Archivo

Y llegaron las fresas

Y llegaron las fresas

Estamos en la temporada por excelencia de las fresas, aunque aquí, en Gran Canaria, llevan meses en el mercado. Aún así, le doy la bienvenida a estas fresas primaverales y me sumo a presentar un postre con esta magnífica fruta.

He seguido una receta publicada por Lecuine con motivo del 70 aniversario de Nordic Ware, esos magníficos y vistosos moldes. He modificado la receta, como siempre, quitando azúcar. En la original indican 350 g, pero es mucha para mi paladar; eso va al gusto.

  • Ingredientes

    • 450 g puré de fresas
    • 400 g harina de trigo
    • 280 g azúcar
    • 200 ml aceite suave
    • 4 huevos L
    • 16 g levadura química
    • Cobertura
    • 200 g chocolate de cobertura
    • 50 g de mantequilla
    • 75 g mantequilla
  • Raciones: 16

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Y llegaron las fresas, así que vamos a por ellas con el molde Heritage; queda bastante lleno, así que sale alto y vistoso. 

Comenzamos encendiendo el horno a 170º y untando el molde con spray o con mantequilla y harina. Pesamos todos los ingredientes y tamizamos la harina. Para el puré de fresas, basta con limpiarlas y triturarlas en la batidora. 

En un bol batimos a media velocidad, los huevos con el azúcar hasta que quede una masa espumosa. Luego añadimos poco a poco el aceite hasta que se integre. Bajamos un poco la velocidad y añadimos el puré de fresas, que batiremos hasta conseguir una masa homogénea.

Bajamos la velocidad e incorporamos la harina con la levadura tamizada.  Recuerda que batimos lo justo para mezclarla.

Finalmente, vertemos la masa en el molde por un solo punto y golpeamos suavemente el mismo contra la mesa para eliminar burbujas. Introducimos sobre la rejilla del horno en la segunda posición por abajo y dejamos 45 minutos. Pasado ese tiempo lo podemos pinchar por el centro y si sale limpio lo sacamos.

Una vez fuera del horno, dejamos 10 minutos sobre una rejilla, tras los que sacudiremos con cuidado el molde para que se despegue y poder dar la vuelta. Dejamos enfriar.

Seguro que así está rico, pero no me pude resistir al chocolate.

Derretimos el chocolate al baño maría con la mantequilla. Luego lo aligeramos con la nata líquida, dependerá de cuán líquido lo quieras. Yo lo dejé más bien denso y lo extendí.

Sabor pleno a fresas garantizado.