Archivo

Cumbre Vieja

Soy isleña y por muchos días que pasen no dejo de interesarme por las noticias sobre el volcán de Cumbre Vieja en la isla vecina. Sigo estremeciéndome al oír cómo ruge. Sigo sintiendo pena al ver todo lo que sepultan las coladas de lava y las cenizas.

Por ello, y desde el gran cariño que le tengo a La Palma, he hecho este pequeño homenaje. No quiero que se diluya entre otras noticias. El volcán Cumbre Vieja es mucho más que un titular. Es una realidad, dolor, destrucción. Y el canario resurgirá de entre las cenizas.

He hecho un volcán de chocolate y su lava es de plátano. Plátanos de mis islas. Al Cumbre Vieja lo llevaremos en las retinas, bajo una tirita en el corazón y este en particular, nos lo zamparemos a bocados.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 2 huevos L
    • 200 g azúcar
    • 100 g aceite suave
    • 25 g leche entera
    • 160 g harina todo uso
    • 40 g cacao polvo
    • 3,5 g impulsor
    • 1/2 cdta. sal
    • 80 g café caliente
    • Lava
    • 2 plátanos
    • 10 g ron
    • 1 cdta. Peta Zetas
    • 4 g pasta de vainilla
    • 20 g leche entera
  • Raciones: 6

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos engrasando los moldes en los que hacer los bizcochitos. He usado los de unos muffins grandotes con espray antiadherente.

Tamiza la harina, el cacao y el impulsor. Reserva.

La mezcla de todo la he preparado con el globo del robot de cocina. Batimos los huevos a velocidad media hasta que estén espumosos, añadimos el azúcar y seguimos batiendo un par de minutos.

Prepara el café o calienta el agua, según quieras usar una cosa u otra.

Enciende el horno a 180º C para que esté caliente cuando acabes la mezcla.

Baja la velocidad al mínimo y echa poco a poco el aceite. Haz lo mismo con la leche. sigue batiendo y añade la vainilla, la sal y la mezcla tamizada.

Por último, añade el agua/café caliente y bate hasta homogeneizar la mezcla. Rellena los moldes hasta las tres cuartas partes como máximo.

Hornea aproximadamente 20 minutos a 180º C. Comprueba que esté hecho clavando en el centro un palillo. Si sale limpio ya puedes sacarlo del horno, en caso contrario hornea unos pocos minutos más.

El bizcocho es muy frágil. Espera que se enfríe un poco antes de desmoldar porque se rompen con facilidad. Deja enfriar por completo sobre una rejilla.

Cuando ya estén frías, descorazona los muffins sin llegar a la base. El cilindro que sacas se desmiga en el plato donde lo vayas a presentar simulando la ceniza.

Cumbre Vieja
Lava de plátano

El plátano se oxida y oscurece una vez triturado, así que apura al máximo el momento de su elaboración. Así además estará calentito.

Por un lado, tritura los plátanos hasta dejarlos cremosos. Por otro lado, echa en un cazo la leche junto con el ron y calienta un par de mintos. Añade el plátano y la vainilla al cazo. Remueve bien y retira del fuego.

Echa una cucharadita de peta zetas y mezcla.

Para rellenar y decorar el volcán puedes usar una manga o un biberón como hice yo. Dibuja varios ríos de lava y a disfrutar de las explosiones en boca de los peta zetas en una crema templada de plátano con la esponjosidad de chocolate.

 

 

 

Snowie muñeco de nieve

Snowie

Estos son Snowie y sus amigos: unos muñecos de nieve que ideé para el reto #dale1vueltaa que nos proponía hacer un trampantojo. Todo lo que ves se come, es divertido como decoración y, lo más importante, está rico.

La combinación de sabores es un éxito asegurado: cacao, chocolate blanco, cardamomo y cubierta de coco rallado. Antes de regañarte por el dulzor del chocolate blanco, déjame decirte que el cardamomo le aporta mucho frescor y ligereza. Fue un gran descubrimiento que hice a comienzos del verano.

Es una elaboración sencilla y divertida. Puedes decorar los muñecos como quieras. Yo usé unos sprinkles para los ojos, boca y botones. La nariz sale de una onza de chocolate cortada cuchillo.

Participaron en el reto:

    • El zurrón de los postres con un "Estropajo trampantojo"
    • Todo con azúcar,  "Trampantojo de huevos fritos y papas fritas"
    • Mi toque en la cocina, "Galletas lápiz"

 

  • Ingredientes

    • Cuerpo:
    • 80 g agua
    • 30 g cacao en polvo
    • 112 g mantequilla sin sal
    • 190 g azúcar
    • 2 huevos L
    • 180 g harina todo uso
    • 120 g buttermilk
    • 7 g bicarbonato
    • 1 pizca de sal
    • ½ cdta. vainilla en pasta
    • Cabeza y cobertura:
    • 120 g chocolate blanco
    • 30 g nata
    • 20 semillas de cardamomo
    • coco rallado
    • sprinkles
  • Raciones: 6

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer estos muñecos de nieve empieza por el bizcocho del cuerpo. Tienes que esperar que se enfríen para poder manipularlos y cubrirlos.

Cuando prepares la mezcla de la cabeza, tienes que usar una parte templada como cobertura y el resto, cuando se solidifique, para hacer las cabezas.

Cubre todo con coco y decora.

Cuerpo de Snowie

Comenzamos untando el molde, bien con espray antiadherente o con mantequilla y cacao. Yo usé unos moldes esféricos, pero también puedes usar semiesféricos y unirlos con chocolate blanco.

Enciende el horno a 180º C, calor arriba y abajo, sin aire.

Si no tienes buttermilk, echa 2 cucharaditas de zumo de limón a la leche y espera unos minutos.

Tamiza la harina y reserva.

Hierve el agua, añade el cacao y disuelvelo bien. Deja que se enfríe un poco antes de añadirlo a la mezcla.

Batimos la mantequilla con el azúcar, a velocidad media, unos minutos hasta que sea una mezcla uniforme y ligera. Incorpora los huevos, uno a uno, dejando que se integre antes de añadir el siguiente.

Baja la velocidad y echa un tercio de la harina, luego la mitad del buttermilk, otro tercio de harina, el resto de la buttermilk y acaba con la harina. Echa también la sal y el bicarbonato.

Añade el cacao y la vainilla. Deja que se integre todo bien y ya tendrás tu elaboración del cuerpo de Snowie lista para hornear. Solo tienes que rellenar el molde elegido teniendo en cuenta que la masa crece, así que bastará con echar ¾ partes.

Hornea 15 minutos y comprueba si está hecho. Pincha la masa con una brocheta y si sale limpia ya está cocinado. De no ser así, deja unos minutos más según salga la brocheta. Desmolda con cuidado porque el bizcocho queda muy esponjoso y se puede romper. Yo tuve que esperar casi media hora para poder sacarlos del molde.

snowie snowman

Cabeza de Snowie

Como cabezas hice unas sencillas trufas de chocolate blanco.

Machaca las semillas en un mortero y reserva. Ojo, las semillas son las bolitas negras que vienen dentro de las vainas. Primero escacha un poco la vaina y saca las semillas que son lo que tienes que machacar.

Por un lado, hierve la leche y deja que se enfríe un poco antes de echarla en el chocolate derretido.

Por otro lado, derrite el chocolate blanco en el microondas en tandas de 15 segundos. Remueve bien el chocolate cada vez para repartir el calor y que no se queme. El chocolate blanco se derrite con facilidad.

Echa la leche en el chocolate, unifica y añade el cardamomo.

Con esta mezcla, antes de que se espese, debes cubrir las piezas de bizcocho de los cuerpos.

El resto de la mezcla se guarda tapada hasta que espese y puedas formar las cabezas. Una vez tengas las bolas hechas, cúbrelas con coco y decora. Guárdalas en lugar fresco.

