Archivo

Bizcocho plano almendras

Bizcocho plano de almendras

Hay una serie de recetas que deberíamos tener siempre presentes por su versatilidad y este bizcocho plano de almendras es una de ellas.

Las diferencias entre un genovés, un plancha básico, un gioconda y este, son pequeñas y sus resultados similares pero tienen algunos matices que hacen que gusten unos más que otros. Lo mejor es conocerlos, probarlos y saber qué elaborar.

Esta receta es una adaptación de uno hecho con nueces que aún no he preparado, pero necesitaba que llevara almendras y no fuera muy dulce.

Te cuento cómo se hace, que es muy fácil, y luego en qué lo usé.

  • Ingredientes

    • 18 g harina de trigo simple
    • 4,5 g almidón de maíz
    • 0,5 g impulsor
    • 7,5 g mantequilla
    • 1 huevo L
    • 25 g azúcar blanco
    • 13 g harina almendra
  • Raciones: 8

  • Duración: 30 minutos

  • Dificultad:

Elaboración

Tamiza harina, almidón e impulsor (el impulsor es lo que llaman algunos levadura química, polvos de hornear o levadura royal). Reserva.

Derrite la mantequilla al microondas. Poco tiempo y baja la potencia para que no acabes limpiando todo el microondas. Reserva.

Bate el huevo con el azúcar a velocidad media hasta que doble volumen.

Echa parte de lo tamizado sobre el huevo y mezcla a mano con movimientos envolventes. Añade el resto y la harina de almendras.

Yo hice los círculos directamente pero puedes hacer la plancha con papel de horno controlando el grosor. Prepara las bases de los aros con aluminio y engrásalos para que sea más fácil desmoldar.

Horno a 165º C con calor arriba y abajo. 15 minutos o hasta que se dore. Desmolda y deja que se enfríe sobre una rejilla.

Con las cantidades indicadas podrás hacer entre 6 y 9 piezas en moldes individuales. Si haces una plancha y luego cortar es posible que tengas que unir dos piezas para hacer una.

En cualquier caso debes estar atento al grosor que necesites y más aún porque la cantidad indicada es poca y en la plancha, a menos que adaptes con papel de horno o aluminio improvisando un molde, te puede quedar excesivamente delgada.

¿En qué usé este bizcocho plano de almendras?

Quería hacer unas semiesferas heladas como las del año pasado, así que pensé en probar este bizcocho en ellas. Y ahí está, como base de estas semiesferas heladas de turrón y nata. La combinación es un clásico que no podía dejar pasar.

Helado

Los helados están elaborados según la web de haztuhelado.com. Esta vez hice turrón y nata. Siempre que puedo hago las versiones poco dulceras (POD 15 %). Para el helado de turrón compro tabletas en navidades y las guardo porque no suelo encontrar nada parecido. Es importante que te fijes en el porcentaje de almendra. Otra opción es hacer helado con almendra marcona.

(Reconozco que estos helados no están al alcance de cualquiera por la dificultad de conseguir los ingredientes y tener una heladera con compresor. Pero bueno, es una opción estupenda para hacer tus propios helados equilibrados sin el medio litro de nata como base).

Una vez que manteques un sabor, rellena 3 semiesferas de 7 cm de base de un molde de siliciona. Lo mismo con el otro sabor.

Deja que endurezcan, desmolda y corta a mitad. Combina las mitades y mete en el congelador colocando la base de bizcocho para que se pegue.

Cobertura de chocolate

Antes de empezar hay que tener preparado todo lo que puedas necesitar. Pincho, servilletas (porque te vas a pringar) y espacio de fácil acceso en el congelador. Saca solo una y prueba, así verás si te falta algo más.

He probado a bañar cubriendo y a sumergirlas. Este último me da mejor resultado.

Solo necesitas 200 g chocolate negro, 30 g manteca de cacao y 30 g de almendras (opcional pero recomendable)

Se derrite todo al baño maría. Añade las almendras. Cuando tenga una temperatura de 35º saca la semiesfera, pincha con una brocheta por la base y mete en el chocolate. Saca y dale la vuelta para que no haga picos. Guarda de inmediato en el congelador.

