Helado de chocolate

«Helado» de chocolate sin huevo

Reedición. Septiembre de 2021. Me he adentrado en el mundo del helado y dejaré esta publicación en el blog por lo pronto, pero es una receta casera y que está lejos de ser un helado de verdad. La ignoracia es atrevida y por eso ahora rectifico. Mantengo que está rico, siempre lo estuvo pero ahora los hago mejores, son más técnicos en cuanto a ingredientes y por ello menos populares. Lo prefiero así.

Si ya has probado el helado de vainilla aquí tienes la versión del helado de chocolate sin huevo. Son recetas muy similares.

Al pie de esta receta te dejo la del azúcar invertido.

  • Ingredientes

    • 250 g de leche entera
    • 120 g chocolate de repostería
    • 250 g de nata líquida para montar
    • 85 g azúcar blanca
    • 250 g de leche evaporada
    • 25 g azúcar invertida
    • 20 g maicena
    • Un pellizco de sal
    • 1/2 cucharadita de pasta concentrada de vainilla
  • Raciones: 8 -10

  • Duración: 40 minutos

  • Dificultad:

 

Elaboración

Comenzamos disolviendo la maicena en unos 100 g de la leche. Es importante que no queden grumos. Reservamos.

Derrite el chocolate al baño maría o en microondas con cuidado de no quemarlo. Puedes usar un chocolate al 55% o 70% de cacao según te guste más o menos intenso. Reservamos.

A continuación, echamos en un cazo grande el resto de la leche junto a los demás ingredientes. Ponemos a fuego medio y mezclamos. Añadimos la maicena disuelta y removemos continuamente para que no se nos pegue. Hay que dejar hervir. Aviso que tardará media vida, pero al final, hierve.

Seguimo incorporando el chocolate que habíamos reservado y lo dejamos un par de minutos removiendo. Retiramos encontes  del fuego. Tapamos hasta que enfríe, momento en el que podemos meter en la nevera. Lo ideal es que esté toda la noche.

Finalmente, al día siguiente o al cabo de unas 10 horas podemos meterlo en la heladera, que es mi caso. Si no tienes heladera, pues toca el proceso manual de congelador unos 30 minutos y batido a mano, que repetiremos hasta lograr la textura cremosa. Con esto ya tendríamos nuestro helado de chocolate sin huevo casero.

Ojo, si utilizas chocolate muy amargo es posible que necesites un poco más de azúcar al gusto.

Azúcar invertido

El uso del azúcar invertido se justifica porque ayuda a que cristalice mucho menos. Es muy fácil de hacer y se nota la diferencia en la textura del helado. Para prepararlo necesitamos 350 g de azúcar blanca, 150 g agua y los sobres de gaseosas para repostería.

En un cazo echamos el agua, el sobre de acidulantes o ácido tartárico (el blanco, si tienes los de Mercadona) y el azúcar. Mezclamos y dejamos hervir. Retiramos del fuego y dejamos enfriar hasta los 50 grados. Si no tienes termómetro deja pasar 15 minutos. Añadimos el sobre del gasificante (el morado) removemos y listo. Una vez frío hay que guardarlo en un bote hermético y oscuro.

Un día completo, ¿no te parece?

Compártelo si te gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *