Archivo

Brazo de gitano

Brazo de gitano con chocolate

Un dulce sencillo sin duda. Admite muchos rellenos y modificaciones incluso en el bizcocho. Por supuesto también opciones saladas, pero hoy para hacer este brazo de gitano me fui a por una apuesta segura en casa: el chocolate.

Sobró un poco de crema y ya al final hice prácticas con la manga pastelera, pero aún me falta maña para que la decoración sea elegante. Todo llegará.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos L
    • 75 g azúcar
    • 100 g harina de trigo
    • 1 g sal
    • Relleno
    • lata de nata Ermol
    • 125 g chocolate para postre
    • 50 g de azúcar glas
    • 50 g pepitas de chocolate
    • Almíbar
    • 150 g de agua
    • 120 g de azúcar
    • 50 g licor naranja
  • Raciones: 8

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Primero hacemos el bizcocho. Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo. Echa los huevos, que deben estar a temperatura ambiente, en un bol y bate hasta que doblen su volumen. Yo para batir usé una batidora de mano con las varillas de repostería. Añadimos ahora el azúcar, la sal y volvemos a batir. Echamos la harina tamizada e integramos con cuidado para que no baje la mezcla previa.

Necesitamos un bizcocho rectangular y no muy grueso por lo que lo hornearemos directamente en una de las bandejas de horno, sobre papel de hornear. Volcamos la masa y la repartimos por toda la bandeja intentando hacerlo rectangular. Horneamos unos 12 minutos o hasta que esté dorado.

Dejamos enfriar un poco para poder manipularlo porque tenemos que enrollar el bizcocho aún con el papel y dejarlo así unos minutos.

Relleno

Un inciso sobre la nata usada. Ello Ermol es una nata con grasa vegetal bastante consistente que debes enfriar mínimo 3 horas antes de montarla. Una vez hecho aguanta muy bien.

El chocolate usado es un 70% de cacao. Para derretir el chocolate prefiero ponerlo al baño maría, aunque hay quien usa el microondas, pero ojo no se queme. Partimos el chocolate y dejamos que se derrita, removiendo un poco para ayudarle y retiramos del fuego. Dejamos enfriar unos minutos. Mientras tanto montamos la nata hasta que esté bien firme, unos 5 minutos. Unimos nata y chocolate. Añadimos el azúcar, batimos bien y probamos por si lo queremos más dulce. Una vez a nuestro gusto lo tapamos y metemos en la nevera.

Emborrachado

Para preparar el almíbar echamos en un cazo el agua, el azúcar y el licor de naranja porque quise darle un ligero toque al bizcocho. Se puede sustituir por ron. Lo dejamos a fuego vivo, removemos hasta que el azúcar desaparezca y espese ligeramente. Abrimos entonces el bizcocho y con cuidado lo separamos del papel. Con una brocha vamos echando almíbar para humedecer bien el bizcocho. Es importante que no quede seco, pero ojo tampoco queremos anegarlo y que se nos deshaga. Yo lo pincelo por ambas caras.

Cuando la crema lleve al menos media hora enfriando, la sacamos y untamos uniformemente encima del bizcocho, teniendo en cuenta que debemos dejar libre unos tres dedos en el extremo del final que se rellenarán al doblarlo. Repartimos las pepitas de chocolate sobre la crema, enrollamos y dejamos tapado en la nevera hasta el día siguiente. Sácalo unos veinte minutos antes de consumirlo y a disfrutar de este brazo de gitano con chocolate. Versiones, mil, por supuesto, pero eso para otro día.

Brownie. Adoro los clásicos

Brownie

El brownie es todo un clásico. Es de esas recetas que salen siempre bien y se hacen en un momento. Fácil y con ingredientes al alcance de todos. Ahora que se acerca el verano es un acompañamiento fantástico al helado.

Como suele ser habitual, los ingredientes fríos mejor sácalos de la nevera un rato antes.

  • Ingredientes

    • 2 huevos
    • 120 g chocolate 70% cacao
    • 130 g azúcar
    • 90 g harina
    • 90 g mantequilla
    • 50 g avellanas
    • 50 g nueces de macadamia
    • cacao en polvo
  • Raciones: 12

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Comenzamos fundiendo la mantequilla y el chocolate negro. Yo lo hago al baño maría. Solo debemos cuidar que no le caiga agua. Si lo prefieres puedes derretirlo en el microondas en intervalos cortos, como 30 segundos y mejor reduciendo la potencia para que no se queme. Lo remueves y vuelta al microondas hasta que esté todo derretido. Dejamos que se enfríe un poco.

A continuación partimos los frutos secos por la mitad. Me gusta que los trozos no queden pequeños. Como no encontré nueces de macadamia le puse 100 g de avellanas.

Ya podemos encender el horno con calor arriba y abajo a 1800C.

Ahora batimos los huevos y los mezclamos junto al chocolate que hemos dejado enfriar un poco. Echamos el azúcar y batimos. Por último la harina tamizada. Cuando se haya mezclado todo añadimos los frutos secos y removemos con una espátula o lengua de gato.

Finalmente, untamos un molde rectangular, 17cm x 26cm mide el que usé, con mantequilla y espolvoreamos cacao. Vertemos la masa y horneamos unos 30 minutos a 1800C. Pasado ese tiempo pinchamos en el centro para comprobar que el pincho sale limpio. Si es así podemos sacar del horno. El exterior debe quedar crujiente y el interior denso. Déjalo enfriar, desmolda y a disfrutar de un maravilloso postre.

El brownie se suele partir en cuadrados. Yo saqué doce piezas, que solas están muy buenas; pero con helado o incluso natillas ya se vuelve irresistible.

flores de hojaldre con chocolate

Flores de hojaldre con chocolate

Una merienda o postre tan fácil como resultón. No solo es bonito sino rico y fresco. La última vez que lo hice tuve unos pinches muy aplicados que se lo pasaron pipa y quieren repetir la experiencia con otra receta. Me encanta meter el gusanillo de la cocina en las nuevas generaciones con algo tan sencillo como estas flores de hojaldre con chocolate.

La única dificultad de esta receta está en disponer de cortadores para hacerlos bonitos. Los que utilicé miden unos 5 cm de diámetro para que tengas un referente.

  • Ingredientes

    • 2 láminas de hojaldre
    • 200 ml nata para montar
    • 2 cucharadas azúcar glass
    • 2 cucharadas cacao en polvo
  • Raciones: 10

  • Duración: 1 hora

  • Dificultad:

Elaboración

Para empezar necesitamos un cortador para galletas. Extendemos el hojaldre frío y cortamos haciendo piezas en número par. Así los bocaditos se podrán comer mejor que si lo hacemos de más pisos. Probé alguno con 3 y no lo recomiendo; no hay forma de echárselo a la boca dignamente.

Las colocamos en una bandeja de horno con lámina de silicona o el papel de horno. Las cubrimos y ponemos otra bandeja que las presionen para que no se hinchen. Horneamos durante 14 minutos a 1800. Deben quedar doradas, pero ojo con pasarse de tiempo que si se queman, amargan.

Mientras se hornean preparamos la crema de relleno. Es importante que la nata esté bien fría pero no congelada. Comenzamos a batir la nata, añadimos el azúcar glass, seguimos batiendo y añadimos el cacao en polvo. Aviso, solo mezclamos hasta uniformar la mezcla, no más. Metemos la crema en una manga pastelera y a la nevera hasta que el hojaldre se enfríe.

Sobre una pieza de hojaldre echamos crema y tapamos con otra pieza. Espolvoreamos cacao o azúcar glass con ayuda de un colador para que no caigan grumos y ponemos una frambuesa encima que pegamos con una gota de crema. Lo ideal es comerlas pronto para que el hojaldre siga crujiente o no rellenarlas hasta un rato antes.

Y así de fácil tenemos un postre vistoso que es éxito seguro.

 

volcanes de crema

Volcanes de crema

Hace ya unos años que soy la encargada del postre de nochebuena, un placer y un honor sin duda. Cada año uno diferente. Así que en esta ocasión quise hacer un guiño a un sabor de mi infancia, la zanahoria. Mi madre hacía uno con coco que me volvía loca. Tras dar varias vueltas y ver muchas recetas, elegí un bundt cake de zanahoria para empezar con mi idea. Un poco de chocolate, algo de crema y ganas de presentarlo de forma original y vistosa... Voilá. Bueno, no tan inmediato. Fueron necesarias tres versiones ajustando ingredientes hasta dar con el sabor global que quería. Así que aquí tienes el resultado: volcanes de crema.

En la foto superior, el de la izquierda tiene 15 gr de chocolate en polvo tipo Valor y el de la derecha el doble. Es la única diferencia entre ambos y yo personalmente prefiero el primero porque noto más la zanahoria, pero es al gusto.

