Magdalenas de plátano

Magdalenas de plátano

Los plátanos son una fruta omnipresente en casa, pero a veces el calor los madura demasiado rápido. Es entonces cuando recetas como estas magdalenas de plátano te sacan del apuro. Al comerlas harás como yo y reservarás unos plátanos para repetirlas.

  • Ingredientes

    • 3 plátanos medianos maduros
    • 1 cucharada zumo de limón
    • 2 huevos L
    • 80 g panela
    • 100 g aceite de girasol
    • 1 cucharadita esencia de vainilla
    • Una pizca de sal
    • 200 g harina de trigo
    • 15 g levadura química
    • pepitas de chocolate
  • Raciones: 10

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Como siempre recomiendo, vamos a preparar y pesar todos los ingredientes. Los huevos debemos tenerlos a temperatura ambiente. Los plátanos los necesitamos molidos, tipo papilla para que se incorporen mejor a la mezcla. Les añadimos un chorro de limón. Tamizamos la harina junto con la levadura. El azúcar que uso es panela por su sabor acaramelado. Con esto tenemos ya todo listo.

Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar a velocidad media. Una mezcla bien aireada nos ayudará a obtener un resultado esponjoso, así que no tengas prisa.

Bajamos un punto la velocidad y añadimos despacio el aceite. Seguimos batiendo e incorporamos la vainilla y la sal. A continuación añadimos los plátanos molidos que mezclaremos lo justo para homogeneizar la masa.

Ahora a mano y con movimientos envolventes añadimos la harina con la levadura que tamizamos al inicio. Es importante hacerlo con suavidad para que la masa se mantenga esponjosa. Una vez integrado, tapamos el bol y lo metemos en la nevera media hora.

Magdalenas de plátano

Unos 5 o 10 minutos antes de sacarlo, enciende el horno a 200oC. Saca una bandeja y prepara los moldes para hacer las magdalenas. La masa es espesa, así que con una cuchara vierte masa hasta llenar tres cuartas partes y luego incorpora pepitas de chocolate.

Con el horno ya caliente, mételas y déjalas a 200oC durante 10 minutos y luego baja a 180oC otros 10 minutos. Pincha para probar que están hechas, ya sabes, con un pincho que debe salir limpio y si es así sácalas. Esperamos unos 10 minutos y desmoldamos. Dejaremos que enfríen sobre una rejilla.

Una vez frías disfruta de su sabor y textura.

Nota

Si las quieres con más pepitas prueba a echar solo una cucharada de masa en los moldes, añadir pepitas y seguir el resto del proceso.

Compártelo si te gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *