Archivo

Y llegaron las fresas

Y llegaron las fresas

Estamos en la temporada por excelencia de las fresas, aunque aquí, en Gran Canaria, llevan meses en el mercado. Aún así, le doy la bienvenida a estas fresas primaverales y me sumo a presentar un postre con esta magnífica fruta.

He seguido una receta publicada por Lecuine con motivo del 70 aniversario de Nordic Ware, esos magníficos y vistosos moldes. He modificado la receta, como siempre, quitando azúcar. En la original indican 350 g, pero es mucha para mi paladar; eso va al gusto.

  • Ingredientes

    • 450 g puré de fresas
    • 400 g harina de trigo
    • 280 g azúcar
    • 200 ml aceite suave
    • 4 huevos L
    • 16 g levadura química
    • Cobertura
    • 200 g chocolate de cobertura
    • 50 g de mantequilla
    • 75 g mantequilla
  • Raciones: 16

  • Duración: 1,5 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Y llegaron las fresas, así que vamos a por ellas con el molde Heritage; queda bastante lleno, así que sale alto y vistoso. 

Comenzamos encendiendo el horno a 170º y untando el molde con spray o con mantequilla y harina. Pesamos todos los ingredientes y tamizamos la harina. Para el puré de fresas, basta con limpiarlas y triturarlas en la batidora. 

En un bol batimos a media velocidad, los huevos con el azúcar hasta que quede una masa espumosa. Luego añadimos poco a poco el aceite hasta que se integre. Bajamos un poco la velocidad y añadimos el puré de fresas, que batiremos hasta conseguir una masa homogénea.

Bajamos la velocidad e incorporamos la harina con la levadura tamizada.  Recuerda que batimos lo justo para mezclarla.

Finalmente, vertemos la masa en el molde por un solo punto y golpeamos suavemente el mismo contra la mesa para eliminar burbujas. Introducimos sobre la rejilla del horno en la segunda posición por abajo y dejamos 45 minutos. Pasado ese tiempo lo podemos pinchar por el centro y si sale limpio lo sacamos.

Una vez fuera del horno, dejamos 10 minutos sobre una rejilla, tras los que sacudiremos con cuidado el molde para que se despegue y poder dar la vuelta. Dejamos enfriar.

Seguro que así está rico, pero no me pude resistir al chocolate.

Derretimos el chocolate al baño maría con la mantequilla. Luego lo aligeramos con la nata líquida, dependerá de cuán líquido lo quieras. Yo lo dejé más bien denso y lo extendí.

Sabor pleno a fresas garantizado. 

 

 

 

 

 

volcanes de crema

Volcanes de crema

Hace ya unos años que soy la encargada del postre de nochebuena, un placer y un honor sin duda. Cada año uno diferente. Así que en esta ocasión quise hacer un guiño a un sabor de mi infancia, la zanahoria. Mi madre hacía uno con coco que me volvía loca. Tras dar varias vueltas y ver muchas recetas, elegí un bundt cake de zanahoria para empezar con mi idea. Un poco de chocolate, algo de crema y ganas de presentarlo de forma original y vistosa... Voilá. Bueno, no tan inmediato. Fueron necesarias tres versiones ajustando ingredientes hasta dar con el sabor global que quería. Así que aquí tienes el resultado: volcanes de crema.

En la foto superior, el de la izquierda tiene 15 gr de chocolate en polvo tipo Valor y el de la derecha el doble. Es la única diferencia entre ambos y yo personalmente prefiero el primero porque noto más la zanahoria, pero es al gusto.

  • Ingredientes

    • Masa bundt cake
    • 450 g zanahoria
    • 5 huevos
    • 250 g azúcar
    • 300 g aceite
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 310 g harina
    • 8,5 g levadura
    • 10 bicarbonato
    • 3 g canela
    • 0,5 g clavo molido
    • 15 g chocolate en polvo
    • 6,5 g sal
    • Crema
    • 80 g mantequilla sin sal
    • 150 g azúcar glass
    • 200 g queso de untar
  • Raciones: 15

  • Duración: 2 horas

  • Dificultad:

Elaboración

Rallamos las zanahorias y las secamos con dos o tres servilletas para eliminar algo de agua. Basta con presionarlas en el plato. Reservamos.

Encendemos el horno a 180º con calor arriba y abajo.

En un bol tamizamos la harina y añadimos, bicarbonato, canela, clavo y levadura. Por otra parte batimos los huevos con el azúcar a media velocidad hasta que estén espumosos y hayan blanqueado.

Añadimos entonces el aceite y batimos. A continuación echamos la mezcla de harina y luego la sal con el chocolate y la vainilla. Batimos lo justo para hacer una masa homogénea. Por último la zanahoria que mezclaremos a mano con movimientos envolventes para repartirla bien.

Bundt cake de zanahoria

Ahora tenemos dos opciones. La sencilla sería volcar la masa en un molde untado para hacer el bundt y 50 minutos al horno*. La otra un poco más laboriosa sería echar la masa en moldes pequeños de muffin o similares, no más de ¾ del mismo y hornear unos 20 minutos.

Bundt cake de zanahoria y chocolate

Cuando estén fríos, los sacamos, cortamos un poco lo que haya crecido y ponemos boca abajo. Con un vaciador de magdalenas o un descorazonador de manzanas hacemos un hueco sin llegar abajo. El trozo que sacamos lo conservamos.

Para la crema

Para hacer la crema batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glass. Cuando tengamos una masa cremosa y uniforme añadimos el queso. Mezclamos y a la nevera. Es un frosting habitual de magdalenas que gusta tanto que no dudé en usarlo para esta ocasión. Si tienes una manga pastelera puedes usarla para rellenar luego los volcanes, o si tienes buen pulso puedes hacerlo con una cuchara pequeña. Alisa con cuidado y listo.

Hagas los volcanes o no, te recomiendo hacer la crema para acompañar al bundt porque gana muchísimo.

Que lo disfrutes, a los míos les encantó.

*La capacidad del molde es de 12 tazas. Recuerda que se debe volcar la masa en un solo punto, dar golpecitos al molde para quitar burbujas. Al sacarlo del horno, deja que repose 10 minutos y desmolda sobre una rejilla.   

bundt cake de chocolate

Bundt cake de chocolate

Al bundt cake le pasa lo mismo que a Súper Coco; ¿es un queque?, ¿es una tarta? No es un bundt cake. ¿Y eso qué es? Pues es un bizcocho muy húmedo con unas formas espectaculares debido a los moldes con los que se preparan y que le dan su nombre. Así de simple y así de hermosos. Para empezar el clásico bundt cake de chocolate porque el chocolate es el rey lo pongas como lo pongas.

Y para los que se preguntan qué es un queque, decirles que es como llamamos al bizcocho en Las Palmas entre otras partes del mundo. Peculiaridades del lenguaje.

  • Ingredientes

    • 160 ml de agua
    • 65 g de cacao en polvo*
    • 360 g de harina de trigo
    • 15 g de bicarbonato sódico
    • 1 pizca de sal
    • 380 g de azúcar
    • 4 huevos L
    • 240 ml de buttermilk**
    • 7 ml de extracto de vainilla
  • Raciones: 12

  • Duración: 1 hora y media

  • Dificultad:

* Tipo Valor
** Si no lo encuentras puedes mezclar 240 ml de leche con una cucharada de limón

Elaboración

Comenzamos por lo último que vamos a utilizar, el molde y el horno. El molde usado es el Nordic Ware Anniversary grande, que impregnaremos con el spray anti adherente que repartiremos bien con una brocha por todos los rincones del molde en sentido ascendente. En caso de no tener el spray podemos untarlo con mantequilla blandita y chocolate en polvo. ¿Chocolate y no harina? Sí, porque como es de chocolate así queda de ese color y no con restos blancos. El horno, 180ºC con calor arriba y abajo, con la rejilla y no la bandeja, en la segunda posición desde abajo.

Como norma general, los ingredientes deben estar a temperatura ambiente y la harina tamizada. Recomiendo pesar todos los ingredientes para poder ir incorporando sin pausas. Si vas a usar la alternativa del buttermilk, hazlo ya porque tarda unos 10 minutos en estar listo adquiriendo el aspecto de la leche cortada.

Dicho esto, tamizamos la harina que reservaremos junto a la sal y el bicarbonato. Ponemos el agua al fuego y cuando hierva añadimos el chocolate que removeremos hasta lograr una pasta homogénea. Quitamos del fuego y reservamos.

A continuación, en un bol echaremos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Lo de la temperatura ambiente no es que si hay 30 grados tenga que estar así, basta con que haya perdido el punto frío. Aclarado esto, batiremos hasta que tengamos una pasta blanquecina y esponjosa. Yo bato con una batidora de varillas de repostería para poder darle aire a la masa.

Conseguido ese punto, iremos añadiendo y batiendo los huevos uno a uno cuando el anterior ya esté ligado. Luego iremos alternando con la batidora a baja velocidad la harina con el buttermilk del siguiente modo: un tercio a ojo de harina, la mitad del buttermilk, otro tercio de harina, el resto del buttermilk y la harina restante.

Añadimos ahora el chocolate que habíamos preparado y la vainilla. Batimos hasta que esté mezclado, no más. Es posible que en el fondo nos quede masa sin mezclar pero eso lo arreglamos cuando al verter en el molde lo mezclemos con la espátula de silicona. Se recomienda verter la masa por un único punto, para que la masa vaya sola. Volcada toda, alisaremos con la espátula. Finalmente, daremos ligeros golpes secos al molde sobre un paño para disminuir las bolsas de aire de la masa, y al horno.

El tiempo que lo tendremos dentro depende mucho del horno y de la masa. Algunos en 45 minutos están listos y otros llevan una hora. Este estuvo 50 minutos. Para comprobarlo, lo pinchamos con un palillo largo. Tiene que salir limpio de masa. Si es así lo sacamos dejándolo reposar 10 minutos sobre una rejilla.

El bundt cake habrá empezado a despegarse solo, pero le daremos unas leves sacudidas para que se despegue del todo y le damos la vuelta sobre la rejilla para que enfríe y poder saborear este delicioso bundt de chocolate. 

Esta maravilla la aprendí a hacer con mi amiga Teresa y su blog,  La cocina de Tesa. Gracias.