Ya solo tienes que decorar como quieras y colocar la cabeza en su sitio. Si no se van a mover bastará con que las coloques encima. Si las vas a mover puedes clavarles un palillo para que se sujete la cabeza al cuerpo, pero por favor, ¡quítalo si alguien va a comerlo!

Nota

Cuando se hornean bizcochos es importante no abrir el horno hasta que al menos lleve cerca de las tres cuartas partes del tiempo indicado. Mi recomendación es no abrirlo sino lo imprescindible cuando ya lo vemos y huele a hecho. Controla que no haya corriente de aire.

Las bufandas que lucen Snowie y sus amigos son un velo de gelatina experimental, pero tengo que trabajarlo más para poder darte una receta que funcione con seguridad.

Magdalenas de gofio

Magdalenas de gofio

Me gustan mucho las recetas con gofio y cuando vi estas magdalenas me lancé a prepararlas. Las he ido ajustando hasta dar con lo que buscaba porque mis testadores me pedían más gofio. Así que tras varios intentos me han dado el visto bueno.

El resultado es una magdalena esponjosa, ligera, con el dulzor justo y con mucho sabor a gofio.

  • Ingredientes

    • 120 g claras de huevo (4 huevos M)
    • Una pizca de cremor tártaro o gotas de limón
    • 65 g aceite
    • 100 g panela
    • 20 g almendra molida
    • 50 g gofio
    • 5 g levadura química
    • 100 g yogur griego
    • Una pizca de sal
    • 90 g harina de trigo
    • 1 cucharadita de vainilla
    • crocante de almendra
  • Raciones: 12

  • Duración: 30 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos encendiendo el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

En un bol batimos el aceite con la panela durante unos minutos. Sin dejar de batir, vamos añadiendo las almendras, el gofio y la levadura. Incorporamos el yogur y la sal. Por último, la harina y batimos solo para integrar. Reservamos.

A continuación, en otro bol montamos las claras con la pizca de cremor tártaro o el limón.

Con cuidado volcamos las claras montadas en bol con la masa. Con una pala realizamos movimientos envolventes hasta unificar la mezcla. De este modo tendremos una masa aireada que se transformará en unas magdalenas esponjosas.

Llenamos ¾ partes de cada cápsula y decoramos con almendras crocantes, al gusto, aunque es opcional, sin embargo el punto crujiente se agradece.

Con el horno caliente las metemos en la segunda posición de tal forma que queden centradas. Bajamos la temperatura a 170ºC y las horneamos durante 15 minutos sin aire. Pincha una en el centro y si el palo sale limpio, es señal de que están hechas. Sacamos del horno, esperamos 10 minutos y desmoldamos con cuidado. Son muy frágiles calientes, así que ve con cuidado.

Notas

La receta de partida es de 'El Zurrón de los postres' y llevaba 150g de azúcar.

Las almendras que usé son laminadas y machacadas en el mortero, pero puedes usar molidas.
Magdalenas de plátano

Magdalenas de plátano

Los plátanos son una fruta omnipresente en casa, pero a veces el calor los madura demasiado rápido. Es entonces cuando recetas como estas magdalenas de plátano te sacan del apuro. Al comerlas harás como yo y reservarás unos plátanos para repetirlas.

  • Ingredientes

    • 3 plátanos medianos maduros
    • 1 cucharada zumo de limón
    • 2 huevos L
    • 80 g panela
    • 100 g aceite de girasol
    • 1 cucharadita esencia de vainilla
    • Una pizca de sal
    • 200 g harina de trigo
    • 15 g levadura química
    • pepitas de chocolate
  • Raciones: 10

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Como siempre recomiendo, vamos a preparar y pesar todos los ingredientes. Los huevos debemos tenerlos a temperatura ambiente. Los plátanos los necesitamos molidos, tipo papilla para que se incorporen mejor a la mezcla. Les añadimos un chorro de limón. Tamizamos la harina junto con la levadura. El azúcar que uso es panela por su sabor acaramelado. Con esto tenemos ya todo listo.

Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar a velocidad media. Una mezcla bien aireada nos ayudará a obtener un resultado esponjoso, así que no tengas prisa.

Bajamos un punto la velocidad y añadimos despacio el aceite. Seguimos batiendo e incorporamos la vainilla y la sal. A continuación añadimos los plátanos molidos que mezclaremos lo justo para homogeneizar la masa.

Ahora a mano y con movimientos envolventes añadimos la harina con la levadura que tamizamos al inicio. Es importante hacerlo con suavidad para que la masa se mantenga esponjosa. Una vez integrado, tapamos el bol y lo metemos en la nevera media hora.

Magdalenas de plátano

Unos 5 o 10 minutos antes de sacarlo, enciende el horno a 200oC. Saca una bandeja y prepara los moldes para hacer las magdalenas. La masa es espesa, así que con una cuchara vierte masa hasta llenar tres cuartas partes y luego incorpora pepitas de chocolate.

Con el horno ya caliente, mételas y déjalas a 200oC durante 10 minutos y luego baja a 180oC otros 10 minutos. Pincha para probar que están hechas, ya sabes, con un pincho que debe salir limpio y si es así sácalas. Esperamos unos 10 minutos y desmoldamos. Dejaremos que enfríen sobre una rejilla.

Una vez frías disfruta de su sabor y textura.

Nota

Si las quieres con más pepitas prueba a echar solo una cucharada de masa en los moldes, añadir pepitas y seguir el resto del proceso.

Muffins con toque de frambuesas

Muffins con frambuesas

Disponía de poco tiempo y quería preparar algo rico para tener un detalle, así que en lo que el almuerzo se hacía al horno me puse manos a la obra con estos muffins con toque de frambuesas. Y sí, digo muffins no magdalenas ni cupcakes porque mientras más leo más creo que no son lo mismo aunque lo parezcan y muchos los igualen.

Estoy contenta porque mis destinatarias quedaron contentas y saborearon cada miga; la mayor satisfacción para alguien que cocine. La receta de la que parto es de Xavier Barriga y que me perdone pero yo le pongo menos azúcar.

  • Ingredientes

    • 380 g harina de trigo
    • 250 g queso mascarpone
    • 160 g leche fría
    • 135 g azúcar
    • 2 huevos L
    • 90 g mantequilla sin sal
    • 75 g frambuesas
    • 10 g levadura química
    • 5 g sal
  • Raciones: 15

  • Duración: 50 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Una vez tengamos pesados todos los ingredientes, podemos encender el horno a 2300 C. Separamos las claras de las yemas. Tamizamos la harina junto con la levadura química y la sal. Reservamos.

En un bol mezclaremos la mantequilla pomada con el azúcar. Una vez integrados, añadimos las yemas de una en una. Echamos la leche fría, batimos y a continuación el mascarpone. Unificado todo, incorporamos la mezcla de la harina tamizada con la levadura química.

Montamos las claras a punto de nieve y con cuidado volcamos junto a la masa. Debemos hacer movimientos envolventes para que se mezclen.

Conseguido esto, podemos rellenar los moldes bien con manga pastelera o con una cuchara. Suelo usar una cuchara de helado porque es cómodo. No debemos rellenar más de ¾ partes porque la masa en el horno va a subir llenándolos. Finalmente, colocamos las frambuesas troceadas sobre los muffins.

Bajamos la temperatura a 2100 y colocamos en la segunda posición durante 20 – 25 minutos. Deben dorarse pero si tienes dudas pincha una y si sale limpio, listo. Recuerda no abrir el horno mientras están subiendo porque entra aire frío y se fastidia el proceso.

Consejo

Por si tienes la tentación de dejarla entera no te lo recomiendo porque no es igual de placentero en el momento de comer. El toque de varios trozos hace que tengas un golpe ácido de sabor junto con el dulce del muffin. Una frambuesa entera hace que el ácido sea demasiado y solo una vez. Así repartimos la diversión en varios bocados, unos 6 trozos por muffin para mí son suficientes.

Los moldes usados en esta ocasión son de silicona y no es necesaria la mantequilla. Si usas un molde rígido es conveniente engrasarlos y enharinarlos, si como yo no pones cápsulas de papel.

Son muy sencillos, eso sí, más densos que las magdalenas pero plenos en sabor. Anímate y disfruta.

Magdalenas de naranja con sorpresa de chocolate

Magdalenas de naranja con sorpresa de chocolate

Los Reyes Magos me trajeron una cosa que les pedí: un molde de magdalenas grandes. Hay quien habla de muffins o de cupcakes. No me voy a meter en qué es cada cosa aunque sí veo algunas diferencias en la elaboración y resultado. Lo que traigo hoy son unas deliciosas magdalenas de naranja con sorpresa de chocolate. Mi idea de base era la sorpresa, lo que no tenía claro era en qué envolverla. Hice un muffin de chocolate pero no era lo que buscaba. Así que seguí leyendo otras recetas de Xavier Barriga.

Finalmente opté por probar con la clásica combinación de naranja y chocolate. No me suele gustar mucho la repostería con naranja, así que tenía mis dudas. Por suerte fue un éxito. Eso sí, tengo que ajustar la receta para conseguir llenar mi molde de 6 huecos, pero si usas los que suelen medir 4 cm de base y 5 cm de alto cm te saldrán entre 12 y 16. Así ya tienes un referente.

  • Ingredientes

    • 3 huevos
    • 135 g de azúcar
    • 60 g de leche
    • 190 ml de aceite
    • 210 g de harina floja
    • 7 g de levadura química
    • una pizca de sal
    • ralladura de 1 naranja
    • 12 bombones*
    • pepitas de chocolate
  • Raciones: 14

  • Duración: 3/4 hora

  • Dificultad:

*Usé Lindt extra negro

Elaboración

El primer paso tienes que hacerlo el día anterior porque los bombones deben congelarse. Al menos déjalos 8 horas antes de usarlos.

Comienza pesando todos los ingredientes. Una vez más todo debe estar a temperatura ambiente, salvo los bombones, claro. Tamiza la harina y la levadura.

Bate con velocidad alta los huevos con el azúcar. Debes conseguir una masa esponjosa y blanquecina. Las varillas de repostería meten mucho aire y ayudan en el proceso. Una vez logrado, baja la velocidad a mitad y añade despacio la leche mientras sigues batiendo. Luego el aceite y la ralladura de naranja.

A continuación añade la harina con la levadura y la sal. Mezcla lo justo para integrarla. La batidora debe estar a baja velocidad. Tras esto mete el bol tapado en la nevera. Estas las dejé 6 horas en frío.

Horneado

Precalienta el horno a 200oC. Bate la masa enérgicamente y rellena los moldes de las magdalenas hasta la mitad, mete el bombón y cúbrelo. Puedes hacerlo con una manga pastelera o como yo con la cuchara de servir helado. No llenes más de ¾ partes del molde de la magdalena, decora con las gotas de chocolate y al horno, bajando a 170oC. Tardaron 20 minutos, pero en cuestión de tiempo debes fijarte en el color de la magdalena, es eso lo que manda. No abras el horno mientras están subiendo. Para asegurarte que están hechas pincha una en el centro con un palillo y si sale limpio, sácalas.

Una vez hechas, se sacan y las dejas 10 minutos para que se enfríen un poco antes de desmoldar porque se pueden partir al estar muy calientes. Cuida que no haya corriente donde las dejas. Desmolda y coloca en una rejilla de enfriamiento. Ya puedes ir pensando en qué café, chocolate o infusión vas a acompañar de estas deliciosas magdalenas de naranja con sorpresa de chocolate.

Nota: los hornos son algo caprichosos. Ya tengo comprobado que mi horno para ciertas cosas debo bajar la temperatura que se indica en la receta. Este es uno de esos casos. Recomiendan hornearlas a 210oC tras calentar el horno a 250oC entre 14 y 16 minutos. Las he preparado de las dos formas, pero me da mejor resultado como indico en la receta.