  • Ingredientes

    • Masa bundt cake
    • 450 g zanahoria
    • 5 huevos
    • 250 g azúcar
    • 300 g aceite
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 310 g harina
    • 8,5 g levadura
    • 10 bicarbonato
    • 3 g canela
    • 0,5 g clavo molido
    • 15 g chocolate en polvo
    • 6,5 g sal
    • Crema
    • 80 g mantequilla sin sal
    • 150 g azúcar glass
    • 200 g queso de untar
  • Raciones: 15

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Rallamos las zanahorias y las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

Encendemos el horno a 180º con calor arriba y abajo.

En un bol tamizamos la harina y añadimos, bicarbonato, canela, clavo y levadura. Por otra parte batimos los huevos con el azúcar a media velocidad hasta que estén espumosos y hayan blanqueado.

Añadimos entonces el aceite y batimos. A continuación echamos la mezcla de harina y luego la sal con el chocolate y la vainilla. Batimos lo justo para hacer una masa homogénea. Por último la zanahoria que mezclaremos a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Bundt cake de zanahoria

Ahora tenemos dos opciones. La sencilla sería volcar la masa en un molde untado para hacer el bundt y 50 minutos al horno*. La otra un poco más laboriosa sería echar la masa en moldes pequeños de muffin o similares, no más de ¾ del mismo y hornear unos 20 minutos.

Bundt cake de zanahoria y chocolate

Cuando estén fríos, los sacamos, cortamos un poco lo que haya crecido y ponemos boca abajo. Con un vaciador de magdalenas o un descorazonador de manzanas hacemos un hueco sin llegar abajo. El trozo que sacamos lo conservamos.

Para la crema

Para hacer la crema batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glass. Cuando tengamos una masa cremosa y uniforme añadimos el queso. Mezclamos y a la nevera. Es un frosting habitual de magdalenas que gusta tanto que no dudé en usarlo para esta ocasión. Si tienes una manga pastelera puedes usarla para rellenar luego los volcanes, o si tienes buen pulso puedes hacerlo con una cuchara pequeña. Alisa con cuidado y listo.

Hagas los volcanes o no, te recomiendo hacer la crema para acompañar al bundt porque gana muchísimo.

Que lo disfrutes, a los míos les encantó.

*La capacidad del molde es de 12 tazas. Recuerda que se debe volcar la masa en un solo punto, dar golpecitos al molde para quitar burbujas. Al sacarlo del horno, deja que repose 10 minutos y desmolda sobre una rejilla.   

tronco de navidad

Tronco de navidad

Hace ya unos cuantos años que soy la encargada de hacer el postre para las fiestas. El tronco de navidad es un clásico para estas celebraciones pero hasta el año pasado no me había animado a prepararlo. No es difícil pero hay que tener cierta maña para doblar el bizcocho y decorarlo.

Al final terminé haciendo varios para las fiestas y amigos. También preparé una versión en vaso, que es una opción que me gusta mucho.

Estás a tiempo de hacer esta receta tan cremosa y poner un toque dulce y vistoso en tu mesa.

  • Ingredientes

    • Bizcocho
    • 4 huevos L
    • 75 g de azúcar
    • 100 g de harina
    • 20 g de cacao puro en polvo
    • 1 g de sal
    • Relleno
    • 400 g de nata para montar 35% mg*
    • 200 g de chocolate para postre
    • Almíbar
    • 100 g de agua
    • 80 g de azúcar
    • 30 g de ron
    • Cobertura
    • 300 g de chocolate para postre
    • 75 g de mantequilla sin sal
    • 5 g de licor de naranja
  • Raciones: 10

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

*mg materia grasa

Elaboración

Primero hacemos el bizcocho. Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo. Con los huevos a temperatura ambiente los echamos en un bol y batimos hasta que doblen su volumen. Yo para batir usé una batidora de mano con las varillas de repostería. Añadimos ahora el azúcar y la sal. Volvemos a batir.

La harina y el cacao, tamizadas para deshacer grumos, las echamos a continuación y removemos lo justo para que se integren a velocidad suave. En nuestro caso necesitamos un bizcocho rectangular y no muy grueso por lo que lo hornearemos directamente en una de las bandejas de horno, sobre papel de hornear. Volcamos la masa y la repartimos por toda la bandeja intentando hacerlo rectangular. Horneamos unos 12 minutos.

Dejamos enfriar un poco para poder manipularlo. Tenemos que enrollar el bizcocho aún con el papel y dejarlo así.

La siguiente fase será la crema del relleno. Soy partidaria del baño maría para este paso aunque hay quien usa el microondas, pero ojo no se queme. Partimos el chocolate y dejamos que se derrita, removiendo un poco para ayudarle y retiramos del fuego.

Por otra parte, montamos la nata hasta que esté bien firme. Unimos nata y chocolate removiendo con una espátula con movimientos envolventes para que se integren bien. Tapamos y a la nevera.

Volvemos al bizcocho. Fase de emborrachado. Para preparar el almíbar echamos en un cazo el agua, el azúcar y el ron. Removemos hasta que el azúcar desaparezca. Abrimos entonces el bizcocho y con cuidado lo separamos del papel. Con una brocha vamos echando almíbar para humedecer bien el bizcocho. Si ves que no es suficiente el almíbar, repite el proceso. Es importante que no quede seco, pero ojo tampoco queremos anegarlo y que se nos deshaga. Yo lo pincelo por ambas caras.

Cuando la crema lleve al menos media hora enfriando, la sacamos y vertemos uniformemente encima del bizcocho, teniendo en cuenta que debemos dejar libre unos tres dedos en el extremo del final que se rellenarán al doblarlo. Enrollamos y dejamos envuelto con el papel en la nevera.

Ya queda poco, vamos a por la cobertura. Nuevamente al baño maría, echamos el chocolate con la mantequilla y el chorro de licor de naranja. Me gusta más el toque de la naranja que el del ron, pero es cuestión de gustos, así como no poner licor alguno. Una vez derretido esperamos unos 5 minutos en los que preparamos el tronco para cubrirlo.

tronco de navidad

Solo hay que realizar un corte en diagonal en uno de los extremos que colocaremos encima o al lado, como más te guste. La diagonal va en contacto con el tronco. Te aconsejo bañarlo en la fuente que lo vayas a presentar porque moverlo después es misión imposible sin estropear la cobertura. Para que no se quede manchada la fuente, ponemos tiras anchas de papel de aluminio entre el tronco y la base, que retiraremos al terminar antes de que el chocolate se enfríe y solidifique.

Con una cuchara o brocha vamos cubriendo el tronco. Hecho esto sólo nos queda con un tenedor hacer el dibujo de la corteza y a la nevera. Como ves en las fotos lo adorné con figuras de hojaldre porque tenía esos moldes de animales. La hierba la pinté con colorante verde alimenticio. Si no tienes moldes puedes buscar mariposas, flores, mariquitas... lo que te apetezca ponerle.

Como alternativa de presentación, hice todas las partes pero la presenté en copa. En el fondo bizcocho que cortas con la propia copa o medida similar, lo emborrachas ya en la copa, crema y cobertura. Ahí lo dejo por si te ves con mucho lío o no eres muy mañoso.

Feliz tronco de navidad.

 

piedras blancas

Piedras blancas

Estas piedras blancas son receta mía. Por si te preguntas por qué las llamo piedras blancas, es simplemente por hacer notar que no son bombones suaves y un guiño al coco, que no se ve pero ahí está.

Vienen de una receta de varias capas que salió mal, así que me quedé ante estos ingredientes y me lancé al experimento. El resultado fue bastante bueno y mis comensales quedaron satisfechos. Por suerte a todos les gustaba el coco, cosa que no siempre sucede, así que si no sabes si es del agrado de tus invitados prepara algunas sin él. Un chorrito de licor de naranja sería una alternativa, y entonces serían piedras naranjas.

  • Ingredientes

    • 200 g chocolate negro 70%
    • 1/2 paquete de galletas maría
    • 100 g almendras en dados
    • 100 g coco rallado
    • 200 g mantequilla con sal
    • 100 g azúcar
    • 3 cucharadas de cacao
  • Raciones: 12

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

En un bol al baño maría añadimos el chocolate en trozos y la mantequilla. Vamos removiendo hasta que se derrita bien. Incorporamos el azúcar y mezclamos. Cuando se haya disuelto el azúcar añadimos el cacao, las almendras en dados, el coco rallado y removemos bien.

Las galletas las partimos en trozos con las manos. Nos interesa que queden trozos y no polvo de galletas, ojo. Añadimos las galletas y con cuidado mezclamos hasta integrarlas bien. Cuando ya tengamos una mezcla uniforme la retiramos del fuego y del agua para dejarla enfriar un poco. Hay que esperar que el chocolate empiece a querer espesarse.

Ahora preparamos una fuente grande con papel de horno para que no se nos peguen y una cuchara de sacar bolas de helado. Una vez que la mezcla haya enfriado sin que se endurezca, llenamos la cuchara apretando un poco y la volcamos sobre el papel, con lo que nos queda una bola. Así con toda la masa. Es importante que no se toquen entre sí al colocarlas en la fuente.

Cuando estén todas, podemos meterlas en la nevera y sacarlas un rato antes de comer para que estén plenas de sabor.