Archivo

Ropa vieja

Ropa vieja

Más que una receta, hoy traigo un homenaje a este 30 de mayo en el que se celebra el día de Canarias. Este plato es laborioso, no te voy a engañar. Son varias preparaciones que luego se integran para finalmente formar la ropa vieja. Habrá tantas recetas como cocineros, así que yo te cuento la que he hecho para hoy.

  • Ingredientes

    • 2 pechugas de pollo
    • 700 g de ternera
    • 300 g de garbanzos
    • 1 chorizo asturiano
    • 1 zanahoria
    • 2 cebollas
    • 1 pimiento rojo y otro verde
    • 1 cucharadita pimentón dulce
    • 1/2 cucharadita pimentón picante
    • sal
    • aceite de oliva
    • 2 hojas de laurel
    • 600 g papas
    • 350 g salsa de tomate
    • agua
  • Raciones: 4

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos el día anterior poniendo en remojo los garbanzos. Al día siguiente los echamos en la olla junto a toda la carne, una cebolla, la zanahoria y medio chorizo asturiano. Cubrimos con agua y lo dejamos 30 minutos a presión.

Mientras tanto picamos la cebolla y la vamos dorando en una sartén con un chorro de aceite. Añadimos los pimientos cortados pequeños y dejamos hasta que se haga todo. Lo pasamos a un caldero grande y reservamos. En lo que vamos removiendo pelamos y picamos las papas en dados grandes.

Cuando podamos abrir la olla, sacamos la carne de pollo y la deshilachamos. En una sartén con un chorro de aceite la pasamos durante unos dos minutos con el fuego a 7 de 10. Añadimos al caldero y mezclamos. Con la carne de ternera hacemos lo mismo pero la dejamos un poco más al fuego. Y con los garbanzos otro tanto de lo mismo. El caldo lo reservamos.

Freímos las papas. Mientras, echamos el tomate frito en el caldero, el pimentón dulce y picante, sal y las hojas de laurel. La otra mitad del chorizo la troceamos pequeña y la pasamos por la sartén sin aceite hasta que se haga.

Picamos la zanahoria que tenemos en la olla e incorporamos al caldero. Finalmente añadimos las papas fritas y dos cucharones de caldo. Ojo, no para que quede como sopa sino solo más jugosa, nada más.

En el momento de servir podemos añadir perejil picado.  Confieso que quedó una ropa vieja con un toque dulce muy rico. Es que los canarios somos dulces.

Liaditos de pollo

Liaditos de pollo

Estos Liaditos de pollo, como tantas otras recetas que pondré en el blog, nacen de leer otras recetas y combinarlas para probar mezclas y presentaciones distintas; o si no ya me dirás a qué viene el beicon de pavo. La verdad es que estaba más rico de lo que pensaba, aunque siempre puedes optar por el beicon de cerdo en lonchas finas. Incluso se puede eliminar totalmente y hacer el liadito sin él. De hecho la primera vez que los hice no se lo puse.

Desde luego lo estoy poniendo fácil. Adelante pues.

  • Ingredientes

    • 600 g Pechuga de pollo fileteada
    • 50 g Tomates secos
    • 250 g Queso de untar
    • Beicon de pavo, una loncha por filete
    • Especias de la provenza
    • 200 ml Caldo de carne
    • Aceite de oliva
  • Raciones: 4

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

El sazonador de la provenza que añadí tiene: sal marina, tomate deshidratado, tomillo, orégano, ajo, salvia, albahaca,mejorana y romero.

Elaboración

Como primer paso de estos liaditos de pollo, vamos a pasar los filetes por la sartén con una gota de aceite y fuego fuerte solo para que cojan color. Hay que tener cuidado de no hacerlos mucho porque como luego van al horno se nos pueden quedar secos, así que cuidado. Luego hacemos el beicon.

En un bol pequeño echamos los tomates secos cortados en trozos de menos de 1 cm, el queso de untar y las especies. Mezclamos bien. Sobre cada filete de pollo untamos la mezcla para posteriormente enrollarlo atándolo con hilo de cocina.

Hecho esto los colocamos en una fuente para el horno, regándolos con el caldo y los dejamos unos 20 minutos al horno a 180ºC en la segunda posición del horno empezando por abajo, con calor superior e inferior.

Es importante en cualquier caso que elimines los hilos en el momento de servir para que resulte más fácil de comer y más estético en el plato.

Como opción complementaria, y para los amantes del queso como yo, podemos poner trocitos de queso sobre algunos liaditos, pero ha de ser un queso suave y más bien cremoso.