revolvemos para disolverla.

Añadimos un tercio de la leche sobre el chocolate derretido, mezclamos y vertemos el resto. Batimos hasta que la mezcla sea uniforme.

Cuando esa mezcla alcance los 35º C emulsionamos con la túrmix. Si se enfría más dale unos segundos en el microondas. Debemos emulsionar bien para que luego nos quede cremosa.

Incorporamos la nata fría y seguimos con la túrmix hasta que se mezcle todo bien.

Cubrimos con film transparente a piel y metemos en la nevera al menos 6 horas. Lo ideal es dejarla toda la noche.

Namelaka de chocolate

Bizcocho gioconda
3 huevos L
125 g azúcar glas
125 g harina de almendras
2 claras L
pizca de sal
20 g harina
20 g mantequilla derretida

Para este bizcocho uso un molde bajo de silicona de 40 x 30.

Derretimos la mantequilla y reservamos.

Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Con el robot batimos con el globo los huevos, el azúcar y la harina de almendras hasta que doblen su volumen. Reservamos.

En otro bol montamos las claras con la sal a punto de nieve firme.

Tamizamos la harina sobre la mezcla de huevo. Con una espátula de silicona integramos la harina con movimientos suaves y envolventes.

Añadimos ahora las claras montadas del mismo modo, poniendo especial cuidado en que no se baje lo montado. De igual modo incorporamos la mantequilla derretida.

Te recomiendo que cubras el molde con papel de hornear. Vierte la masa repartiéndola con cuidado.

Se hornea entre 10 y 15 minutos.

Saca, desmolda y deja enfriar. Lo más fácil es ponerle la rejilla encima y darle la vuelta. Así retiras el molde y el papel.

Falso bizcocho de naranja
250 g zumo de naranja natural
12 g azúcar
20 g ralladura de naranja
2 hojas de gelatina
4 g azahar

Empezamos esta elaboración hidratando las hojas de gelatina. 2 hojas son unos 4 g, que no todas son iguales.

Calentamos 80 g de zumo con el azúcar hasta 40º.

Escurre bien la gelatina previamente hidratada y remueve para diluirla bien.

Añade la ralladura, el azahar y el resto del zumo. Remueve y guarda en la nevera para que gelifique.

Con unas varillas bate hasta que triplique su volumen. Reserva en la nevera hasta su uso.

Baño de chocolate
100 g chocolate 70 % cacao
1 cdta. de licor de naranja / ron
ralladura de 1 naranja

Derrite el chocolate, añade el licor y la ralladura.

Coge uno de los discos de bizcocho y pincélalo bien con el baño de chocolate. Reserva hasta que se solidifique.

Con el bizcocho sobrante corta un par de círculos, o la forma que quieras, y cúbrelos también de chocolate.

Tarta de cumpleaños. Vueltas al sol

Montaje de la tarta 49 vueltas al Sol

Una vez que tenemos las tres elaboraciones hechas, cortamos los 2 discos del bizcocho gioconda con el molde de 18 cm en el que vamos a montar la tarta.

El disco bañado será la base de nuestra tarta.

Para lograr un desmoldado lo más limpio posible usaremos acetado cubriendo las paredes del molde.

Colocamos el disco bañado en chocolate con esa capa hacia abajo y con ayuda de una manga pastelera echaremos formando un círculo una capa de namelaka. Asegúrate de rellenar bien el borde.

La siguiente capa será del falso bizcocho de naranja y la haremos también con ayuda de una manga pastelera. La cantidad es justa para hacer las dos capas que necesitamos y quedan de menor grosor que la de chocolate. Te aconsejo que la dividas en dos partes iguales para asegurate de tener suficiente cada vez.

Repetimos el proceso: bizcocho, namelaka y naranja. Dejamos en la nevera unas horas para que se asiente todo y ya podemos desmoldar.

Coloca las piezas de decoración y listo, tienes una tarta para celebrar tus vueltas al Sol, las mías son ya 49.

Notas

*Las 3 horas de duración que indico es de trabajo real. Los tiempos de reposo no están incluidos.

Organízate como quieras, pero mi recomendación es hacerlo en el orden indicado. Siempre puedes hacer las distintas elaboraciones un día y montar la tarta Vueltas al Sol el día siguiente.

Este tipo de postres se pueden adaptar a vasitos. Por un lado no tienes el problema de desmoldar pero por otro trabajar en formatos pequeños a veces es más difícil. Sopesa y decide qué te va mejor.

Los círculos que adornan la tarta está pintados con aerógrafo. Tenía que pintar otra elaboración y aproveché para darles unos toques de dorado.

 

 

Receta de pan de papas patatas

Pan de papas

El pan de papas es típico en Gran Canaria y aunque he buscado una receta tradicional oficial no he tenido suerte, solo encontré los ingredientes y he adaptado las cantidades a mi criterio.  Estoy muy contenta con haber logrado un pan tan rico y que cumple con lo que recuerdo del tradicional.

Me hace especial ilusión recrear un pan de mi isla poniendo en práctica los conocimientos que he ido adquiriendo, así que doblemente feliz.

  • Ingredientes

    • Prefermento
    • 100 g harina panificable
    • 60 g agua
    • 0,2 g levadura fresca
    • Masa
    • el prefermento
    • 400 g harina panificable
    • 250 g papa cocida
    • 205 g agua
    • 5 g sal
    • 90 g azúcar
    • 5 g levadura fresca
    • 1/2 cucharadita canela
    • 1 cdta. matalahúva
  • Raciones: 2 piezas

  • Duración: 18 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Como suele ser habitual, he usado la panificadora para el amasado. Es cuestión de comodidad.

Pon las papas con piel en un cazo con agua hasta que puedas pincharlas con facilidad.

Escúrrelas y deja que se enfríen un poco para poder manipularlas sin quemarte. Desmenuza las papas y añade el azúcar. Mezcla.

Añade la harina, el prefermento y el agua, pero reserva un poco para añadir la sal y la levadura. Amasa. Haciéndolo a máquina todo se puede añadir mientras sigue trabajando.

Coge un poco del agua reservada y echa la sal. Agita y añade a la masa.

Haz lo mismo con la levadura.

Ahora hacemos dos amasados de 15 minutos y reposos de 10.

Añadimos la canela y la matalahúva molida (anís verde).

Sigue amasando otros 10 minutos.

Pasa a un bol ligeramente aceitado. Puedes dejarlo a temperatura ambiente hasta que doble o esperar 20 minutos y meter en la nevera un par de horas hasta que doble.

Vuelca la masa sobre una superficie ligeramente enharinada, desgasifica y divide en dos. Bolea y forma. El pan de papas es un pan redondo, sin greña y de tamaño medio.

Deja fermentar en un banettone con harina o un bol con un trapo bien enharinado hasta que se hinche, serán dos horas. Depende de la temperatura que tengas en la cocina.

Vuelca en la bandeja del horno. Se hornea con calor arriba y abajo a 160º, 55 minutos.

Nota

Es posible que el pan de papas que se hace aquí tradicionalmente lleve otro proceso, que no lleve prefermento o incluso otros ingredientes, pero como no encontré una receta he hecho esta invención. Lo comento porque no quiero que nadie se sienta engañado pensando que es la receta tradicional.

Si quisieras dejarlo más tiempo en la nevera tendrías que reducir la cantidad de levadura.

Pan cabra negra

Pan cabra negra

Esta ocasión quise participar en un reto de panes creativos y aproveché para preparar uno de queso de cabra fresco y aceitunas negras, al que he llamado ‘pan cabra negra’.

Con cada pan y brioche que hago aprendo cosas. Para hacer esta receta he leído todas las  notas que voy tomando y he hecho lo que me apetecía con dos ingredientes que me chiflan. El resultado es un pan suave y ligero lleno de sabor.

  • Ingredientes

    • Prefermento
    • 50 g harina fuerza
    • 30 g agua
    • 0,1 g levadura fresca
    • Masa
    • Todo el prefermento
    • 300 g harina fuerza
    • 60 g leche
    • 30 g azúcar
    • 3 g sal
    • 1 huevo L
    • 3 g levadura fresca
    • 150 g queso fresco
    • 75 g aceitunas negras
    • leche y aceite
  • Raciones: 8 a 10

  • Duración: 18 horas

  • Dificultad:

Elaboración

He hecho el proceso en panificadora; es cómodo, limpio y puedo hacer otras cosas en la cocina mientras se va amasando.

Primer amasado para el pan cabra negra

Mezcla 50 gramos de leche con la harina y el prefermento. No hace falta que amases mucho, solo que dejes de ver harina seca; es lo que se llama fresado.

Deja que esa mezcla repose de 30 a 60 minutos. Así hacemos una autólisis y el gluten empieza a desarrollarse, lo que nos ayuda en el proceso.

Corta las aceitunas en 4 o 5 rodajas y escúrrelas bien. Yo las dejé en un colador grande mientras el pan se amasaba. Reserva.

Hecha la autólisis, añade la sal, el azúcar y el huevo. Amasa unos minutos e incorpora el queso desmenuzado y la levadura disuelta en el poco de leche que reservamos.

Ahora haremos varios amasados de 10 minutos con reposos de otros 10. ¿Cuántos? Pues hasta que tras un reposo la masa sea elástica y no se rompa fácilmente al estirarla. Yo hice 4 veces este proceso.

Incorpora las aceitunas bien escurridas y amasa hasta que se integren en toda la masa.

Fermentación en bloque

Engrasa un bol con un poco de aceite. Haz una bola con la masa y deja fermentar tapada hasta que duplique. Procura que sea un lugar cálido y sin corriente.

Desgasifica, divide en las piezas que quieras y bolea suavemente. Yo hice 4 panes de 105 gramos cada uno y con el resto uno grande.

Deja que repose unos 10 minutos. Siempre que dejes una masa bien sea para fermentar o un reposo intermedio, tápala para que no haga costra.

Forma y coloca en la bandeja del horno hasta que vuelvan a doblar.

Horneado del pan cabra negra

Pincela con leche y hornea a 160º durante 30 minutos con calor arriba y abajo.

Tras esto tendrás un pan de textura suave, con un suave sabor a queso y el toque de las aceitunas. Una delicia para un picoteo, eso sin duda.

Notas

El prefermento es una forma fácil de aportar sabor a nuestros panes. En este caso he hecho una biga de 12 horas a temperatura ambiente. También puedes hacerla de 24 horas guardándola en la nevera dejando una hora antes de guardarla.

Para pincelar solo hacen falta un par de cucharadas de leche y el aceite para el bol puede ser de girasol o de oliva, como prefieras. Con un par de cucharaditas es suficiente.

Otros panes con prefermento que te sorprenderán y que ya tienes en el blog:

Corazones de arándanos

Corazones de arándanos

Para este San Valentín he preparado algo muy sencillo, con pocos ingredientes y que se elabora en un ratito: "corazones de arándanos". Este postre se disfruta mejor recién hecho, al menos para mí tienen en ese momento la conjunción perfecta de sabores, temperatura y textura.

La apariencia seguramente te recuerde a los típicos pasteles americanos. Lo cierto es que no he seguido receta alguna para hacerlos, simplemente seguí una idea y la ejecuté. No esperes un postre dulce siguiendo las cantidades que indico. Si lo quieres dulce tendrás que incrementar el azúcar y la miel a medida que lo vayas haciendo. Para nosotros así va perfecto.

  • Ingredientes

    • Hojaldre
    • 350 g arándanos
    • 40 g azúcar blanco
    • 1 cda. miel
    • ralladura de naranja
    • 1 huevo
  • Raciones: 2

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos preparando primero el relleno de los corazones de arándanos. Para ello echamos los arándanos en un cazo a fuego medio, yo usé congelados. Cuando se vayan descongelando añadimos el azúcar y removemos de vez en cuando. Añade la ralladura de una naranja. Los dejaremos al fuego hasta que espese. Pruébalo y decide si lo quieres más dulce.

Añadimos ahora la miel, removemos hasta disolverla y retiramos del fuego. Necesitamos que pierda agua, así no humedece en exceso el hojaldre y se mantiene al cortarlo.

En total estará a fuego medio entre 20 y 30 minutos, y solo hay que remover de vez en cuando. Reservamos.

El tamaño de los moldes de corazones es de 10 cm con un alto de 2,5 cm.

Mientras tanto puedes empezar con el hojaldre. Necesitamos una lámina y un par de cortadores metálicos o moldes. Hay que meterlos al horno, así que asegúrate que soporten el calor.

Vamos a cortar el hojaldre con el papel que trae: por una parte, una pieza suficientemente grande para cubrir el fondo y las paredes del molde que vayas a usar, y por otra, varias tiras finas de hojaldre también con su papel para colocarlas más tarde. Guárdalas en la nevera mientras tanto.

¿Por qué con el papel? Porque se deforma con facilidad según lo despegas. Al mantener el papel se manipula mejor y conserva la forma.

Coloca la pieza en el molde que hayas elegido y elimina lo que sobre cortando con cuidado. Yo dejé el papel para asegurame que podría despegarlo bien tras el horneado. Pincela con huevo, pincha con un tenedor toda la superficie para evitar que se hinfle mucho.

Horneamos con calor arriba y abajo a 200º C 10 minutos. Si se ha hinchado pincha con suavidad y echa el relleno. Decora con las tiras de hojaldre retirando ahora el papel con cuidado, pincélalas con huevo y vuelve a meterlo al horno hasta que se doren. Serán otros 10 minutos aproximadamente.

Saca del horno, pasa a una rejilla y desmonta en cuanto puedas manipularlo sin quemarte. Una vez esté templado ya podrás disfrutar de estos corazones de arándanos.

Notas

Cuando saques el hojaldre para rellenarlo no te entretengas. Debes tener todo preparado y hacerlo rápido.

En lugar de corazones puedes utilizar un molde redondo pequeño, 12 cm de diámetro y 4 de alto, para hacer una sola pieza. Te quedaría más rellena que esta que pongo en la foto.

Tarta de arándanos

Además de con arándanos hice otro con manzana por probar qué tal quedaba. Al de manzana tengo que darle una vuelta más.

 

El bosque

El bosque

Este Bosque fue mi idea para endulzar la mesa de Navidad. ¡Dónde quedará ya la Navidad y yo sin publicar mi receta! Lo bueno es que "El bosque" se puede preparar para cualquier ocasión porque todos sus ingredientes se consiguen fácilmente. Lo más complicado quizá son las frambuesas pero se pueden comprar congeladas.

Así que si te gusta el chocolate y quieres un postre equilibrado, con un toque contrastado y un sabor que no esperas, "El bosque" es tu receta. ¡Descúbrelo!

 

  • Ingredientes

    • Masa quebrada
    • 180 g harina
    • 135 g mantequilla sin sal fría
    • 37 g azúcar glas
    • Pizca de sal
    • Mousse de chocolate
    • 200 g chocolate negro o con leche
    • 160 g leche entera
    • 320 g nata 35 % mg fría
    • Aroma: ¾ cda. Ron o 3 g café pasta
    • Mousse de chocolate blanco
    • 65 g chocolate blanco
    • 45 g nata 35 % mg
    • 105 g nata 35 % mg muy fría
    • 3 vainas de cardamomo
    • Frambuesa
    • 350 g frambuesas
    • 30 g azúcar
    • Capa impermeable
    • 70 g chocolate blanco
  • Raciones: 10

  • Duración: 4 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Este postre lleva varias elaboraciones que recomiendo hacer en un día y montar al siguiente. De esta forma todo tiene su reposo, enfriamiento y textura adecuada. Solo la capa impermeable se puede hacer en el momento ya que solo necesita unos minutos para poder seguir con el proceso de montaje de nuestro bosque.

Este es el dibujo que hice cuando diseñé el postre. Las cantidades que doy son para hacer una base de 23 x 20 cm. De ahí puedes hacer una sola pieza o varias unidades montando con distintos aros. Lo que sí te recomiendo es que la galleta no sea muy fina y que no cambies la frambuesa por otra fruta porque no se logra el mismo efecto.

MASA QUEBRADA. Base

Tamiza la harina y el azúcar, añade la pizca de sal y mezcla todo.

Corta la mantequilla en lascas y desmenuza junto con la mezcla. Primero se formarán pegotes grandes que debes seguir trabajando sin amasar hasta que se convierta en arena. Es cuestión de ir frotando entre las manos hasta que la mantequilla se integre.

Forma una bola, aplánala y deja que se enfríe una hora en la nevera. Debes envolverla con film para que no se reseque.

Con ayuda de un rodillo y entre dos papeles sulfurizados extiende la masa. Debe tener unos 0,7 cm de grosor y una extensión de 23 x 20 aproximados. Lo que debes tener en cuenta es que puedas cortar las piezas que necesites. Yo saqué 4: dos cuadradas de 12 y 8 cm y dos circulares de 12 y 8 cm.

MOUSSE DE CHOCOLATE

Hierve la leche y retírala del fuego. Añade el chocolate en pepitas o troceado. Incorpora lo que hayas elegido para darle un toque de sabor (café o ron). Reservamos.

Mientras se enfría un poco, semimonta la nata, es decir bate con las varillas hasta que empieza a marcarse. No nos interesa que se monte porque entonces quedará duro.

Echa un par de cucharadas de nata semimontada al chocolate y remueve. Añade el resto y mezcla suavemente con movimientos envolventes hasta que sea uniforme.

Guarda en la nevera tapado a piel.

MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO. Árboles

Abre las vainas para sacar las semillas de caradamomo y machácalas en un mortero hasta hacerlas polvo.

Funde el chocolate blanco al baño maría. Puedes hacerlo al microondas pero es delicado y se puede pasar de temperatura con facilidad.

Hierve los 45 g de nata en un cazo. Retira del fuego y vierte de 3 veces sobre el chocolate derretido removiendo a mano hasta unificar. Añade el polvo de cardamomo.

Batimos con la túrmix a velocidad baja, sin mover ni levantar para no meter aire en la mezcla. Emulsionaremos hasta lograr una textura lisa y brillante.

Añadimos 105 g de nata fría y mezclamos a mano un par de minutos para unificar.

Tapamos a piel y guardamos en la nevera 4 horas o mejor hasta el día siguiente.

Si no vas a teñir la mousse monta con cuidado hasta lograr una textura cremosa.

Si vas a teñir la mousse de chocolate blanco, te recomiendo colorante en gel o pasta pero no líquido. Echa color poco a poco en un bol y mezcla hasta lograr el tono deseado. Monta la mezcla.

Para hacer los árboles del bosque necesitamos una manga pastelera. La boquilla es opcional pero quedan más bonitos con una. Yo usé mi adorada estrella abierta, la 4B de Wilton.

FRAMBUESAS

En un cazo ponemos las frambuesas, yo usé congeladas pero pueden ser frescas también. Añade el azúcar y deja al fuego. Tritura cuando estén blandas, deja al fuego unos 10 minutos a fuego medio bajo y cuela. Deja que escurra bien.

CAPA IMPERMEABLE de chocolate blanco

Tan simple como derretir al baño maría el chocolate blanco. Deja que se enfríe un poco y ya está listo para usar.

El bosque

MONTAMOS “El bosque”

Para montar este postre iremos poco a poco, dejando que cada capa coja consistencia en la nevera antes se seguir con la siguiente.

Corta la masa quebrada con el aro, o aros, que hayas elegido.

Pincela, para hacer la capa impermeable, con el chocolate blanco sobre la masa quebrada. De esta forma no se humedece y se mantiene crujiente. Deja que se seque el chocolate.

Extiende la capa de frambuesa.

Bate a mano mínimamente la mousse de chocolate hasta tener una textura cremosa. Échalo sobre la masa quebrada rellenando bien el borde y alisa. A mí me fue bien hacerlo con manga pastelera para reducir la manipulación. Guarda en la nevera un rato antes de hacer los árboles.

Para los árboles solo necesitas un poco de mano con la manga. Los repartí sin seguir ningún patrón y haciendo distintos tamaños e intercalando blancos con verdes. ¡Es lo más divertido!

El postre se conserva en la nevera hasta el momento de disfrutarlo. Al comerlo encontrarás chocolate blanco con cardamomo, acompañado de una suave mousse de chocolate, seguida del toque ácido de la frambuesa para acabar con una delicada y crujiente masa que se deshace dulcemente.

Casita de Navidad

Casita de Navidad

Esta Casita de Navidad es mi versión de la clásica "gingerbread" para el reto #daleunavueltaa que nos propone hacer algo navideño. Además me incliné por usar los sabores clásicos de estas fechas: jengibre, almendra y canela no podían faltar.

Son varias elaboraciones, pero sencillas. Lo más complicado es cortar el tejado y la chimenea. Te contaré cómo lo hice yo, pero si se te ocurre algo mejor, soy toda oídos.

Las otras propuestas son:

      • Galletas de jengibre, de Teresa
      • Tarta de Navidad, de Déborah
      • Y un tronco semifrío de namelaka de naranja y chocolate, de Irmina

Todo un despliegue navideño lleno de sabor. Vamos ya con la elaboración de la Casita de Navidad.

  • Ingredientes

      • Bizcocho de jengibre
      • 3 huevos L
      • 125 g azúcar moreno
      • 120 g harina trigo
      • 5 g maicena
      • ralladura 1 naranja
      • 1,5 cdta. jengibre en polvo
      • ¼ cdta. clavo
      • ¾ cdta. canela
      • ½ cdta. pimienta rosa
      • Bizcocho de almendra
      • 3 huevos L
      • 125 g azúcar glas
      • 2 claras L
      • 20 g harina trigo
      • 125 g harina de almendra
      • 20 g mantequilla sin sal
      • pizca de sal
      • Crema de trufa
      • 200 g nata vegetal (o 35%mg)
      • 85 a 95 g chocolate
      • BCMS
      • 2 claras
      • azúcar blanca
      • mantequilla sin sal

    Raciones: 8 a 10

  • Duración: 3 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer los bizcochos de la Casita de Navidad he usado un molde extensible de 20 x 23 cm forrado con papel de horno.

El horno debe ir a 180º C con calor arriba y abajo.

Bizcocho de jengibre

Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen con unas varillas eléctricas o en el robot de cocina.

Mientras tamiza todos los ingredientes secos: harina, maicena y especias.

Añade la naranja rallada y para la máquina. Los ingredientes tamizados se añaden poco a poco y se mezclan a mano con movimientos envolventes para no bajar la elaboración.

Vierte la masa en el molde bien repartida. Te aconsejo que la eches repartida porque no se extiende con facilidad y hay que evitar aplastarla.

Hornea a 180º durante unos 15 minutos, hasta que al pincharlo salga limpio.

Deja que se enfríe en una rejilla retirando el molde y el papel.

 

Muñeco de nieve en casita de Navidad
Lateral Casita de Navidad
Bizcocho de almendra

Derrite la mantequilla y tamiza la harina de trigo, reserva.

En el bol de la batidora echamos los 3 huevos a temperatura ambiente. Añadimos el azúcar y la harina de almendra. Batiremos hasta que esté espumoso y haya doblado de volumen.

En otro bol, montamos las 2 claras a punto de nieve con una pizca de sal.

Echamos la harina sobre el bol de las yemas espumosas y mezclamos a mano con suavidad. Realiza movimientos envolventes a la redonda del bol y desde abajo, alternando los movimientos siempre suaves.

Luego añadimos las claras montadas del mismo modo, con movimientos envolventes.

Por último, vertemos la mantequilla derretida y mezclamos suavemente.

Al igual que hicimos con el otro bizcocho, vertemos a lo largo del molde de 20 x 23 cm forrado en papel de horno.

Hornea a 180º unos 15 minutos, hasta que al pincharlo salga limpio.

Deja que se enfríe en una rejilla retirando el molde y el papel.

Arbol en casita de Navidad
Lateral izquiero de la Casita
Trufa de chocolate 55 % cacao

Para la crema que usaremos entre bizcochos y en el exterior de la casita he optado por una trufa con chocolate al 55 % buscando un equilibrio en sabores y dulzor. Usé nata vegetal porque se deja maltratar.

Derrite el chocolate como prefieras: microondas o baño maría, sin que el bol toque el agua, no lo olvides. Deja que se enfríe un poco antes de añadirlo a la nata.

Monta la nata y añade el chocolate derretido. Bate hasta que la mezcla esté homogénea.

BCMS: buttercream de merengue suizo

También llamado crema de mantequilla y merengue suizo, pero para abreviar opto por lo de BCMS, que también podrás verlo escrito como SMBC. Es lo mismo, un merengue hecho calentando las claras para luego añadir la mantequilla.

Pesa las claras. Necesitas el doble de su peso en azúcar. La cantidad de mantequilla será tres veces el peso de las claras.

Ejemplo:

      • si las claras pesan 100 g
      • serán 200 de azúcar
      • 300 g de mantequilla

 

Ponemos las claras y el azúcar al baño maría, sin que el bol toque el agua. Remueve continuamente hasta que el azúcar se haya disuelto. Puedes comprobarlo tocando la mezcla o si usas un termómetro cuando alcance los 63º C. Retira del fuego y cuela al pasarla al bol de la batidora.

Con el globo bate unos 5 minutos a velocidad media, sube a media alta durante 10 minutos,  aproximadamente, hasta lograr un merengue de picos firmes y brillantes. Cambia el globo por la pala K para empezar a añadir la mantequilla cortada en cubitos. Si no tienes esa pala puedes seguir con el globo.

La mantequilla la puse a temperatura ambiente. La corto cuando está fría y la dejo fuera mientras hago todo el proceso hasta aquí. Comienza a echar poco a poco, no tengas prisa. Una vez que esté toda incorporada llega lo que yo llamo momento pánico, porque la mezcla pierde consistencia y parece cortada, pero conserva la calma que remonta.

Bate dos o tres minutos a velocidad media y tendrás un BCMS estupendo.

BCMS para los detalles

La mayor parte vamos a usarlo sin colorante y teniendo en cuenta las pequeñas decoraciones que teñiremos nos hace falta muy poco para cada color. Siéntete libre de decorar la casita de Navidad a tu gusto. Por un lado puse una galleta en forma de muñeco de nieve que tenía hecha y la decoré. Por el otro, hice un árbol. Para todo ello necesitas mangas pasteleras y algunas boquillas:

      • boquilla 234 para la nieve
      • 68 para las hojas del árbol
      • 4 B para el tejado
      • los puntos de colores son sin boquilla

Corte de tarta casita de Navidad

Montaje de la Casita de Navidad

Alinea los bordes de los bizcochos y divide cada plancha en 3 piezas iguales.

Coloca una pieza de jengibre, unta con trufa y coloca una de almendras. Repite el proceso y comprueba que va quedando recto. Los tres últimos pisos tendrás que cortarlos en triángulo. Te recomiendo que los apiles con su crema y con un cuchillo de sierra recorta el sobrante. Luego coloca el triángulo sobre la casa.

Cubre con una capa de trufa y deja en la nevera.

De los trozos de bizcocho podrás sacar la chimenea. Corta la base en forma de cuña como te muestro en la imagen.

Chimenea

Repasa con más crema y alisa. En el tejado dibujé unas líneas.

El resto es decoración con la ‘buttercream de merengue suizo’. Yo tenía unas galletas en forma de muñeco de nieve y la puse en un lateral. Siénte libre de decorar como te apetezca y disfruta.

Cumbre Vieja

Soy isleña y por muchos días que pasen no dejo de interesarme por las noticias sobre el volcán de Cumbre Vieja en la isla vecina. Sigo estremeciéndome al oír cómo ruge. Sigo sintiendo pena al ver todo lo que sepultan las coladas de lava y las cenizas.

Por ello, y desde el gran cariño que le tengo a La Palma, he hecho este pequeño homenaje. No quiero que se diluya entre otras noticias. El volcán Cumbre Vieja es mucho más que un titular. Es una realidad, dolor, destrucción. Y el canario resurgirá de entre las cenizas.

He hecho un volcán de chocolate y su lava es de plátano. Plátanos de mis islas. Al Cumbre Vieja lo llevaremos en las retinas, bajo una tirita en el corazón y este en particular, nos lo zamparemos a bocados.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 2 huevos L
    • 200 g azúcar
    • 100 g aceite suave
    • 25 g leche entera
    • 160 g harina todo uso
    • 40 g cacao polvo
    • 3,5 g impulsor
    • 1/2 cdta. sal
    • 80 g café caliente
    • Lava
    • 2 plátanos
    • 10 g ron
    • 1 cdta. Peta Zetas
    • 4 g pasta de vainilla
    • 20 g leche entera
  • Raciones: 6

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos engrasando los moldes en los que hacer los bizcochitos. He usado los de unos muffins grandotes con espray antiadherente.

Tamiza la harina, el cacao y el impulsor. Reserva.

La mezcla de todo la he preparado con el globo del robot de cocina. Batimos los huevos a velocidad media hasta que estén espumosos, añadimos el azúcar y seguimos batiendo un par de minutos.

Prepara el café o calienta el agua, según quieras usar una cosa u otra.

Enciende el horno a 180º C para que esté caliente cuando acabes la mezcla.

Baja la velocidad al mínimo y echa poco a poco el aceite. Haz lo mismo con la leche. sigue batiendo y añade la vainilla, la sal y la mezcla tamizada.

Por último, añade el agua/café caliente y bate hasta homogeneizar la mezcla. Rellena los moldes hasta las tres cuartas partes como máximo.

Hornea aproximadamente 20 minutos a 180º C. Comprueba que esté hecho clavando en el centro un palillo. Si sale limpio ya puedes sacarlo del horno, en caso contrario hornea unos pocos minutos más.

El bizcocho es muy frágil. Espera que se enfríe un poco antes de desmoldar porque se rompen con facilidad. Deja enfriar por completo sobre una rejilla.

Cuando ya estén frías, descorazona los muffins sin llegar a la base. El cilindro que sacas se desmiga en el plato donde lo vayas a presentar simulando la ceniza.

Cumbre Vieja
Lava de plátano

El plátano se oxida y oscurece una vez triturado, así que apura al máximo el momento de su elaboración. Así además estará calentito.

Por un lado, tritura los plátanos hasta dejarlos cremosos. Por otro lado, echa en un cazo la leche junto con el ron y calienta un par de mintos. Añade el plátano y la vainilla al cazo. Remueve bien y retira del fuego.

Echa una cucharadita de peta zetas y mezcla.

Para rellenar y decorar el volcán puedes usar una manga o un biberón como hice yo. Dibuja varios ríos de lava y a disfrutar de las explosiones en boca de los peta zetas en una crema templada de plátano con la esponjosidad de chocolate.

 

 

 

Snowie muñeco de nieve

Snowie

Estos son Snowie y sus amigos: unos muñecos de nieve que ideé para el reto #dale1vueltaa que nos proponía hacer un trampantojo. Todo lo que ves se come, es divertido como decoración y, lo más importante, está rico.

La combinación de sabores es un éxito asegurado: cacao, chocolate blanco, cardamomo y cubierta de coco rallado. Antes de regañarte por el dulzor del chocolate blanco, déjame decirte que el cardamomo le aporta mucho frescor y ligereza. Fue un gran descubrimiento que hice a comienzos del verano.

Es una elaboración sencilla y divertida. Puedes decorar los muñecos como quieras. Yo usé unos sprinkles para los ojos, boca y botones. La nariz sale de una onza de chocolate cortada cuchillo.

Participaron en el reto:

    • El zurrón de los postres con un "Estropajo trampantojo"
    • Todo con azúcar,  "Trampantojo de huevos fritos y papas fritas"
    • Mi toque en la cocina, "Galletas lápiz"

 

  • Ingredientes

    • Cuerpo:
    • 80 g agua
    • 30 g cacao en polvo
    • 112 g mantequilla sin sal
    • 190 g azúcar
    • 2 huevos L
    • 180 g harina todo uso
    • 120 g buttermilk
    • 7 g bicarbonato
    • 1 pizca de sal
    • ½ cdta. vainilla en pasta
    • Cabeza y cobertura:
    • 120 g chocolate blanco
    • 30 g nata
    • 20 semillas de cardamomo
    • coco rallado
    • sprinkles
  • Raciones: 6

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer estos muñecos de nieve empieza por el bizcocho del cuerpo. Tienes que esperar que se enfríen para poder manipularlos y cubrirlos.

Cuando prepares la mezcla de la cabeza, tienes que usar una parte templada como cobertura y el resto, cuando se solidifique, para hacer las cabezas.

Cubre todo con coco y decora.

Cuerpo de Snowie

Comenzamos untando el molde, bien con espray antiadherente o con mantequilla y cacao. Yo usé unos moldes esféricos, pero también puedes usar semiesféricos y unirlos con chocolate blanco.

Enciende el horno a 180º C, calor arriba y abajo, sin aire.

Si no tienes buttermilk, echa 2 cucharaditas de zumo de limón a la leche y espera unos minutos.

Tamiza la harina y reserva.

Hierve el agua, añade el cacao y disuelvelo bien. Deja que se enfríe un poco antes de añadirlo a la mezcla.

Batimos la mantequilla con el azúcar, a velocidad media, unos minutos hasta que sea una mezcla uniforme y ligera. Incorpora los huevos, uno a uno, dejando que se integre antes de añadir el siguiente.

Baja la velocidad y echa un tercio de la harina, luego la mitad del buttermilk, otro tercio de harina, el resto de la buttermilk y acaba con la harina. Echa también la sal y el bicarbonato.

Añade el cacao y la vainilla. Deja que se integre todo bien y ya tendrás tu elaboración del cuerpo de Snowie lista para hornear. Solo tienes que rellenar el molde elegido teniendo en cuenta que la masa crece, así que bastará con echar ¾ partes.

Hornea 15 minutos y comprueba si está hecho. Pincha la masa con una brocheta y si sale limpia ya está cocinado. De no ser así, deja unos minutos más según salga la brocheta. Desmolda con cuidado porque el bizcocho queda muy esponjoso y se puede romper. Yo tuve que esperar casi media hora para poder sacarlos del molde.

snowie snowman

Cabeza de Snowie

Como cabezas hice unas sencillas trufas de chocolate blanco.

Machaca las semillas en un mortero y reserva. Ojo, las semillas son las bolitas negras que vienen dentro de las vainas. Primero escacha un poco la vaina y saca las semillas que son lo que tienes que machacar.

Por un lado, hierve la leche y deja que se enfríe un poco antes de echarla en el chocolate derretido.

Por otro lado, derrite el chocolate blanco en el microondas en tandas de 15 segundos. Remueve bien el chocolate cada vez para repartir el calor y que no se queme. El chocolate blanco se derrite con facilidad.

Echa la leche en el chocolate, unifica y añade el cardamomo.

Con esta mezcla, antes de que se espese, debes cubrir las piezas de bizcocho de los cuerpos.

El resto de la mezcla se guarda tapada hasta que espese y puedas formar las cabezas. Una vez tengas las bolas hechas, cúbrelas con coco y decora. Guárdalas en lugar fresco.

Ya solo tienes que decorar como quieras y colocar la cabeza en su sitio. Si no se van a mover bastará con que las coloques encima. Si las vas a mover puedes clavarles un palillo para que se sujete la cabeza al cuerpo, pero por favor, ¡quítalo si alguien va a comerlo!

Nota

Cuando se hornean bizcochos es importante no abrir el horno hasta que al menos lleve cerca de las tres cuartas partes del tiempo indicado. Mi recomendación es no abrirlo sino lo imprescindible cuando ya lo vemos y huele a hecho. Controla que no haya corriente de aire.

Las bufandas que lucen Snowie y sus amigos son un velo de gelatina experimental, pero tengo que trabajarlo más para poder darte una receta que funcione con seguridad.