Sin duda da más trabajo que servir dos bolas de helado, pero la satisfacción de presentar algo más elaborado a mí me compensa. Espero que lo disfrutes.

 

 

 

Limonarse

Esta receta es una creación propia inspirada en la deliciosa Lemon pie o Pastel de limón llevándolo a una versión helada. En esencia el Pastel de limón lleva una base crujiente, el cuerpo de limón y una cobertura de merengue. Así pues, el Limonarse lleva como base crujiente un streusel, el cuerpo de helado de limón y un acabado con lemon curd decorado con merenguitos.

El helado de limón lo he hecho siguiendo la web haztuhelado.com. Hay varias opciones. Yo he hecho la versión ácida de 8 % de materia grasa (m.g.) Si quieres probar otra visita la web y elige.

  • Ingredientes

    • Helado de limón
    • 106 g azúcar blanco
    • 3 g piel de limón
    • 300 g leche entera
    • 198 g nata 35 % m.g.
    • 60 g leche en polvo desnatada
    • 65 g dextrosa
    • 12 g glucosa
    • 5 g neutro crema
    • 250 g zumo de limón
    • Streusel
    • 100 g mantequilla sin sal
    • 100 g azúcar moreno
    • 100 g harina de almendra
    • 100 g harina
    • ralladura de 1 limón
    • Merenguitos
    • 100 g claras
    • 200 g azúcar blanco
    • 1 cdta. zumo de limón*
    • Lemon curd
    • 165 g zumo de limón
    • 125 g azúcar blanco
    • 80 g mantequilla sin sal
    • 35 g agua
    • 10 g maicena
    • 2 cdtas. ralladura de limón
    • 30 - 45 g leche condensada*
  • Raciones: 8

  • Duración: 24 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Cuestiones previas en la elaboración del Limonarse

La primera elaboración será el helado porque necesitamos que madure en la nevera entre 12 y 24 horas.

El mismo día haremos los merenguitos para dejarlos que se sequen sin prisas.

Al día siguiente ya podemos hacer el streusel y el lemon curd que no precisan reposo. Basta con que se enfríen y tarda poco.

Helado de limón

Cuando me planteo hacer helado, meto en el congelador un barreño grande con agua y un bol para echar luego la mezcla del helado. Lo dejo un par de horas y de esta forma consigo bajar rápidamente la temperatura de la elaboración. Es un paso importante.

Haremos el azúcar de limón triturando el azúcar con la piel de limón. Siempre que se ralla un cítrico hay que evitar coger la parte blanca porque amarga. Reservamos.

En un cazo echaremos la leche, la nata, la leche en polvo, dextrosa y glucosa. Ponemos al fuego y mezclamos bien con la túrmix. Cuando alcance los 40º C añadimos el azúcar de limón con el neutro y batimos con la túrmix nuevamente.

Cuando alcance los 85º C retiramos del fuego, pasamos al bol que habíamos preparado y removemos con frecuencia hasta que baje a los 4º C. Con el calor que hace ahora es díficil lograrlo. Ayúdate de placas y sal en el agua.

Cuando llega a los 20 grados meto el mix de helado en un táper y lo dejo en el congelador unos 15 o 20 minutos, luego se echa el zumo de limón y se mezcla con la túrmix.

Después de eso ya lo dejo en la nevera para que madure entre 12 y 24 horas.

La siguiente fase es mantecar con la heladera. Cuando acabe hay que echarlo rápidamente en botes pequeños y guardar en el congelador.

Recuerda que el cambio de temperatura le sienta mal al helado y lo de sacarlo del congelador para servirte y volver a guardarlo acaba por perjudicarle.

Una vez que hemos hecho el helado vamos a por los siguientes elementos del Limonarse.

Merenguitos

Los merenguitos que decoran el Limonarse llevan poco trabajo pero mucho horno a temperatura muy suave.

En un bol al baño maría sin tocar el agua pondremos las claras y el azúcar. Siempre será el doble de azúcar que de claras. Hay que remover continuamente para que el azúcar se disuelva. Hasta ese momento no tienes más que remover. Mete una cuchara y tócala para comprobar si se notan o no los granitos de azúcar. Una vez que no se noten se retira del fuego.

Cuela en el bol de la batidora, pon el globo y bate a velocidad media unos 10 o 20 minutos aproximados. Luego iremos subiendo la velocidad a medida que veamos que el merengue coge cuerpo. El proceso lleva un rato, así que no te desesperes.

Para saber si está listo, retira el globo y al levantarlo el merengue debe formar un pico que no se cae.

Alcanzado ese punto rellena una manga con la boquilla que quieras y escudilla del tamaño que quieras sobre una lámina de silicona. Te recomiendo que los hagas pequeños para que sean más fáciles de comer en nuestro postre.

Mete la bandeja en el horno a 70º C durante una hora aproximada. Si se despegan fácilmente es probable que estén hechos, pero mejor muerde uno a ver el interior. Si aún está húmedo déjalos unos 10 minutos más y repite la comprobación. Si les falta poco puedes apagar el horno y dejarlos dentro.

Streusel para la base del Limonarse

En un bol mezclamos la mantequilla cortada en dados con el azúcar. Yo usé una pala de silicona para no tocarlo con la mano y calentar la mantequilla.

Añadimos la harina de almendra molida, la harina y la ralladura de limón. Integramos bien sin amasar.

Hacemos una bola que envolvemos en film y dejamos en la nevera al menos una hora.

Con un tenedor rallamos la masa mientras la dejamos caer sobre un papel sulfurizado que habremos colocado en una bandeja de horno. Una vez que cae, mejor no lo toques porque se harán grumos grandes y no nos interesa.

Se hornea a 170º C durante unos 12 minutos. Recomiendo repartir la masa en dos bandejas para que el horneado sea uniforme. Si no se quemarán los extremos y el centro quedará poco crujiente. Ojo, que según sale del horno estará aún blandito.

Pasa a una rejilla y deja enfriar.

Lemon curd

Un postre más para esta deliciosa elaboración, salvo que esta vez lo dejaremos más líquido que en ocasiones anteriores y si queremos podemos añadirle media gota de colorante amarillo o naranja si queremos que tenga más color.

Comenzamos pesando todos los ingredientes. Para el zumo necesitarás unos 5 limones. Exprímelos y luego cuela el zumo. Disuelve la maicena en el agua y reserva.

Ponemos la mantequilla a fuego medio y esperamos que se derrita. Añadimos entonces el zumo de limón poco a poco sin dejar de remover. Incorporamos el azúcar del mismo modo. Mantenemos al fuego dos minutos para que se disuelva bien. A continuación echamos la ralladura de limón.

La maicena que reservamos la removemos antes de incorporar a la mezcla porque se habrá ido al fondo. Mezclamos todo bien y retiramos del fuego cuando empiece a espesar. Nos interesa que se mantenga como un sirope y recuerda que al enfriarse se espesa más.

Solo nos queda añadir la leche condensada. Recomiendo ir probando hasta darle el punto deseado.

Montaje del Limonarse

La idea de este postre mantiene en su presentación la estructura del Lemon Pie. Hay que hacerlo de la siguiente forma:

En un plato o bol  rompemos el streusel, echamos un chorretón de lemon curd, colocamos una bola de helado, churretón de lemon curd y varios merenguitos. Tres o cuatro son suficientes.

En general es un postre fácil aunque lleva varias elaboraciones pero cuando lo presentas en el plato y ves las caras de los comensales nada pesa.

Semiesfera gianduja y fresa

Semiesfera de gianduja y fresa

Ahora que hago también helados caseros, no podía quedarme ahí y en una vuelta de tuerca he hecho estas semiesferas de gianduja y fresa. Han quedado deliciosas y dan mucho juego. Así que este verano será muy semiesférico.

La variedad de helados y sorbetes que nos ofrece haztuhelado.com nos da mucho juego. A ver con qué otra combinación hago. Por lo pronto esta nos ha encantado.

  • Ingredientes

    • helado gianduja
    • helado fresa
    • cobertura
  • Raciones: 7

  • Duración: 3 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Los helados los he hecho siguiendo la web haztuhelado.com. Allí tienes las recetas detalladas, así que aquí dejaré el esquema básico del proceso y explicaré cómo hice las semiesferas.

Las cantidades indicadas son las necesarias para hacer las semiesferas. Salen 6 de 7 cm de diámetro y te sobrará un poco. Rellena 3 de cada sabor en un molde de silicona.

Cuestiones previas a la elaboración del helado en general

Hacer helado en casa no es difícil pero lleva tiempo. Lo habitual es hacer la mezcla de los ingredientes (mix) hoy y mantecar el helado al día siguiente. En algunos casos hay que realizar alguna elaboración el día anterior a la realización del mix. Así que si quieres, por ejemplo, helado de fresas para comer el sábado lo ideal sería empezar el miércoles por la mañana. Son pequeños detalles a tener en cuenta y que a veces olvidamos.

Lo más complicado a veces es disponer de espacio en el congelador. Necesitamos sitio para guardar en plano el molde de las semiesferas. Mi consejo es que uses una tabla de cortar.

Cuando hayamos preparado el mix de helado debemos bajar la temperatura de 85º a 4º lo más rápido posible. Yo meto un bol metálico en el congelador con un poco de agua en la que sumergir parcialmente el recipiente con el mix. También meto el táper en el que guardaré en helado. Todo ello antes de empezar con el proceso o si me acuerdo, una hora antes.

Fase 1: helados
Helado de gianduja

Primero haremos la pasta de avellanas:

    • 35 g avellanas sin piel. Hornea 10 minutos a 180º. Tritura hasta lograr una pasta. Reserva.

 

Ingredientes del helado de gianjuja:

    • 341 g leche entera
    • 15 g leche en polvo
    • 33 g dextrosa
    • 15 g fructosa
    • 0,5 g sal
    • 27 g sacarosa
    • 3,5 g neutro
    • 17,5 g cacao
    • 18 g chocolate negro
    • 30 g pasta avellana

En un cazo echamos la leche entera + leche en polvo + sal + dextrosa + fructosa. Remueve y calienta hasta 40º.

Añade el neutro + sacarosa + cacao. Bate con turmix.

Incorpora 30 g de pasta de avellanas. Bate con turmix hasta los 85º.

Echa el mix en el táper que preparaste, mételo en el bol con el agua fría y añade hielo.

Derrite el chocolate.

Cuando el mix alcance los 15º echa 4 cucharadas en el chocolate. Mezcla con la turmix. Vierte en el mix y emulsiona con la turmix.

A los 4º mete en el táper en la nevera durante entre 12 y 24 horas.

Helado de fresa

El día anterior pica 150 g de fresas y envasa al vacío con 45 g de sacarosa. 24 h en nevera. Tritura y congela.

Ingredientes para el helado de fresas con yogur:

    • 71,5 g leche entera
    • 40 g nata
    • 30 g leche en polvo
    • 33 g glucosa
    • 26 g dextrosa
    • 3,5 g neutro
    • 100 g yogur natural
    • 195 g fresas maceradas

 

Saca las fresas del congelador.

En un cazo: leche + nata + leche en polvo + glucosa. Remueve y calienta hasta 40º.

Añade el neutro + dextrosa. Turmix hasta 85º.

Echa en el táper y cuando haya bajado a 40º añade las fresas trituradas y el yogur. Turmix.

Cuando alcance los 4º mete en la nevera entre 12 y 24 h.

Helados mantecados
Fase 2: semiesferas de gianduja y fresa

Manteca los helados y rellena 3 semiesferas de cada uno. Echa un poco y aplasta para que no queden huecos. Rellena y aplana.

Congela mínimo 6 horas.

Prepara todo lo que vayas a necesitar: un cuchillo largo, guantes y una pala o similar para levantar las piezas.

Usa guantes para sacar las semiesferas de gianduja y fresa. Corta por la mitad y vuelve a meter en el molde para que las piezas se unan. Congela dos horas.

Fase 3: cobertura magnum

Derretimos en un cazo al baño maría para chocolate (el bol donde pones el chocolate no debe tocar el agua), echamos 250 g de chocolate y 25 g manteca de cacao. Retira del calor y espera que baje a 31º C.

Pica 30 g de avellanas y añádelas al chocolate derretido.

Este proceso tiene que ser rápido, así que organiza todo antes de empezar. Necesitas una rejilla, una pala o algo similar para girar y sacar las semiesferas, y una bandeja/tabla/plato para meter en el congelador. Usa guantes. Cuando alcance esa temperatura, desmolda las semiesferas y mételas en el chocolate. Dales la vuelta, escurre y deja sobre una rejilla. Hazlas todas y pasa de inmediato a la base para meter al congelador.

Deja una hora y a refrescarse con estas deliciosas semiesferas de gianduja y fresa. La cobertura estará dura pero el helado estará perfecto para comer. Hasta ahora esta es mi mejor elaboración helada. ¡Siempre aprendiendo!

Corte semiesfera de helado

 

Postre helado al whisky

Postre helado al whisky

El reto #dale1vueltaa nos propone recrear un postre de verano y a mí se me ocurrió este postre helado de whisky basándome en la conocida tarta. Hacía tiempo que tenía ganas de preparar esta receta y por fin he encontrado la excusa. He de reconocer que es laboriosa porque lleva varias elaboraciones pero no son complicadas y queda sencillamente deliciosa.

Los blogs participantes son:

  • Ingredientes

    • Bizcocho genovés
    • 2 huevos L
    • 50 g azúcar
    • 50 g harina de repostería
    • 10 g maicena
    • pizca de sal
    • Yema pastelera
    • 2 huevos (105 g)
    • 85 g azúcar blanco
    • 60 g agua
    • 10 g maicena
    • Relleno
    • Crema al whisky
    • 2 yemas L
    • 20 g azúcar blanco
    • 40 g leche entera
    • 6 g gelatina
    • 1 cucharada de whisky
    • Nata
    • 175 g nata 35 % m.g.
    • 25 g azúcar glas
    • Merengue
    • 2 claras L
    • 30 g azúcar blanco
    • Almíbar
    • 85 g agua
    • 85 g azúcar
    • 1 cucharada de whisky
  • Raciones: 6

  • Duración: 3 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Para hacer este postre helado al whisky y no perderte en el proceso vamos a dividirlo del siguiente modo:

- Yema pastelera

- Relleno: nata montada + crema al whisky + merengue

- Bizcocho genovés

Pondré en cada elaboración los ingredientes de la misma para que sea más fácil seguir los pasos.

Necesitamos un termómetro digital, un molde de semiesferas o similar y un cortador para las bases.

Como hay que hacer varias elaboraciones y esperar que se enfríen te recomiendo hacer primero la yema pastelera, luego el bizcocho genovés, el almíbar y por úlltimo el relleno.

Comenzamos con la yema pastelera

2 huevos L
85 g azúcar blanco
60 g agua
10 g maicena

En un bol echamos los huevos con el agua y batimos. Los colamos echándolos en un cazo, añadimos el azúcar, la maicena y calentamos a fuego bajo. Removemos continuamente hasta que la mezcla espese, entre 93 y 96º C. Retiramos del calor y pasamos a una fuente. Tapamos a piel y dejamos enfriar por completo a temperatura ambiente. Mientras más extendemos la yema pastelera, más rápido se enfriará.

Una vez esté fría, cubrimos la semiesfera por completo. Podemos ayudarnos con una cuchara. La mezcla se deja untar fácilmente. Guarda en la nevera.

Bizcocho genovés
2 huevos L
50 g harina de repostería
50 g azúcar
10 g maicena
pizca de sal

Tamiza la harina. Añade la maicena y sal. Reservamos.

En un bol echamos las yemas y la mitad del azúcar. Batimos con unas varillas eléctricas hasta que blanqueen.

Por otro lado montamos las claras. Cuando empiecen a espumar añade la otra mitad de azúcar. Sigue batiendo hasta lograr un merengue firme y brillante.

Añade las yemas al merengue y mezcla con movimientos envolventes suaves.

Por último añade poco a poco la harina que reservamos. Es importante que ahora solo envuelvas la mezcla con la espátula y no batir o remover porque echaríamos a perder lo montado.

Necesitamos una masa regular y para mi lo más fácil es pasarla a una manga pastelera y así echarla en un papel de horno sobre la propia bandeja del horno.

Asegúrate que la extensión permita sacar las bases necesarias de tus postres individuales.

Se hornea a 180º C a calor arriba y abajo durante unos 12 minutos, hasta que esté dorado.

Saca del horno, separa papel de horno y deja que se enfríe sobre una rejilla.

Almíbar
85 g agua
85 g azúcar
1 cucharada de whisky

En un cazo echamos agua, azúcar y whisky. Ponemos a fuego medio, dejamos que rompa a hervir y hasta que el azúcar se disuelva. Pasamos a un bol y para que se enfríe.

Relleno

Nata

175 g nata 35 % m.g.
25 g azúcar glas

La nata debe ser al menos del 35% de materia grasa y tiene que estar fría. Lo ideal es tenerla un día entero en la nevera antes de usarla. Empieza a montarla y mando vaya cogiendo cuerpo añade el azúcar poco a poco. Sube la velocidad pero sin llegar a la máxima. Necesitamos que la nata forma picos suaves. Reservamos en la nevera.

Crema al whisky

2 yemas L
20 g azúcar blanco
40 g leche entera
6 g gelatina
1 cucharada de whisky

Hidrata la gelatina en agua fría.

En un cazo ponemos las yemas, el azúcar y la leche. Calentamos mientras removemos a unas varillas. Cuando alcance los 75º retiramos y seguimos removiendo hasta bajar a los 50º. Añadimos la gelatina escurrida y el whisky.

Mezclamos hasta integrarlo todo. Reservamos.

Merengue

2 claras L
30 g azúcar blanco

Con ayuda de unas varillas eléctricas comenzaran a matar las damas a velocidad baja. Cuando empiece a espumar echa un la mitad del azúcar y subimos un poco la velocidad. Añadimos el resto del azúcar y seguimos batiendo hasta obtener un merengue brillante sin llegar a endurecer. No nos interesa un merengue duro.

Estos son el molde y el cortador utilizados. Son 7 cm de diámetro.

Integramos ahora las tres elaboraciones del relleno

A la crema de whisky le echamos dos cucharadas de merengue y mezclamos.

Luego echamos esa mezcla al merengue y las integramos con movimientos envolventes.

Igualmente añadimos la nata, siempre con movimientos envolventes. Con esto ya tenemos el relleno del postre helado al whisky, solo tenemos que rellenar las semiesferas en las que ya hemos puesto la yema. Alisa el relleno.

Cortamos el bizcocho genovés para hacer las bases, pincelamos con el almíbar y colocamos encima de cada pieza. Mete el molde en el congelador asegurándote que está recto.

Al día siguiente desmolda y decora. Echa en un plato almendras en cubos y haz rodar por la zona de la unión entre el relleno y la base. Luego echa un poco de azúcar por encima y quémala con un soplete de cocina.

Se conserva en el congelador. Para consumirlo deja unos 10 minutos fuera para que se ablande ligeramente.

Notas

La receta en la que me basé es de Baker Street. He hecho algunas variaciones en cantidad de azúcar y en procesos.

Jugué con la colocación de la yema e hice varias combinaciones. Lo que más rico queda es poner la yema como expliqué, tostarla ligeramente con un poco de azúcar y poner almendra solo en la circunferencia de la base.

Postre helado al whisky

 

La yema como en la primera y la almendra como en la central.

 

 

 

En resumen, necesitamos para 6 unidades:

  • 6 huevos L
  • 270 g azúcar blanca
  • 25 g azúcar glas
  • 50 g harina de repostería
  • 20 g de maicena
  • 145 g agua
  • pizca de sal
  • 6 g gelatina (pueden ser láminas o en polvo)
  • 40 g leche entera
  • 175 g nata 35 % m.g.
  • 2 cucharadas de whisky (30 g)

Es laborioso pero no difícil. Para poder disfrutarlo en su plenitud deja unos minutos para que se ablande. Espero que lo disfrutes tanto como yo, porque me ha encantado.