Archivo

Briouat Dulces árabes

Briouat. Dulces árabes de almedras

Estos pequeños briouat son contundentes y plenos de sabor. Para una sobremesa o merienda van perfectos acompañando al café o a una infusión. Eso lo dejo a tu gusto.

Solo hace falta un poco de maña y paciencia en el formado, pero de verdad que merece el tiempo que lleva. No te arrepentirás. La receta me enamoró según la leí en De flores comestibles y el resultado es toda una delicia, así que los añado a mi recetario particular.

  • Ingredientes

    • 250 g almendras molidas
    • 100 g azúcar glas
    • 1 cucharadita de canela
    • 40 g mantequilla sin sal
    • 2 cucharadas agua de azahar
    • 8 hojas pasta filo
    • Cobertura
    • 100 g mantequilla fundida
    • 2 cucharadas de miel
    • 1 cucharada de agua de azahar
    • sésamo tostado para decorar
  • Raciones: 30 dulces

  • Duración: 1 h y 1/4

  • Dificultad:

Elaboración

Prepara la bandeja del horno con un papel de horno o lámina de silicona. Corta la mantequilla en dados y déjalos en una fuente apta para microondas.

Comenzamos remangándonos porque esto va todo a mano. Echamos en un bol la almendra molida, el azúcar glass, la canela, los 40 gramos de mantequilla a temperatura ambiente y dos cucharadas del agua de azahar. Mezclamos todo bien con las manos hasta obtener una masa uniforme.

A continuación nos untamos las manos con mantequilla. Tenemos que hacer bolitas del tamaño de una nuez que dejaremos a un lado del espacio de trabajo. Una vez las tenemos listas, extendemos una hoja de la masa filo y cortamos tiras de unos 6 cm de ancho.

Fundimos la mantequilla en el microondas. Te recomiendo potencia baja dando unos 15 segundos y comprobando cómo va. Así te evitas que se caliente en exceso y lo ponga todo perdido.

Una vez derretida, pincela con un pincel de silicona cada tira y en uno de los extremos ponemos una de las bolitas de masa. Tenemos que ir haciendo triángulos rectángulos con cada tira envolviendo así la masa. Asegúrate de cerrar el triángulo y coloca el cierre hacia abajo en la bandeja del horno preparada.

Encendemos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo cuando aún te queden algunas láminas de pasta por elaborar. De este modo cuando acabes tendrás el horno listo para cocinar. Metemos los dulces durante 15 minutos o hasta que se hayan dorado un poco.

Para la cobertura

Mientras tanto, calienta la miel en un cazo a fuego medio con la cucharada de azahar.

Según los sacamos del horno hay que darles un baño en la miel, pero si te queman como a mí, colócalos en una rejilla y con un pincel de silicona los untas por los dos lados. Espolvorea el sésamo y déjalos ahí hasta que se enfríen.

Guárdalos en un recipiente hermético para que se conserven durante unos días, si es que te duran tanto en casa.

Corazones dulces

Corazones dulces

El año pasado escribí a los decepcionados por San Valentín. Este, traigo unos corazones dulces como postre. Me encanta planificar y buscar la forma de materializar mis ideas. Pensé en algo para compartir entre dos. El resultado es un compendio de varias recetas ajustadas para que su sabor sea armónico. Espero que, tengas o no con quien compartirlos, los disfrutes.

No entiendo por qué se incluye el chocolate blanco dentro del mundo del chocolate porque, para mí, no tienen nada que ver. Pero dejando eso a un lado, he hecho algunos experimentos con él y el resultado gusta. Si, estoy tan sorprendida como tú, así que dale una oportunidad y pruébalo en esta receta.

  • Ingredientes

    • Bizcocho de chocolate
    • 115 g harina de trigo
    • 60 g azúcar morena
    • 55 g mantequilla sin sal
    • 55 g leche entera
    • 10 g cacao en polvo
    • 3,5 g levadura química
    • 1 g sal
    • 1 huevo L
    • Bizcocho de fresas
    • 140 g puré de fresas
    • 125 g harina de trigo
    • 85 g azúcar morena
    • 60 g aceite suave
    • 5 g levadura química
    • 1 huevo L
    • Relleno
    • 150 g chocolate blanco
    • 150 g nata líquida 35% mg
  • Raciones: de 6 a 8

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Bizcocho de chocolate

Empezamos con los preparativos del primer bizcocho. Para ello pesamos los ingredientes, tamizamos la harina junto con la levadura y el cacao, encendemos el horno a 180ºC y finalmente untamos el molde con spray antiadherente o mantequilla y cacao.

Ahora batimos la mantequilla a temperatura ambiente durante un par de minutos y añadimos el azúcar. Cuando esté cremosa echamos el huevo ya batido previamente. Echamos la harina y la leche alternativamente: harina, leche, harina, leche y harina. Mezclamos la sal y repartimos la masa uniformemente en el molde.

Metemos en el horno a media altura durante 20 minutos. Comprobamos que está listo pinchando en el centro con un palillo que si sale limpio indica que ya está hecho. Sacamos y dejamos reposar 10 minutos antes de desmoldar, pasando luego a una rejilla para que se enfríe un poco antes de manipularlo.

Bizcocho de fresas

Mientras el bizcocho de chocolate se hornea preparamos el de fresas. Pesamos todos los ingredientes y tamizamos la harina. Para el puré de fresas, basta con limpiarlas y triturarlas en la batidora.

Batimos, a media velocidad, el huevo con el azúcar hasta que quede espumoso. Luego añadimos poco a poco el aceite hasta que se integre. Bajamos un punto la velocidad e incorporamos el puré de fresas, que batiremos para conseguir una masa homogénea. Reducimos otro punto en la velocidad y echamos la harina con la levadura tamizada. Batimos lo justo para mezclarla.

Para entonces, el bizcocho que estaba en el horno ya lo habremos sacado y desmoldado. Lavamos, secamos bien y untamos con spray o con mantequilla y harina.

Finalmente, vertemos la masa en el molde. Introducimos sobre la rejilla del horno en la segunda posición por abajo y dejamos 20 minutos. Pasado ese tiempo lo podemos pinchar por el centro y si sale limpio lo sacamos.

Una vez fuera del horno, dejamos 10 minutos sobre una rejilla, tras los que sacudiremos con cuidado el molde para que se despegue y poder dar la vuelta. Dejamos enfriar.

Corazones dulces

Relleno

En lo que esperamos que se enfríen los bizcochos para cortar los corazones, vamos a preparar el relleno. En un cazo con agua al fuego metemos un bol con el chocolate blanco. Cuando se empiece a derretir retíralo del fuego y remueve para que siga derritiéndose. Una vez lleve tres cuartas partes líquidas, saca la taza del cazo y termina el proceso. Añade ahora la nata, mezcla bien a mano y deja enfriar.

Para el toque decorativo, parte una fresa por la mitad e introduce solo una parte en la crema. Reserva. Mete el resto de la crema en el congelador media hora.

Cortamos los corazones del tamaño deseado. Yo conseguí dos grandes para compartir, tres medianos y tres pequeños.

Bate la crema a velocidad suave para que se monte. Ojo que se corta si bates mucho o muy rápido. Pasamos a una manga pastelera y cubrimos nuestro corazón de chocolate. Colocamos el de fresa y la decoración que habíamos reservado. Listo, ya tenemos nuestros corazones dulces para disfrutar. ¡Feliz día!

Notas
  • El molde del bizcocho mide 25 x 21 cm y 3,5 cm alto. 
  • Los cortadores de corazón miden: 5,7 x 5,5 cm el pequeño , el mediano 8,3 x 7,6 cm y el grande 10 x 9,7 cm.
  • Respecto al chocolate blanco descubrí uno con toque de vainilla y trozos de fresas que va estupendo para esta receta. Lo recomiendo. Si no lo encuentras, añade tú la vainilla, gana mucho.
  • Los ingredientes a temperatura ambiente salvo que se indique lo contrario.
pastelillos de limón

Pastelillos de limón

Una vez más me encuentro con mis pinches para preparar algo nuevo. Tenía la crema de limón y me apetecía mucho usarla. Busqué recetas varias y al final de tanto leer salieron estos pastelillos de limón; una delicia el bizcocho con el limón. Me sorprendió gratamente.

  • Ingredientes

    • Para el bizcocho
    • 250 g harina
    • 125 g panela
    • 115 g leche entera
    • 115 g mantequilla
    • 2 huevos L
    • 6,5 g levadura
    • 1,5 g sal
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • Relleno y cobertura
    • 200 g crema de limón
    • 1 cucharadita mantequilla
    • 70 g chocolate de cobertura
  • Raciones: 20

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Tras pesar los ingredientes y tamizar la harina junto con la levadura, precalentamos el horno a 180ºC y dejamos el molde listo con spray antiadherente o mantequilla y harina.

Comenzamos batiendo la mantequilla dos minutos y añadimos el azúcar, panela en este caso. Cuando esté cremosa echamos los huevos de uno en uno ya batidos previamente. Aromatizamos con la vainilla, echamos la harina y la leche alternativamente: harina, leche, harina, leche y harina. Mezclamos la sal y repartimos la masa uniformemente en el molde.

Metemos en el horno a media altura durante 30 minutos. Comprobamos que está listo pinchando en el centro con un palillo que si sale limpio indica que ya está hecho. Sacamos y dejamos reposar 10 minutos antes de desmoldar, pasando luego a una rejilla para que se enfríe un poco antes de manipularlo.

Decoración

Mientras esperamos podemos derretir el chocolate al baño maría con la mantequilla. Para mí no es necesario endulzar ni añadir nada más. Una vez derretido podemos dejarlo a un lado para que enfríe un poco.

Con ayuda de una lira nos será más fácil cortar el bizcocho en dos piezas para proceder a untar la crema de limón. Colocamos la pieza separada.

Con ayuda de una manga pastelera, en mi caso desechable y sin boquilla, la llenamos y cortamos apenas dos milímetros. Sobre el bizcocho trazamos líneas al gusto en ambos sentidos. Cortamos un poco más y hacemos algunas líneas más gruesas. Lo dejamos que repose unos minutos y ya podemos cortar en cuadrados de acuerdo al tamaño deseado.

Finalmente dejamos enfriar por completo y si lo queremos frío podemos meter el postre en la nevera en un recipiente cerrado, aunque no hay problema en dejarlo fuera.

Notas:

Tamaño de molde 25 x 21 cm y 3,5 cm alto
Los ingredientes siempre a temperatura ambiente salvo que se indique lo contrario.
Los pastelillos de la imagen llevan dos piezas de bizcocho como la que te doy en la receta, pero son muy grandes. De hecho la repetí tal cual te cuento en la receta y ese tamaño es perfecto, pero no hubo tiempo para la foto.